¿Un nuevo Medio Oriente? El calentamiento de las relaciones en la región y las amenazas a Israel – Por Asaf Rosenzweig (Mako)

Precisamente cuando se hacen visibles los contactos para la normalización entre Israel y Arabia Saudita, los cambios en la región complican el panorama • Assad vuelve al centro del escenario e Irán corteja a los potenciales socios de Israel • Los países que firman acuerdos con Irán, respetan a Assad y reconocen nuestra debilidad • Hacemos un poco de orden, clasifiquemos las oportunidades y las amenazas regionales.

“Estados Unidos está trabajando para lograr un acuerdo de normalización entre Israel y Arabia Saudita”, esto es lo que declaró recientemente Jake Sullivan, Asesor de Seguridad Nacional de la administración del presidente Joe Biden, justo antes de partir de visita en el Reino. Esta declaración predijo otro acontecimiento significativo: esta semana se expusieron las demandas de Arabia Saudita y las condiciones de Biden frente a Israel, a cambio de avances en las negociaciones, una clara señal de que las conversaciones están avanzando un escalón.

El hecho mismo, y el momento de la discusión pública sobre la posibilidad de tal acuerdo, se une a una serie de mensajes del primer ministro Binyamin Netanyahu, quien ha enfatizado repetidamente que las relaciones diplomáticas y abiertas con Arabia Saudita son un objetivo central de su gobierno. Sin embargo, al mismo tiempo, Arabia Saudita anunció oficialmente la renovación de las relaciones con Irán, siendo que el palacio saudí ha estado manteniendo conversaciones con Israel en los últimos tiempos bajo la presión de los EE.UU.

En esta etapa, parece que el camino hacia la normalización es complejo e implica concesiones sobre la cuestión palestina, medidas en las que insisten los saudíes.

El dramático acuerdo entre Irán y Arabia Saudita es solo una parte de una serie de amplios movimientos políticos que han tenido lugar entre los países de Medio Oriente en los últimos tiempos. El regreso de Siria a la Liga Árabe y la renovación de sus relaciones con muchos países de la región, hasta la liberación por parte de Qatar de un extenso embargo en el golfo: esta es la secuencia de eventos dramáticos, que están teniendo lugar en nuestro vecindario, realmente no muy lejos de nuestras fronteras.

El conflicto no se termina: Irán y Arabia Saudí renuevan relaciones

Irán y Arabia Saudí anunciaron hace más de dos meses un acuerdo casi histórico para renovar sus relaciones. El 11 de marzo, después de un maratón de extensas discusiones políticas y de seguridad, los países que habían estado desconectados durante mucho tiempo, desde 2016, acordaron renovar sus relaciones a través de la mediación de China. También Irak y Omán sirvieron de mediadores. La reanudación de las relaciones entre Teherán y Riad está lejos de acabar con la hostilidad y las tensiones entre ambos países. Por otro lado, el acuerdo enfatiza aún más la actitud predominante entre los países de Medio Oriente en los últimos tiempos, que optan más por adoptar medidas políticas a expensas de una escalada militar.

Las relaciones entre Irán y Arabia Saudita se rompieron hace siete años, luego de una serie de disturbios generalizados en el consulado de Arabia Saudita en Mashhad, Irán. El evento principal que condujo a los disturbios fue la ejecución del clérigo chiíta Nimr al-Nimr, después de que éste impulsase el derrocamiento de la Casa de Saud. Otro evento importante que se sumó a la enemistad entre los dos países es la muerte de cientos de iraníes que peregrinaron a La Meca y que murieron aplastados en un gran desastre en septiembre de 2015.

El Dr. Raz Zimet, del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) y el Centro de la Alianza para Estudios Iraníes de la Universidad de Tel Aviv, apunta a un proceso de mejora de los lazos entre Irán y el mundo árabe: “El proceso surge de una reunión de intereses de ambos lados – por un lado, está Irán que está interesado en aliviar en lo posible las tensiones en la región, especialmente en vista de lo que reconoce como esfuerzos crecientes por parte de Israel y EE.UU. para presionarlos, especialmente desde el lado de Israel”.

