¿Se ha convertido el fútbol en el campo de batalla de Qatar? – Por Jordan Cope (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Los Emiratos Árabes Unidos han sido, durante mucho tiempo, el principal patrocinador del fútbol mundial. En los últimos años, Qatar ha intentado usurpar ese papel, compitiendo por patrocinios de clubes, ligas y torneos, incluso mientras compite por la influencia en las guerras de poder en el Medio Oriente. Los Emiratos Árabes Unidos y Qatar se han reconciliado, pero hay razones para creer que Doha puede estar utilizando patrocinios de fútbol para llamar la atención y ocultar su islamismo mientras busca suplantar la influencia saudí y emiratí.

El campo de fútbol ha enfrentado durante mucho tiempo a un país contra otro. Los desarrollos recientes sugieren que los postes de la portería podrían haber cambiado, transformando el campo en un campo de batalla de guerra de poderes.

La primavera pasada, Qatar desplegó su red de transmisión financiada por el estado, BeIn Media Group, para sabotear el esfuerzo de Arabia Saudita para comprar Newcastle United. La compañía, que posee los derechos de transmisión regional de los partidos de la Premier League, se comunicó con los 20 equipos de la liga y acusó a Riad de “desviar sus señales de transmisión”.

Si bien esto pudo haber sido un movimiento comercial, también podría haber sido otra escaramuza en la “guerra de poder” de Qatar contra Arabia Saudita y sus aliados —Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto— por la cuestión del islamismo.

Aproximadamente desde 2011, un eje de Arabia Saudita se ha opuesto al financiamiento del terrorismo de Qatar y los lazos con Irán. Qatar le ha dado a Hamás 1.100 millones de dólares, ha respaldado a los Hermanos Musulmanes y ha patrocinado a los islamistas en guerras civiles que desestabilizan a Libia, Siria y Yemen. En 2017, el eje de Riad lanzó un bloqueo contra Qatar que duró tres años y medio.

El bloqueo terminó en enero, pero las tensiones continúan a fuego lento, especialmente en el campo de fútbol.   

A pesar de su pequeño tamaño, Qatar disfruta de una gran influencia y riqueza petrolera. Ha donado casi $ 5 mil millones a universidades estadounidenses y patrocina a Al-Jazeera. Ahora busca ejercer una influencia cultural internacional a través del fútbol, ​​el deporte más popular del mundo. El fútbol ofrece a Qatar la oportunidad de suplantar la influencia saudí y emiratí, captar la atención del mundo y desinfectar su islamismo.

Los Emiratos Árabes Unidos patrocinan en gran medida el fútbol mundial, pero a Qatar le gustaría cambiar eso. Jaimie Fuller, presidente de la Fundación para la Integridad Deportiva, dijo en una entrevista: “Los EAU se han involucrado en el fútbol [inversión] durante bastante tiempo. Parece que sus objetivos principales son el juego comercial con fines de lucro y fortalecer su imagen mundial… No está claro exactamente cuál es la estrategia [de Qatar], aparte de ‘los Emiratos Árabes Unidos están haciendo esto, así que tenemos que obtener una parte de la acción’”.

Desde 2002, la aerolínea estatal de los EAU, Emirates, ha patrocinado la Confederación Asiática de Fútbol (AFC), que cuenta con 47 selecciones nacionales. Ha patrocinado al Arsenal FC de Londres, cuya camiseta y estadio blandían la palabra “Emirates”, desde 2004. Se asoció con el Hamburg SV de Alemania y el Paris Saint-Germain (PSG) de Francia en 2006, el AC Milan de Italia en 2007 y el Olympiacos SV de Grecia en 2008.

En 2009, Etihad Airways, otra aerolínea patrocinada por el estado de los EAU, se asoció con el Manchester City, un equipo propiedad de un jeque emiratí. El estadio del equipo se llama Etihad.

No es casualidad que Qatar empezó a intentar cambiar Oriente Medio aproximadamente al mismo tiempo que empezó a invertir en fútbol. Lo cultural a menudo eclipsa a lo político.

