¿Qué fue de la familia del Barón Hirsch? De construir ferrocarriles a ganar el Eurovisión – Por Shmuel Munitz (Yediot Ajaronot)

El barón Maurice Hirsch fue reconocido como un importante filántropo del siglo XIX. Soñaba con convertir a los judíos de Europa del Este en trabajadores manuales e inició el establecimiento de colonias agrícolas judías en Argentina. Su hijo adoptivo fue un político y piloto de carreras que se distanció del judaísmo. ¿Cómo se relaciona todo esto con la cantante que representó a Dinamarca hace una década en el Concurso Europeo de la Canción?

El barón Maurice Hirsch, que vivió en el siglo XIX, era conocido como uno de los más grandes filántropos judíos, y su sabiduría le confirió mucha riqueza, dándole una gran influencia aunque, de hecho, ya había nacido en cuna de oro. La persona que sentó las bases de la riqueza de la familia fue su abuelo, Jacob, quien fue un importante banquero en Munich y quien donó grandes sumas que se utilizaron para establecer instituciones benéficas y religiosas judías.

Gracias a su contribución a la financiación de las guerras contra Napoleón, Jacob Hirsch recibió un título nobiliario y fue el primer judío de Baviera al que se le permitió adquirir una propiedad privada. El hijo de Jacob, Yosef, también era banquero y donaba a hospitales y varias instituciones de caridad sin importar la religión. Yosef desarrolló ferrocarriles y tenía conexiones con muchas empresas alemanas en los campos de la industria y la agricultura.

La esposa de Yosef, Karolina nee Wertheimer, era hija de una familia judía privilegiada de Frankfurt, que se caracterizaba por la caridad y la piedad religiosa. Ella deseaba transmitir unz educación judía a su hijo, Maurice.

No huía a los riesgos

Maurice (Moshe) de Hirsch nació en Munich en diciembre de 1831. “Tendemos a pensar que la mayoría de los judíos europeos se encontraban en una situación desesperada, y esto a veces es cierto, ciertamente para algunas comunidades, pero también había familias judías ricas en Europa Central”, explica el profesor Yonatan Dekel-Chen del departamento de historia del pueblo de Israel y judaísmo contemporáneo de la Universidad Hebrea. “Su abuelo hizo una fortuna, y él nació con cierta riqueza”.

Morris comenzó su carrera en los negocios a la edad de 17 años. En 1851, fue contratado en el banco “Bishopsheim & Goldschmidt” de Bruselas y rápidamente logró ascender a un puesto de alto nivel. Se casó con Clara nee Bischofsheim, hija del presidente del banco, una institución bancaria que poseía varias sucursales. “Con el capital inicial en sus manos, emprendió proyectos ferroviarios, justo en el momento de la revolución industrial en estos lugares de Europa. Era la persona adecuada en el momento adecuado y en el lugar adecuado”, señala Dekel-Chen.

El historiador explica que Hirsch estaba dispuesto a reunir capital e invertirlo en la realización de proyectos complejos en Turquía y los Balcanes: “En su mayoría, eran proyectos de infraestructura del gobierno y los gobiernos estaban dispuestos a pagarle. Fue uno de los pocos que reconoció una oportunidad”. Eso no lo habrían hecho sus antepasados ​​banqueros, porque entonces construir un tren en la región de los Balcanes, saturada de guerras, era un riesgo que requiere coraje. También estaba dispuesto a hacer negocios con el Sultán, cuando en Europa había opiniones divididas sobre el régimen otomano. Era una persona extraordinaria que estaba dispuesta a asumir riesgos financieros”.

El barón Hirsch cambió la faz del mundo judío. Creía en la filantropía no como caridad, sino como una contribución a la sociedad. Creía que si hacían que los judíos fueran más productivos, serían ciudadanos más respetables en su país”.

A través de la contratación para la construcción de ferrocarriles, junto con su ocupación de comercio de cobre y azúcar, el barón Hirsch, que trasladó su sede de Bruselas a París, acumuló una gran fortuna para esos días. Utilizando este capital, recurrió a la actividad filantrópica, que se centró en ayudar a su pueblo.

Dar cañas y no pescado

En 1873, Hirsch ya había donado un millón de francos a la organización KIJ (Kol Israel Javerim – Todos Israel Amigos), organización a la que continuó apoyando durante años. Animó a KIJ a establecer escuelas vocacionales, entendiendo que esta era la forma correcta de ayudar a los judíos en Europa del Este y otras zonas atrasadas.

