Programa nuclear de Irán: ¿Hacia dónde se dirige? – Por Teniente Coronel (Reserva) Dr. Raphael Ofek

RESUMEN EJECUTIVO: Desde los primeros días del programa nuclear militar iraní, éste se dirigió principalmente contra Israel, que el régimen revolucionario de Teherán considera un archienemigo completamente destruido. A pesar de sus verdaderas intenciones, Irán ha presentado constantemente su programa nuclear a lo largo de los años como diseñado “para uso pacífico”. Incluso cuando, en el segundo semestre de 2002, quedaron expuestos los dos grandes proyectos de Irán para obtener materiales fisibles para armas nucleares: la planta de Natanz para enriquecer uranio mediante centrifugadoras y sus planes para construir un reactor plutogénico como planta de producción de agua pesada. Por entonces, el régimen afirmó que ambas instalaciones estaban destinadas a la producción de energía como alternativas a la explotación de sus reservas de petróleo.

En 2003, Irán se vio obligado por primera vez a presentar sus proyectos nucleares desarrollados al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y permitir el acceso de los inspectores del OIEA a todas sus instalaciones donde se habían llevado a cabo actividades nucleares. También acordó “inhabilitar voluntariamente” el enriquecimiento de uranio en Natanz. Simultáneamente, sin embargo, Irán estaba promoviendo en secreto el “Plan Amad”, un proyecto altamente clasificado, encabezado por Mohsen Fakhrizadeh, para desarrollar armas nucleares.

A principios de 2006, desafiando las graves conclusiones de los inspectores del OIEA en Irán que se reflejaban en los informes trimestrales de la agencia, el régimen decidió renovar el enriquecimiento de uranio en Natanz, aunque a una tasa inferior al 5%, que es suficiente solo para producir energía nuclear en forma de combustible para reactores de potencia. Las tensiones entre Irán y la AIEA aumentaron en la segunda mitad de la década, especialmente después de que se reveló que el anuncio del régimen estableció una instalación subterránea de enriquecimiento de uranio en Fordow, una planta originalmente diseñada para enriquecer uranio para armas nucleares. Irán reconoció la existencia de la instalación en 2009. A finales de 2011, comenzó a enriquecer uranio a una tasa del 20% con el pretexto de que se requería uranio en ese grado de enriquecimiento para producir combustible nuclear para el reactor de investigación de Teherán.

Israel llevó a cabo extensas actividades de inteligencia, en cooperación con Occidente (particularmente los Estados Unidos), para exponer las actividades nucleares secretas de Irán. Esto no solo fue con el propósito de complementar el monitoreo regular del OIEA de las instalaciones nucleares bajo los auspicios de la Organización de Energía Atómica de Irán, que supuestamente estaban destinadas a fines civiles, sino también para presentar frente a la OIEA la información sobre las instalaciones iraníes que estaban operando dentro de un programa nuclear militar. Una contribución vital a este esfuerzo fue el paso de una computadora portátil iraní robada a la inteligencia estadounidense que contenía muchos detalles sobre el Plan Amad para que pudiera transmitirse a la AIEA. Pero la contribución de inteligencia más significativa fue el robo y contrabando, en 2018, de un vasto archivo nuclear iraní a Israel por parte del Mossad (el cuerpo de inteligencia de Israel). El archivo contenía pruebas de que Irán había logrado grandes avances en el desarrollo de armas nucleares.

Para tristeza del régimen de Teherán, todos los elementos de su programa nuclear fueron expuestos gradualmente, por lo que se vio obligado a dar explicaciones al OIEA. Pero esas explicaciones extendieron los límites de la plausibilidad hasta el punto de ruptura. Por ejemplo, durante una visita de los inspectores del OIEA a Natanz en 2003, el régimen afirmó que las centrifugadoras de la instalación eran producto de la investigación y el desarrollo nacionales, pero pronto quedó claro que había adquirido conocimientos y componentes para las centrifugadoras de Pakistán. Teherán también afirmó que el reactor de agua pesada que había construido se basó en un diseño iraní, pero resultó que el diseño fue creado por institutos de investigación rusos.

