El palestinismo es una ideología y una identidad – Por Víctor Rosenthal (White Rose Magazine)

Inventado por la KGB, perpetuado por los izquierdistas occidentales, el palestinismo convierte el conflicto en la Tierra de Israel en un juego de suma cero.

El palestinismo es un sistema cerrado de memes que incluye una narrativa histórica, una causa a la que aspiran sus creyentes y un lenguaje idiosincrásico en el que las palabras familiares tienen significados especiales. En esto, es similar al marxismo, lo que no sorprende, dados sus orígenes. Los creyentes en este sistema incluyen a aquellos que se identifican a sí mismos como palestinos y muchos en la izquierda occidental que apoyan la causa palestina.

El palestinismo se originó en la década de 1960 y fue creado por los guerreros cognitivos de la KGB soviética. En ese momento, los soviéticos apoyaban a nacionalistas panárabes como el presidente egipcio Gamal Abdel Nasser para contrarrestar la influencia estadounidense y británica en el Medio Oriente. Con el declive del panarabismo, el palestinismo se convirtió en una forma útil de incitar al mundo árabe contra Occidente. También proporcionó una excusa para oponerse a Israel, que la URSS por entonces consideraba un enemigo. Irónicamente, el dictador soviético Josef Stalin inicialmente esperaba que Israel se uniera al campo socialista, pero a mediados de la década de 1950 quedó claro que Israel se estaba acercando a Occidente.

Este fue un momento de descolonización mundial, y la KGB promovió la idea de que el conflicto entre judíos y árabes por la soberanía sobre la Tierra de Israel era en realidad un movimiento de liberación nacional de un pueblo indígena “palestino” contra los colonialistas europeos. Los soviéticos repitieron esto sin cesar a pesar del hecho de que aproximadamente la mitad de todos los israelíes son descendientes de las diásporas africanas y del Medio Oriente.

Los soviéticos siempre habían usado la raza como un arma en su guerra psicológica contra los EE.UU., viendo correctamente la exacerbación de los resentimientos raciales como una forma muy eficaz de sembrar la división entre los estadounidenses. Durante la década de 1970, introdujeron el elemento racial en el conflicto árabe-israelí, como lo demuestra la aprobación de la resolución “El sionismo es racismo” de las Naciones Unidas en 1973.

El palestinismo soviético se basó en una narrativa clara y consistente, aunque falsa. El evento central en la narrativa es la pérdida de tierra que sufrieron los árabes palestinos en 1948, lo que ellos llaman Nakba (catástrofe). Sin embargo, lo que les sucedió a los árabes de Palestina fue común para un bando perdedor en la guerra. Después de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, al menos 12 millones de personas de etnia alemana huyeron o fueron expulsadas de Europa del Este. Jordania limpió completamente Judea, Samaria y el este de Jerusalén de judíos después de la guerra de 1948. Entre 800.000 y 900.000 judíos huyeron o fueron expulsados ​​de los países árabes desde finales de la década de 1940 hasta la década de 1960. Si los árabes hubieran ganado la guerra, los judíos de Israel sin duda se habrían enfrentado a un destino similar.

Pero a diferencia de los alemanes étnicos o los judíos del Medio Oriente, los árabes palestinos no aceptaron el reasentamiento ni ninguna mejora de su condición. Así, la reversión de la Nakba, el “regreso a sus hogares” de los más de cinco millones de descendientes de los 600.000 refugiados originales, se convirtió en parte fundamental de la causa palestina.

La narración también se extiende hacia el pasado. Afirma falsamente que un pueblo “palestino” habitó la Tierra de Israel durante cientos, posiblemente miles de años. Algunos palestinos, como el difunto diplomático Saeb Erekat, llegaron a afirmar que los palestinos habían vivido en la Tierra de Israel desde la época de los cananeos y los filisteos.

Además de otorgar el estatus de aborigen a los árabes, la narrativa se lo niega a los judíos. Borra la larga historia del pueblo judío en la Tierra de Israel, a veces afirmando falsamente que no había un Templo en Jerusalén, o que los judíos de hoy son descendientes del pueblo jázaro medieval, sin conexión con el Medio Oriente.

Para los palestinos, la Nakba es el evento más importante de su historia, tan importante como lo es el éxodo de Egipto para los judíos. Los palestinos a menudo lo comparan con el Holocausto. La Nakba es un error que no puede corregirse de otra manera que no sea su reversión: el regreso de los refugiados. Y como la narrativa dice que los refugiados fueron expulsados ​​violentamente, entonces se justifica la violencia para revertirlo.

Por lo tanto, el honor palestino no puede recuperarse mediante un compromiso. El palestinismo solo acepta la idea de una solución de dos estados como un recurso temporal hacia su objetivo de revertir la Nakba. El palestinismo también rechaza por completo la idea de “dos estados para dos pueblos”, insistiendo en que el regreso de los descendientes de los refugiados de 1948 a Israel debe acompañar la repartición de la tierra. Por lo tanto, los “dos estados” estarían dominados por un solo pueblo: los árabes palestinos.

Es importante comprender el papel esencial del conflicto palestino-israelí en el desarrollo de una identidad específicamente palestina. Antes del advenimiento de Israel, el clan era la fuente de la identidad árabe palestina. Ahora, es la lucha para destruir a Israel. Ser palestino es oponerse a Israel y “resistir” la ocupación de “tierra palestina”, desde el río hasta el mar.

El palestinismo como ideología es muy parecido al marxismo o a la cienciología. Cuando los palestinos se enfrentan a hechos claros, como la evidencia histórica y arqueológica de una presencia judía en la Tierra de Israel durante miles de años, simplemente los niegan o los ignoran.

Su lenguaje especial es muy similar. En inglés ordinario, uno puede ocupar una casa o un país. Pero en el lenguaje del palestinismo, Israel “ocupa al pueblo palestino”. No sólo un sitio, sino un pueblo puede ser “ocupado”. La implicación es que, por ejemplo, Gaza puede ser ocupada sin la presencia de un solo soldado israelí.

También está la palabra “resistencia”, que tiene connotaciones de guerrilleros franceses haciendo estallar trenes de municiones nazis, pero para los palestinos significa bombardear una pizzería en Jerusalén. De la misma manera, “resistencia popular no violenta” significa asesinar judíos al azar con cuchillos o automóviles en lugar de armas o bombas.

Aunque se basa en una narrativa falsa, mentiras históricas y un lenguaje pervertido, el palestinismo tiene la ventaja de ser un sistema internamente coherente. Su único inconveniente es su desconexión total de la realidad. Sin embargo, el palestinismo ha demostrado ser notablemente adaptable. Se ha transformado de acuerdo con los tiempos, como el antisemitismo con el que está estrechamente relacionado.

De todos modos, el objetivo final del palestinismo, la causa palestina, sigue siendo el mismo: la transformación de Israel en un estado árabe, junto con la expulsión violenta de los judíos y su sustitución por los descendientes de los refugiados árabes de 1948.

La adopción del palestinismo como parte esencial de la identidad de los árabes de la Tierra de Israel tiene implicaciones terribles, porque significa que no puede haber una solución de compromiso al conflicto. El palestinismo sostiene que el pueblo palestino es el eterno enemigo del pueblo judío en la Tierra de Israel, lo que convierte al conflicto en un juego de suma cero. En última instancia, esto significa que el conflicto continuará hasta que uno de los dos grupos permanezca en la tierra y el otro desaparezca.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.