“Cambió la faz del mundo judío. Tanto en su negocio como en su compromiso con cierto estilo de caridad”, explica el Prof. Dekel-Chen. “Él creía en la filantropía no como caridad, sino como una contribución a la sociedad, dando cañas y no peces. Pensaba que los judíos debían pasar de ser un pueblo de mendigos y sastres, con pobreza multigeneracional y casi hereditaria, a un pueblo más productivo. Creía que si hacían a los judíos más productivos, serían ciudadanos más respetables en su país”. Según afirma, en muchos de sus negocios, Hirsch estuvo expuesto al estado de las comunidades judías, y especialmente al estado de los judíos de Europa del Este y del Imperio Ruso: “Al principio, tendía a pensar que la forma de salvarlos… era sacarlos de la pobreza pero capacitándoles en sus países de origen y reestablecerlos como personas productivas, pensó que esa era la forma más viable desde el punto de vista económico. Para eso le propuso al régimen del Zar invertir un gran capital establecer un sistema de escuelas vocacionales para judíos, para mejorar su situación económica, capacitándolos y readaptándolos en industrias productivas”.

“Esta negociación no se concretó, porque el zar quería tener el control total de las finanzas. Hirsch no confiaba, y con razón, y prefirió quedar él a cargo de estas finanzas. En esta etapa se formó la opinión de que un proceso de formación profesional de estos judíos se debía hacer fuera del Imperio Ruso. Él se dispuso a buscar una nueva tierra judía, donde será posible llevar a cabo un gran proyecto que rescatará a los judíos de la pobreza”.

Un hogar para los judíos… en Argentina

El único hijo de Maurice Hirsch y su esposa Clara que alcanzó la edad adulta, Lucien, murió a una edad temprana de neumonía siendo que este desastre privado aumentó la motivación del barón para actuar por el bien común. Entre otras cosas, en honor al 40 aniversario de la coronación del emperador Francisco José de Austria, Hirsch estableció un fondo para establecer escuelas en Galicia y Bucovina, una iniciativa que tuvo un éxito limitado.

“Él partió en busca de una nueva tierra judía”.

Judíos en la colonia Baron Hirsch en Argentina (foto: archivo fotográfico YKA, el archivo central para la historia del pueblo judío)

Hirsch centró sus esfuerzos en encontrar ese nuevo país, uno al que pudieran trasladar a los judíos del imperio ruso y la oportunidad recayó en Argentina. Así, fundó la empresa YKA (Jewish Settlement Company – JCA), con un capital inicial de dos millones de libras. Comenzó a trabajar para establecer colonias agrícolas en América del Sur, donde los judíos serían capacitados para el trabajo manual y, a la vez, poder escapar del terror del antisemitismo y los pogromos. La idea era construir para ellos un futuro nuevo y prometedor.

“Estableció un mecanismo para ofrecer a los judíos el paso del Imperio Ruso a Argentina, siendo que  el papel de JCA era reclutar judíos y sus familias para trasladarlos a Argentina en donde establecerían colonias judías, en pleno acuerdo y cooperación con el gobierno argentino, que alentó la iniciativa”, dice Dekel-Chen. “Compró tierras a gran escala y, a partir de finales de los 80 y principios de los 90 del siglo XIX, se establecieron colonias al norte de Buenos Aires”.

Hubo quienes no vieron con buenos ojos su intento de encontrar un lugar para los judíos fuera de la Tierra de Israel, ¿verdad?

“En ese momento, el sionismo todavía era un fenómeno menor. La compañía de Hirsch, JCA, en algún momento también comenzó a invertir en Israel, pero se dio cuenta de que no se pueden poner todos los huevos en la misma canasta. Era imposible trasladarlos a todos a Eretz Israel, aquí no había infraestructura ni un régimen que los quisiera. Esto volvió locos a los sionistas, porque para ellos cualquier dinero que inviertan en un asentamiento judío fuera de la Tierra de Israel es un dólar que no se destinará al desarrollo del asentamiento”.

