¡Pum! ¡Puf! Cuando los mafiosos judíos de la década de 1930 golpeaban a los nazis en las calles de Estados Unidos – Por Renee Ghert-Zand (The Times of Israel)

‘Gánsteres vs. Nazis’ de Michael Benson cuenta cómo un juez de Nueva York ordenó en secreto a los jefes de la mafia Meyer Lansky y Bugsy Siegel que reclutaran un ejército de matones judíos para intimidar a los antisemitas.

Portando banderas con la esvástica, la Alianza Alemana-Estadounidense desfila por la calle 86 Este en la ciudad de Nueva York antes de una gran manifestación en el Casino Yorkville. (New York World-Telegram y The Sun Newspaper Collection, Biblioteca del Congreso, LC-USZ62-11748/ cortesía de Michael Benson)

William Dudley Pelley, visto aquí dirigiéndose a sus tropas de Camisas Plateadas, combinó el fanatismo religioso con su filosofía nazi. (Bibliotecas Universitarias, Universidad de Washington, Colecciones Especiales, Colección: PH 1521.1, Negativo no. UW 39259/ cortesía de Michael Benson)

El juez de Nueva York, Nathan D. Perlman, aparentemente creía firmemente en el adagio: si necesita que un trabajo se haga bien, debe recurrir a las personas adecuadas. Entonces, en 1938, llamó al notorio mafioso judío Meyer Lansky para pedirle un favor.

Perlman llamó a Lansky a una reunión cara a cara y le pidió que ordenara a gánsteres judíos que disolvieran violentamente las reuniones de la Alianza (Bund) Alemana-Estadounidense, una organización pro-nazi para estadounidenses de origen alemán.

Perlman preguntó si Lansky tenía algunos chicos que querrían golpear a los nazis. Lansky dijo que definitivamente así era, y sugirió que podían hacer algo más que simplemente golpear a los miembros del Bund.

“Quiero que hagas cualquier cosa menos matarlos”, advirtió Perlman al jefe del crimen organizado.

El destacado rabino Stephen S. Wise, quien estuvo presente para brindar seriedad clerical, se hizo eco del sentimiento del juez.

“Lo siento, pero no podemos aprobar el asesinato”, dijo.

Esto hizo que Lansky dijera a sus asociados que podían «marinar» pero no «congelar» a los que se presentaban en las reuniones, mítines y marchas del Bund, donde los oradores esparcían odio contra los judíos. Lansky les dio licencia a sus muchachos para usar más que sus puños. Bates de béisbol, palos y otras parafernalias de peleas callejeras estaban aprobados. Las armas estaban prohibidas, al igual que los picahielos, que eran el arma preferida del asesino Abraham “Kid Twist” Reles.

El juez Nathan Perlman tomaba un teléfono y llamaba a gánsteres en Nueva York, Newark, Minneapolis, Chicago y Los Ángeles para pedirles que disolviera las reuniones nazis. (Colección de la Compañía Nacional de Fotografía, Biblioteca del Congreso, División de Impresiones y Fotografías, LC-DIG-npcc-03143)

Un nuevo libro, «Gánsteres vs. Nazis: Cómo los mafiosos judíos lucharon contra los nazis en tiempos de guerra en Estados Unidos”, cuenta la fascinante historia de cómo Perlman dirigió en secreto un ejército liderado por gánsteres judíos en los Estados Unidos en una exitosa campaña de un año para aplastar a dos organizaciones nazis estadounidenses clave, el Bund y la Legión de Plata (más conocida como las Camisas de Plata).

Escrito por el prolífico escritor Michael Benson, el libro proporciona el contexto histórico de la decisión de Perlman de dar a estas organizaciones el tratamiento punitivo extrajudicial.

Unos 100 grupos antisemitas operaron en los Estados Unidos en la era de la Depresión. En una era anterior a la aprobación de las leyes contra el odio, estas organizaciones estaban completamente protegidas por la libertad de expresión otorgada por la Primera Enmienda de la constitución del país. Como resultado, estos grupos operaron abiertamente con impunidad.

La primera llamada telefónica del juez Perlman fue a Meyer Lansky, quien había sido fundamental en la formación del sistema Five Family y Murder Inc. de la ciudad de Nueva York (Colección del New York World-Telegram y del Sun, Biblioteca del Congreso, LC-DIG-ds -00979)

El Bund Alemán-Estadounidense promovió el antisemitismo y el anticomunismo junto con su agenda pro-nazi y pro-aislacionista. La organización estaba estrechamente alineada con el Frente Cristiano del padre Charles Coughlin, demagogo antisemita y personalidad de la radio.

“Dijeron que los judíos eran todos comunistas y que tenían todo el dinero, lo que sorprendió bastante a muchos judíos estadounidenses”, dijo Benson en una entrevista con The Times of Israel desde su casa en Brooklyn, Nueva York.

