¿Sigue siendo necesaria la Victoria de Israel? Sí, ofrece el único camino para terminar con el rechazo palestino – Por Daniel Pipes (Jerusalem Post)

¿Dónde se encuentra la idea de la Victoria de Israel en esta era de pacificación árabe-israelí? Ligeramente disminuido, pero no mucho. Para entender por qué se requiere comenzar con un paso atrás en el tiempo.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 marginaron a los estados árabes y se centraron en las relaciones palestino-israelíes, esperando que esta exclusividad facilitara un compromiso para llevar a cada lado lo que más buscaba: seguridad para los israelíes y cumplimiento político (“Palestina”) para los palestinos.

Desafortunadamente, el liderazgo palestino convirtió este esperanzador “proceso de paz” en un “proceso de guerra”, explotando las oportunidades que brindaba para atacar al estado judío de nuevas formas, socavando así la diplomacia y fomentando una mayor violencia.

En respuesta al fracaso de Oslo, desarrollé el concepto de la Victoria de Israel a principios de 2001. Aceptaba dejar de lado a los estados árabes (aunque preferí incluirlos) y se centraba en las relaciones palestino-israelíes. Rechazaba el absurdo proceso de paz de Israel haciendo concesiones incluso cuando los palestinos buscaban su eliminación. En cambio, pedía a Israel que aproveche de su abrumadora superioridad económica y militar para obligar a los palestinos a aceptar la derrota, preparando el escenario para su eventual aceptación de Israel.

Luego, a partir de 2017, la administración Trump expresó su impaciencia con la farsa del proceso de paz y trajo de vuelta a los estados árabes sunitas a la diplomacia. Este enfoque “de afuera hacia adentro” hace que los estados den pasos amistosos hacia Israel, luego Israel corresponda con pasos amistosos hacia los palestinos. Funcionó: los Emiratos Árabes Unidos establecieron relaciones cálidas con Israel a cambio del repudio de facto de este último a los planes de anexar partes de Cisjordania. Bahrein lo siguió y se espera que lo sigan otros estados árabes.

En el enfoque de afuera hacia adentro, los estados árabes asumen parcialmente el papel de Israel para imponer la derrota a la Autoridad Palestina y a Hamas. Tenga en cuenta los elementos de lo que Khaled Abu Toameh denomina su “proceso de divorcio”: la cálida paz emergente entre Abu Dhabi, Manama y Jerusalén; el imán de la Gran Mezquita de La Meca (que ha sido prohibido en los países occidentales por su crudo antisemitismo) hablando de las relaciones amistosas de Mahoma con los judíos; la Liga Árabe rechazó sin precedentes una iniciativa palestina; y los estados árabes reduciendo su apoyo financiero a los palestinos en un 85 por ciento.

¿Significa esto que la Victoria de Israel ha sido reemplazada? No: desafortunadamente, los estados árabes sunitas constituyen solo una parte del vasto y multifacético sistema de apoyo de los palestinos. La destreza excepcional de las relaciones públicas combinada con el antisemitismo transformó a la pequeña, débil y relativamente próspera población palestina en el problema de derechos humanos más prominente del mundo, uno que se beneficia de una solicitud inconmensurablemente mayor que los sirios o yemeníes, mucho más miserables.

Ese sistema de apoyo comienza con Irán y Turquía, los únicos países (en la descripción del Secretario de Estado Mike Pompeo) que han “denunciado con vehemencia” los acuerdos recientes. De hecho, esos dos regímenes han reemplazado en gran medida a los estados árabes (cuya última gran guerra con Israel fue en 1973) como los partidarios incondicionales de los palestinos en la región.

En segundo lugar, debido a que las políticas exteriores de Rusia y China se oponen globalmente a Estados Unidos, la estrecha alianza de Jerusalén con Washington los convierte a ambos en importantes partidarios de los palestinos.

En tercer lugar, la izquierda de Israel desprecia al primer ministro Benjamin Netanyahu, desprecia los acuerdos recientes y cree conmovedoramente que los palestinos se contentarán con una Palestina colindante con Israel.

Finalmente, y quizás lo más importante, la izquierda global (la mayoría de profesores, periodistas y burócratas, la Conferencia de Durban, Jeremy Corbyn, Bernie Sanders) ha tomado a los palestinos como una causa central, por lo que el apoyo a Israel ahora empaña las credenciales progresistas de uno. Este antisionismo, vale la pena señalar, se centra casi exclusivamente en el supuesto sufrimiento de los 3.2 millones de habitantes de Cisjordania y Gaza, sin importarles cuestiones como la desigualdad de ingresos de Israel, sus tensiones con Irán y Turquía o sus armas nucleares.

Actualmente, la izquierda solo puede hacer un daño limitado a Israel, ya que está fuera del poder en la mayoría de los países importantes (Japón, India, Alemania, Francia, Reino Unido, Brasil, Estados Unidos). Pero la rueda gira inevitablemente y cuando los izquierdistas lleguen al poder, su veneno desatado enfrentará a Israel con una gran crisis. Esta perspectiva inminente hace que sea especialmente urgente que Israel aborde la rabia palestina que subyace y alimenta el rencor de la izquierda.

Los gobiernos de Irán, Turquía, Rusia y China, más la izquierda israelí y global probablemente seguirán el ejemplo de los estados árabes sunitas si los palestinos se ven obligados a abandonar su ilusión de eliminar al estado judío. Ese es el papel de la Victoria de Israel, que ofrece el único camino para acabar con el rechazo palestino.

Por lo tanto, la Victoria de Israel sigue siendo casi tan importante como siempre.

 

El Sr. Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Oriente Medio. © 2020 por Daniel Pipes. Todos los derechos reservados.

——————————

Apéndice del 7 de octubre de 2020: (1) Qatar se asocia con Irán y Turquía, pero no es un enemigo de Israel de pleno derecho como ellos lo son.

(2) Un diplomático israelí anónimo se parafrasea diciendo que “la pelota está ahora en la cancha de Israel. Para preservar y expandir sus relaciones con Egipto, Jerusalén debe dejar en claro que los lazos con El Cairo son una prioridad. Como tal, los gestos de buena voluntad israelí hace hacia los palestinos tendrán que hacerse pronto”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.