Revisando el Principio de los “Derechos legítimos del pueblo palestino” – Por Coronel Retirado Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Según informes, la administración de los Estados Unidos está considerando el principio de autonomía para los palestinos como el objetivo político del “Acuerdo del siglo”. Este marco fue presentado inicialmente por Menajem Beguin durante la cumbre de Camp David de 1978 y apareció en los acuerdos firmados. Aunque la idea nunca se hizo realidad, permitió afianzar el mantra conocida como “los derechos legítimos del pueblo palestino”, una fórmula que le debe mucho al presidente de la Suprema Corte de Justicia israelí, Aharon Barak, quien se desempeñó como asesor legal de Beguin en Camp David.

Foto de portada – Ex Presidente de la Suprema Corte de Justicia aharon Barak

La administración de Estados Unidos está preparando planes para una nueva reunión cumbre del Medio Oriente con motivo de la inauguración de la parte política del “Acuerdo del siglo” de Donald Trump. La ubicación propuesta es Camp David, una opción históricamente apropiada, ya que fue sitio del martilleo del primer tratado de paz entre Israel y un estado árabe líder, Egipto, en 1978.

Los primeros indicios del equipo de los Estados Unidos sugieren que el marco básico del acuerdo reflejará un resurgimiento de la idea de “plena autonomía” para los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza. En julio de 2019, el embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, dijo: “Nos gustaría que los palestinos disfruten de una autonomía que controlarán por sí mismos”.

Esta idea diplomática podría verse en apuros para encontrar el favor de los palestinos o de los muchos otros actores internacionales que profesan estar comprometidos con una solución de dos estados como el objetivo final de cualquier solución propuesta para el conflicto israelo-palestino.

El histórico Acuerdos de Camp David (septiembre de 1978), que recientemente llegó a su 40º aniversario, culminó en el tratado de paz egipcio-israelí de marzo de 1979 firmado por Beguin y el presidente egipcio Anwar Sadat en la Casa Blanca. Este evento fue descrito por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, como “uno de los logros diplomáticos más impresionantes del siglo XX, y tal vez incluso el más impresionante. Esto no es quedarse corto”.

Se recuerda con menos frecuencia el segundo logro de la cumbre de Camp David, el “Marco para la paz en Oriente Medio”, que exigía la plena autonomía palestina en Cisjordania y la Franja de Gaza durante cinco años. La documentación de Egipto de esa parte de la cumbre permaneció clasificada hasta hace muy poco. Hace menos de un año, en septiembre de 2018, El Cairo finalmente lanzó documentos recientemente desclasificados de Camp David que hacen referencia al tema de la autonomía palestina.

El plan de autonomía nunca se materializó, y los intentos posteriores de resolver el conflicto israelí-palestino, incluidos los Acuerdos de Oslo de 1993 y la cumbre de Camp David de julio de 2000, no lograron encontrar una solución viable. Pero la noción de autonomía flotó por primera vez en 1978, sin embargo, hizo una contribución trascendental a todas las negociaciones palestinas posteriores con Israel. Esa contribución fue la frase “los derechos legítimos del pueblo palestino y sus justos requisitos”, una fórmula en disputa que fue extremadamente difícil de digerir para el gobierno de derecha liderado por Beguin.

La fórmula fue objeto de duras negociaciones en Camp David, tanto que el presidente Jimmy Carter terminó autorizando la legalidad de dos versiones diferentes de los “derechos legítimos” de los palestinos. Si no lo hubiera hecho, los acuerdos no se habrían firmado.

La versión israelí de “los derechos legítimos del pueblo palestino y sus justos requisitos” coincidió con el punto de vista ideológico de Beguin, en el sentido de que negaba cualquier reconocimiento de la existencia de un pueblo palestino. En una carta separada enviada a Begin el 17 de septiembre de 1978, Carter reconoció que: “Me ha informado de la siguiente manera: en cada párrafo del Documento Marco Acordado, las expresiones “palestinos” o “pueblo palestino” se interpretan y serán interpretadas y entendidas por usted como “árabes palestinos”.