“Siembra trigo y cosecha médicos”

Los pastores que apacentaban los rebaños de vacas eran llamados “gauchos”. Los nuevos pobladores de Argentina conocieron bastantes dificultades; tuvieron que trabajar en tierras que no habían sido cultivadas antes para la agricultura y adaptarse a un clima mucho más cálido que el que conocían. A lo largo de los años, la población judía disminuyó en las colonias de Baron Hirsch, que en su punto máximo contaban con más de 20.000 judíos. Algunos se asimilaron, muchos se trasladaron a Buenos Aires y muchos emigraron a Eretz Israel. Solo unos pocos judíos permanecen hoy en la ciudad de Moises Ville, que en su apogeo se llamó la “Jerusalén de Argentina”.

La Dra. Eidit Ben-Or, quien hace aproximadamente una década participó en un programa llamado “Journey to the Heritage” del Instituto Zalman Shazar y viajó a Moises Ville como parte de él, dice que allí encontró una comunidad pequeña y de ancianos: “Nosotros documentamos algunas de las colonias y hablamos con judíos que aún viven allí, y también con personas que emigraron a Israel antes. Por lo que dijeron, uno de los problemas era que simplemente no eran agricultores, lo que nos recuerda lo que sucedió en las colonias sionistas en Israel. También era una zona alejada de todo, aún hoy está a una hora de Buenos Aires”.

Según ella, “Uno de los judíos allí explicó que ‘sembraron trigo y cosecharon doctores’. Una comunidad muy grande de ex colonias, y hoy en día hay un picnic anual de expatriados de Moises Ville en Israel”. “Al mismo tiempo que en Argentina, los agentes de Baron Hirsch buscaron opciones en América del Norte y allí también comenzaron a preparar la infraestructura para establecer colonias allí”, describe Dekel-Chen. “Estas eran las comunas de ‘Am Olam’, comunas agrícolas, pero todas fracasaron, pero estos intentos ayudaron a los funcionarios del Barón a tomar mejores decisiones para establecer colonias en el futuro. En el sur de Nueva Jersey, estableció colonias que continuaron existiendo hasta después de la Segunda Guerra Mundial, y fueron utilizados como refugio para unos 200.000 judíos”.

¿Cómo ayudaron los fracasos a Baron y sus hombres a aprender sobre cómo actuar en el futuro?

“El barón y sus hombres se dieron cuenta de que un asentamiento judío no podía tener éxito en un lugar aislado de otros judíos, por lo que estableció allí un grupo de colonias. También estableció una escuela que fue la primera escuela agrícola en los Estados Unidos. Otro entendimiento fue que las colonias deben establecerse cerca de las grandes ciudades, en lugares donde haya comunidades judías. Junto con la agricultura, en el sur de Nueva Jersey también había una pequeña industria, para que los judíos tuvieran un ingreso anual regular y no solo estacional”.

El encuentro con Hertzl

El conflicto entre la visión de Hirsch y la de los precursores del sionismo se manifestó en su reunión con el visionario del estado, Benjamin Ze’ev Hertzl, quien acudió a él para pedirle que apoyara su visión.

Los dos se conocieron en 1895 en París, como bien Hertzl registró en su diario personal. El fracaso en las negociaciones con Hirsch hizo que Hertzl comprendiera que debía actuar para realizar la idea del estado judío por su cuenta. Su libro “El Estado Judío”, que se publicó más tarde, incluso incluía un capítulo titulado “¿Palestina o Argentina?” – y en él enumeró las ventajas que pueden tener para los judíos en cada uno de los destinos.

“En ese momento, Hertzl se reunió con muchas personas importantes. Jefes de estado, filántropos judíos. Ninguno de ellos estaba demasiado entusiasmado con su iniciativa”, dice Dekel-Chen. “Hirsch, como todos los demás, pensó que era un buen judío y que la visión podría ser apropiada, pero en esos días el sionismo no podía ser una solución a los agudos problemas del pueblo israelí. Los otomanos gobernaban aquí y no había infraestructura para absorber a millones de judíos de Europa del Este, por lo que algo dramático no podría haber sucedido allí. Hertzl estaba frustrado para finales de su vida, porque no pudo convencer a los líderes y benefactores para que apoyaran abrumadoramente la empresa sionista”.

Después de la muerte del barón Hirsch en 1896, el periódico “Hatzifara” escribió: “El hombre que fue un pilar de esperanza y una garantía de coraje para miles de desafortunadas dificultades diarias, el hombre que dio su vida no solo para traer la salvación a la pobres, sino también para llevar la salvación a toda la nación… ¡Ay, porque este hombre ya no existe!”.

