Primer Ministro húngaro: “Compartimos las mismas preocupaciones de seguridad que Israel” – Por Eldad Beck

En entrevista con Israel Hayom, el Primer Ministro húngaro Viktor Orban, reflexiona sobre la histórica visita del Primer Ministro Binyamin Netanyahu y dice que se ha abierto un “nuevo capítulo” en las relaciones entre los dos países. Orban admite que el antisemitismo “si” existe en Hungría, pero promete “tolerancia cero”.

El Primer Ministro húngaro Viktor Orban finalmente respiró aliviado. Acababa de presidir una histórica visita del Primer Ministro israelí Binyamin Netanyahu, una visita llevada a cabo en medio de tensiones con la comunidad judía local. La visita también coincidió con la cumbre del Grupo Visegrado, un bloque de países de Europa central orientado a impulsar la cooperación regional, que Orban también acogió. Netanyahu fue invitado a asistir a esa cumbre durante su visita.

Justo antes de sentarnos para la entrevista, Orban me mostró la impresionante vista desde su oficina que mira hacia al Río Danubio.

“A Netanyahu se le vio muy impresionado por esta vista”, me dice. “Se sintió pleno de emoción por el hecho que estuviese visitando la ciudad donde nació Theodor Herzl (el fundador del sionismo político). Cada vez que mencionaba a Herzl se le notaba su emoción. Esta no se trataba de una visita oficial, era una visita altamente emotiva”.

No pasó mucho tiempo antes que Orban expresara su placer de haber podido reunir con éxito a los dos países presidiendo la primera visita oficial de un primer ministro israelí.

“Estoy orgulloso de ser el primer ministro de Hungría que abrió un nuevo capítulo de cooperación entre Israel y Hungría”, dice.

¿Cuál fue el significado de la visita del Primer Ministro Netanyahu para usted personalmente y para Hungría?

“Nadie sabe exactamente cómo es que ningún primer ministro israelí nunca visitó este país durante 30 años [desde el establecimiento de las relaciones, considerando que tiene] una comunidad judía enorme para los estándares europeos, la segunda más grande en Europa y habiendo tantos judíos húngaros en Israel, por lo que es difícil encontrar una respuesta sobre por qué sucedió. Y él [Netanyahu] estaba consciente que se trataba de una situación poco natural y que deberíamos cambiarlo… Podemos decir que los líderes de Hungría e Israel disfrutan no sólo de un vínculo político, sino que también poseen una conexión basada en una confianza mutua”.

La relación entre usted y el Primer Ministro Netanyahu se remonta a…

“Lo conozco desde hace décadas, básicamente, porque su partido Likud tiene una relación privilegiada con el PPE, el Partido Popular Europeo en el Parlamento Europeo, al que pertenece mi partido político, así que por lo tanto este estuvo en mi radar durante décadas, pero el primer encuentro personal importante ocurrió cuando visité Jerusalén y Tel Aviv.

“Visité la Knesset e invertí algo de tiempo para conocer realmente y personalmente al liderazgo político de aquella Israel y yo también le visité (a Netanyahu). Y la conversación en esa época fue bastante buena. Y supe cuán exitoso fue como ministro de finanzas. Porque posee un entendimiento especial sobre economía. Es pro-mercado y, al mismo tiempo patriota. Una buena combinación para Hungría. Esa fue mi idea. Y yo le pregunté: “¿Podría aconsejarnos, porque tarde o temprano nuestra comunidad política está regresando al poder, porque los socialistas [en el gobierno de esa época] están destruyendo el país’? Y él dijo: ‘Por supuesto'”.

Netanyahu dijo que Israel defiende a Europa. ¿Está usted de acuerdo?

“Estamos viviendo en un momento en el que los intereses de seguridad de Israel y los intereses de seguridad de Europa, incluyendo Hungría, coinciden. Es obvio. Es evidente. Así que si Israel no está combatiendo contra los grupos terroristas militantes, si Israel no está listo para apoyar y cooperar con los estados árabes moderados, una nueva invasión migratoria vendrá a Europa”.

Usted afirmó que Hungría tiene mucho que aprender de Israel. ¿Puede profundizar sobre ese tema?

“Los hechos son obvios: Israel es un país pequeño y tiene un PIB per cápita que es tres veces mayor que el nuestro. Uno hace algo [bien] – entiende las cifras, así que haces algo muy, pero muy bien, lo cual es algo que no tiene precedentes en la economía mundial… Y Hungría pertenece a la Unión Europea, pero nunca renunciaremos a nuestra identidad nacional. E Israel es fuerte en eso ¿Cómo se organizan las comunidades viviendo fuera de Israel? ¿Diáspora? ¿Cómo crear una comunidad a nivel mundial? Quisiera decir que deberíamos entender a Israel porque nosotros los húngaros al igual que los israelíes como una nación del mundo… tenemos una diáspora también. Hungría sufrió mucho a lo largo de la historia y perdimos a muchos de nuestros ciudadanos, se marcharon del país o fueron perseguidos o huyeron del país. Y poseemos un entendimiento y un desafío para reunificarlos, mantenerlos juntos… e Israel está haciendo eso muy bien”.