Las autoridades de Teherán también se dispusieron a arrasar instalaciones que, según la inteligencia occidental, habían sido parte de su programa nuclear militar antes de permitir el acceso de los inspectores del OIEA a los sitios. Sin embargo, a pesar de la demolición de las instalaciones, después de las pruebas en el laboratorio del OIEA en Austria, se encontró que las muestras de suelo del OIEA tomadas de los sitios contenían pequeñas cantidades de partículas de uranio. Estos hallazgos indicaron que la actividad nuclear había tenido lugar en todos los sitios.

En los primeros años de la década que comenzó en 2010, se iniciaron los contactos entre las potencias P5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania), la UE e Irán con el objetivo de llegar a un acuerdo que evitar que el régimen islámico desarrolle armas nucleares. El 14 de julio de 2015, las potencias P5+1, la UE e Irán firmaron un acuerdo sobre un acuerdo, el Plan de Acción Integral Conjunto, o JCPOA, diseñado para limitar varios componentes del programa nuclear iraní. Un actor clave en el avance de este acuerdo fue la administración del presidente Barack Obama.

También se llevaron a cabo muchas actividades contra el programa nuclear iraní. Incluyendo la penetración del gusano informático Stuxnet, que debilitó muchas centrifugadoras en Natanz en 2010, así como el asesinato de varios científicos nucleares iraníes. El más reciente de ellos fue Fakhrizadeh, el padre del programa nuclear militar de Irán, que fue asesinado a fines de 2020. Se han llevado a cabo ataques recientes contra las instalaciones nucleares de Irán en Natanz y Karaj. Si bien se asume ampliamente que estos ataques fueron realizados por Israel, los EE.UU. o los dos en combinación, su procedencia sigue siendo ambigua.

Después de que Donald Trump fuera elegido presidente de Estados Unidos, decidió, en parte en respuesta a las revelaciones contenidas en la operación del Archivo Nuclear Iraní, imponer sanciones a Irán que se intensificaron a lo largo de su presidencia. Irán, por su parte, comenzó a violar paso a paso el acuerdo JCPOA como un acto de desafío contra Trump. A principios de 2020, anunció que ya no estaba sujeto a las restricciones del JCPOA. En 2021, Irán comenzó a enriquecer uranio al 60%, así como a producir uranio metálico, indicios claros de que su objetivo es producir armas nucleares.

A pesar de la intención de Joe Biden, expresada antes de asumir la presidencia de Estados Unidos, de alcanzar un nuevo acuerdo con Teherán y los países socios de la UE sobre el tema nuclear lo antes posible, la situación tal como ha evolucionado desde que asumió el cargo es vaga hasta el punto de indicando una grave crisis. Esto se debe a las recientes y serias medidas tomadas por Teherán que constituyen una abrogación casi completa del acuerdo nuclear y que lo hacen avanzar en gran medida hacia el estado de un estado de umbral nuclear; la elección del archiconservador Ebrahim Raisi como presidente de Irán; y el salvaje alboroto de las fuerzas de la Guardia Revolucionaria en el Golfo Pérsico, que ha hecho del Golfo Pérsico una zona peligrosa para navegar. En cuanto a Estados Unidos, la incompetencia de Biden frente a la toma de Afganistán por los talibanes pone en tela de juicio los tratos de su administración con respecto a Irán.

Mientras tanto, los informes de los medios afirman que Israel está preparando un movimiento militar contra el programa nuclear iraní. De ser cierto, no está claro si Jerusalén adoptaría este paso, particularmente en vista del hecho de que el nuevo gobierno de Israel busca la coordinación con la administración Biden.

Las ambiciones de Biden y los países de la UE de llegar a un acuerdo con Irán son desconcertantes. El régimen iraní es esencialmente una banda criminal que busca apoderarse de todo su entorno a través de la violencia. No se puede confiar en las palabras de los responsables en Teherán, porque utilizan la mentira y el engaño como armas. ¿Tiene sentido hacer negocios con estas personas?

El teniente coronel (res.) Dr. Raphael Ofek, investigador asociado del Centro BESA, es un experto en el campo de la física y la tecnología nucleares que se desempeñó como analista senior en la comunidad de inteligencia israelí.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.