Antes de la redacción final de los “derechos legítimos”, un duro debate dentro de la delegación israelí en Camp David casi condujo a un final prematuro e infructuoso de la cumbre. Beguin insistió en excluir cualquier referencia al “pueblo palestino” en el acuerdo. En ese momento, Aharon Barak, el ex fiscal general israelí, invitado por Beguin para unirse al equipo israelí en Camp David como asesor legal, proporcionó la “fórmula mágica”.

Según la periodista política y escritora Naomi Levitzky, quien publicó una biografía de Aharon Barak, fue él quien rompió la resistencia de Beguin a la frase “derechos legítimos del pueblo palestino” al argumentar: “¿Puede haber algún derecho que no sea legítimo?”.

La influencia de Barak se puede escuchar en las palabras de Beguin cuando elaboró ​​los parámetros aceptados por Israel en una sesión a puerta cerrada del Comité de Asuntos Exteriores y Defensa de la Knesset el 26 de septiembre de 1978:

“Cuando lea el documento tal como fue aceptado, será testigo de los cambios fundamentales insertados en relación con el documento egipcio y el documento estadounidense. Nuestra concesión fue que, por primera vez, adoptamos la Resolución 242 del CSNU, que incluye todas sus partes. Acordamos que donde sea que aparezca el término “pueblo palestino”, en nuestra versión escrita es “árabes palestinos”; donde quiera que esté escrito “Cisjordania”, en nuestra versión es “Judea y Samaria”. Hemos acordado escribir “Derechos legítimos”, aunque pensé que el adjetivo es innecesario. ¿Hay algún derecho que no sea legítimo? … Se acordó que usan el término “pueblo palestino” y decimos “pueblo palestino”. Me he preguntado por qué necesitamos el significado de esto; pero si alguien afirma que tiene un significado, diremos que no es legal”.

Barak consideró que el término “derechos legítimos” era lo suficientemente ambiguo como para que Israel pudiera vivir con él. Según Levitzky, Barak usó esa lógica para persuadir a Beguin que al conceder la península del Sinaí, estaría conservando toda la Tierra de Israel. La filosofía de ambigüedad de Barak fue la clave para la conclusión del tratado de paz con Egipto. Años más tarde, su formulación desde Camp David daría lugar a los Acuerdos de Oslo.

El propio Barak, durante los 25º aniversario de los Acuerdos de Camp David en Washington en 2003, admitió:

“Usamos ambigüedad. La ambigüedad era la palabra. Fue, creo, una ambigüedad constructiva, porque había muchas cosas sobre las que no podíamos llegar a un acuerdo. Así que los redactamos en un alto nivel de abstracción. Cuando no pudimos encontrarnos en un nivel bajo de abstracción, fuimos más y más alto hasta llegar a un nivel de abstracción que nos permitió estar de acuerdo. Pero, y aquí hay un punto importante, nos dimos cuenta de las ambigüedades. No es la situación en la que tenía una ambigüedad, ellos tenían una ambigüedad, y todos estaban dando vueltas a estas viejas ambigüedades. Fuimos honestos el uno con el otro. Entendieron que nosotros entendíamos cuáles eran sus ambigüedades, y viceversa. Así que fue el uso de la ambigüedad con el entendimiento de que cada parte tiene sus ambigüedades y cuáles son y cómo se utilizará. Es una pregunta muy interesante, creo”.