Si bien el Bund realmente se reflejaba en Alemania y hacía propaganda del régimen nazi, afirmaba ser una organización pro-estadounidense.

“La afirmación siempre fue que eran ciudadanos estadounidenses que defendían a Estados Unidos. Cuando tenían sus mítines, siempre había una bandera estadounidense al lado de la bandera con la esvástica. Un retrato de George Washington estaba al lado del retrato de Hitler. La “gran fiesta” en el Madison Square Garden [en febrero de 1939] se denominó manifestación Pro-América. Iban a hacer grande a Estados Unidos”, dijo Benson.

El líder del Bund germano-estadounidense (es decir, el Bundesführer) era Fritz Julius Kuhn. Se veía a sí mismo como el Hitler de Estados Unidos. (Foto de archivo de Alamy)

Aunque la mayoría de los aproximadamente 25.000 miembros del Bund que pagaban cuotas eran ciudadanos estadounidenses de origen alemán, los líderes del grupo, incluido el bananero Fritz Kuhn, eran alemanes que nunca se naturalizaron.

Los judíos estadounidenses y los líderes comunitarios estaban preocupados y asustados. El gobierno del presidente Franklin D. Roosevelt trató de actuar contra los grupos pro-nazis cuando y donde fuera posible. Pero no había nada que pudiera hacerse legalmente para eliminarlos.

Harto de la situación, Perlman tomó el asunto en sus propias manos. Como ex congresista y juez de la Corte de Sesiones Especiales de la Ciudad de Nueva York, su papel en la intimidación de los estadounidenses respetuosos de la ley tendría que mantenerse en secreto. Así que pidió la ayuda de hombres que querían hacer daño a los antisemitas, y no tuvo miramientos para actuar fuera de la ley.

Abe ‘Kid Twist’ Reles (izquierda) y Buggsy Goldstein (centro) compartiendo una risotada. (Fotografía del Brooklyn Daily Eagle, PUERTO-0744, Biblioteca Pública de Brooklyn, Centro de Historia de Brooklyn)

“El libro tiene lugar en esa zona de penumbra entre lo que es legal y lo que es justo… Los villanos dentro del libro están todos dentro de la ley, y los héroes están todos fuera de la ley”, dijo Benson.

A pesar del tema serio y la violencia continua, Benson dijo que deliberadamente escribió «Gánsteres vs. Nazis» en un estilo alegre. Emplea jerga de gánsteres y verbos explosivos en todo momento, evocando imágenes de películas de acción o cómics.

Un asistente a una reunión del Bund “se deslizó por la pared como helado de vainilla rodando por un cono” después de ser golpeado por un matón judío.

Una vez, los judíos tendieron una emboscada a los miembros del Bund cuando salían de un evento, lo que provocó una «acción intensa… que parecía el frenesí carnívoro de las pirañas en aguas tranquilas».

Barney Ross era el campeón mundial de peso welter cuando se le pidió que ayudara a disolver una reunión del Bund. (Colección de Michael Benson)

Benson dijo que solo podía concebir esta historia cinematográficamente.

“Es como una película de acción. ¿Quién no quiere interpretar a un gánster judío que golpea a un nazi aturdido? comentó Benson.

Una vez que las cosas estaban en marcha en Nueva York, Perlman contactó al socio de Al Capone, Jake «Pulgar Grasoso» Guzik en Chicago, y le pidió que hiciera en la Ciudad de los Vientos lo que Lansky estaba haciendo en la Gran Manzana. La clave de la operación de Chicago fueron los boxeadores judíos, incluido el campeón Barney Ross, así como el periodista judío rubio de ojos azules, Herb Brin, que asistía a las reuniones del Bund encubierto y recopilaba información valiosa.

En Nueva Jersey, Perlman confió en el jefe de la mafia y contrabandista extraordinario Abner «Longie» Zwillman. A su vez, Zwillman recurrió a su amigo, el ex boxeador y dueño de un gimnasio Nat Arno, en busca de ayuda para reclutar a tipos duros judíos. El siempre generoso Zwillman cubrió todos los costos incurridos por estos «Minutemen» (listos para pelear en minutos), quienes se veían a sí mismos como la fuerza de combate de élite de la Guerra Revolucionaria.

En el centro de Estados Unidos, el problema no era tanto el Bund como la Legión de Plata de William Dudley Pelley. Muchos de los 15.000 camisas plateadas que portaban tarjetas y sus seguidores vivían en Minnesota. Davie «El Judío» Berman, que dirigía la escena de las apuestas en Minneapolis, era el hombre de Perlman. Berman incluso cooperó con su rival Isadore “Kid Cann” Blumenfeld para esta misión.

“Berman le dijo a Perlman que sería un honor darle una bofetada a esos imbéciles de la Camisa Plateada”, escribió Benson.

