Ronald Lauder pierde la trama – Por Isi Leibler

Ronald Lauder es un multimillonario y respetado coleccionista de arte que se apasionó por la vida judía cuando, como embajador de los Estados Unidos en Austria, fue testigo de un virulento antisemitismo. Lo conozco desde hace más de 20 años y participé en gran medida en su elección como presidente del Congreso Judío Mundial.

El WJC (Nota – Congreso Judío Mundial que tiene su dirección en el continente hispano a través del Congreso Judío Latinoamericano) fue fundado en Ginebra hace más de 80 años, cuando las nubes oscuras del nazismo se estaban reuniendo, para servir como el cuerpo sombrilla para las comunidades judías. Sus mayores logros fueron el acuerdo de reparaciones negociado por Nahum Goldmann y el éxito de Edgar Bronfman en conseguir y obtener la restitución, para las víctimas del Holocausto y sus herederos, incluyendo 1,250 millones de dólares de activos no reclamados de judíos asesinados depositados en bancos suizos.

Lamentablemente, en 2004, se revelaron vergonzosas irregularidades financieras que empañaron la posición del WJC y causaron una drástica reducción en las generosas donaciones de judíos estadounidenses que financiaron la organización.

En junio de 2007, Lauder asumió la presidencia de lo que se había deteriorado hasta convertirse en un cuerpo desacreditado y en bancarrota. Logró resucitar a WJC a su antigua gloria, reclutando nuevos profesionales dirigidos por el CEO Robert Singer. La organización se hizo activa en la escena política mundial, promoviendo (en la mayoría de los casos) los intereses del pueblo judío.

Lauder es uno de los donantes más generosos del mundo judío. Actualmente apoya 62 proyectos en 16 países de Europa Central y Oriental que han llevado a la resurrección de la vida judía en toda la región. Pero, sobre todo, es un apasionado amante de Israel y se encuentra entre los mayores contribuyentes filantrópicos del estado judío.

Durante muchos años, Lauder había sido un amigo cercano del primer ministro Binyamín Netanyahu y uno de sus principales patrocinadores financieros. Lamentablemente, en 2011, como accionista principal de Canal 10, tuvo una confrontación con Netanyahu por las despreciables acusaciones de la estación hacia la esposa del primer ministro, Sara. Estaba más allá de la capacidad de Lauder acceder a la solicitud de Netanyahu de cerrar la estación y desde ese día el primer ministro se ha negado a reconocer su existencia.

Como consecuencia, a pesar del amor genuino de Lauder por Israel, la humillación continua y la falta de acceso a Netanyahu comenzaron a tener su impacto.

A pesar de que ser un republicano de larga data con vínculos con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, Lauder también estaba rodeado de consejeros “personales” liberales, muchos de los cuales se opusieron encarnizadamente al actual gobierno israelí. Estos asesores finalmente lo engañaron y le hicieron creer que podría convertirse en una figura histórica evitando al gobierno israelí y logrando la paz entre israelíes y palestinos.

Su primera gran incursión hacia esta dirección ocurrió en marzo de este año. A pesar que, como presidente del WJC, era inapropiado oponerse públicamente a la política del gobierno de Israel, escribió un artículo de opinión en el New York Times llamando a la creación de un estado palestino y condenando a Netanyahu. Esto fue en un momento en el que el líder abiertamente antisemita de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, seguía apoyando el terrorismo y pagaba enormes sumas a los asesinos y sus familias.

Lauder, el republicano que castigaba a Netanyahu como un obstáculo para el proceso de paz, era como un maná del cielo para la mayoría de los liberales judíos estadounidenses y recibió oleadas de apoyo entre aquellos que hasta entonces lo habían tenido en absoluto desprecio.

Este mes, Lauder publicó otro artículo de opinión aún más extraño en el “The New York Times” que sugería que realmente había perdido la trama. Algunos de los problemas que planteó podrían haber sido expresados ​​personalmente y legítimamente debatidos. Pero es inexplicable que una figura pública que pretende hablar en nombre del pueblo judío distorsione y sople esos temas de manera desproporcionada.

Lauder condenó el papel de los judíos ortodoxos (Jaredim) en áreas como la conversión, la observancia de Shabat, la oración igualitaria en el Muro de las Lamentaciones y la legislación de subrogación. A la mayoría de los israelíes le gustaría ver el fin de la influencia primordial de los extremistas judíos ortodoxos. ¿Pero es esto un problema hasta el punto que un presidente de WJC promueva sus ideas en un periódico que es principalmente hostil a Israel? Pudo haber dicho esto ante los medios judíos. Además, ¿cómo puede tener la temeridad de sugerir que esto “está creando la impresión que las dimensiones democráticas e igualitarias del estado judío están siendo puestas a prueba”?

