Universalismo, particularismo y antisemitismo – Por Rafael Castro (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Para que el mundo se emancipe del antisemitismo, las religiones y los movimientos políticos tendrán que aceptar la libertad individual de conciencia y el pluralismo cultural, que son esenciales para que el universalismo y el particularismo coexistan. El universalismo y el particularismo pueden, de hecho, coexistir y prosperar juntos, como lo demuestran 3.000 años de historia judía. Cuando el mundo finalmente entienda los méritos de abrazar los valores universales sin perder la identidad étnica, los judíos y el judaísmo se entenderán y aceptarán genuinamente.

El antisemitismo es el odio más antiguo del mundo. Este odio ha sido justificado por motivos religiosos, económicos, políticos y sociales. Sin embargo, una teoría filosófica convincente del antisemitismo está atrasada. Esta teoría debería explicar la persistencia y la ubicuidad del antisemitismo a lo largo de los siglos.

¿Por qué doctrinas y religiones tan diversas como el helenismo, el cristianismo, el islamismo, el nacionalismo, el comunismo y la interseccionalidad atacaron a los judíos? Una explicación prima facie es que el judaísmo, como una ideología distinta, invita a la hostilidad de las cosmovisiones alternativas. Esta tesis no explica por qué el judaísmo, que se aparta del expansionismo y no busca prosélitos, es visto como una doctrina amenazadora. La tesis tampoco explica la escasez de antisemitismo en sistemas de creencias tan diversos como el hinduismo, la religión drusa, el zoroastrismo, el conservadurismo contemporáneo y la democracia liberal.

Para comprender filosóficamente la hostilidad hacia el judaísmo, es útil colocar las ideologías en un espectro que va desde absolutamente universalista hasta completamente particularista. Las ideologías universalistas, como el helenismo, el cristianismo, el islamismo y el comunismo, han atacado históricamente a los judíos y al judaísmo. La supervivencia de una identidad judía particularista se burla de sus pretensiones de superioridad ideológica y verdad universal. En el otro extremo del espectro, el nacionalismo y el nativismo son ideologías particularistas que resienten el cosmopolitismo que encarnan los judíos.

La interseccionalidad ilustra cómo las etiquetas convencionales como la izquierda y la derecha ocultan la naturaleza ideológica del antisemitismo. En teoría, la interseccionalidad aboga por valores universalistas muy apreciados por los judíos, como la justicia social y la igualdad. En la práctica, su enfoque exclusivo en los intereses de las “minorías oprimidas” lo convierte en un movimiento particularista. Los defensores de la interseccionalidad consideran que los logros socioeconómicos judíos y el sionismo son hostiles a los intereses particularistas que dicen representar, aunque los judíos han sido invariablemente una minoría oprimida en la mayor parte de su historia.

Por otro lado, la democracia liberal, el conservadurismo contemporáneo, el hinduismo, el zoroastrismo y la religión drusa son doctrinas que se adaptan al judaísmo. La democracia liberal, como el judaísmo, combina elementos de particularismo y universalismo: integra intereses particularistas en un sistema político pluralista que sirve valores universales. El conservadurismo contemporáneo también es filo-semítico porque equilibra el universalismo y el particularismo. Los conservadores atesoran la laboriosidad de las comunidades judías y respetan la distinción religiosa judía. El hinduismo, el zoroastrismo y la religión drusa aceptan el judaísmo porque ellos mismos son religiones particularistas.

Es importante señalar que las religiones particularistas como el hinduismo, el zoroastrismo y la religión drusa son amigables con el judaísmo, mientras que las doctrinas políticas particularistas no lo son. Las creencias religiosas no son molestadas por creencias religiosas diferentes, ya que no buscan prosélitos. Las doctrinas políticas particularistas, por otro lado, exigen la sumisión colectiva a sus normas y valores. Debido a que los judíos se suscriben a leyes y creencias religiosas separadas, han sido vistos como una amenaza para la armonía social desde la época de los faraones.

Un movimiento nacional no abrazó el antisemitismo, incluso durante muchas décadas. El movimiento de unificación italiano del siglo XIX, o Risorgimento, fue amistoso hacia los judíos y el judaísmo. Esto fue en parte porque los judíos italianos eran solo una pequeña minoría, y en parte porque los patriotas italianos consideraban a los judíos aliados naturales contra una Iglesia católica hostil a la unificación italiana. Sin embargo, incluso los nacionalistas italianos finalmente se volvieron contra sus compatriotas italianos. En 1938, el régimen fascista de Mussolini introdujo una legislación antisemita que culminó con la deportación de miles de judíos italianos a Auschwitz.

Estos eventos ilustran por qué el universalismo político y religioso y el particularismo político amenazan a los judíos y al judaísmo. Las comunidades judías deben evitar apoyar los movimientos políticos y religiosos que propugnan objetivos universalistas al tiempo que abogan por doctrinas políticas particularistas.

A veces se deben tomar decisiones difíciles. ¿Deberían las comunidades judías apoyar a los políticos progresistas que fortalecen las ideologías antijudías en nombre de la tolerancia religiosa y la diversidad, o deberían aplaudir a los nacionalistas que critican el multiculturalismo y el relativismo cultural?

El mejor curso de acción nunca está claro. En estos casos, sería aconsejable que las comunidades judías respalden la diversidad basada en valores comunes. El multiculturalismo en el marco de un convenio que compromete a todas las comunidades con principios comunes es inteligente. Esta estrategia ha sido recomendada por el rabino Lord Jonathan Sacks, el ex rabino jefe del Reino Unido.

No es casual que el antisemitismo sea el odio más antiguo y resistente del mundo. Sin pretenderlo, los judíos y el judaísmo desafían las doctrinas poderosas. Debido a que las doctrinas políticas rara vez equilibran el universalismo y el particularismo y porque las principales religiones del mundo son universalistas, los judíos han soportado el odio a lo largo de milenios.

El siglo XX fue testigo de la derrota de doctrinas virulentas particularistas y universalistas como el nazismo y el comunismo. Desde la década de 1960, el catolicismo y el protestantismo tradicional han atenuado radicalmente sus ambiciones universalistas. Estos desarrollos han contribuido a una disminución significativa del antisemitismo en todo el mundo y son un buen augurio para el futuro.

En el siglo XXI, las principales amenazas para los judíos y el judaísmo provienen del islamismo, una doctrina agresivamente universalista, y de movimientos nacionalistas agresivos. Los políticos de izquierda que abrazan la interseccionalidad también representan una amenaza. Sin embargo, su incapacidad para resolver problemas del mundo real probablemente hará que estas ideologías pierdan fuerza en las próximas décadas.

Para que el mundo se emancipe del antisemitismo, las religiones y los movimientos políticos tendrán que aceptar la libertad individual de conciencia y el pluralismo cultural, que son esenciales para que el universalismo y el particularismo coexistan. El universalismo y el particularismo pueden, de hecho, coexistir y prosperar juntos, como lo demuestran 3.000 años de historia judía. Cuando el mundo finalmente entienda los méritos de abrazar los valores universales sin desprenderse de la identidad étnica, los judíos y el judaísmo serán verdaderamente comprendidos y aceptados universalmente.

 

 

Rafael Castro es un analista político educado en Yale y en la Universidad Hebrea con sede en Berlín. Puede ser contactado en rafaelcastro78@gmail.com.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.