Qatar explica el terrorismo alejado – Por Dr. Reuven Berko (Israel Hayom 19/9/2017)

Un proverbio árabe se burla de una situación en donde un ladrón se encarga de salvaguardar algo de valor: “Su ladrón es su protector”. Esto es lo que se nos viene a la mente al considerar que el Brookings Institution de Nueva York le ofreciese su púlpito al Emir de Qatar este último domingo, en el marco de la un foro entre los Estados Unidos y el mundo islámico. El ponente fue el Jeque Tamim bin Hamad bin Khalifa Al Thani, pero a través del Ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, Mohammed bin Abdulrahman Al Thani. Si bien la institución es uno de los “think tanks” más prestigiosos de Washington, ambos líderes qataríes son partidarios del terrorismo islámico, brindando su ayuda a la Hermandad Musulmana y al Hamás. Llegaron a Nueva York supuestamente para proteger a Alepo.

El discurso, realizado en el Foro Mundial Islámico de Estados Unidos, es una extensión de una campaña de adulaciones y sobornos de Qatar, especialmente ejecutadas en Alemania, Inglaterra y Francia. De hecho, este discurso fue un intento de la dictadura familiar de Qatar – que no defiende ni posee democracia ni los derechos humanos – de sacudir su responsabilidad frente a los ojos del mundo por el terrorismo islámico que apoya y, de esta forma, obtener el apoyo estadounidense para desmantelar el asedio que Egipto, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein han puesto sobre Qatar.

Según un informe de investigación del New York Times, los gobiernos extranjeros entregaron decenas de millones de dólares a más de una docena de institutos de investigación en Washington DC, las mismas organizaciones que a su vez presionaron a funcionarios del gobierno estadounidense para que adoptaran una política que sirviese a los intereses de los donantes. El informe señaló con un dedo acusador a la “Brookings Institution” por haber recibido importantes sumas de dinero extranjero, emitiendo luego documentos de posición, organizando foros y organizando reuniones de información personales para funcionarios estadounidenses en la administración a favor de lo que los gobiernos extranjeros querían. La misión del Brookings Institute es influenciar la política a través de una investigación educativa independiente basada en criterios objetivos, dijo el vicepresidente ejecutivo Martin Indyk, quien fue embajador de Estados Unidos en Israel en la administración Clinton.

De hecho, el dinero proporciona una respuesta a todo. El ministro de Relaciones Exteriores de Qatar es un partidario abierto del Hamás y la trata como una organización legítima, alojando en dicho país al jeque Yusuf al-Qaradawi y a los agentes de Hamás. El mismo, aprovechó el púlpito para menospreciar la doctrina islámica expansionista y terrorista mientras se incorpora a la retórica del odio y la incitación a Al Jazeera, la red de medios de comunicación de Qatar. El ministro de Relaciones Exteriores afirmó que el terrorismo proviene de extremistas que se encuentran en todas las religiones, es causado por la explotación socioeconómica y las dificultades – por no mencionar la “ocupación” – y no tiene conexión con la religión del Islam. Si se continúa esta línea de pensamiento, se deduce que hay mujaidines y asesinos cristianos y judíos, y que la mayor parte del mundo, motivado por la crisis, se ocuparía del terrorismo… ¿De Verdad?

Además, el ministro añadió que su país actúa para profundizar el diálogo interreligioso. Esta debe ser la razón por la cual Al Jazeera saca su material directamente de los Protocolos de los Ancianos de Sión, incitando el asesinato de judíos y negando descaradamente la herencia judía en Jerusalén. Al final de su discurso, el ministro de Qatar afirmó que la comunidad internacional debe decidir redefinir lo qué es el terrorismo, e incluso calificó el apoyo de Qatar al terrorismo de Hamás como una lucha contra la “ocupación”.

El discurso del ministro de Qatar estaba destinado a borrar la evidente responsabilidad del principado por el terrorismo islámico mundial y la incitación contra los países árabes. Deseaban barrer su culpa bajo la alfombra. El Ministerio de Relaciones Exteriores negó irrespetuosamente la existencia del terrorismo islámico mientras el mundo se sentaba y le escuchaba enseñar las “verdaderas” razones del terrorismo. Parece que a cambio de un puñado de dólares, incluso esto es posible.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.