Mahmoud Abbas regresó a sus malos hábitos – Por Reuvén Barko

El Presidente se comprometió a que 2017 será un año en el que los palestinos pondrán fin “a la ocupación”. Dijo que si Israel no reconoce a Palestina, ellos tendrán que anular el reconocimiento de Israel. La fábula árabe cuenta sobre “volver a soñar con los viejos hábitos”, y allí se describe a alguien que regresa a sus malos hábitos, la tacañería, por ejemplo, a pesar de declarar que ya no sufre más por aquella debilidad. Así fue el discurso de Abbas el último 29 de noviembre de 2016, frente al público de la séptima conferencia de Fatah en Ramallah. Siguiendo sus viejas costumbres, el líder expresó mensajes antiguos muy alejados de la verdad rellenando los oídos de sus oyentes con un lenguaje de doble significado.

Durante tres horas, aproximadamente 1.400 participantes degustaron platos al buen estilo soviético, y aplaudieron la retórica populista que emanaba desde ella, con una pizca islámica, un amontonamiento de cucharas repletas de mensajes violentos que “un extranjero no entenderá” bajo el titular: “Fatah es la primera bala y la primera piedra”.

En la ronda de agradecimientos a los héroes, mártires, los presos y los justos entre las naciones como Hugo Chávez y Fidel Castro, Abbas se comprometió a que 2017 será el año en donde se pondrá fin a la ocupación y que el reconocimiento de Israel está limitado en el tiempo. Dijo que si Israel no reconocía a Palestina, “tendremos que anular el reconocimiento hacia ella”. Los palestinos acordaron a aceptar el reconocimiento a dos estados, pero no a que uno sea “judío”.

El “Rais” tiene asuntos pendientes con los británicos debido a la cuestión de “los judíos” y por el delito “de la Declaración Balfour” ya que según él hace 100 años ellos entregaron lo que no les pertenecía en propiedad (Inglaterra) para unos judíos “que no tenían derechos sobre Falestin”. A nosotros, los “zabalah” (como se dice en árabe original), nos prometieron derechos religiosos y civiles.

El “Rais”, un negador del Holocausto, detalló en su discurso y de forma obsesiva con los judíos… también en todo lo relacionado con la resolución de partición: decidieron sobre dos países, judío y árabe, pero la palabra “Palestina” ni siquiera apareció, solamente la palabra “Judío”. Por desgracia, ignoró el hecho que incluso Arafat declaró que el Consejo Nacional Palestino reconocía a Israel como un estado judío.

En un tono de tristeza, Mahmoud Abbas, dijo en su discurso que “no hay posibilidad de un knock-out” para la destrucción de Israel, y el que crea que eso es posible “por favor, que lo hagan”. Según él, se deben mover en etapas, “ladrillo a ladrillo”, mientras se lleva a cabo una concentración de guerra psicológica contra su propio gobierno por parte de la opinión pública israelí.

A cambio de su flexibilidad, el Rais ha expresado “demandas modestas”: el desmantelamiento nuclear de Israel, la liberación de prisioneros, el Estado de Palestina exclusivamente con Jerusalén Este como capital de Palestina, retirada a las fronteras del 67 y la retirada de todos los asentamientos, el control de las fronteras y el derecho al “retorno” para delinear una realidad demográfica suicida “acordada” por parte de Israel, que reciba el reconocimiento pan-árabe e islámico (iniciativa de Arabia).

Según él, los israelíes no serán capaces de llegar a una paz con los estados árabes sobre las cabezas de los palestinos. Además, rechazó una solución de fronteras temporales, status quo o “patria alternativa” en Jordania.

Abbas también recordó con un guiño que desde el acuerdo de “Oslo” regresaron a Palestina más de 600 mil personas y ya hay otros 54 mil “visitantes” a los que logramos “arreglarles” documentos de identidad y pasaportes (de Israel) y allí se quedaron.

De hecho, Mahmud Abbas apoya el formato, “Muqauma Al-sabiih” (una palabra lavada que significa una intifada violenta). Dijo que el estallido de la Intifada de “piedras, juventud e intelecto”, Intifada “Hajar”, es una palabra que ha alcanzado el cumplimiento de nuestros esfuerzos. También advirtió contra una minoría de los que actualmente llevan a cabo esta lucha como si fuese un problema.

Este… nuestro “Abu Mazen” es un hombre de paz que dijo en su discurso “volaremos a todos los asentamientos”. Ellos llegaron desde el Sinaí y se retiraron de Gaza (sarcasmo) “A pesar de las tumbas de los profetas”. Esta es nuestra tierra, finalmente, saldrán de aquí, y aunque sigan construyendo eso no les ayudará. La ocupación se retirará de esta tierra santa (Jerusalén) y expiará nuestras ciudades y nuestras costas. ¿Está seguro Rais? Nos fuimos de Gaza. A continuación, ¿cree que nos iremos de las costas de Yaffo y de Acco?

Mientras este hombre elevaba su soneto frente a la ignorancia de sus oyentes, el “Rais” los envió a leer el plan de partición para entender que allí “se permite el uso de armas de fuego”. En la declaración de la partición está escrito que quien lleva a cabo una agresión contra otro territorio nombrado en esta decisión, “el otro puede resistir por la fuerza de las armas”. Ellos nos atacaron, incita Abbas. ¿Qué deberíamos hacer? Os dejo con la respuesta, firmó el Raís.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.