¿Pueden los palestinos movilizar al mundo árabe por el tema de la embajada estadounidense? – Por Pinhas Inbari

La intención del Presidente estadounidense Donald Trump de trasladar la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén produjo reacciones de ira en la Autoridad Palestina, que se prepara para bloquear la iniciativa.

La reacción árabe ante la idea de trasladar la embajada depende de, por un lado, la presión palestina y, por el otro, de si la administración Trump tiene intención de cumplir con su promesa electoral de mover la embajada.

Jerusalén es muy importante para la Autoridad Palestina y para la Hermandad Musulmana y es mucho menos importante para los otros países árabes y para Arabia Saudita en particular.

Husam Zomlut, asesor de asuntos estratégicos del presidente de la AP Abbas y embajador palestino designado en Washington, admitió en el canal de televisión de Hamás que el objetivo de la diplomacia palestina es apartar a los Estados Unidos de su papel de liderazgo del proceso de paz en favor de Europa y la ONU.

Es importante señalar que hasta ahora el mundo árabe se ha mantenido en silencio sobre el tema de la embajada, con la excepción de Kuwait. Ningún país árabe ha condenado oficialmente la posibilidad que se traslade la embajada estadounidense a Jerusalén. El Rey Abdallah de Jordania advirtió a los Miembros del Congreso sobre las consecuencias negativas de mudar la embajada mientras visitaba Washington el 31 de enero de 2017. Esto no significa que los países árabes continuaran guardando silencio en un futuro.

El Secretario General del Comité Ejecutivo de la OLP Saeb Erekat, en una entrevista a la televisión palestina, explicó con furia el por qué la Autoridad Palestina se oponía tan fuertemente a la idea. Este hizo hincapié en que los palestinos no sólo rechazan la reubicación de la embajada en Jerusalén Occidental, bajo control israelí desde 1949, sino en cualquier parte de Jerusalén en lo absoluto. Esto significa que los palestinos se aferran a su antigua noción que los judíos no tienen lugar en Jerusalén, no importa dónde. El Dr. Erekat continuó que la medida perjudicará a los palestinos porque anularía la última resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que definió a Jerusalén Oriental como territorio ocupado.

Los palestinos amenazan con violencia

Mudar la embajada incluso a Jerusalén Occidental, afirmó Erekat, es un acto de aprobación a la judaización de Jerusalén. Uno puede deducir de esta explicación que, en lo que respecta a los palestinos, Jerusalén Oriental y Occidental son iguales; todo es palestino y Jerusalén no puede ser reconocida como judía en ninguna parte. La anulación de la resolución 2334 le causaría un enorme daño a la causa palestina según Erekat, porque socavaría los fundamentos de la legitimidad internacional palestina sobre la cual se basa toda la diplomacia palestina. La diplomacia palestina va dirigida a humillar a Israel en las agencias de la ONU y a emitir condenas en la arena internacional. En este sentido, el vínculo del judaísmo con Jerusalén contradice de alguna manera la legitimidad internacional, según la Autoridad Palestina. Esta fue la esencia de la resolución de la UNESCO del 13 de octubre de 2016 que no hacía referencia a ningún vínculo entre el judaísmo y el Monte del Templo y el Muro Occidental (Muro de los Lamentos).

Funcionarios palestinos también amenazaron con reaccionar violentamente si la medida de mudar la embajada es tomada. Si se produce el traslado, advirtió un alto funcionario palestino, la OLP tomara “decisiones cruciales”, incluyendo cancelar el reconocimiento de Israel por parte de la OLP. Este se refirió a la visita de Ariel Sharon el año 2000 al Monte del Templo, que la OLP culpó por generar cinco años de intifada. También mencionó las recientes “provocaciones” de los ministros del Likud que visitaron el Monte del Templo y que “causaron” la “intifada del cuchillo”. Este amenazó a Israel con una nueva ola de violencia. Curiosamente, la pérdida de autoridad por la Autoridad Palestina y el control de seguridad en las zonas de Cisjordania fueron consideradas amenazas de seguridad importantes en contra de Israel; Sin embargo, es la Autoridad Palestina la que profesa amenazas de violencia. En cualquier caso, en lo que respecta a Jerusalén, ante los palestinos, es una situación de “ganar o perder”, sin lugar a un compromiso de “ganar o ganar”.

El funcionario de la AP también dirigió serias amenazas contra los Estados Unidos. Este “predijo un huracán” que barrería al mundo árabe y musulmán, perjudicando los intereses estadounidenses. Este elaboró las acciones que la AP tomaría para movilizar al mundo musulmán en contra de la esperada acción del presidente. Este declaró que la ceremonia de izar la bandera palestina en el Vaticano el 14 de enero de 2017 fue parte de su campaña para frustrar la medida.

