Una propuesta para un plan liderado por Donald Trump para el Desarrollo Económico de Cisjordania y Gaza – Por General de Brigada (Ret.) Dr. Shimon Shapira y el Coronel (Ret.) Dr. Jacques Neriah (Jerusalem Center for Public Affairs)

Miles de millones de dólares aportados por los países donantes a la Autoridad Palestina se han evaporado debido a la falta de transparencia, corrupción e ineficiencia. A pesar de todo el dinero que se ha depositado en Cisjordania y Gaza, la situación sólo ha empeorado.

La administración Trump debería desempeñar un papel de liderazgo en la creación de un ambiente de cooperación que permita a los palestinos e israelíes llegar a un acuerdo futuro. Para desactivar el ambiente hostil, es de suma importancia que los Estados Unidos propongan un plan mejorado de recuperación económica, que no sea otra entrega de dinero en efectivo, sino vía un programa destinado a mejorar las infraestructuras palestinas.

  • Carreteras y ferrocarriles: Renovar la infraestructura de transporte para permitir una mejor conexión entre las diferentes partes de la Autoridad Palestina y un enlace que llegue a Ammán, Jordania.
  • Electricidad: Construcción de centrales eléctricas en la Autoridad Palestina o en la frontera con Israel, alimentadas con gas de los pozos en el Mar Mediterráneo.
  • Puerto y aeropuerto: Por razones de seguridad, los Estados Unidos, en concierto con Israel, asegurarían la seguridad de esas instalaciones.
  • Vivienda: Las ciudades palestinas son la pesadilla de un urbanista. En Gaza, los actuales campamentos de refugiados deberían ser desmantelados y reemplazados por un moderno complejo de torres de gran altura junto con la infraestructura requerida. Es inconcebible que un palestino que vive en su propio estado siga siendo considerado refugiado.
  • Suministro de agua: Un tercio del agua de las ciudades palestinas se pierde por fugas o mala gestión. Los pozos de agua no autorizados proliferan, llevando a la salinización o al estrellamiento de los acuíferos. Además de la reparación de la infraestructura, se pueden construir nuevas plantas de desalinización, financiadas por un fondo conjunto de los Estados Unidos y el Golfo.
  • Tratamiento de aguas residuales: Las aguas residuales han contaminado la mayoría de los pozos en Cisjordania y Gaza y también han penetrado en el acuífero israelí. Si bien la tecnología para cambiar esta situación ya existe, el fracaso en explotar la capacidad emana de consideraciones políticas palestinas.
  • Cuidado de la salud: Crear un sistema de salud completo desde cero.
  • Turismo: Fomentar el establecimiento de redes de hoteles alrededor de sitios religiosos y otros sitios turísticos en Cisjordania, y a lo largo de la costa de Gaza.

Es esencial que Israel sea un pleno socio en la planificación de esta iniciativa.

La mejor solución política y económica a largo plazo, para el futuro estatus de Cisjordania y Gaza, es el establecimiento de una confederación que una a Cisjordania con Jordania. Esto proporcionará una profundidad económica y geoestratégica a Jordania y a los palestinos y una solución viable al conflicto israelo-palestino.

****************************************

Desde los Acuerdos de Oslo en 1993, la Ribera Occidental y la Franja de Gaza han recibido ayuda internacional para mantener los territorios administrados por la Autoridad Palestina (AP). En 2016, el Servicio de Investigación del Congreso escribió que la Autoridad Palestina estaba “entre los mayores receptores per cápita de ayuda externa”. Sin embargo, miles de millones de dólares aportados por los países donantes se evaporaron por falta de transparencia, corrupción e ineficiencia.

La mala gestión se agravó por la provisión de recursos para objetivos que no sirven a la economía palestina, pero están relacionados con la infraestructura terrorista de la AP, como fondos para terroristas convictos o sus familias. En 2016, este ascendió a $ 300 millones. No es de extrañar que, a pesar de todo el dinero que se ha depositado en Cisjordania y en la Franja de Gaza, la situación en este país sólo ha empeorado. La economía de estos territorios se ha estancado con sólo un breve y lento crecimiento económico durante períodos prolongados de tiempo.

