Confrontar el antisemitismo en Estados Unidos – Por David Harris (The Huffington Post)

Nadie nace odiando, pero, trágicamente, a algunos se les enseña a odiar, ya sea en nombre de la pureza racial, la doctrina religiosa, el dogma político, los estereotipos étnicos o los celos. Para decir lo obvio, los judíos nunca han sido inmunes a estos cánceres seculares. Tampoco lo son hoy.

Sólo en las últimas semanas se han producido amenazas de bomba en docenas de centros comunitarios judíos en todo el país. Otras instituciones judías – organizaciones, sinagogas, escuelas – han sido puestas en situaciones extremas al haber sido objeto de llamadas y mensajes amenazantes. Se han producido profanaciones de lápidas judías en cementerios de San Luis y Filadelfia. En Buffalo se han encontrado graffitis e insultos nazis. Esvásticas han sido quemadas en la alfombra del pasillo frente a las habitaciones de los estudiantes judíos en un dormitorio de una escuela. La lista continúa.

Sí, coexisten con otra realidad, a saber, que la mayoría de los judíos estadounidenses viven vidas cómodas y seguras en una tierra donde prácticamente todas las puertas están abiertas y donde una encuesta reciente, realizada por el Pew Research Center, mostró que los judíos son el grupo religioso visto “más positivamente” en los Estados Unidos. Pero eso es de poco consuelo para aquellos que han experimentado, directa o indirectamente, el impacto de esta ola de fanatismo y viciosidad.

Quien está detrás de esto queda por verse. ¿Son individuos solitarios? ¿Son muchos o pocos? ¿Están conectados entre sí por ideología compartida y lealtad, o son más amorfos y atomizados? ¿Es un fenómeno que es imitado también por otros?

Mientras esperamos ansiosamente nuevas noticias acerca de los perpetradores que, esperemos, lleven a su detención y sus rápidos encarcelamientos, hoy en día son más los judíos estadounidenses que son sacudidos por estos acontecimientos, más que en cualquier otro momento reciente.

De repente, las decisiones que algunos adoptan tienen un nuevo significado. ¿Los padres pueden asumir la responsabilidad de enviar a sus hijos al centro de la comunidad judía local para programas de guardería o para niños pequeños? ¿Hay otros lugares que los judíos deben evitar?

Después de todo, si incluso el sueño profundo de los enterrados en un cementerio judío puede ser perturbado por personas decididas a pisotear su memoria, ¿cuál puede ser un espacio seguro en estos días?

Este problema actual no es completamente nuevo. Hubo, por ejemplo, agresiones violentas contra los centros comunitarios judíos en 1999 en California y 2014 en Kansas y contra una federación judía en el estado de Washington en 2006. Pero de alguna manera, por trágicos que fueran, estos ataques fueron vistos como incidentes más aislados. La situación actual, es de naturaleza nacional.

¿Qué se puede hacer con la realidad que vivimos hoy?

Primero, por supuesto, hay que aplicar la ley. Nadie más tiene la capacidad de investigar, identificar y perseguir a quienes pueden estar involucrados en tales acciones maliciosas.

A todos los niveles, desde el local hasta el nacional, nuestras autoridades – quienes deben subrayarse – tienen que contar con un respaldo político total, deben dedicar mayores recursos para enfrentar y acabar con los peligros físicos y, en el proceso, coordinar la inteligencia y las acciones. Esto está empezando a suceder, se nos dice, y es gratificante saber que el FBI y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia, entre otros actores clave, están en el caso.

En segundo lugar, la expresión “Si ves algo, di algo” podría haber tomado cierto significado cliché para algunos estadounidenses, pero su importancia sigue sin disminuir. Incluso con una dedicación legal total, la aplicación de la ley no puede estar en todas partes en todo momento, ya sea en las calles o, en este caso, en el ciberespacio. Sus esfuerzos pueden ser ayudados significativamente por aquellos que buscan actitudes y comportamientos violentos, ya sea contra judíos u otras comunidades raciales, religiosas o étnicas.

Y en tercer lugar, los pilares de nuestra sociedad civil más amplia – líderes religiosos, defensores de los derechos civiles, medios de comunicación, funcionarios escolares, individuos – juegan un papel absolutamente esencial.

El antisemitismo no es una cuestión exclusivamente judía. Más bien, debe considerarse una preocupación mucho más amplia. Después de todo, el antisemitismo, como cualquier forma de racismo, viola todas las normas de la autodefinición de los Estados Unidos. Desgarra el tejido de nuestra sociedad democrática y pluralista. Desafía el respeto mutuo y la convivencia que forman el corazón del experimento americano. Si cualquier grupo es objetivo, todos los grupos están en riesgo.

De hecho, en medio de la ola de amenazas antisemitas e incidentes de las últimas semanas, también ha habido violencia contra otras comunidades vulnerables, incluyendo el ataque fatal – que tiene todas las apariencias de un crimen inspirado por el odio – a un ingeniero indio en Kansas.

Como dijo el famoso Dr. Martin Luther King, Jr.: “Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o perecer juntos como tontos”.

En 1993, en Billings, Montana, después de la profanación de un cementerio judío y de un intento de matar a un chico judío de cinco años en su casa, cuando una Menorah de Janucá fue lanzada a través de su ventana, se produjo una respuesta especialmente estimulante e instructiva contra el antisemitismo.

Dirigidos por el jefe de policía y un editor de periódicos, miles de residentes locales tomaron una réplica de la Menorah de Janucá impresa en el diario The Billings Gazette y la colocaron en sus ventanas. En efecto, estaban diciéndoles a los fanáticos: “Todos somos judíos. Vas a tener que venir tras cada uno de nosotros. No permaneceremos en silencio o nos quedaremos agachados”. La estrategia funcionó. Si bien el antisemitismo puede no haber sido totalmente eliminado, la mayoría habló poderosamente, aislando a los que odian.

En los últimos días, la imagen del vicepresidente Mike Pence y miembros de la comunidad de St. Louis, incluyendo a musulmanes y judíos, trabajando juntos para restaurar el cementerio judío vandalizado fue otra ilustración del poder de la asociación y el destino compartido.

Cuando a Rabí Hillel se le pidió hace dos mil años que resumiera la Torá (Biblia hebrea) mientras estaba de pie con un solo pie dijo: “Lo que es odioso para ti, no hagas a tu prójimo”.

Y eso, a su vez, puede conducirnos en dirección a las inolvidables palabras del senador Robert F. Kennedy, pronunciadas en 1966: “Cada vez que un hombre defiende un ideal, o actúa para mejorar la suerte de otros, o ataca a la injusticia, envía una pequeña ola de esperanza y la cruza entre un millón de centros de energía y atrevimiento diferentes, esas ondulaciones construyen una corriente que puede barrer los muros más poderosos de la opresión y la resistencia”.

¡Aquí hay muchas pequeñas ondulaciones de esperanza!

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.