El Dr. Zimet explica que hay una intención clara, que se expresa especialmente en el actual gobierno de Irán, de intentar mejorar las relaciones con el mundo árabe en su conjunto, también de retrasar procesos que ve como problemáticos, como la creciente presencia de Israel en la región. Además, también existen razones económicas”. Finalmente, “Irán tiene un interés de larga data en tratar de encontrar mercados que estén menos expuestos a la influencia de las sanciones estadounidenses”, dice. “Cualquier mejora de este tipo en las relaciones con el mundo árabe ofrece otra oportunidad para expandir sus lazos económicos en la región”.

El Dr. Yoel Gozhansky, investigador principal y jefe de la arena regional del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), se refiere a todos los acuerdos y desarrollos de políticas en la región en los últimos tiempos como una serie de eventos con un denominador común central, y según él, esto es distensión (un cese de tensiones) a nivel regional”, afirma. “Todas las cartas se están mezclando, y los países están haciendo ‘esgrima estratégica’ basada en valores diplomático-económicos y no militares. Hay una gran fatiga por una década de agitación militar, la Primavera Árabe, guerras, y esto lleva a los países a un deshielo táctico de las relaciones. Hay una lógica regional y global”.

El Dr. Gozhansky presenta cuatro factores clave para descongelar las relaciones:

  1. Erosión de la influencia estadounidense en la región: reducción de la atención a los problemas de seguridad de los aliados tradicionales de Washington y un intento, especialmente hacia Arabia Saudita y los estados del Golfo, de mejorar su situación. La erosión de la influencia estadounidense en la región da como resultado la entrada de jugadores como Rusia y China. Por ejemplo, China fue la dama de honor en el acuerdo con Irán y Rusia medió con Siria, necesariamente una retirada en la posición de Estados Unidos.
  2. El deseo de los países de dirigir su atención a los asuntos internos: los países árabes quieren sofocar los conflictos en la región para desocupar y tratar los problemas internos, especialmente la economía. Esto se refleja, por ejemplo, en países pobres como Turquía y, alternativamente, en los prósperos países del Golfo, que quieren centrarse en eventos y proyectos megalómanos.
  3. El fortalecimiento de Irán: Irán ya es un país umbral nuclear, y eso le da mucha influencia. Los países del Golfo se dan cuenta de que son incapaces de hacerle frente y quieren abordarlo sobre la base de “mantener al enemigo cerca”. La evaluación de los países del Golfo es que, al final, se espere un conflicto militar entre Irán e Israel. Quieren acercarse a ella y conciliarla, para que en caso de un ataque israelí contra las instalaciones nucleares no sospeche que forman parte de un eje regional en su contra.
  4. La situación interna en Israel: la debilidad que proyecta Israel lo hace más vulnerable. Los países que desean hacernos daño podrían ver esto como una buena oportunidad para perjudicarnos y, por otro lado, la amistad hacia Israel en la región ahora parece menos necesaria y esto es algo que podría dañar los procesos de normalización.

El Dr. Zimet estima que el acuerdo sobre la renovación de las relaciones entre Irán y Arabia Saudita no indica la plena normalización entre los dos países y, según él, no se espera una solución fundamental a todas las disputas entre ellos. Dice que esto “definitivamente puede promover procesos de alivio de tensiones”, incluso en la guerra en Yemen, donde en las últimas semanas se han hecho verdaderos esfuerzos para ponerle fin, después de ocho años sangrientos.

El Dr. Guzhansky explica que el deseo saudí es garantizar relaciones normales con todas las partes y actores de la región y maximizar los intereses del reino: “Muhammad bin Salman va a reinar pronto y quiere la paz para prosperar económicamente y convertirla en el país y la economía más grande de Oriente Medio. Por eso, regula las relaciones tanto con Irán como con Siria. Gran parte de esta diplomacia comienza en Riad: contra los hutíes, Irán, Siria, Qatar, Líbano y quizás también Hamás y Hezbollah”.

El acuerdo Irán-Arabia Saudita y las implicaciones para Israel

“El acercamiento de los países árabes con Irán ciertamente no es bueno para Israel”, dice el Dr. Gozhansky. “Israel se ha vendido a sí mismo y al mundo que está junto con los árabes contra Irán, y aquí, se puede ver que los árabes se están acercando a Irán. La narrativa israelí era que no solo hay una compatibilidad de intereses, sino que tanto nosotros como ellos usamos los mismos medios y tratamos de detenerlo en el camino hacia la energía nuclear”.