Como resultado, la AP sufre de subdesarrollo, pobreza virulenta, problemas de vivienda pandémicos, desempleo, falta de atención médica adecuada, instituciones educativas inadecuadas, infraestructura catastrófica, riesgos ecológicos y ambientales debido a la contaminación de las fuentes de agua y los acuíferos. Esto se convirtió en munición para las organizaciones islámicas radicales, que se han aprovechado de la situación de gran parte de la población para incitar a Israel, los judíos y las potencias extranjeras asociadas con el Estado judío, principalmente contra los Estados Unidos.

Las organizaciones terroristas internacionales y sus partidarios estatales han explotado esta situación, particularmente en la Franja de Gaza. Por un lado, el brazo militar de Hamás trabaja con la rama del norte del Sinaí de ISIS, proporcionando entrenamiento, armas y asistencia médica. Por otra parte, Hamás ha sido un gran beneficiario de la asistencia militar iraní, incluidos cohetes dirigidos a las ciudades de Israel. Si bien Israel permite que cerca de 900 camiones de mercancías por día ingresen a Gaza a través de la encrucijada fronteriza, esto aún requiere que Israel imponga restricciones fronterizas a los palestinos, como consecuencia de la preocupación israelí por la seguridad de sus ciudadanos.

Propuesta

La estrategia sugerida para reducir las tensiones políticas en el área sería la creación de una atmósfera de cooperación que, a su vez, facilitará a ambas partes el inicio de un verdadero proceso cooperativo y, finalmente, la paz entre palestinos e israelíes. Es la opinión de los autores de este documento que la administración Trump debe desempeñar un papel principal en la mejora de la situación creando el ambiente adecuado para permitir que las dos partes lleguen a un acuerdo futuro.

Para desactivar el ambiente hostil, es de suma importancia que los Estados Unidos propongan a los palestinos un plan mejorado de recuperación económica que genere una situación en la cual los palestinos no permitan que los extremistas gobiernen sus vidas. La recuperación no debe manifestarse otra ayuda monetaria para los palestinos, sino en un programa destinado a mejorar sus infraestructuras.

En lugar de la intolerancia, el odio y la violencia, los palestinos comenzarán a gozar de un suministro constante de electricidad, mejor calidad del agua, mejor salud, crecimiento económico y beneficios educativos – significantes logros nacionales que serán el resultado de la recuperación económica liderada por la administración Trump.

Es de suma importancia que la Administración Trump designe a un coordinador de alto rango cuya responsabilidad será liderar el plan de recuperación diseñado por su equipo y sus homólogos palestinos. En esencia, los Estados Unidos tendrán que presentar un paquete global (de miles de millones de dólares) que se desembolsará a lo largo de los próximos años para crear crecimiento, empleo, prosperidad y recuperación. Todos los proyectos serían implementados por firmas estadounidenses que trabajarán con subcontratistas locales.

Las áreas de actividad son las siguientes:

Carreteras y Ferrocarriles: Es importante renovar la infraestructura de transporte para permitir una mejor conexión entre las diferentes partes de la Autoridad Palestina. Sería beneficioso repensar una carretera que enlazaría Gaza con Cisjordania y vincularía a la Autoridad Palestina a la carretera que llega a Ammán, Jordania.

Electricidad: Hoy los palestinos dependen totalmente de la electricidad proporcionada por Israel. La alternativa podría ser construir centrales eléctricas en la Autoridad Palestina o en la frontera con Israel, alimentada con gas suministrado por los pozos israelíes y palestinos en el Mar Mediterráneo y construida por compañías estadounidenses.

Puerto y Aeropuerto: Son esenciales para asegurar la autonomía de la Autoridad Palestina. Sin embargo, por razones de seguridad, una propuesta más sólida sería que los Estados Unidos, en concierto con Israel, asegurasen la seguridad de esas instalaciones, una vez construidas y operativas.

Vivienda y urbanización: Las ciudades palestinas son la pesadilla de un urbanista. La reorganización de las ciudades / campamentos de refugiados, para servir mejor a sus ciudadanos, debería ser una prioridad. La Franja de Gaza es una de las zonas más densas del mundo. La única forma de sobrevivir al estallido demográfico es reconstruir Gaza como “un nuevo Hong Kong” mediante el desmantelamiento de los campos de refugiados existentes y la construcción de un moderno complejo de torres de gran altura, junto con la infraestructura necesaria (guarderías, escuelas, parques infantiles, clínicas de salud / hospitales y servicios municipales). En la nueva situación política, es inconcebible que se permita una situación por la cual un refugiado palestino que vive en su propio estado todavía sea considerado como “refugiado”.