¿Lauder realmente cree que la principal razón por la que los judíos no ortodoxos se han alejado del judaísmo y de Israel es el altercado por el Muro de los Lamentos? La mayoría nunca ha visitado Israel y nunca habría oído hablar de eso si no hubieran sido azotados por sus rabinos liberales de izquierda y por los líderes judíos. Tampoco Lauder se da cuenta que el problema de la alienación no proviene de Israel sino de la terrible falta de educación judía y de la abismal ignorancia de nuestra herencia entre los jóvenes judíos estadounidenses no ortodoxos. ¿Lauder no está al tanto de la hemorragia masiva de la comunidad judía estadounidense en la que las tasas de matrimonios mixtos se han disparado a niveles del 80%? ¿Israel es responsable de esto?

Para aumentar su estallido hacia la religión, Lauder también criticó la ley del estado-nación amenazando que puede “tener graves repercusiones nacionales e internacionales” e impactar negativamente en “el sentido de igualdad y pertenencia de los ciudadanos drusos, cristianos y musulmanes de Israel”.

En una columna reciente expresé mi apoyo, con críticas menores, a esta ley del estado-nación que es principalmente una afirmación del carácter judío del estado y de ninguna manera compromete las igualdades cívicas de las minorías. Además, muchos de sus críticos: presumiblemente el propio Lauder, puede que no la hayan leído o no la hayan entendido por completo.

No me propongo analizar las ridículas observaciones de Lauder. El ministro de Educación, Naftali Bennett, lo hizo en una magnífica respuesta que The New York Times se vio obligada a publicar.

Lauder resume su vergonzosa columna afirmando que algunos judíos ahora “se preguntan si la nación que aprecian está perdiendo el rumbo” y que el gobierno parece “empañar el valor sagrado de la igualdad”, y que muchos de sus partidarios sienten que “le está dando la espalda”. La herencia judía, el ethos sionista y “el espíritu israelí”. Incluso llegó a la sorprendente declaración de decir que las políticas del gobierno israelí representaban una amenaza para el futuro del pueblo judío. Exigió que el gobierno israelí “escuche las voces de protesta e indignación que se escuchan en Israel y en todo el mundo”. Advirtió que a menos que el gobierno escuche dichas advertencias, los jóvenes judíos alienados “no podrán luchar contra el movimiento Boicot, Desinversión, Sanciones”, es posible que no respalden a Israel en Washington y que no le proporcionen la retaguardia estratégica que Israel necesita”.

Varias organizaciones liberales judías estadounidenses se han vuelto cada vez más críticas hacia las políticas israelíes en los últimos meses, pero ninguna ha sido tan escandalosa como Lauder ni han desahogado su bazo en el The New York Times.

En un momento en que Israel se enfrenta a la hostilidad y al doble rasero en muchos condados (excluyendo los EE.UU.), impugno el derecho de Lauder de hablar en nombre de los judíos del mundo cuando públicamente vilipendia a Israel. Antes de ser elegido para la presidencia, prometió que haría cumplir estrictamente el gobierno. Lo desafío a que niegue que no haya distribuido a esta diatriba para su aprobación o que enmienda entre sus electores.

Muchos liberales judíos estadounidenses anti israelíes lo aplaudirán por este arrebato. Pero supongo que incluso un gran número de aquellos que puedan estar inclinados a aceptar algunas de sus críticas considerarían que es impropio que un presidente del WJC exprese tales opiniones en The New York Times.

Los miembros del WJC que están horrorizados por el comportamiento de Lauder permanecerán en silencio porque son conscientes que sin su financiación (al menos 5 millones de dólares por año) la organización colapsaría. Pero deberían tratar de convencerlo que, a pesar de su generosidad, el WJC no puede funcionar como una banda de un solo hombre.

Lauder es una persona decente y generosa filántropa que ama a Israel y al pueblo judío, pero ha sido engañado. Él debería dar un paso atrás y apreciar que tales iniciativas, incluso si son bien intencionadas, cuando son expresadas por alguien que pretenda representar al mundo judío, pueden ser contraproducentes e impactar negativamente en el pueblo judío.

Uno esperaría que en la próxima visita de Lauder a Israel, el primer ministro hará esfuerzos para dejar de lado sus sentimientos personales y reconciliarse con él, restableciendo el contacto vital para evitar estallidos futuros.

 

Nota – Se trata de un articulo de opinion que no representa necesariamente la opinion de Hatzad Hasheni. Consideramos al Congreso Judio Latinoamericano como un referente en temas de defensa de Israel.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.