El juez Elyakim Rubinstein, entonces asesor legal del Ministerio de Relaciones Exteriores, consideraba a Beguin como un estadista verbal que usaba deliberadamente la frase “árabes palestinos” en lugar de “palestinos”. Zbigniew Brzezinski, entonces asesor de seguridad nacional del presidente Carter, se refirió a Menajem Beguin (con motivo del 25º aniversario de los Acuerdos) como un “semántico” e hizo una observación similar:

[Beguin] no dijo autonomía total para los palestinos, porque no creía que fueran palestinos. Usó el término árabes palestinos. Esa es una distinción muy importante. Siempre enfatizó eso, porque no aceptó el nacionalismo palestino. En segundo lugar, cuando habló de plena autonomía para los palestinos, dejó en claro, al menos en conversaciones privadas, que era una autonomía total para la gente, pero no para la gente en la tierra. Tenía en mente una distinción muy sutil, que es autonomía para las personas en el sentido de que tendrían instrumentos o autoridades autónomas, pero no implicaría el autogobierno sobre la tierra. Y eso fue nuevamente, una distinción semántica muy deliberada, diseñada para evitar la idea de una patria para los palestinos”.

El pronóstico de Brzezinski parece reflejar el pensamiento de Beguin en la audiencia de la Knesset antes mencionada el 26 de septiembre de 1978, e informa nuestra comprensión de la versión israelí de los Acuerdos de Camp David. En Camp David, Israel no reconoció los “derechos legítimos del pueblo palestino” sino “el derecho legítimo de los individuos palestinos”.

La versión egipcia fue inequívoca: “La solución de las negociaciones también debe reconocer los derechos legítimos del pueblo palestino y sus justos requisitos (en transliteración árabe: Wayajib an ya’tarif al-hal al-natij an al-mufawadat bil-huquq al-mshrua’a li-sha’b al-falastini).

Esta fórmula había sido acordada por Carter y Sadat durante la “Cumbre de Asuán” (4 de enero de 1978). La consistencia del punto de vista de Sadat se manifestó en una carta que envió a Carter el 17 de septiembre de 1978, en la que declaró que “Para garantizar la implementación de las disposiciones relacionadas con Cisjordania y Gaza y para salvaguardar los derechos legítimos del pueblo palestino, Egipto estará preparado para asumir el papel árabe que emana de estas disposiciones, luego de consultas con Jordania y los representantes de Pueblo palestino”.

En un memorando de la CIA de 1982 sobre “Diferencias entre Estados Unidos e Israel sobre el proceso de paz de Camp David”, un destacado analista de Medio Oriente revisó los límites de la posición israelí: “El primer ministro Begin afirma que los Acuerdos de Camp David descartan la aparición de un estado palestino. En opinión de Beguin, los acuerdos “garantizan que bajo ninguna condición” se pueda crear un estado palestino. En la práctica, Beguin descarta efectivamente cualquier ejercicio de autodeterminación palestina, excepto uno que continúe la posición permanente de Israel en Cisjordania… La opinión de Beguin es que la Autoridad Autónoma debería ser una autoridad exclusivamente administrativa que regule los asuntos de los habitantes árabes y se vaya control del territorio y todos los problemas clave de seguridad con Israel. En resumen, la autonomía es para las personas, no para el territorio y, por lo tanto, no perjudica los reclamos territoriales de Israel a Cisjordania.

El punto de vista israelí sobre el tema de los “derechos legítimos” no se mantuvo como una guía vinculante para los equipos de negociación que siguieron los Acuerdos de Camp David. De hecho, la posición israelí se erosionó muy rápidamente. La diplomacia israelí permitió que fuera reemplazada por la interpretación “popular” de la frase “los derechos legítimos del pueblo palestino”, una interpretación que ahora se cree generalmente que se deriva directamente de los términos acordados en Camp David.

En 1988, el delegado israelí ante la Tercera Comisión de la Asamblea General declaró que “Israel creía que la verdadera paz negociada con todos sus vecinos era factible, y que dentro del marco se podía encontrar una solución a los problemas y aspiraciones de los palestinos. Israel se había comprometido, como signatario de los Acuerdos de Camp David, a buscar y obtener una solución al problema palestino en todos sus aspectos y había reconocido los derechos legítimos de los palestinos (énfasis agregado)”.