Las tropas de la Legión de Plata de Pelley alineadas para la inspección. (Bibliotecas Universitarias, Universidad de Washington, Colecciones Especiales, Colección: PH 1521.7, Negativo no. UW 39260)

En Minneapolis, los mafiosos trabajaron en estrecha colaboración con las instituciones judías legítimas de la comunidad. Es gracias a los minuciosos registros de estas organizaciones que se pudo reconstruir la historia de cómo los matones judíos lucharon contra los Camisas de Plata, según el autor.

Los intentos de los nazis de lograr una posición segura en La La Land comenzaron ya en 1933 y provinieron directamente del propio Führer. Hitler y el principal propagandista nazi, Josef Goebbels, enviaron exploradores al sur de California para formar células nazis activas y tramar crímenes horribles contra los magnates judíos de Hollywood.

“Hitler pensó que si podía hacerse cargo de la maquinaria de propaganda de Hollywood, tal vez sería capaz de conquistar Estados Unidos sin disparar una sola bala, porque se ganaría los corazones y las mentes de los estadounidenses y de la gente de todo el mundo si Hollywood empezaba a hacer películas pro-nazis”, explicó Benson.

William Pelley (con el uniforme oscuro) y los miembros de la Legión de Plata reunidos frente al Silver Lodge en Redmond, Washington, en 1936. Tenga en cuenta los bigotes de cepillo de dientes de Hitler en las filas delantera y trasera. (Bibliotecas Universitarias, Universidad de Washington, Colecciones Especiales, Colección: PH 1521.9, Negativo no. UW 39131)

Afortunadamente, las cosas no salieron como Hitler había deseado gracias al contraespionaje coordinado por el abogado judío Leon L. Lewis. Los espías, muchos de ellos mujeres, informaron a Lawrence y al FBI y a la Inteligencia Naval de EE. UU. El plan nazi también se vino abajo gracias a las puñaladas por la espalda entre los agentes nazis, porque Hitler no había puesto a ninguno de ellos definitivamente al mando.

‘Gánsteres vs. Nazis: Cómo los mafiosos judíos lucharon contra los nazis en tiempos de guerra en Estados Unidos’ por Michael Benson (Citadel)

Pero con el Bund y los Camisas Plateadas activos en Los Ángeles a fines de la década de 1930, Perlman llamó a Ben «Bugsy» Siegel y Mickey Cohen para que se hicieran cargo allí.

Para 1939, los mafiosos judíos habían golpeado a suficientes nazis para asegurarse de que un número significativo de ellos dejara de asistir a las reuniones, o al menos pasaran a la clandestinidad. Las acciones de los gánsteres también animaron a los judíos comunes a protestar y actuar.

Los mafiosos pudieron salirse con la suya rompiendo cráneos y causando todo tipo de daños corporales porque la policía (que estaba en los bolsillos de la mafia) miraban hacia otro lado. Afortunadamente, sin muertes involucradas, las peleas sangrientas nunca llegaron a las portadas, y los perpetradores nunca fueron nombrados.

El papel del juez Perlman en todo esto no se reveló en ese momento. Perlman, quien murió en 1952, se desempeñó como alto funcionario en el Congreso Judío Estadounidense y ayudó al juez de la Corte Suprema de los EE. UU. Robert H. Jackson, designado por el presidente Truman para servir como el principal acusador de los criminales de guerra nazis en los EE. UU.

La historia de gánsteres judíos golpeando a los nazis estadounidenses se olvidó en gran medida. Cuando se le preguntó por qué sucedió esto, Benson dijo que pensaba que se debía a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial después del ataque japonés a Pearl Harbor en diciembre de 1941. El Bund, Camisas Plateadas y organizaciones similares fueron ilegalizadas y algunos de sus líderes fueron enterrados como extranjeros peligrosos.

Michael Benson. (Michael Hanlon)

En el epílogo del libro, Benson cuenta lo que pasó con cada uno de los personajes. Algunos fueron reclutados o se ofrecieron como voluntarios para servir en el ejército. Algunos de los gánsteres y luchadores judíos vivieron hasta una edad avanzada y fallecieron por causas naturales. Otros terminaron en prisión o muertos debido a la violencia de las turbas. (Alerta de revelación: Jacob «Sparky» Rubenstein de Chicago se mudó a Dallas, dirigió clubes nocturnos y cambió su nombre a Jack Ruby. Se hizo famoso por otro crimen).

La interpretación de Benson de este capítulo fascinante de la historia estadounidense puede ser divertida, pero para el juez Perlman no había nada entretenido sobre la actividad nazi en las ciudades de los Estados Unidos.

“No fueron los números [de nazis estadounidenses] lo que realmente molestó al juez Perlman tanto como la forma descarada en que se comportaron. Nunca se les ocurrió que encontrarían resistencia. Asumieron que los judíos eran blandos y tendrían miedo de contraatacar”, dijo Benson.

Traducción: Comunidad Judía de GuayaquilFuente: The Times of Israel

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.