UNWRA – La decisión correcta en el momento equivocado – Por Yossi Beilin (Israel Hayom)

La decisión de la administración Trump de cortar por completo los fondos a la UNWRA, la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos, es una decisión justa e imprudente.

Y esto es porque en lugar de emancipar a los palestinos de su dominio de los refugiados, esta agencia mantiene su condición de refugiados. UNRWA es la única organización de la ONU que se preocupa exclusivamente de un grupo de refugiados. Además de la asistencia genuina que brinda en términos de educación, salud y alimentación, la UNWRA también trabaja para garantizar que sigan existiendo los refugiados y ayuda a fomentar la ilusión que la mayoría de los refugiados regresarán a sus pueblos y ciudades dentro de Israel.

Durante muchos años, hemos intentado convencer a nuestros amigos de todo el mundo para que cierren la UNRWA y renunciar a las funciones importantes de la agencia para el Alto Comisionado de los Estados Unidos para los Refugiados. Hablé con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, sobre esto en numerosas ocasiones, tanto en su anterior función como Alto Comisionado para los Refugiados como en su posición actual. Entendí por su respuesta que esto no sucedería mientras los 134 estados miembros del Movimiento de Países No Alineados continúen apoyando la existencia de UNRWA, como un gesto hacia los palestinos. Para los líderes palestinos, los líderes del mundo árabe y muchos de nuestros amigos de todo el mundo, no hay nada más unificador que fingir el derecho al retorno, un derecho que saben perfectamente que nunca se realizará.

Las otras acusaciones contra UNRWA son parcialmente ciertas. No es una organización terrorista y no apoya el terrorismo, incluso si el ala militar de Hamás se ha aprovechado de la proximidad de los hospitales y escuelas de la UNRWA para almacenar sus armas e incluso cuando bastantes miembros del personal docente y médicos de la UNRWA, en particular en la Franja de Gaza, apoyan a la organización terrorista.

Hay una tensión constante entre la agencia de ayuda de la ONU y el liderazgo de Hamás, que se refleja en el despido de empleados identificados activamente con objetivos de Hamás y actividades educativas organizadas por la UNWRA que la organización islamista considera inaceptables, como el verano “excesivamente liberal” de la organización en los campamentos.

Desde 1967, Israel se ha beneficiado de la existencia de esta organización, que cubre las necesidades de alrededor del 70% de los habitantes de Gaza y alrededor del 30% de los residentes de Cisjordania. Ha habido fricciones con los representantes de UNRWA, pero también ha habido colaboración.

En la Iniciativa de Ginebra de 2003, se acordó con nuestros socios palestinos, que dentro de los cinco años de firmar un acuerdo de paz israelí-palestino, se incluiría reparaciones a ser proporcionadas para un fondo internacional para los palestinos, una referencia israelí a su sufrimiento y una disposición para acoger a un número simbólico de refugiados, la UNWRA se cerraría y los palestinos perderían su condición de refugiados.

En lugar de suspender inmediatamente el financiamiento de la organización, sería prudente que EE.UU. anuncie la implementación de tal medida en junio del 2020, cuando el mandato actual de la UNRWA llegue a su fin, y hasta ese momento, se realizarían esfuerzos para encontrar otras organizaciones que asuman las responsabilidades de UNRWA. De lo contrario, será Israel, junto con los palestinos, quienes pagarán el precio.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.