“A pesar de esto, parece que esto no es cierto, y aunque es una gran amenaza para los países árabes, eligen otras tácticas y usan otros medios. Ahora, la imagen es que Israel está solo, ciertamente en todo lo relacionado con un posible ataque a las instalaciones nucleares, y los países árabes no están en el mismo lugar. Es cierto que Irán sigue siendo su enemigo, pero optaron por tratarlo de una manera diferente”.

Junto con las desventajas para Israel en la serie de acuerdos políticos recientes en la región, el Dr. Gozhansky también encuentra algunas ventajas: explica que el significado de los acuerdos es más estabilidad en toda la región, algo que sin duda también puede servir a los intereses israelíes. Si bien Israel está, por ahora, lejos de una normalización de acuerdos con Arabia Saudita, aún mantiene cooperación e intereses compartidos con ella en varios campos.

El Dr. Zimet dice que en Irán ciertamente hay un intento de presentar el acuerdo con Arabia Saudita como un logro político importante, y agrega que las reacciones hostiles por parte de Israel, especialmente en el contexto de la crisis política aquí y las diversas declaraciones de Jerusalén sobre la posibilidad de normalización con Arabia Saudita – se suman a la sensación de este triunfo iraní. Sin embargo, estima que Irán entiende que si Arabia Saudita está interesada en la normalización con Israel en el futuro, su acuerdo con Riyad no tendrá ningún efecto en eso, al igual que no hay conexión entre los Acuerdos de Abraham y las relaciones de Teherán con los Emiratos.

Assad, el asesino en serie, vuelve al centro del escenario

A pesar de la gran importancia del acuerdo entre Irán y Arabia Saudita, es evidente que el evento político más dramático en el Medio Oriente en los últimos tiempos es el regreso de Siria al centro del escenario regional. Han pasado más de 12 años desde el inicio de la guerra que desgarró al país, y parece que aquí, en los últimos dos años, Bashar al-Assad, quien hasta hace poco era el dictador de Damasco, que estaba apartado de cualquier estatus regional Ha sabido jugar las cartas y convertirse en un líder legítimo. Siria está cambiando las reglas del juego y poco a poco va normalizando las relaciones con el mundo árabe, tras años de desconexión.

A pesar del desarrollo positivo en las relaciones exteriores de Siria, que recientemente volvió al redil de la Liga Árabe, parece estar operando en dos universos paralelos, en vista de la discordante brecha entre la situación interna del país y su renacimiento diplomático. Siria se enfrenta a una situación económica insoportablemente difícil, mientras está devastada y dividida. Más del 90% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza, debido a que los vecinos tienen que conformarse con cuatro horas de luz y una infraestructura completamente destruida.

En los primeros años de la guerra civil en Siria, los países de la región adoptaron una posición firme y rígida: una fuerte oposición al régimen de Assad, que no está dispuesto a ningún compromiso ni concesión, mientras utiliza medidas muy violentas y se comporta brutalmente contra los rebeldes. Con el paso del tiempo, los países vecinos comenzaron a apoyar a la magullada oposición siria y boicotearon a Assad. Cortaron los lazos con él, cerraron las embajadas que operaban y devolvieron a Damasco a los enviados sirios que operaban para ellos. Y si eso no fuera suficiente, lo más destacado fue la expulsión de Siria de la Liga Árabe en las primeras etapas de la guerra.

La primera golondrina hacia la normalización siria

Emiratos Árabes Unidos, que recientemente rompió el hielo con Israel, fue el primero en comprender incluso antes -en 2018- que Assad había llegado para quedarse, y se convirtió en pionero en la normalización de las relaciones con Siria. El jeque Mohammed bin Zayed decidió reabrir la embajada en Damasco y extendió la ayuda económica al régimen que se aceleró a la sombra de la epidemia del Corona. Sin embargo, incluso después de que en Abu Dabi decidieran ir contra la corriente y provocar el cambio, en los demás países árabes el estancamiento continuó. No pudieron desprenderse de la imagen de Assad como un objetivo despreciable en el Oriente Medio, que era visto como un asesino de árabes, hasta que finalmente a fines de 2021 cambiaron las reglas del juego y la ola de normalización, que sigue acompañándonos hasta el día de hoy, comenzó.