“La reunión con Hertzl no cambió la actitud básica del Barón, que por el bien del pueblo de Israel, pensó que la Tierra de Israel, en ese momento, no era la solución. No se sabe qué habría pensado de la empresa sionista si hubiera vivido durante el período en que los británicos gobernaron aquí. Sus sucesores en la gestión de la empresa JCA comenzaron a invertir más en el Yishuv de Israel”.

El legado continúa hasta el día de hoy

Para hacerse una idea de la estima en que se tenía el personaje de Maurice de Hirsch entre los judíos de su generación, basta leer la portada del diario hebreo “Hatzifira” tras su repentina muerte en abril de 1896. “¡El Baron Hirsch ha desaparecido!” – Aparecía en las noticias sobre el “glorioso filántropo judío. El corazón se derretirá, las manos temblarán y la pluma temblará mientras escribimos estas cosas terribles… El hombre que fue pilar de esperanza y garantizó valor a miles y miles de desafortunadas penurias diarias, el hombre que cargó su alma no solo para llevar la salvación a los pobres, sino también para llevar la salvación a toda la nación… Ay, porque este hombre ya no existe”.

Yediat Haval detalló los aportes de Hirsch con el objetivo de “sacar a los pobres de nuestro pueblo del valle de los dolores y abrirles una puerta de esperanza a una vida de acción e ingenio, a una economía de respeto y trabajo”. Elogió sus cualidades de amante de la gente sin importar quién sea, y señaló que “no solo repartió su dinero a su pueblo y su patria, sino que también entregó su corazón a sus hermanos”. En un reportaje de Kiryat Moshe (el nombre hebreo de Moises Ville) en el diario, se describía el luto y el obituario en la comunidad judía de Argentina tras su muerte: “No hay palabra en mi boca ni en mi lengua para describir en la página el sudario de luto y las nubes de dolor que en un instante se extendieron sobre la faz de la colonia. Toda son cabezas enfermas y todo corazón es doliente”.

Los asentamientos Sdeh Moshe y Nir Tzvi llevan el nombre de Hirsch (Moshé es su nombre hebreo mientras que Hirsch significa ciervo). De acuerdo con su testamento, su fortuna fue transferida después de su muerte a su esposa Clara y ella continuó el trabajo de su vida. En 1899 ella también falleció. Las contribuciones caritativas de la pareja, a lo largo de su vida, se estiman en 100 millones de dólares.

En 1900, el barón Edmond de Rothschild decidió que su apoyo a las colonias en la Tierra de Israel se trasladaría a la gestión de la organización JCA, fundada por el barón Hirsch – una verdadera noticia “bomba”, ciertamente considerando las tensiones entre los dos barones mientras Hirsch todavía estaba vivo.

Después de que los británicos ocuparan la tierra de Israel, Rothschild cambió su perspectiva y estableció la organización PICA que concentraría todos sus esfuerzos en el asentamiento de la Tierra de Israel.

“Del testamento de Hirsch, había suficiente dinero para que la compañía JCA operara hasta el día de hoy”, concluye Dekel-Chen.

“El Holocausto pasó factura y la mayoría de los judíos de Europa desaparecieron. Suena terrible, pero después de eso no había necesidad de tener una red de escuelas de formación profesional en Europa. No quedaban muchos judíos y los que quedaban querían irse. En los EE.UU. y Argentina, las colonias se desvanecieron gradualmente, a partir de la década de 1950 hasta la década de 1960, debido a una combinación de circunstancias sociales y económicas. La empresa JCA se volcó más a invertir en Israel y también trasladó su sede a Israel. Continúa funcionando gracias a los fondos de la fundación del testamento de Hirsch. Era la empresa con el capital social más grande del mundo”.

Hoy, las actividades de JCA se centran completamente en Israel, principalmente en el Neguev y la Galilea. El fondo es administrado por una junta directiva encabezada por un presidente, William Cohen de Inglaterra. El director de JCA en Israel, Zeev Miller, enfatiza: ” Ciertamente estamos orgullosos del legado del Barón, y hasta el día de hoy lo usamos en el mismo concepto económico”. El principio rector no es dar caridad a las personas, sino darles herramientas que les ayudarán más adelante en la vida.

“Nuestra tendencia es ayudar a la población que vive en la periferia”, explica Yuki Lotan, quien dirigió JCA en Israel entre 1993 y 2011 y ahora es miembro de la junta directiva de la fundación. “Tratamos de ayudar para que esta población pueda disfrutar de oportunidades de empleo y en la educación. Uno de los objetivos del fondo cuando se estableció era ayudar a los judíos necesitados, y hace varios años decidimos ayudar también a los árabes en caso de que contribuyera a la población judía”. La actividad se centra en los campos de la agricultura y la educación, y a veces JCA también ayuda a poner en marcha proyectos.

