Mordiendo la bala que mató a Shireen Abu Akleh – Por Melanie Phillips

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que no podía llegar a una conclusión definitiva sobre quién fue el responsable del asesinato de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, en un tiroteo entre las Fuerzas de Defensa de Israel y terroristas palestinos en Yenín, hecho ocurrido en mayo 2022.

En el informe dice: “Después de un análisis forense extremadamente detallado, examinadores externos independientes, como parte de un proceso supervisado por el Coordinador de Seguridad de EE. UU. (USSC), no pudieron llegar a una conclusión definitiva sobre el origen de la bala que mató a la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh. Los expertos en balística determinaron que la bala estaba muy dañada, lo que impidió una conclusión clara”.

Además del análisis forense y balístico, al USSC se le otorgó pleno acceso a las investigaciones de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y de la Autoridad Palestina (AP) durante las últimas semanas. Al resumir ambas investigaciones, el USSC concluyó que los disparos desde las posiciones de las FDI probablemente fueron responsables de la muerte de Shireen Abu Akleh. El USSC no encontró ninguna razón para creer que esto fue intencional, sino el resultado de circunstancias trágicas durante una operación militar dirigida por las FDI contra facciones de la Yihad Islámica Palestina el 11 de mayo de 2022 en Jenin, que siguió a una serie de ataques terroristas en Israel.

Dos cosas fueron notables acerca de esta declaración. La primera fue que, aunque el Departamento de Estado no pudo establecer quién había matado a Abu Akleh, afirmó que era “muy probable” que las FDI fueran responsables. Pero dado que ni las investigaciones de la Autoridad Palestina ni las de las FDI a las que se refería la declaración habían llegado a ninguna conclusión, sus informes no eran más que especulaciones.

Al no haber llegado a una conclusión definitiva de la lectura de estos dos informes inconclusos que no habían establecido la responsabilidad, el Departamento de Estado, sin embargo, atribuyó la responsabilidad “probable” a las FDI. Esta declaración sin fundamento fue malévola, creada con pleno conocimiento de que esto sería lo que encabezarían los venenosos medios de comunicación antiisraelíes (cuyas propias afirmaciones profundamente tendenciosas y distorsionadas sobre esto han sido expuestas aquí en varias oportunidades).

La segunda cosa notable, sin embargo, fue mucho más significativa. El comunicado decía que la bala estaba “muy dañada”. ¿Cómo pudo haber sido esto? Esta fue supuestamente la bala que había entrado en el cuello o la cabeza de Abu Akleh y la mató. Entonces, ¿cómo podría haberse dañado esta bala? Dado que la Autoridad Palestina se había negado durante semanas a entregar para una inspección objetiva la bala que la había matado, ¿no era este “daño” intensamente sospechoso?

Nadie en los medios consideró adecuado hacer esta pregunta elemental. Pero en Israel, algunos no solo preguntaban, sino que aparentemente descubrieron la respuesta.

Precisamente quién inspeccionó la bala, que la Autoridad Palestina se negó a mostrar a los israelíes pero finalmente entregó a los estadounidenses para su análisis, ha sido la fuente de la controversia. El lunes, el ejército israelí dijo en un comunicado que expertos israelíes habían realizado un análisis forense de la bala en un laboratorio israelí. Dos días antes, el portavoz de las FDI, Ron Kochav, afirmó que, después de que la bala fuera transferida a la embajada de EE.UU. en Jerusalén, los funcionarios estadounidenses simplemente estarían observando el análisis israelí de la bala.

El Departamento de Estado insistió en respuesta que el examen fue realizado por dos miembros del equipo del Coordinador de Seguridad de EE.UU. Su portavoz Ned Price dijo: “Los expertos locales, ya fueran israelíes o palestinos, no realizaron el examen de la bala por parte del USSC. El USSC tenía la custodia total de la bala desde el momento en que la Autoridad Palestina la proporcionó al USSC hasta el momento en que el USSC la devolvió a la Autoridad Palestina”.

La sensibilidad estadounidense sobre este asunto puede estar relacionada con la inminente visita a la región del presidente estadounidense Joe Biden y su actual cortejo a la Autoridad Palestina. De hecho, las palabras cuidadosamente escogidas por Price dejaron abierta la sugerencia de que la bala había sido examinada por analistas estadounidenses e israelíes.

