¿Qué opinión te merece este articulo? – La desintegración de los judíos estadounidenses – Por Isi Leibler

Traducimos el siguiente artículo ya que consideramos que parte de lo detallado aquí se puede percibir en algunas comunidades judías de América Latina o entre individuos que la conforman… Hatzad Hasheni con comparte parte de las conclusiones a las que llega al autor (más aun, comparar a los judíos liberales con los que apoyaron a nazis nos parece una aberración)… los invitamos a opinar…

 

Paradójicamente, esto tiene lugar en un momento en que el apoyo a Israel entre el pueblo estadounidense está en su punto más alto y el antisemitismo tradicional está en su nivel más bajo. La educación judía entre los judíos no ortodoxos es catastrófica, con una ignorancia generalizada del judaísmo y la comprensión de Israel. La asimilación es endémica y los niveles de matrimonios mixtos alcanzan el 70%.

Aunque el antisemitismo racista de derecha ha sido noticia, la amenaza real emana de la izquierda brutalmente antiisraelí y antisemita y del creciente número de extremistas musulmanes.

En circunstancias normales, una comunidad judía orgullosa que cuenta con el apoyo de la mayoría de los estadounidenses podría neutralizar estos elementos negativos.

Sin embargo, la crisis es en gran medida interna. En el pasado, los judíos estadounidenses, con justificaciones históricas válidas, siempre han tenido una inclinación hacia el liberalismo. Sus apegos a Israel y al judaísmo eran sinónimos y las fuerzas políticas liberales eran los partidarios más fuertes de Israel, mientras que los conservadores estaban menos inclinados a apoyar al estado judío.

Sin embargo, en las últimas dos décadas, la extrema izquierda se ha vuelto brutalmente antiisraelí, incluso apoya a grupos terroristas como Hamás y Hezbollah y representa a Israel como un ocupante imperialista.

Esta tendencia alcanzó su clímax bajo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien hizo contactos con los iraníes y trató a Israel políticamente como un estado canalla.

Además del jefe de la ZOA (Organización Sionista de Estados Unidos), Morton Klein, ni un solo líder judío dominante tuvo el coraje de ponerse de pie y protestar por el prejuicio de Obama contra Israel y su constante alineamiento de las acciones defensivas israelíes como moralmente equivalentes a las acciones de los terroristas.

A pesar de esto, increíblemente, fuera de los afroamericanos, los judíos se mantuvieron consistentemente como los mejores partidarios de Obama.

Cuando Donald Trump fue elegido presidente, el odio que se manifestó contra él por parte del grueso del liderazgo judío alcanzó niveles histéricos.

Muchos de los llamados líderes intensificaron la histeria antiisraelí al acusar falsamente a Trump de fascismo e incluso de antisemitismo, a pesar de sus amigos judíos y miembros de su familia y de su apoyo excepcional a Israel. De hecho, el apoyo incondicional de la administración para el estado judío incluso pareció intensificar sus inclinaciones anti-israelíes.

La Liga Anti-Difamación (ADL), encabezada por Jonathan Greenblatt, renunció a cualquier pretensión de ser apolítico. Continuamente arremetió contra la administración y se comportó como una extensión de la oposición extrema contra Trump. La ADL con frecuencia parecía más inclinada a defender a los extremistas musulmanes que a los judíos, sosteniendo que las organizaciones como Canary Mission, que expone el antisemitismo en los campus universitarios, son islamofóbicas y racistas. También ignoró o desestimó gran parte del antisemitismo de izquierda y suavizó sus críticas a Black Lives Matter, una organización que acusó a Israel de limpieza étnica y exageró la influencia de los radicales de extrema derecha, buscando vincularlos con Trump. La ADL también asumió la responsabilidad de condenar repetidamente las políticas israelíes y la llamada “ocupación”.

El líder del movimiento reformista, el rabino Rick Jacobs, se comportó de manera similar, generalmente con el apoyo de los líderes del movimiento conservador. Inicialmente, Jacobs incluso condenó la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

En este ambiente, la organización J-Street antiisraelí fue promovida absurdamente por sectores del establishment como un vehículo moderado y legítimo para ablandar a los grupos judíos más delirantes que buscan abiertamente la desaparición de Israel e incluso la defensa de Hamás.

Al permanecer en silencio y apelando a la tolerancia incluso hacia grupos que castigan a Israel como la Voz judía por la paz, el establishment judío creó un clima derrotista, allanando el camino para el caos que actualmente prevalece en la comunidad judía.

