Un dolor de cabeza llamado Qatar – Por Benjamin Weil (Israel Hayom)

Permitir que el dinero de Qatar fluya hacia Gaza puede ser una solución para cierta tranquilidad en el frente de Gaza, pero a la larga dañará la seguridad nacional de Israel. ¿Qué diría si le dijera que Israel está permitiendo que un aliado cercano a Irán, su archienemigo, financiase el régimen terrorista de Hamás en Gaza?

En 2018, la tensión en la frontera entre Israel y Gaza estalló. Hamás comenzó a volar cometas de fuego y globos incendiarios hacia Israel. Esto causó daños a las tierras agrícolas israelíes y obligó a los jardines de infancia y las instalaciones israelíes a evacuar por temor a que se propagara un incendio masivo, lo que obligó a los israelíes a responder. El ojo por ojo entre ambos lados rápidamente se salió de control. Como parte de un ‘acuerdo’ a largo plazo entre Israel y Hamás, los qataríes ofrecieron transferir estipendios mensuales de $ 15 millones cada mes a los funcionarios de Hamás destinados al sector civil. Además, se otorgaron $ 10 millones para comprar diesel para la planta de energía de Gaza. El Comité de Reconstrucción de Gaza de Qatar comenzó su trabajo en 2012 con una subvención de 407 millones de dólares. Se considera una de las organizaciones donantes más grandes de la Franja de Gaza.

Israel había esperado que la mejora de la vida de los palestinos diera a los palestinos “una razón menos” para unirse al ciclo del terrorismo. Al permitir que los qataríes elevaran la crisis humanitaria, Israel creía que conduciría a una frontera tranquila con Gaza. Dado que Hamás es una organización terrorista reconocida y la Autoridad Palestina tiene un poder extremadamente limitado en la Franja de Gaza, Qatar sería el benefactor de la reconstrucción de Gaza.

Con el tiempo, los israelíes se han acostumbrado a ver al enviado de Qatar entrar en Gaza con maletas con billetes de un dólar, pagando a los funcionarios de Hamás e incluso se han vuelto algo dependientes del dinero de Qatar a cambio de la tranquilidad. Que Qatar desempeñe un papel tan importante en la política exterior israelí representa una amenaza para la seguridad nacional. Qatar se beneficia de una estrecha relación económica con Irán. Evitan criticar la política interior y exterior iraní y se les considera un aliado cercano de los persas.

Vale la pena señalar que Irán suministra a las organizaciones terroristas en Gaza tecnología militar y misiles. En un abrir y cerrar de ojos, Irán puede hacer que la frontera de Gaza se caliente. Si los iraníes presionan a Qatar para que detenga los pagos, Hamás utilizará los misiles fabricados e inspirados en Irán para atacar a Israel. Esto se suma a las amenazas provenientes del poder iraní, Hezbollah, en la frontera norte de Israel, en el Líbano, y estacionado en Siria.

Mientras los israelíes continúan su campaña contra un Irán nuclear, los iraníes, a través de la ayuda de Qatar, tienen las llaves de la tranquilidad en todas las fronteras israelíes, excepto las de Jordania y Egipto. Aunque la amenaza de Hezbollah no está bajo el control de Israel, la dependencia de los qataríes es en gran medida una elección de Israel.

Los funcionarios de seguridad israelíes han estado advirtiendo al mundo sobre la media luna iraní en el Medio Oriente, el intento iraní de “abrazar” la región con influencia y apoderados. La noción de que Israel está permitiendo que un aliado iraní subsidie ​​los salarios de una organización terrorista es contraproducente. Envía señales contradictorias a los aliados de Israel.

Israel debe considerar la compensación entre la disminución de la influencia iraní en el Medio Oriente y la frágil serenidad en la frontera de Gaza. Permitir que el dinero de Qatar fluya hacia Gaza puede ser una solución para la tranquilidad en el frente de Gaza, pero a la larga dañará la seguridad nacional de Israel. En cierto modo, el dinero de Qatar es una forma de soborno y solo es bueno mientras los qataríes sigan pagando y haya un interés mutuo. Estos pagos terminan alimentando los intereses iraníes, que están comprometidos con la destrucción del estado judío.

Sin embargo, no es demasiado tarde para poner fin a este arreglo financiero, incluso a costa de una reducción a corto plazo con Hamás. A largo plazo, dará sus frutos al minimizar la influencia iraní en la región y evitar que Irán tenga las llaves de la estabilidad de Israel en su frontera sur. Israel debe reevaluar el papel de Qatar en la región.

Benjamin Weil es el ex director del Proyecto de Seguridad Nacional de Israel para la Fundación para la Verdad del Medio Oriente (EMET), un grupo de expertos e instituto de políticas pro israelí y pro estadounidense en Washington, DC.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.