En 2010, apenas un año antes de participar en la invasión de Libia, que alimentó la actual guerra de poder, Qatar ganó los derechos de sede para la Copa del Mundo de 2022. Antes de eso, la participación de Qatar en el fútbol era mínima, a excepción de la presidencia de la AFC plagada de corrupción de Muhammad bin Hammam entre 2002 y 2011.

Sin embargo, desde 2010, Qatar ha patrocinado asociaciones a través de su estatal Qatar Airways, aparentemente para socavar a los Emiratos Árabes Unidos. En 2017, Qatar Airways se asoció con la FIFA, usurpando a Emirates, que fue la aerolínea socia de la FIFA de 2006 a 2014.

En su libro Whatever It Takes — the Inside Story of the FIFA Way, la ex ejecutiva senior de la Federación de Fútbol de Australia, Bonita Mersiades, señala que era “de conocimiento público que si Emirates no renovaba su patrocinio [FIFA], como se rumoreaba, Qatar Airways estaba listos para ocupar su lugar”.

Qatar Airways también se ha asociado con los clubes de élite de Europa, Bayern Munich y AS Roma en 2018, y FC Barcelona entre 2013 y 2017, que la Fundación Qatar patrocinó entre 2011 y 2013. Los movimientos de Qatar llamaron la atención. En mayo de 2013, Emirates se asoció simbólicamente con el Real Madrid, rival del FC Barcelona. Y lo hizo en un momento simbólico: un año después del momento en que los aliados de Arabia Saudí cortaron las relaciones diplomáticas con Qatar y cuando Qatar Airways comenzó a patrocinar al FC Barcelona.

En 2015, Emirates se asoció con el SL Benfica, trasladando la guerra de poderes a Portugal, y con la FA Cup, coronando su conquista del fútbol inglés, donde Qatar permanece efectivamente ausente. A medida que el patrocinio de los Emiratos Árabes Unidos creció durante la última década, sus aliados también entraron en la refriega. En 2013, el príncipe saudí Abdullah bin Mosaad bin Abdulaziz al-Saud compró una participación del 50% en Sheffield United, que ahora posee en su totalidad. El mismo año, quizás para contrarrestar el papel de Qatar con el FC Barcelona, ​​el Samba Bank de Arabia Saudita se asoció con él. A diferencia de Qatar Airways, sigue siendo un socio del club en la actualidad.

Otros aliados emiratíes también han intervenido. En 2013, el jeque bahreiní Salman bin Ebrahim Khalifa se convirtió en presidente de la AFC, un título que ostentaba un qatarí dos años antes. En 2018, la entidad estatal egipcia Banque de Caire se asoció con el Arsenal. 

Qatar respondió a estos movimientos con contraataques. En 2014, creó BeIn Sports, que tenía derechos exclusivos de transmisión regional para la Copa del Mundo 2018 y la Premier League. Arabia Saudita desafió ese monopolio, transmitiendo partidos de la Copa del Mundo a través de su canal BeoutQ.

En 2018, Qatar Airways se mudó a Sudamérica, asociándose con la confederación de fútbol CONMEBOL y el principal club de Argentina, Boca Juniors. En 2019, se asoció con la Liga de Fútbol de Filipinas, lo que socavó el patrocinio de la AFC de los Emiratos y el bastión de Asia. En agosto pasado, Qatar Airways viajó a África, asociándose con el Club Africain de Túnez. Con el dominio del fútbol mundial a la vista, Qatar ahora busca una participación  en Leeds United y la Premier League dominada por los Emiratos. 

Las asociaciones de Qatar son una trampa de fuera de juego que le permite aumentar su popularidad mientras financia el terrorismo y las insurrecciones islamistas. Los aficionados deben exigir una mejor responsabilidad corporativa de sus clubes a medida que el campo de fútbol se convierte en un campo de batalla. 

Jordan Cope es el becario de finanzas de Qatar en el Foro de Oriente Medio. Síguelo en Twitter.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.