Usted dijo que posee una política de no-tolerancia o tolerancia cero hacia el antisemitismo. Pero ¿qué les dice a los miembros de la comunidad judía aquí en Hungría que afirman que la campaña iniciada por su gobierno contra el financiero húngaro George Soros ha evocado sentimientos antisemitas?

“Prefiero ser muy honesto. Primero que nada, la relación entre la Derecha política, la centro-derecha, el cristianismo democrático, el bando político patriótico al cual pertenezco y la comunidad judía, es muy difícil… En primer lugar debido a la historia. Nosotros en nuestra comunidad política tenemos que entender que la comunidad judía fue la que sufrió la mayor pérdida a través del Holocausto, aquí en Hungría, cuando un partido político democrático cristiano estuvo en el poder. Así que cuando una comunidad política como la nuestra se declara a si misma cristiana, patriótica, etc. es automáticamente cuando se enciende una luz roja en las mentes de la comunidad judía en Hungría, lo cual es inevitable debido a la historia. Así que tenemos que invertir energía para disolver ese tipo de contradicciones… Segundo, usted sabe, el antisemitismo aquí en Hungría si existe, a veces… y tengo que ser muy claro y enfático sobre ese tema: Nosotros nunca toleraremos ningún tipo de enfoque antisemita a problemas, tolerancia cero tal como lo denominamos… Así que la comunidad judía tiene a veces una razón legítima para sentir que no todo va por el buen camino en la política húngara. La tercera, que hace de la relación algo muy complicado, es que al mismo tiempo los comunistas y la Izquierda utilizan regularmente acusaciones de antisemitismo contra los que no son antisemitas. Incluso a veces yo. Es injusto. Así que todas estos temas hacen de la cooperación entre la comunidad judía y la Derecha política – la Derecha patriótica o la Derecha democrática cristiana – sea una situación muy complicada aquí en Hungría”.

Su declaración cuando usted se refirió a los pecados del gobierno húngaro durante el Holocausto – ¿estamos hablando de pecados o crímenes?

“El crimen es una interpretación legal de los pecados… Creo que decir pecado es una expresión mucho más fuerte que un crimen”.

Usted ha mencionado el tema de la inmigración. Parece ser que va a enfrentar una nueva ola migratoria que arribará este verano. ¿Hay algo que pueda hacerse para detener estas olas humanas?

“Creo que Europa debería tomar una decisión si queremos sobrevivir, prosperar, florecer o resecarnos”.

Esto es exactamente lo que Netanyahu dijo.

“Esa es su frase y creo que tiene razón. Así que una comunidad, un grupo de países sin tener una frontera exterior que sea defendida, no es una comunidad. Así que si no son capaces de defender a su comunidad y no son capaces de defender su frontera, desaparecerán, les guste o no esa verdad de vida, pero esto es un hecho”.

Una de las cosas en que los extremos, Izquierda y Derecha, cooperan es el anti-sionismo. El Presidente francés Emmanuel Macron dijo esta semana que el anti-sionismo es el rostro del nuevo antisemitismo. ¿Está usted de acuerdo y cree que la UE debería reconocerlo oficialmente?

“Considero que esta descripción es razonable… Por lo tanto, en primer lugar tengo que respetar eso, pero esta discusión debería [surgir] primero dentro de la comunidad judía. Estamos listos para tomar parte en esa discusión, pero primero que nada no queremos interferir en esa discusión. Porque pienso primero que la comunidad judía debería aclarar el cómo entienden ellos el anti-sionismo, porque el anti-sionismo a veces no proviene de los no-judíos, sino… de individuos judíos. Por lo que deberíamos ser muy cautelosos con eso, especialmente con la historia húngara.

“Pero creo que comparto el punto de vista de Netanyahu diciendo, vean, chicos, no pueden decir que me agradan los estadounidenses, pero no me agradan los Estados Unidos. No pueden decir que me agrada el pueblo judío, pero no me agrada Israel. Así que no pueden decir, me agrada el pueblo francés, pero estoy en desacuerdo con tener un estado llamado Francia. Por lo que suena muy obvio, pero en primer lugar quisiera recordarles que la propia comunidad judía debería discutir este punto”.

 

 

Publicado en http://www.israelhayom.com/site/newsletter_article.php?id=44027 – y traducido por Hatzad Hasheni

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.