Un plan de cinco partes para que Trump reconstruya las relaciones de Estados Unidos con Israel – Por Gregg Roman (The Hill)

La toma del poder de Donald Trump como 45º Presidente de los Estados Unidos ha puesto punto final, ostensiblemente, a un deterioro de ocho años en la relación EE.UU.-Israel. Ahora es el momento de reparar los daños.

Con este fin, el Representante Bill Johnson (Republicano de Ohio) está haciendo circular un borrador de carta para el Presidente Trump para asegurarle el apoyo en su esfuerzo para restaurar la relación especial de Estados Unidos con Israel y resaltando cinco prioridades que deben guiar la misma.

Son todas obviedades. Sin embargo, afirman que la mitad de un cerebro que es peor que no tener ninguno, por lo que me propongo revisarlas para el beneficio de los iniciados en la materia:

1) La primera es revirtiendo “de cualquier forma que le sea posible” las resoluciones de las Naciones Unidas perjudiciales a Israel, con una clara referencia a la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad, orquestada por el gobierno de Obama durante el mes pasado. Al condenar las afirmaciones israelíes sobre Jerusalén y otros lugares como nulos, la Resolución 2334 hizo políticamente imposible que los líderes palestinos acepten un compromiso territorial en el futuro previsible.

Por desgracia, Trump no puede revertir completamente las anillas del reloj de la ONU, exactamente esa fue la razón por la que la administración Obama insistió en hacer girar las agujas del reloj – lo que hace que los otros cuatro principios que presentaré sea aún más importante.

2) El segundo principio es luchando contra el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), destinado a deslegitimar a Israel. La Resolución 2334 dio un enorme impulso a esta campaña insidiosa, que ha cobrado fuerza en los campus universitarios estadounidenses durante los últimos ocho años y ha facilitado un aumento de la violencia antisemita. Aquellos que están obsesionados con injustamente singularizar y demonizar a Israel tienen ahora una poderosa herramienta con la que engañar a los estudiantes impresionables y desviar las acusaciones de sesgo.

La administración Trump puede ayudar a mitigar los efectos al unirse al creciente número de gobiernos estatales y locales que han condenado públicamente a quienes siembran el discurso de odio anti-israelí. Mientras tanto, Trump debería firmar La Ley de Conciencia del Antisemitismo, que aumenta la capacidad del Departamento de Educación para vigilar y sancionar el antisemitismo en los campus universitarios, después de ser aprobado por la Cámara.

3) El tercer principio es presionando a los líderes palestinos a aceptar el derecho de Israel a existir como estado judío. El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ha dicho en repetidas ocasiones que nunca lo hará. Esto ya no debe ser considerado como una concesión que se hará en conjunción con un acuerdo sobre el estatuto final sino más bien como la condición sine qua non de las negociaciones. Sin este compromiso fundamental que se refiere a la coexistencia con Israel, no hay nada de qué hablar.

4) El cuarto principio es terminar la incitación al terrorismo palestino. Por lo general se considera como algo que los líderes palestinos deberían dominar en el marco de un acuerdo, pero lo cierto es que debería ser un tema a ser enfrentado. Los israelíes están dispuestos a hacer concesiones en la búsqueda de la paz, pero tienden a callarse cuando sus “socios de paz” están instando a su gente para matarlos.

5) Por último, es necesario ahora, más que nunca, mover la embajada de EE.UU. a Jerusalén desde Tel Aviv. La Resolución 2334 fue muy clara a la hora de cuestionar la capitalidad de Jerusalén permitiendo, de este modo, que los líderes palestinos sigan justificando su negativa a hacer concesiones. Trump les debe responder mediante la transferencia de la embajada de EE.UU. hacia allí, lo que demostraría que los Estados Unidos, como la mayor potencia del mundo, está comprometida con el derecho de Israel a estar allí.

Todos los miembros del Congreso que se consideran “pro-Israel” deben firmar la carta de Johnson mostrándole a la comunidad internacional que una nueva era de cooperación y amistad sin precedentes entre EE.UU.-Israel se observa en el horizonte. Una vez que Estados Unidos reitere inequívocamente y actúe acorde para afirmar su compromiso con Israel, los demás se darán cuenta y reorientarán sus políticas en consecuencia.

Los defensores de la administración saliente EE.UU. no quieren que eso ocurra. Algunos sostienen, absurdamente, que “el apoyo incondicional de Trump significa problemas para Israel”, como si una sobreabundancia de apoyo y deferencia por parte de EE.UU., durante los años de Obama, fuera un problema que hay que corregir.

El problema que hay que corregir son los años de las acciones hostiles de Estados Unidos bajo la administración de Obama, desde el acuerdo nuclear de Irán hasta la Resolución 2334, cosas que han animado a los enemigos de Israel a creer que pueden ganar la guerra de las relaciones públicas contra el estado judío. Junto con Israel, la administración Trump ahora debe convencerlos que han perdido la guerra y que el reconocimiento de este hecho es el único camino que deberían adoptar.

 

Gregg Romano es el director del Foro de Oriente Medio (Middle East Forum) http://thehill.com/blogs/pundits-blog/international-affairs/316566-a-five-part-plan-for-trump-to-rebuild-us-relations

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.