La fórmula de Beguin fue completamente abandonada en la redacción de la Declaración de Principios sobre Acuerdos Interinos de Autonomía (DOP) firmada en el césped de la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993. El preámbulo de DOP sentó el precedente de establecer una equivalencia clara entre Israel y la OLP, como sigue “El Gobierno del Estado de Israel y el equipo de la OLP (en la delegación jordano-palestina en la Conferencia de Paz de Medio Oriente) (la “Delegación palestina”), en representación del pueblo palestino, acuerdan que es hora de poner fin a décadas de confrontación y conflicto, reconocer sus derechos políticos y legítimos mutuos, y esforzarse por vivir en una coexistencia pacífica y una dignidad y seguridad mutuas y lograr un acuerdo de paz justo, duradero e integral y una reconciliación histórica a través del proceso político acordado (énfasis agregado)”.

La gravedad de la elección de ignorar el punto de vista ideológico del gobierno israelí, tal como se expresó en Camp David en septiembre de 1978, merece especial atención, al igual que las ramificaciones del testimonio del juez Barak sobre el tema de los “derechos legítimos del pueblo palestino”. Como dejó claro Levitzky, para Barak, la frase “derechos legítimos” se refería al pueblo palestino, no a la formulación de Begin de “las personas palestinas”. Barak mismo reconoció que la consagración de la frase “derechos legítimos del pueblo palestino” fue el mayor logro de los palestinos en Camp David, independientemente del hecho de que no se correspondía con el texto oficial del acuerdo.

Barak aclamó la táctica de la ambigüedad como una especie de varita mágica para desbloquear las negociaciones. Para los palestinos, la ambigüedad funcionaba en su beneficio, ya que el lenguaje que preferían, con su énfasis en los “derechos legítimos”, era indigestible para Israel en su cara.

¿Qué constituye el respaldo legítimo palestino? La AP ha respaldado muchas narrativas que van en detrimento de la causa palestina, incluida su actitud concesionaria con respecto al derecho al retorno y sus interpretaciones fluctuantes de la Palestina histórica, de la que Jerusalén es parte.

Una declaración oficial de Hamas emitida el 11 de julio de 2018 rechazó el plan de Estados Unidos para la causa palestina con el argumento de que el “Acuerdo del siglo” de Trump viola “los derechos legítimos del pueblo palestino”. La declaración agregó que “todas las indicaciones muestran que el acuerdo viola nuestros derechos legítimos, principalmente el derecho al retorno, la liberación de nuestra tierra y el establecimiento de nuestro estado independiente con al-Quds como su capital”.

Se debe prestar atención a un libro recientemente publicado titulado Prevención de Palestina: una historia política desde Camp David a Oslo por el Dr. Seth Anziska (2018), en el que el autor enfatizó que Camp David pidió una autoridad autónoma en Cisjordania y la Franja de Gaza y reconoció los “derechos legítimos del pueblo palestino”, pero no abordó el derecho palestino de autodeterminación. Anziska destacó el papel de Beguin, quien, además de querer continuar la construcción de comunidades judías en los territorios, se opuso a la idea del estado palestino y propuso una autonomía árabe limitada. Describió el acuerdo de paz firmado por Sadat y Begin como una paradoja en la que la paz entre Israel y Egipto obstaculizó las aspiraciones palestinas.

La nueva iniciativa de Estados Unidos para revivir el concepto de autonomía para los palestinos en lugar de apoyar la fórmula de autodeterminación podría ser una indicación adicional de la desconfianza de la administración Trump del actual liderazgo palestino. Si el principio de autonomía se convierte en el marco político para una futura solución del conflicto israelo-palestino, podría drenar todo el significado de la frase “los derechos legítimos del pueblo palestino”.

 

El Dr. Raphael G. Bouchnik-Chen es un coronel retirado que se desempeñó como analista senior en Inteligencia Militar de las FDI.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.