La Dra. Carmit Valensi, investigadora sénior y jefa de la arena norte del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), señala qué condujo a este trastorno: “Más allá del entendimiento básico de que Assad ganó la guerra y tuvo que lidiar con él, había también una consideración económica. En ese momento, hubo un intento jordano y egipcio de transferir un gasoducto desde Egipto, a través de Jordania, a Siria y Líbano para ayudar con la crisis del gas y la escasez de energía que tiene Líbano, y en el camino Assad también recortará un cupón para mejorar la condición de la infraestructura de gas en Siria”, dice. “Más allá de eso, la situación económica es muy difícil en Siria y esto comenzó en 2019, extendiéndose a otras arenas”, continuó, “pero hubo muchos obstáculos. Assad, con su típica terquedad, no hizo reformas ni cambios en su política”.

Amman renueva lazos con Damasco

A finales de 2021, Jordania decidió restablecer las relaciones que imperaban en el pasado con Siria. Por primera vez desde el estallido del levantamiento que terminó con la victoria de Assad, el rey Abdullah II de Jordania mantuvo una conversación telefónica con Assad al final de una pausa de una década, una conversación en la que expresó su apoyo a “mantener la soberanía” de Siria.

Apenas unos días antes de la rara conversación, Jordania reabrió su principal cruce fronterizo con Siria al movimiento de personas y bienes, luego de que se cerrara debido a la reanudación de los combates en el sur de Siria entre los rebeldes y las fuerzas del régimen. Unas semanas antes, el régimen de Assad anunció un acuerdo con el gobierno libanés para transferirle gas y electricidad desde Egipto y Jordania a través de Siria, con el fin de apoyar a un país que se encuentra en una gravísima crisis energética. Al mismo tiempo, se desarrolló una tendencia de acercamiento económico entre los países, que incluye una decisión del Ministerio de Transporte de Jordania de reanudar los vuelos entre el aeropuerto internacional de Damasco y el aeropuerto de Jordania.

En las últimas dos semanas, precisamente después de expresar su apoyo al regreso de Siria a la Liga Árabe, Jordania parece estar dando pasos insólitos, entre los que destaca el ataque perpetrado en los suburbios de Daraa, en el sur de Siria, y atribuido al reino. Según los informes, el objetivo del ataque fue una planta de depuración que contiene una planta de fabricación de drogas supervisada por las milicias de Hezbollah, probablemente guiados por el entendimiento de que Assad no pretende hacer nada para frenar este fenómeno que se ha convertido en un dolor de cabeza para Jordania y otros países.

El terremoto: un desastre para los sirios y una bendición para Assad

Assad, como Assad, sabe cómo aprovechar las crisis más graves a su favor. El severo terremoto que azotó a Siria en febrero y provocó una verdadera destrucción en áreas que conocieron los horrores de la guerra, en realidad creó una gran empatía regional hacia él y su pueblo. Las imágenes difíciles de las ruinas que salían del noroeste de Siria y las personas que quedaban atrapadas sin techo, provocaron que los países de Medio Oriente enviaran ayuda humanitaria uno tras otro.

Por ejemplo, el terremoto provocó una suspensión temporal de las sanciones económicas impuestas por EE.UU. al régimen (Ley del Emperador) como resultado de la presión siria, lo que permitió el flujo de ayuda al país. Se dieron cuenta de que, con suficiente presión, podrían eliminar este obstáculo y entregar ayuda humanitaria a Siria, sin exponerse a sanciones y castigos de EE.UU.”, explica Valancy.

Además, la Guardia Revolucionaria de Irán también aprovechó el fuerte terremoto y, según varios informes, transfirió grandes cantidades de armas y municiones a Siria bajo la apariencia de envíos de ayuda a las víctimas. El Dr. Zimet señala que Irán se encuentra en una situación incierta en cuanto al proceso de normalización que vive Siria con los países de la región, “por un lado, lo mira con un grado de satisfacción, porque es un reconocimiento del nuevo orden en el país, en el que Irán fue central en dicha configuración”.

La Sulja entre Riyad y Damasco – y El Cairo en el centro

Si bien Assad usó el desastre del terremoto para sus propias necesidades, el ministro de Relaciones Exteriores saudí afirmó que el reino está listo para descongelar las relaciones con Assad y devolverlo al redil árabe, una declaración que luego se convirtió en los primeros signos de la renovación de las relaciones entre los países. Un proceso que llega más de una década después de que Arabia Saudí cerrara su embajada en Damasco y expulsara al embajador sirio. A fines de la semana pasada, Assad, por primera vez desde la ruptura de relaciones, realizó una visita histórica a Jeddah, con motivo de su participación en la cumbre de la Liga Árabe.