Erekat también explicó el por qué este tema es tan crucial para los palestinos y lo vinculó con las reuniones preparatorias en Beirut de convocar al Consejo Nacional Palestino, el Parlamento de la OLP en el exilio.

De acuerdo a Erekat, el colapso del Acuerdo Sykes-Picot que delineó las fronteras en el Medio Oriente hace 100 años determinará también el destino de Palestina, porque seguramente se trazarán nuevas fronteras. Si Palestina no es incluida en el mapa ahora, no será incluida del todo. A fin de darnos cuenta de la existencia de Palestina en los próximos arreglos regionales, la unidad palestina debe existir a toda costa. A fin de superar las divisiones, los palestinos deben reconfigurar un nuevo Comité Ejecutivo de la OLP que sería declarado como el gobierno en el exilio y el Consejo Nacional Palestino (CNP) como el Parlamento de Palestina (y no el Consejo Legislativo Palestino electo el cual está controlado por Hamás). La pérdida de Jerusalén, en este momento crítico, sería un golpe fatal a la realización de un estado palestino en la era posterior al Sykes-Picot, explicó Erekat.

La postura árabe sobre Jerusalén

Todas estas amenazas suenan intimidantes y serias, pero el influyente editor del diario Rai Al-Yom Abd Al-Bari Atwan, palestino radicado en Londres, no se las tomó en serio y las describió como vacías. En un editorial, este declaró que Abu Mazen nunca pondría en peligro la existencia de la Autoridad Palestina la cual dirige y este ya le ha volteado la mirada a otros asuntos más serios. Ciento cincuenta familias de los principales burócratas de la AP dependen de los salarios que este les paga. Abu Mazen no puede decirles a sus subordinados que organicen y participen en protestas en contra de mudar la embajada y menos que las manifestaciones se vuelvan en su contra.

Con el fin de examinar las afirmaciones de Atwan, tenemos que analizar las posturas árabes sobre Jerusalén y es aquí donde podemos hallar profundos desacuerdos. En primer lugar, existe desacuerdo dentro de la propia Autoridad Palestina. Erekat dijo en una entrevista que “con todo respeto a las capitales árabes, Jerusalén es más importante que todas las capitales juntas”. Es difícil creer que algún país árabe acepte fácilmente este insulto a su orgullosa capital. Este enfoque palestino puede entenderse como una aspiración no sólo para confirmar su existencia en la era posterior al Sykes-Picot sino también a utilizar a Jerusalén y Al Quds para establecerse a sí mismos como una potencia regional. A través de intimidación y amenazas en utilizar la crisis artificial de la Mezquita Al-Aqsa como un símbolo, estos buscan amenazar a todos los vecinos a su alrededor e incluso aprovecharse de las grandes comunidades palestinas en Israel y Jordania a fin de desestabilizar a ambos países. La aspiración de los palestinos en asegurar el dominio exclusivo sobre Jerusalén sugiere que estos no estarán satisfechos como un estado pacífico común, sino que desean ser un poder regional proyectando una sombra al menos sobre Jordania.

De hecho, se informó que Jordania pidió a los palestinos que eviten el lenguaje de las amenazas y apliquen una diplomacia informal silenciosa.

El extender la importancia de Jerusalén puede afectar también la nerviosidad de Arabia Saudita, especialmente porque los saudíes están ansiosos de preservar el estatus supremo de la Meca sobre los antecedentes de la división chiita-sunita y que lo misiles chiitas hayan tenido como blanco a Meca desde Yemen.

En realidad, Jerusalén es muy importante para la Autoridad Palestina y la Hermandad Musulmana y es menos importante para otros países árabes y Arabia Saudita en particular, ya que el estatus de La Meca está siendo ahora desafiado por los chiitas. Los saudíes no pueden tolerar una rivalidad planteada por Jerusalén.

En este punto, incluso Hamás y otros afiliados a la Hermandad Musulmana no respaldaron el grito de alarma de Ramallah. El órgano de la Hermandad Musulmana en Amman, A-Sabeel, enfatizó la amenaza a La Meca en lugar de Jerusalén. Hasta la semana pasada, el único informe sobre el tema fue que el Presidente Trump supuestamente le notificó a Abu Mazen sobre su determinación de trasladar la embajada, pero A-Sabeel no dio ningún comentario sobre el informe. Sin embargo, Hamás TV le dedicó un programa al tema en el que emitió amenazas e intimidaciones. Al mismo tiempo, el programa de televisión de Hamás no presentó una postura particular por parte de Hamás, sino más bien las opiniones de varios grupos de la OLP. Un participante de Hamas en el programa de entrevistas sugirió esperar y ver si Trump efectivamente mudaba la embajada. Fue el representante de Fatah Fayez Kawasmeh, quien amenazó con lanzar una intifada popular.