Ahora, un renombrado experto en balística israelí, el físico Nahum Shahaf, ha hecho una afirmación explosiva. Sobre Arutz Sheva, Shimon Cohen informa: Shahaf señala que “la bala sufrió una transformación severa a manos de un martillo que creó una profunda depresión en su parte posterior, que no puede formarse solo con el movimiento del proyectil…”.

Según él, las pruebas realizadas a la bala fueron administradas por técnicos e ingenieros que generalmente se ocupan de pruebas estándar similares a las que se realizan en el campo forense. “Si bien hay algunos expertos de clase mundial en sus laboratorios forenses, la mayoría del personal son sus profesionales habituales, por lo que no puede esperar que estén equipados para lidiar con este tipo de problemas complejos”, afirma. “Realicé un experimento que hizo posible restaurar la bala original. Una fuente experta en las FDI me aconsejó, pero no puedo revelar sus hallazgos antes de que él mismo los autorice por completo”, dice Shahaf. Al mismo tiempo, insiste en que cualquiera puede decir que las afirmaciones de la Autoridad Palestina son totalmente fabricadas.

“La [PA] afirmó que Shireen recibió un disparo de un rifle Roger, un rifle de francotirador utilizado por las FDI, un tipo 0.22-LR que emplea energía y potencia reducidas, y se considera no letal a una distancia de más de 100 metros. En este caso, sin embargo, la bala no solo atravesó su columna sino que le desmanteló por completo la mandíbula inferior. He visto la horrible imagen de lo que le pasó. El rifle Roger no podría haber hecho eso. Este es un rifle conocido por no ser letal a tales distancias, y ciertamente no podría haberle destruido la cara de esa manera. Una herida como esa requiere una bala muy fuerte que se mueve a un ritmo muy rápido”.

La conclusión obvia para Shahaf es que: “la bala fue disparada desde un arma diferente y [más] poderosa. Los mismos palestinos fueron citados diciendo que la bala provino de un rifle Roger”, insiste.

Con respecto a las alteraciones hechas a la bala antes de que el PA permitiera a los expertos extranjeros analizarla, Shahaf dice que puede detectar rayas de aplastamiento, así como una depresión interna, que solo puede ser producida por un martillo de enorme peso. El apretón en cuestión se realizó en la parte posterior de la bala y no en el frente, que se rompe con el impacto

Shahaf concluye que Abu Aqleh “debe haber recibido un disparo de un rifle pesado como el Kalashnikov”. Sin embargo, evita hacer una determinación de que el arma utilizada era de hecho un Kalashnikov, siempre que no haya sido probada con equipo de las FDI. Dice que un experto de alto nivel de las FDI se ha encargado de analizar la bala y ya ha recibido los materiales necesarios para llevar a cabo la investigación.

Shahaf es una fuente autorizada. Fue él cuyo análisis del “asesinato” de Mohammed al Dura llevó a Israel a realizar una investigación que encontró que la afirmación era un libelo de sangre moderno. En 2000, una estación de televisión francesa, France 2, transmitió imágenes de una manifestación en el cruce de Netzarim que pretendían mostrar a al-Dura, de 12 años, aferrado a su padre bajo una lluvia sostenida de balas israelíes antes de desplomarse y ser declarado muerto.

La imagen de él aferrado a su padre fue el sargento de reclutamiento de innumerables actos de asesinato terrorista árabe e islámico en todo el mundo y la demonización y deslegitimación de Israel. Sin embargo, como informé aquí, en 2007 vi imágenes que France 2 había decidido no transmitir, que mostraban que el niño no había sido asesinado en absoluto y estaba ileso. Y, de hecho, años antes, Nahum Shahaf, un físico del establecimiento de defensa de Israel había llegado a la conclusión de que al-Dura no había sido asesinado en Netzarim y que todo había sido un montaje teatral.

Las observaciones de Shahaf sobre la bala que supuestamente mató a Shireen Abu Akleh son muy significativas. Cualquier periodista occidental digno de ese nombre saltaría para seguir investigando esto.

Veamos ahora a ver qué sucede.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.