En enero se renovaron las relaciones económicas entre los países con la reanudación de la entrada de mercancías saudíes en Siria. El pasado mes de abril, el canciller sirio, Faisal Makdad, aterrizó en Yeda, convirtiéndose así en el primer funcionario del régimen en visitar el reino después de más de una década, pero esta visita trajo consigo una nueva era en las relaciones entre ambos. Como parte del proceso de normalización, se decidió renovar los servicios consulares y vuelos entre ellos, y cooperar en la lucha contra el narcotráfico.

Las principales razones para la normalización con Arabia Saudita son:

  1. Entendimiento regional de que no hay alternativa a Assad que logró mantener el trono del poder.
  2. Erosión del papel estadounidense en la región: los países de la región tienen dificultades para confiar en los EE. hacer frente a los desafíos y problemas en sí mismos.
  3. Una amenaza común planteada por Irán: existe una percepción regional común de que Irán es una amenaza y existen tensiones mutuas, y los países árabes están normalizando las relaciones con él. “La justificación de este acuerdo árabe con Assad es que, a la larga, conducirá a la reducción de la dependencia de Assad de Irán y, poco a poco, a su expulsión de Siria”, dice Valensi. “No son inocentes, pero a cambio de esto, Assad tendrá mayor margen de maniobra entre más jugadores. No será completamente dependiente de Irán y podrá navegar entre Emiratos y Arabia Saudita y el dinero iraní”.

Como parte del acuerdo, Arabia Saudita exigió que Assad reduzca la presencia de fuerzas extranjeras, frene el contrabando de la droga Coptagón y lo instó a reanudar el diálogo con la oposición siria en preparación para una serie más amplia. Sin embargo, mientras tanto, parece que para Siria estos son regalos gratuitos, mientras que Arabia Saudita no ha recibido nada del dictador que tuitea sobre las condiciones que ha establecido.

En la cumbre de la Liga Árabe la semana pasada, en la que Assad participó en un evento histórico y dramático, el emir de Qatar, Tamim bin Hamed, salió protestando del salón durante el discurso del presidente sirio. Durante las últimas semanas, se ha informado que los qataríes, a diferencia de la mayoría de sus vecinos, se oponen a la normalización de las relaciones con Assad y su regreso a la Liga Árabe. Ilan Zalait, investigador del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional y el Centro Dayan de la Universidad de Tel Aviv, explica que Qatar está retrasando la medida “simplemente porque puede”. Según él, Doha no tiene el empuje que tienen los países fronterizos con Siria para acabar con la desconexión, ni cuenta con los grandes intereses económicos de Arabia Saudí y Emiratos -que se ven tentados por el gran potencial de reconstrucción de Siria tras la guerra-.

El Cairo también vuelve a Assad, y se suma Túnez

Aunque en El Cairo dudaron durante mucho tiempo si reconocer a Assad, parece que en cierta medida también comparten la tendencia regional, aunque con extra cautela. En abril, el Ministro de Relaciones Exteriores de Siria visitó El Cairo, por primera vez desde el comienzo de la Primavera Árabe, y durante la visita los dos países acordaron fortalecer su cooperación. Túnez también se está acercando a Assad.

Unos meses después de que los tunecinos transfirieran mucha ayuda a Siria tras el terremoto, decidieron tomar también medidas más prácticas sobre el terreno. Más de una década después de la expulsión del embajador sirio de Túnez tras la guerra civil, el presidente tunecino Case Said ordenó en abril nombrar un nuevo embajador en Damasco. Después de él, Siria decidió reabrir su embajada en Túnez, para volver a encarrilar las relaciones.

El camino hacia un acuerdo entre Ankara y Damasco aún es largo

En los últimos meses se ha producido un diálogo diplomático inicial entre Siria y Turquía en un intento de promover la normalización entre los dos países que han conocido la hostilidad entre ellos, pero hasta ahora parece que los contactos para ello avanzan lentamente y que hay brechas que son difíciles de salvar. “Hay una presión muy masiva por parte de Siria, y los turcos dicen que es casi una presión violenta para que ellos regresen a las negociaciones con los sirios”, dice Valensi. “Assad está poniendo una condición previa para los turcos: retirarse del norte de Siria, pero no lo harán hasta que Assad se comprometa a desmantelar la autonomía kurda”.