En lo que respecta a Arabia Saudita, una enorme asignación de 500 millones de dólares para Jerusalén fue prometida en la Cumbre de Serte en Libia hace unos 10 años. Los fondos nunca fueron transferidos a las arcas palestinas porque Arabia Saudita bloqueó la transmisión de los fondos.

Los movimientos terroristas salafistas, tales como el Estado Islámico, aún no han expresado ninguna referencia hacia Jerusalén. Incluso se hicieron circular folletos en Jerusalén Oriental, que explícitamente tenían como blanco a cristianos, no mencionaban ni una sola palabra sobre Jerusalén o la importancia de Al-Aqsa.

El 8 de enero, 2017 el ataque terrorista realizado con un camión por un simpatizante del ISIS en Jerusalén no fue endosado formalmente por el ISIS. Hamás dio un paso al vacío con el fin de acreditarse una operación que no les pertenecía.

¿Un cambio en alianzas?

Hemos recibido recientemente, de fuentes palestinas, un informe sobre lo que sucedió en una reunión entre Abbas y el Rey Salman en su entrevista del 21 de diciembre, 2016. Según este informe, mientras los dos estaban sentados en el palacio del rey en Riad, se recibió una llamada telefónica del Presidente de Egipto Al-Sisi con el propósito de actualizarle al rey de que este había decidido, mientras Mahmud Abbas se encontraba en presencia del Rey, retirar la Resolución del Consejo de Seguridad egipcia contra Israel. [Esta fue presentada más tarde por otros miembros del Consejo de Seguridad]. El Rey le dijo a Al-Sisi: “Adelante”. Abu Mazen dijo: “Al menos resista la decisión de Trump de trasladar la embajada a Jerusalén”, pero Al-Sisi dijo, según las fuentes, “Yo estoy con Trump”, mientras el Rey de Arabia Saudita permaneció en silencio.

abbas_king_salman

Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas recibido por el Rey Salman en Riad, Arabia Saudita, 21 de diciembre, 2016.

Saeb Erekat afirma que Europa también está en contra de mudar la embajada y que los palestinos movilizaran Europa de su lado. Teniendo en cuenta la conversación entre Al-Sisi y Abbas, podemos analizar que en el futuro, existen posibles diferencias que pudieran surgir con la administración Trump y los gobiernos actuales de Europa, mientras que Israel, Egipto y Arabia Saudita estarán del lado estadounidense y la AP estará del lado europeo.

De hecho, Husam Zomlut, consejero de asuntos estratégicos del Presidente de la Autoridad Palestina Abbas y embajador palestino designado en Washington, admitió a Hamás TV que el objetivo de la diplomacia palestina es apartar a los estadounidenses de un papel líder del proceso de paz en favor de Europa y la ONU.

El papel de Jordania sobre Jerusalén

En cuanto a Jordania, estos han cambiado sus posturas con el tiempo. Después de la guerra de 1948, Jordania se anexó la Antigua Ciudad de Jerusalén y Cisjordania. Todos los países árabes rechazaron esta anexión y se aferraron a la decisión de la ONU que Jerusalén es una ciudad internacional. Al mismo tiempo, uno tiene que recordar que la zona internacional prevista de Jerusalén es mucho más grande que los límites de la ciudad y comprende un extenso territorio que incluye a Belén que la UNESCO ya reconoció como parte de la AP.

Cuando Jordania anunció la retirada de Cisjordania, mantuvo específicamente sus vínculos con Jerusalén Oriental y la Mezquita Al-Aqsa, en particular.

El tratado de paz de 1994 con Israel se basó en el estatus quo acordado tras la guerra de 1967, en el que Israel es responsable de la seguridad de las mezquitas, mientras que el Waqf jordano es responsable por la administración de la plazoleta del Monte del Templo. La plaza de la mezquita es totalmente islámica, mientras que el Muro Occidental es totalmente judío. Judíos y cristianos pueden ir a las mezquitas como visitantes, pero no como feligreses. Israel prometió darle a Jordania un estatus preferencial sobre la plaza del Monte del Templo en los acuerdos permanentes.

