Una oportunidad histórica que debe aprovecharse – Por Mayor General (Reserva) Gershon Hacohen (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Independientemente de las ambigüedades y preguntas abiertas que asisten al “Acuerdo del siglo” del presidente Trump, Israel claramente se encuentra en una coyuntura histórica y debe decidir qué hacer con esta oportunidad única. Sobre tales momentos se dice: “Hay quienes ganan el mundo en un solo momento y hay quienes pierden el mundo en un solo momento”.

El 14 de mayo de 1948, unas horas antes de la declaración del establecimiento de Israel, Jaim Weizmann, que pronto se convertiría en el primer presidente del Estado judío, envió un telegrama urgente desde Ginebra: “La decisión debe tomarse de inmediato. Las puertas del cielo se han abierto por un momento, y si entramos en ellas se establecerá nuestro estado; si no, quién sabe si veremos su establecimiento en nuestros días si es que lo hacemos”. En esos momentos, los líderes y los encargados de formular políticas deben tomar decisiones decisivas. Aquellos que postergan y esperan evaluaciones detalladas del personal corren el riesgo de desperdiciar la oportunidad.

Desde su inicio, la empresa sionista ha existido en constante tensión entre dos visiones enfrentadas con respecto al objetivo primordial del futuro estado judío: la redención y la reconstitución de la condición de estado en la patria ancestral versus un refugio seguro reconocido internacionalmente para los judíos perseguidos. Y si bien Israel ha logrado conciliar en gran medida estas dos visiones y crear un amplio denominador común para un esfuerzo nacional unificado, la brecha enorme entre los enfoques se revela nuevamente en cada momento fatídico.

Ahora vemos las dos visiones una vez más en confrontación: por un lado, el deseo de retener el Valle del Jordán solo por razones de seguridad; por otro, el objetivo de aplicar la soberanía plena a esta extensión de tierra y resolverla en consecuencia. El cambio que el presidente Trump ha provocado en el enfoque estadounidense del conflicto israelí-palestino toca el corazón mismo de la controversia israelí y presenta una oportunidad histórica única.

En las décadas que asistieron a la formación de la alianza entre Estados Unidos e Israel a fines de la década de 1960, las sucesivas administraciones estadounidenses han expresado un compromiso con la seguridad de Israel, pero negaron su reclamo sobre las partes de la patria que fueron capturadas en la guerra de 1967.

Al imponer una solución al gobierno israelí, el presidente Barack Obama y el secretario de Estado John Kerry le encomendaron al general John Allen la elaboración de un plan de seguridad que mitigara las preocupaciones de seguridad de Israel sobre una retirada casi total de Cisjordania, incluido el Valle del Jordán y exigirle que “elija entre paz e ideología” (como lo expresó el columnista Thomas Friedman en el New York Times). Con este plan, la administración buscó cumplir su compromiso con la seguridad de Israel mientras rechazaba su demanda de fronteras defendibles que no se ajustaran a las líneas de 1967 (una demanda consistente con la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU de noviembre de 1967).

La grandeza del plan Trump radica en el hecho de que, a diferencia de las iniciativas de paz estadounidenses anteriores, reconoce el derecho de Israel a retener territorios más allá de las líneas de 1967 como una cuestión de derecho histórico y no solo como una medida que se debe tomar con fines de seguridad.

Aunque el plan no le otorga a Israel todo lo que desea, claramente repudia el precedente establecido por el tratado de paz con Egipto, que ordenó una retirada israelí completa hasta el último centímetro. Fue este precedente lo que llevó al entonces primer ministro Ehud Barak (en la cumbre de Camp David en julio de 2000) a ofrecer intercambios territoriales israelíes completos para los bloques de asentamientos que permanecerían en sus manos (que comprenden aproximadamente el 3% del territorio de Cisjordania).

Con su plan, el presidente Trump se une a Lord Balfour y otros líderes mundiales que vieron en el renacimiento de Israel en su tierra ancestral las noticias de una redención cósmica, no solo la provisión de un refugio para un pueblo perseguido. Israel ha recibido un valioso regalo, y debe decidir qué hacer con el potencial que alberga. Sobre tales momentos se dice: “Hay quienes ganan el mundo en un solo momento y hay quienes pierden el mundo en un solo momento”.

 

 

El mayor general (res.) Gershon Hacohen es investigador principal en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en las FDI durante 42 años. Mandó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de los Colegios Militares de las FDI.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.