Las relaciones entre Damasco y Ankara se complicaron tras la invasión militar del norte de Siria por parte de Turquía, en su lucha contra las fuerzas kurdas en la región. Durante el último año, y más aún desde el atentado de noviembre en Estambul, el presidente Erdogan amenaza con volver a invadir. Con la mediación de Rusia e Irán, los dos vecinos están manteniendo amplias conversaciones para renovar las relaciones, e incluso se ha planteado la posibilidad de un encuentro directo entre Assad y Erdogan. Hasta el momento se han realizado reuniones a cuatro bandas entre los ministros de Defensa y los jefes de inteligencia, así como otra reunión de los cuatro cancilleres de los países.

Qatar: bahías de boicot para un jugador regional y global

Otro país importante en el Medio Oriente que recientemente experimentó un florecimiento político renovado es Qatar, que hace unos seis meses fue sede del torneo de la Copa Mundial de fútbol. La Copa del Mundo fue, en el momento en que se llevó a cabo, como el sello casi definitivo para que los qataríes regresen al gran escenario regional y mundial, que ahora están en línea con países poderosos e importantes mucho más grandes que ellos.

No mucho antes, hace apenas unos años, la situación en Doha era completamente diferente. En 2017, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto impusieron un boicot a Qatar, principalmente por su apoyo a los Hermanos Musulmanes y sus relaciones con Irán. Este boicot duró cuatro años y, a principios de 2021, los países anunciaron la cancelación del boicot. Desde entonces han ido renovando paulatinamente las relaciones con Qatar, y recién en los últimos meses se informó sobre la decisión de Emiratos y Baréin de restablecer relaciones con Qatar.

Ilan Zelait explica que el boicot impuesto a Qatar en mayo de 2017 fue incluso más que eso, e incluso lo califica de “asedio”. “Se bloquearon las fronteras terrestres y aéreas, y los dos motivos de esto fueron la cooperación de Qatar con Irán en los campos de la economía y la energía, y el estímulo de los Hermanos Musulmanes, principalmente a través de la red Al-Jazeera, lo que enfureció principalmente a Egipto y Bahrein, que sufrió esto durante los eventos de la Primavera Árabe en 2011”.

Según él, las circunstancias desde 2017 han cambiado por una serie de procesos, pero principalmente por el retiro en curso de Estados Unidos de la región, y dice que entre los países del Golfo se ha agudizado el entendimiento “de que ya no hay el marco de seguridad estadounidense que existió en el pasado, y no pueden permitirse conflictos, por ejemplo con Irán o Qatar, y por lo tanto hay una pausa en los conflictos y guerras que estallaron desde los eventos de la Primavera Árabe que crearon muchas amenazas como ISIS, el despertar de la Hermandad Musulmana, y recientemente estas dos cosas están experimentando una pausa”. “Debido a esto, los países del Golfo y Egipto se dieron cuenta de que era posible bajarse del árbol con respecto a Qatar, y por su parte, Qatar logró sobrevivir muy bien a este boicot con persistencia, con la ayuda de Turquía y con la ayuda de la cooperación con Irán”. Explica que no está claro en qué medida las demandas del Golfo y Egipto a Qatar en 2017 se cumplieron necesariamente con las decisiones sobre la renovación de las relaciones.

En el contexto de la guerra en Ucrania, se ha producido un salto espectacular en la posición de Qatar en el mundo y frente a Occidente, un tema que muy probablemente contribuyó a aumentar su prestigio e importancia también a los ojos de los países del Oriente Medio. Qatar, a pesar de ser un país pequeño geográficamente, es considerado un importante exportador de energía, cuestión que le otorgó un estatus especial tras la crisis energética creada por los boicots y sanciones a Rusia. De hecho, el estatus de Qatar se volvió tan especial cuando el presidente estadounidense Biden le otorgó el estatus de importante aliado fuera de la OTAN, y el emir Tamim bin Hamad recibió honores reales durante su visita a la Casa Blanca.