Un político y un conductor exitoso

Aunque el amado hijo de Maurice y Clara Hirsch, Lucien, murió en circunstancias trágicas sin descendencia, también tuvieron hijos adoptivos: Maurice Arnold y Raymond de Forest. Aparentemente, sus padres biológicos murieron de tifus y los niños huérfanos fueron adoptados en 1887 por la millonaria pareja, los mismos que habían perdido a su único hijo a principios de ese año. El apellido Bischofsheim se agregó a los nombres de los niños, ya que ese era el apellido de soltera de su madre adoptiva.

Después de la muerte de sus padres adoptivos, los hermanos de Forest heredaron millones de dólares y muchas propiedades. La biografía de Maurice Arnold de Forest muestra que fue una figura polifacética: fue un político de ideas liberales y miembro de la Cámara de Representantes británica que se hizo amigo de Winston Churchill, activista por los derechos de los animales y también piloto de carreras que participaba en competencias. Junto a su atracción por las carreras de autos, su afición por temas nuevos y emocionantes se manifestó cuando ofreció un premio al piloto que fuese el primero en cruzar el Canal de la Mancha en un avión de fabricación británica.

Recibió el título de barón del Emperador de Austria-Hungría y, después de recibir la ciudadanía de Liechtenstein en 1932, se le otorgó el título de “Conde von Bendren”. Se sabe que De Forest se convirtió al cristianismo católico, pero algunos afirman que en la vejez volvió al judaísmo.

Murió en paz en Biarritz, Francia, en 1968. Durante su vida estuvo casado dos veces: primero con Mathilde Madeleine Rose Meunier, la viuda del fabricante de chocolate Albert Meunier, de quien se divorció por decreto del Papa en 1902; Y luego se casó con Ethel Catherine Hannah Gerard, hija del barón William Cansfield Gerard (y este matrimonio también terminó después de unos años). La condesa Mabel von Bendren nació de su primer matrimonio. De su segundo matrimonio nacieron Alaric y John Gerard de Forest (von Bendren), quien era golfista aficionado.

Una de las hijas de John Gerrard, la modelo Caroline von Bendren (de Bendren), se hizo de una publicidad a nivel mundial tras una foto icónica: el fotógrafo Jean-Pierre Ray la capturó en París en 1968 mientras estaba sentada sobre los hombros de su amigo, el pintor Jean Jacques LeBelle, ondeando la bandera del Viet Cong (Frente Nacional para la Liberación de Vietnam del Sur) durante una manifestación contra la guerra de Estados Unidos en Vietnam. La foto fue publicada por primera vez en la revista estadounidense “Life”.

Cuando el abuelo de Caroline, Maurice Arnold, se encontró con la foto publicada en las revistas, se indignó por su identificación con los comunistas y la desheredó. Según los informes, le costó £ 7,5 millones. La sesión de fotos protagonizada por Caroline ha sido ampliamente comparada con la famosa pintura de Jean Delacroix “Liberty Leading the People”, que representaba la Revolución de julio de 1830 en Francia, que derrocó al rey Carlos X.

Otra nieta famosa de Maurice Arnold de Forest se hizo famosa pero en circunstancias completamente diferentes. Siendo mayor de edad, el Conde tuvo otro hijo llamado Ingver, fruto de su relación con Irma Paula Margaretha Engström. El sueco Ingver y su esposa danesa, Marianne Brigitte Gudnitz, tuvieron una hija llamada Emilie de Forest. Emily creció y se transformó en una cantante que representó a Dinamarca en Eurovisión 2013. Ella ganó el primer lugar en la competencia con la canción “Only Teardrops”. Por cierto, hace aproximadamente un año vino a Israel y actuó en el evento “Israel Calling”, un espectáculo para los fans de Eurovisión en Israel.

De Forest afirmó frente a los medios de comunicación que su abuelo Maurice era el hijo ilegítimo del rey Eduardo VII, por lo que era descendiente de la reina Victoria, pero los investigadores descartaron la afirmación como históricamente inverosímil. Nos contentaremos con el hecho de que su bisabuelo fue en realidad el barón Hirsch, el conocido filántropo judío.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.