Planes alternativos han explorado la posibilidad de construir islas artificiales en el Mediterráneo frente a Gaza, unidas por puentes con el continente para ganar territorios recuperados sobre el mar y construir torres de altura sobre ellos también.

Suministro de agua: La Autoridad Palestina sufre de falta de agua. Esto se puede abordar de múltiples maneras. En primer lugar, reparar la infraestructura de agua urbana de los palestinos. El 33% del agua de las ciudades palestinas se pierde por fugas o mala gestión. Los pozos de agua no autorizados proliferan, llevando a la salinización o el estrellamiento de los acuíferos. Es necesario ayudar a la Autoridad Palestina en la gestión de la perforación.

Los Estados Unidos podrían pedir a Israel que aumente su capacidad de desalación para suministrar a la Autoridad Palestina agua purificada. En segundo lugar, se pueden construir nuevas plantas de desalinización en el territorio de la Autoridad Palestina. Financiado por un fondo conjunto de Estados Unidos y los países del Golfo Pérsico.

Tratamiento de aguas residuales: Las aguas residuales han alcanzado el acuífero profundo y han contaminado la mayor parte de los pozos en Cisjordania y Gaza y también han penetrado en el acuífero israelí. La contaminación ha alcanzado proporciones catastróficas que ponen en peligro el Mar Muerto. La tecnología para cambiar esta situación existe actualmente, el fracaso para explotar la capacidad emana de las consideraciones políticas palestinas. Se debe construir plantas de tratamiento de agua para reciclar las aguas residuales para su uso en la agricultura en lugar de utilizar agua dulce. Es imperativo cuidar de las aguas residuales que se escapan al Valle del Jordán, al Mar Muerto y al desierto del Neguev.

Salubridad: Creación de un sistema de salud completo desde cero. Se necesita trabajar en la construcción de nuevos hospitales en las fronteras con Israel, mientras que la renovación de los existentes en Gaza y la Ribera Occidental.

Turismo: Fomento del establecimiento de redes de hoteles alrededor de sitios religiosos y otros sitios turísticos en Cisjordania y en la costa de Gaza. Se debe prestar especial atención a sitios religiosos como Belén y Qasser al-Yahud.

Estas ocho áreas de actividad comprenden las principales áreas de enfoque para este plan y esbozan el alcance del esfuerzo entre sus socios potenciales.

Es esencial que Israel sea un socio pleno en la planificación de esta iniciativa. Israel tiene preocupaciones vitales de seguridad en el Área C de Cisjordania que contienen instalaciones vitales para su defensa. Hay espacio suficiente en las áreas A y B para nuevas construcciones. Los donantes europeos no siempre han sido conscientes de estos intereses.

Pero también hay consideraciones más amplias para este plan. En los últimos años, los bienes de Occidente han llegado a los puertos israelíes, donde fueron reenviados a Cisjordania y Jordania y luego hacia el este al mundo árabe. La planificación económica debe tener en cuenta esta dimensión regional. En el futuro, es concebible que Israel, la Ribera Occidental y Jordania puedan servir como un centro regional.

Después de considerar una serie de alternativas, es claro para los autores que la mejor solución política y económica a largo plazo para el futuro estatus de la Ribera Occidental y la Franja de Gaza es el establecimiento de una confederación que una a Cisjordania y Jordania. Esto proporcionará una profundidad económica y geoestratégica a Jordania y los palestinos y una solución viable al conflicto israelo-palestino.

Por último, lo que ocurre en la Franja de Gaza tendrá repercusiones en el norte del Sinaí, que ha sido el corazón de los actuales desafíos de seguridad de Egipto. Así, en cierta etapa, las preocupaciones de Egipto y Jordania deben tenerse en cuenta a medida que esta iniciativa se vaya desarrollando.

Conclusión

La implementación de este plan promete crear la atmósfera deseada en la que los palestinos puedan sentirse seguros y dispuestos a coexistir con sus vecinos israelíes a través de los buenos servicios de la Administración Trump. Desarmar el conflicto entre Israel y los palestinos definitivamente sirve a los objetivos de los Estados Unidos y ciertamente tendrá un profundo impacto en la seguridad nacional de los Estados Unidos. Proporcionará unos cortafuegos para contener más expansión iraní en el Levante Sur con el apoyo activo de Rusia. Las ventajas de tal situación son enormes comparadas con los riesgos de la confrontación que trascienden las fronteras de Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.