Esto ha impactado sobre un gran número de judíos, especialmente entre los jóvenes que prácticamente no tienen educación judía y para quienes Israel ya se ha convertido en un factor marginal.

A su vez, esto ha fortalecido el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) y ha creado una atmósfera en la que es elegante que los judíos no afiliados se distancien de, o en algunos casos incluso condenen públicamente, a Israel.

Veinte años atrás, hubiera sido inconcebible tener otros grupos marginales judíos que no fueran delirantes y atacaran a Israel. Hoy, especialmente en los campus, se requiere coraje incluso para enfrentar a estos pervertidos judíos antiisraelíes.

Estos desviados judíos que se odian a sí mismos se han combinado con los extremistas musulmanes y la extrema izquierda para intimidar a los judíos comprometidos con Israel, haciendo que la vida para ellos sea insoportable, especialmente en los campus. Están a la vanguardia del movimiento BDS, niegan a los voceros israelíes el derecho a hablar, interrumpen sus conferencias y apoyan la representación de Israel como un “estado apartheid”. La magnitud de la locura se refleja en grupos de radicales judíos que recitan públicamente kadish por Palestinos yihadistas asesinados por soldados israelíes que defienden sus fronteras.

Tristemente, muchos líderes judíos instan a los partidarios de Israel a ser tolerantes con estos grupos judíos hostiles y, en lugar de confrontarlos, suplicarles que entablen un diálogo. Lamentablemente, muchos grupos de Hillel fomentan y proporcionan lugares para ese diálogo.

No es sorprendente que, en un ambiente tan animado por los medios antiisraelíes y el ala radical del Partido Demócrata, mientras que en el pasado el apoyo judío a Israel era casi un hecho, hoy la preponderancia de los judíos liberales, especialmente sus líderes, se sienten incómodos apoyando a Israel. Deseando ajustarse a su autoimagen como “iluminado”, en la mayoría de los casos se sienten cómodos condenando públicamente al gobierno israelí.

La unidad actual, casi sin precedentes, del pueblo israelí trasciende la política en temas como la guerra y la paz, la defensa de las fronteras y la disuasión del terrorismo, incluidos los esfuerzos violentos de Hamás para violar las fronteras de Israel. Esto es ignorado por muchos judíos liberales estadounidenses que viven en una atmósfera en la que no solo sienten la necesidad de conformarse y condenar al primer ministro Binyamín Netanyahu y su gobierno elegido democráticamente, sino que en muchos casos van más allá, castigando a las FDI por, supuestamente, responder desproporcionadamente a terroristas que usan escudos humanos como táctica en su guerra.

Es en este contexto se comprende la explosión de la actriz ganadora de un Premio de la Academia, Natalie Portman, como un síntoma del clima actual, fue un regalo de relaciones públicas para los enemigos de Israel a pesar de sus subsecuentes declaraciones farfulladas. Ella nunca habría contemplado tal comportamiento hace unos años, antes de que la atmósfera se hubiera envenenado tanto que las críticas a Israel por parte de los judíos apenas levanten las cejas.

Es hora que aquellos comprometidos con Israel sean valientes y se pongan de pie y sean contados. Deberían descartar el absurdo de promover una “gran carpa” e intentar entablar un diálogo con los judíos que condenen el derecho de Israel a defenderse.

Deben exigir públicamente la renuncia de los líderes que critican las políticas de seguridad de Israel, que están respaldadas por un amplio consenso israelí. Deben hacer un llamado a sus líderes para castigar públicamente a los judíos que denigran a Israel y expulsar de sus filas a aquellos que apoyan o toleran grupos que promueven BDS o defienden a aquellos que buscan la destrucción de Israel.

Los judíos que se alinean con los extremistas islámicos o la extrema izquierda antisemita son equivalentes a los judíos que habrían apoyado a los nazis si Hitler no se hubiera vuelto contra ellos. Deberían ser rechazados por la comunidad y rechazados de las reuniones judías o sinagogas. Son equivalentes a los “mosers” de la Edad Media que traicionaron a sus comunidades y deberían ser tratados en consecuencia.

Hasta que haya líderes judíos que estén totalmente comprometidos con apoyar a Israel durante estos tiempos críticos en lugar de aquellos a los que les preocupa mostrar su tolerancia hacia aquellos que buscan nuestra destrucción, la desintegración de la comunidad judía estadounidense no ortodoxa continuará sin ningún tipo de impedimentos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.