“La guerra en Ucrania es otra prueba muy contundente de que el orden estadounidense ya no es inmune, y cuando una potencia como Rusia lo viola, es difícil para Occidente salvar a Ucrania”, explica Zelait, y dice que desde el punto de vista de los estados del Golfo, esta es una prueba más de que la era de la hegemonía estadounidense en la región ha terminado, y deben resolver las cosas entre ellos. “Lo que ha mantenido a Qatar en marcha es el deseo de Arabia Saudita de fortalecer el CCG (Consejo de Cooperación del Golfo) y proteger los intereses de las empresas sin la ayuda de Estados Unidos. Todos los países allí están sentados en la cerca en el conflicto entre Rusia y Occidente”.

Él dice que Arabia Saudita es la que lideró la movida para cancelar el boicot a Qatar, pero Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos “se quedaron un poco atrás en la preocupación”, y solo recientemente, después de que todas las generaciones se reconciliaron con Qatar, ellos expresaron su voluntad de renovar las relaciones con ellos. “Qatar renunció a la Hermandad Musulmana, y también vemos una moderación en el discurso de Al-Jazeera contra los regímenes árabes, y está claro que hay algo así como una distensión aquí”. Zelait afirma que las razones se derivan principalmente de consideraciones de realpolitik: “Ambas partes entienden que en este momento este boicot trae más daño que bien, y se trata menos de una reconciliación sustantiva e ideológica entre las partes”.

Fortalecimiento del eje de resistencia

La imagen que salió del Líbano durante la Pascua demostró la unión entre el eje de resistencia palestino y el eje Irán-Hezbolá en la escalada de múltiples arenas. El secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, fue grabado sentado junto a altos funcionarios de Hamás, encabezados por el jefe de la oficina política Ismail Haniya y su adjunto Saleh al-Arouri, quien tiene la cartera del Hamás en Cisjordania y quien es considerado responsable del lanzamiento de los cohetes desde el Líbano hacia territorio israelí. La reunión conjunta aparentemente tenía la intención, entre otras cosas, de enviar un mensaje, según el cual las partes las partes hacía coordinado, para ejecutar días después de Pesaj, una directiva explícita de Ismail Ka’ani, comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, para realizar los lanzamientos de cohetes hacia el norte del país durante la festividad.

Junto a esto, cabe señalar que también existen disputas en el seno de la dirección de Hamás y que, como organización terrorista, suele mantener cierto pragmatismo cuando se trata de sus intereses como soberano en Gaza, como la decisión de mantenerse al margen de la juego en la última ronda que se llevó a cabo contra la Yihad Islámica.

Calentamiento de las relaciones entre Hamas y Arabia Saudita

Por primera vez en 15 años, el mes pasado tuvo lugar una visita dramática al reino saudita – una delegación de Hamás encabezada por Haniya y el líder de la organización terrorista en el extranjero Khaled Mashal quienes visitaron Arabia Saudita- para estabilizar las relaciones que se habían deteriorado. Antes de la visita, la casa real saudí decidió dar un gesto de reconciliación a Hamás y liberó al Dr. Muhammad Hassan Ashour, un alto funcionario de Hamás que estuvo encarcelado en el país durante unos cuatro años, junto con otros detenidos que también fueron liberados – y por lo tanto la organización terrorista es retratada como alguien que trata de “bailar” en todas las bodas.

“Casi estamos viendo un cambio en estas relaciones: los saudíes están abriendo la puerta a Hamás como parte de su deseo de acercarse a los iraníes y conectarse con Hezbollah en un proceso más lento. De hecho, los saudíes entienden que hay un debilitamiento del eje estadounidense con todas las implicaciones que esto conlleva”, dice el teniente coronel (resp.) Alon Avitar, experto en la escena palestina. “Al final, se dan cuenta de que conectando con los iraníes y renovando sus intereses, también deberían incluir elementos pro iraníes como Hamás, que no han entrado en Arabia Saudita durante muchos años a la sombra de la crisis”.

Al mismo tiempo que la visita de la delegación de Hamás, la casa real saudí también invitó al presidente de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, a la comida de Iftar (ruptura del ayuno), y se fijó una reunión privada con el príncipe heredero saudí, Mohammed Iben Salman. Es evidente que se trata de un intento de los saudíes de señalar a Ramallah que no están liderando un cambio político, sino luchando por el equilibrio. “Hamas siente que está en el lado ganador de la historia en el sentido de que confía en Irán, que está mostrando fuerza, mientras que Israel está en problemas”, concluye el Dr. Milstein.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.