Relativismos morales y falsedades en los números de muertos civiles – Ilan Eichner (México)

Desde que detonó el último conflicto en Gaza muchos medios de información masivos han alimentado su sínica obsesión por publicar estadísticas de “cuenta de cuerpos” –conteo de muertes– especialmente mostrando de manera habitual el número de gazatíes fallecidos en la última escalada de violencia catalizada principalmente por las acciones ofensivas del terror islámico palestino fabricado por el grupo radical Hamás. Esta compilación amarillista de estadísticas, en muchos casos falseadas o enfocadas de manera engañosa, ha sido  utilizada para sustentar las acusaciones de quienes afirman que Israel comete crímenes de guerra, está demás explicar cuán incorrecta es la afirmación anterior. Gran parte del problema contra el cuál Israel debe luchar en su guerra de legitimidad es contra la aceptación unilateral, en todo caso ciega, de todo lo que los medios masivos dicen. El mundo del siglo XXI es un espacio de relativismo moral sin precedentes, un par de clicks y la lectura de una docena de ‘tweets’ hacen que cualquiera se autodenomine experto en Medio Oriente y con ello sustenta su autoridad para difamar al Estado de Israel.

La principal afirmación de aquellos que se esmeran en demonizar a la única democracia en el Medio Oriente –al trigésimo séptimo país más democrático del mundo entero según The Economist– esta sustentada en que la enorme cantidad de presuntas muertes civiles, supuestamente comprueban el hecho de que “Israel está cometiendo genocidio y crímenes de guerra en sus operaciones militares”. Afirmación que sin duda alguna tiene un objetivo calumnioso y que expone un claro desconocimiento de los hechos concretos, dejando de lado los pobres o nulos conocimientos en derecho militar e internacional –muchas veces admitido por quien emite la calumnia– para juzgar qué es y que no es un crimen de guerra. Genera un contraste impactante asumir la realidad de que en el siglo XXI quien tiene la autoridad para acusar o no a una nación de cometer crímenes militares es, en promedio, un internauta, muchas veces autodenominado también ‘activista por los derechos humanos’, que además peca de relativista moral.

A esta altura de la operación Margen Protector de las Fuerzas de Defensa de Israel, dos importantes medios de comunicación masivos, quienes no quedan excluidos de la fijación con el conteo de cuerpos, han admitido que existen serios problemas con las estadísticas publicadas, tanto por ellos mismos como por la prensa y los medios en general. Entiéndase que hablamos de la BBC y el New York Times.

El jefe del departamento de estadísticas de la BBC, Anthony Reuben, arroja la siguiente afirmación: “Si los ataques israelíes fueron indiscriminados, como dice el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, es difícil procesar por qué han muerto tantos más hombres ‘civiles’ que mujeres. […] En conclusión, todavía no sabemos a ciencia cierta cuántos de los muertos en Gaza son realmente civiles y cuántos son combatientes. Esto en ningún sentido es la culpa de los empleados de la ONU que analizan los datos, sin embargo, las estadísticas que ellos reciben suelen estar acompañadas por advertencias y por lo general son descritas como preliminares y no sujetas a revisión. Esto sin duda indica que algunas de las conclusiones hechas por ellos pudieron haber sido generadas de manera prematura”.

El New York Times hizo su análisis propio: Éste trabajo, echando un vistazo a más o menos 1,431 nombres, demuestra que la población, más seguramente en su mayoría combatientes –hombres de entre 20 y 29 años– esta de sobremanera representada en las estadísticas de presuntas víctimas.

Uno de los problemas que menciona en su análisis el New York Times es que: “Los grupos de derechos humanos aceptan que mucha de la gente asesinada por el mismo grupo terrorista Hamás, por ser supuestos colaboradores con Israel, o quizás por medio de violencia doméstica [que abunda en la franja de Gaza], e incluso gente que muere por casusas naturales son tomados en cuenta en las estadísticas también.”

La interrogativa que debemos adoptar bajo esta situación radica en analizar cuántos de los que han seguido la última etapa del conflicto en el New York Times y han visto día a día los datos duros de la cantidad de víctimas civiles en Gaza, están conscientes de la conformación de esas cifras; no olvidemos que hablamos de uno de los periódicos que tienen más prestigio en el mundo entero, si sus lectores, que se espera fuese gente con un bagaje cultural más o menos amplio, no se realizan éste cuestionamiento, se convierte en algo más sencillo comprender la aberración que representan los relativistas de los que se hablaba en un principio.

Durante esta última escalada de violencia en Gaza, Israel ha sido acusado de crímenes de guerra. Al mismo tiempo, las estadísticas han demostrado una ‘desproporcional’ cantidad de víctimas civiles, mismas que el análisis ha podido desmentir y categorizar como incorrectas. Habría de esperarse que con declaraciones como las anteriores de la BBC y el New York Times, los medos masivos hagan conciencia de que no puede creerse en las estadísticas, no en estas circunstancias de éste conflicto específicamente, no cuando los grupos radicales islámicos tienen un grado tan alto de intervención en la recolección de las estadísticas mismas. Bajo esta instancia es cuestión de esperar para que sea posible ver si los reporteros están dispuestos a absorber aquello que sus empleadores afirman y esperar, siendo realistas algo muy difícil de concebir, que la humanidad, infectada en gran parte por relativistas morales, aprenda a interpretar lo que los números no pueden decirles.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.