Aunque el acuerdo de paz con Jordania se refiere sólo al Monte del Templo, Jordania se designó a sí mismo como el guardián de otros lugares, al igual que los árabes en Jerusalén Oriental. Jordania inunda a Israel con quejas y peticiones sobre asuntos concernientes a Jerusalén Oriental. Los residentes de Jerusalén Oriental, fuera de las mezquitas, explicaron su actividad como parte de la campaña para bloquear la judaización de Jerusalén.

Esta situación cambió totalmente luego que dos funcionarios jordanos fueron expulsados de la mezquita en desgracia por una violenta muchedumbre palestina en mayo, 2015.

jordanian_cleric_temple_mount

Multitud ataca a figura religiosa jordana (llevando puesto el kaffiya rojo) fuera de la Mezquita Al Aqsa en Jerusalén, mayo, 2015.

Un furioso Rey Abdallah reunió a los representantes de Jerusalén Oriental e informó a los palestinos que Jordania de ahora en adelante se considera a sí mismo responsable sólo de las mezquitas y se desconecta a sí mismo de todos los demás asuntos relacionados con Jerusalén Oriental.

La mezquita Al-Aqsa es crucial para la dinastía hachemita que se ve a sí misma como el protector de los lugares sagrados. Hasta que la Autoridad Palestina se uniera a la UNESCO Jordania no actuó en contra de Israel. Sin embargo, al unírsele, los palestinos trajeron consigo un impulso frenético y obligaron a Jordania a competir con ellos por lealtad a Jerusalén, tal como se vio en la reciente decisión de la UNESCO.

Jordania previó esta eventualidad y obligó a la Autoridad Palestina a firmar un acuerdo que dejó en manos de Jordania la representación de Jerusalén en la UNESCO, pero tal como vimos en la última decisión de la UNESCO, los palestinos no respetaron el acuerdo y se hicieron cargo de la iniciativa, arrastrando a Jordania tras ellos.

Básicamente, en lo que respecta a Jordania, si se les deja solos, estos estarían satisfechos con preservar su estatus en las mezquitas, sin interés en actuar contra el traslado de la embajada, siempre y cuando se encuentre en Jerusalén Occidental.

Históricamente, tanto Jordania como Israel pusieron en tela de juicio las decisiones de internalización: a raíz del año 1948, Israel declaró la parte oeste de Jerusalén como su capital, mientras que Jordania se anexó el lado este. Sobre el tema de la internacionalización, Jordania expresó un “fuerte rechazo”, pero si no hubiese otra manera, la internacionalización debería aplicarse a ambas partes de Jerusalén – este y oeste.

Luego de la guerra de 1967, Jordania actualizó su política para que fuese más “realista de que [Jerusalén] pueda ser resuelta pacíficamente”, evitando la amenaza de convertirse en una disputa religiosa y mantenerla dentro del ámbito “político”.

Después de 1967, el Rey Hussein hizo referencia a Jerusalén como la “Ciudad de Allah”, lo cual puede interpretarse como una versión de la internalización. Sin embargo, este se refería a la Antigua Ciudad y “la Cuenca Santa” y no a Jerusalén como un todo.

Dada su sensibilidad, Jordania tratará de convencer a la administración Trump que evite trasladar la embajada, pero es menos XXXX debido a sus propios intereses, sino más bien debido a la competencia impuesta a ellos por los palestinos. De hecho, el diario Al-Rai Al-Yom informó que Jordania ha estado operando en canales secretos a fin de persuadir a la administración Trump a no trasladar la embajada hacia Jerusalén.

La posición de Jordania hacia una solución en Jerusalén no se desvía de sus principales posturas en el conflicto árabe-israelí antes de 1967. Pre-1967, el conflicto árabe-israelí presentó una crisis existencial para los jordanos, en la que Jordania no reconoció a Israel. Después de 1967, el conflicto pasó de ser un conflicto existencial a uno político.

Antes de 1967, Jordania estaba fuertemente en contra de internacionalizar a Jerusalén y esa postura no ha cambiado con los años. De acuerdo a fuentes palestinas, en una reciente conversación entre Abbas y el Rey Abdallah, el Rey jordano le prometió a Abbas que llevaría al tapete el tema de la embajada de Jerusalén con Trump, pero que Jordania tiene muchos problemas que son más apremiantes para plantearle a Trump. El tema de Jerusalén no puede estar en el tope de la lista de prioridades, explicó el Rey. Abbas pidió que el Rey intercediera a su favor, pero el Rey respondió que no estaba seguro de su postura frente a la de Trump.

 

 

Pinhas Inbari es un veterano corresponsal sobre temas árabes que anteriormente reportaba para la Radio Israelí y el diario Al Hamishmar y actualmente es analista del Centro para Asuntos Públicos en Jerusalén.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.