¿Qué debería hacer Israel con respecto a Hezbollah? – Por Jonathan Spyer (El espectador 24/4/2024)

El martes, Hezbollah lanzó su ataque más profundo contra Israel desde que comenzó la actual ronda de hostilidades entre Jerusalén y el grupo islamista apoyado por Irán en octubre pasado. Las sirenas sonaron en la ciudad de Acco mientras se lanzaban drones y cohetes contra lo que los medios pro-Hezbollah describieron como “objetivos militares” entre Acco y Nahariya. No hubo víctimas. En respuesta, aviones israelíes atacaron objetivos de Hezbollah al otro lado de la frontera.

La decisión de Hezbollah de atacar más al sur parece haber sido una respuesta al asesinato selectivo por parte de Israel de uno de los altos comandantes del movimiento el día anterior. Mohammed Khalil Atiyeh, un alto miembro de la Fuerza Radwan de élite de la organización de la aldea de Sarfand en el sur del Líbano, quien murió en un ataque selectivo en la zona de Arsoun, la noche del 22 de abril.

Atiyeh, descrito en el aviso de muerte emitido por Hezbollah como un “mártir yihadista” asesinado “en el camino a Jerusalén”, era el miembro número 287 de Hezbollah reconocido por el movimiento como muerto desde el 8 de octubre. Un segundo agente destacado, Hussein Azkol, murió el martes por la mañana en un ataque de las FDI contra Adlon, una aldea cercana a la frontera. Azkol fue descrito en una declaración de las FDI tras su asesinato como “un importante agente terrorista de la Unidad de Defensa Aérea de Hezbollah”. El propio anuncio de Hezbollah describió al combatiente asesinado en términos idénticos a los utilizados para Atiyeh. Azkol es el hombre número 288 de Hezbolá que merece tales términos desde octubre.

Los detalles del último intercambio de disparos arrojan considerable luz sobre el estado actual de la situación entre Israel y su enemigo libanés. Por un lado, tácticamente, Israel puede obtener cierta satisfacción de la dinámica diaria. Hezbollah está sufriendo una importante hemorragia, lo que está provocando una caída de operadores veteranos y experimentados.

Comparemos las cifras: en la guerra de tres semanas entre Israel y Hezbollah en el verano de 2006, Hezbollah admitió haber perdido 250 combatientes (tanto Israel como la ONU cifraron la cifra mucho más arriba). Las FDI perdieron 121 muertos en esa guerra. Esta vez, 15 soldados de las FDI han muerto, frente a 288 de Hezbollah.

La notable diferencia en el recuento de cadáveres ha resultado, dicho sea de paso, en el nacimiento y la rápida proliferación de una teoría de conspiración en el lado libanés/de Hezbollah, en la que Israel oculta deliberadamente el número real, mucho mayor, de muertos entre su personal. Khalil Nasrallah, escribiendo en el sitio web en inglés pro-Hezbollah The Cradle, a finales de marzo, por ejemplo, afirmó: “Desde el 8 de octubre, más de 230 soldados israelíes han sido asesinados por combatientes de Hezbollah en operaciones transfronterizas contra el Estado ocupante”.

Nasrallah atribuyó esta cifra a los “datos de campo” obtenidos por The Cradle, y acusó a Israel de “enmascarar el verdadero alcance de sus pérdidas”. En un país en el que tantos sirven y el deporte nacional da que hablar, la idea de tal ocultamiento es ridícula.

Dejando a un lado las teorías de conspiración, la historia más amplia es considerablemente menos alentadora desde el punto de vista israelí. La frontera norte de Israel está efectivamente cerrada a una profundidad de cinco kilómetros desde la línea fronteriza; las bajas cifras de víctimas entre civiles se deben a que la población civil se ha desplazado en gran medida más al sur, convirtiéndose en refugiados en su propio país. Esta es una situación sin precedentes en la historia de Israel.

Alrededor de 65.000 personas han abandonado sus hogares. Antes de octubre de 2023, los combatientes de Hezbollah patrullaban al aire libre al otro lado de la valla fronteriza, a veces a sólo unos metros de viviendas civiles israelíes. Con las masacres del 7 de octubre en la mente de todos, los residentes del norte de Israel quieren garantías de que esta situación no volverá una vez que cese la actual ronda de combates. Unos 100.000 libaneses han abandonado sus hogares al otro lado de la frontera. Los esfuerzos diplomáticos estadounidenses para lograr algún cambio en los acuerdos fronterizos se ven obstaculizados. Hezbollah es el gobernante efectivo del Líbano y aparentemente no ve motivos para ser flexible en este sentido.

La única perspectiva realista para cambiar esta situación sería una operación militar israelí a través de la frontera para trasladar a los combatientes de Hezbollah al norte. Pero como los combates en Gaza continúan y la administración estadounidense aparentemente está decidida a evitar una mayor escalada, no está claro si los líderes de Israel serán capaces de ordenar tal operación.

A nivel regional, la situación vuelve a ser menos alentadora. Hezbollah es una creación y un instrumento de Irán. Teherán, que desde el 13 de abril es un participante activo en esta guerra pero que ha estado operando a sus clientes y representantes desde el principio, actualmente mantiene el control o la libertad de operación en toda el área del territorio entre la frontera de Israel con el Líbano y la frontera entre Irak e Irán. Se trata de una vasta extensión de territorio que abarca áreas de tres estados árabes desintegrados en los que Irán es ahora el actor principal: Líbano, Siria e Irak. En esta zona, Teherán ha establecido fuerzas militares semirregulares chiítas, islamistas y clientes.

Entonces, si bien Israel puede obtener cierta satisfacción de su tasa de desgaste contra el Hezbollah libanés, la situación en el norte beneficia a Irán. Seguirá siéndolo a menos –hasta que– Jerusalén pueda encontrar una solución que expulse a Hezbollah de la zona fronteriza.

Jonathan Spyer es director de investigación del Foro de Oriente Medio y director del Centro de Informes y Análisis de Oriente Medio. Es autor de Días de caída: el viaje de un reportero en las guerras de Siria e Irak (2018).

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.