Una solución realista de dos estados – Por Dr. Moshe Dann (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: El problema con la “solución de dos estados” —la creación de un estado palestino independiente soberano al oeste del río Jordán— es que ya existe un estado palestino al este del río Jordán. Se llama Jordania. Su población es predominantemente palestina y está ubicada en la parte oriental de lo que una vez se llamó Palestina. Demográfica y geográficamente, Jordania es un estado palestino. Ya existe un estado palestino. Se llama Jordania. No hay necesidad de otro.

Los Acuerdos de Oslo eliminaron la “opción jordana” de la gama de posibles alternativas. En cambio, Yasser Arafat, la OLP y la Autoridad Palestina (AP) fueron instalados como gobernantes de lo que se pretendía que fuera una “entidad” autónoma al oeste del río Jordán. Este llamado “plan de paz” fracasó no sólo por el terrorismo palestino, sino por la oposición palestina a la existencia misma de Israel. La Autoridad Palestina, la OLP, Hamás y otras organizaciones terroristas árabes nunca tuvieron la intención de que funcionara. Su objetivo era y no es coexistir al lado de Israel, sino destruirlo.

Establecer un segundo estado palestino —o un tercero, si se incluye el estado de facto gobernado por Hamás en la Franja de Gaza— desestabilizaría la región y aumentaría la violencia entre entidades, pandillas y milicias rivales que se extenderían a Israel. Los ataques transfronterizos son inevitables. Jordania podría intentar expulsar a sus ciudadanos “palestinos” al nuevo estado. Se produciría una lucha de poder sobre quién representa a los palestinos y qué constituye la base territorial de la “identidad nacional palestina”. Con las fuerzas islamistas esperando aprovechar cualquier vacío de poder, el área se hundiría en el caos.

En lugar de intentar lograr la autodeterminación palestina estableciendo otro estado fallido, el problema se puede resolver cambiando una sola palabra: reemplace “el” por “a”. Reconocer que Jordania cumple con la definición de estado palestino desactivaría la demanda tóxica de otro estado palestino en Judea y Samaria (la “Cisjordania del Jordán”).

Un nuevo enfoque de “solución de dos estados” acepta la idea de “dos estados para dos pueblos” basado en la realidad de un estado soberano ya existente en un territorio designado como palestino y cuyas tres cuartas partes de sus habitantes son palestinos. Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, había casi 4 millones de árabes de ascendencia palestina viviendo en Jordania en 2009, aproximadamente la mitad de los cuales estaban registrados como refugiados en 2014 y aproximadamente el 20% de los cuales viven en “campamentos” patrocinados por la UNRWA. La mayoría, pero no todos, los residentes palestinos tienen la ciudadanía jordana; Jordania es el único país árabe que ha concedido la ciudadanía a los palestinos.

Los árabes que viven en Israel y en áreas controladas por la Autoridad Palestina que se consideran a sí mismos “palestinos” y buscan la autodeterminación nacional pueden afiliarse a un estado palestino-jordano y mudarse allí si lo desean. Aquellos que prefieren quedarse en Israel pueden hacerlo con plenos derechos civiles, pero no nacionales, como es el caso ahora.

Promover a Jordania como el estado árabe palestino es consistente con el derecho internacional y la creación de Transjordania en 1922 como parte de una “solución de dos estados”. Resolvería el problema de la autodeterminación nacional para los árabes que viven en Cisjordania, así como para los que viven en Israel y en otros lugares.

A diferencia de las iniciativas anteriores de “Jordania es Palestina”, este plan no requiere que nadie se mueva o que se cambien las fronteras. Jordania reconoció los ríos Jordán y Yarmuk, el Mar Muerto y el Arava como la frontera internacional en su tratado de paz de 1994 con Israel. La Autoridad Palestina puede seguir funcionando como entidad política con la condición de que cese toda incitación y actividad terrorista.

Reconocer a Jordania como un estado palestino mientras mantiene su condición de monarquía refleja la identidad nacional de la mayoría de su población. La popular reina Rania es considerada palestina (a través de sus padres). Los palestinos son un segmento creciente de la vida política, social y económica de Jordania; se sientan en el parlamento.

Jordania es un país viable con una estructura económica y política relativamente estable. Tiene vastas áreas de tierra sin usar, pero carece de gente y agua. El acceso al agua dulce puede ayudar a que Jordania prospere al permitirle absorber a un gran número de personas y extender sus centros de población hacia el este. La utilización de las abundantes fuentes de agua en Turquía y el Mar Caspio, el cuerpo de agua dulce más grande del mundo, podría convertir el este de Jordania en un oasis, proporcionando productos agrícolas, habilitando centros comerciales e industriales y fomentando la estabilidad regional y el desarrollo económico.

La posibilidad de que Jordania se convierta en un centro de comercio económico recibió un nuevo impulso recientemente cuando Israel propuso un enlace ferroviario entre Haifa y Jordania. Dicho vínculo conectaría a Jordania con los mercados europeos y, desde allí, a los Estados del Golfo y Arabia Saudita. La línea ferroviaria recientemente reconstruida entre Haifa y Beit Shean es el comienzo de este plan.

Los árabes no israelíes que deseen permanecer bajo la soberanía israelí como residentes permanentes pueden solicitar la ciudadanía israelí. Si lo prefieren, podrían optar por permanecer como ciudadanos en las áreas administradas por la Autoridad Palestina, o podrían seguir viviendo en Israel como ciudadanos jordanos. La elección debería ser de ellos.

Los árabes que viven en ciudades administradas por la UNRWA en el Líbano y Siria deben tener la oportunidad de convertirse en ciudadanos de sus países de acogida. Deben ser absorbidos por los países donde viven o se les debe permitir emigrar. Los programas de ayuda internacional deben ser operados por países, no por UNRWA.

El actual gobierno jordano es relativamente estable. Es un socio estratégico de Israel y, se espera, seguirá siéndolo. Sin embargo, Jordania tiene una responsabilidad con los árabes palestinos. No se debe esperar que Israel asuma la carga de proporcionarles una patria nacional.

Una solución de dos Estados —Israel y Jordania— redunda en los intereses nacionales de ambos países, así como en los intereses palestinos. Puede traer paz y prosperidad y puede garantizar la seguridad y estabilidad de la región. Una confederación jordano-israelí puede reemplazar el fracaso y la desesperación con oportunidades y esperanza. Puede inspirar creatividad, cooperación y libertad, la razón de ser de los Estados-nación.

El Dr. Moshe Dann es historiador, escritor y periodista en Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.