¿Por qué Trump tiene razón al poner fin al financiamiento de la Organización de Ayuda Palestina de las Naciones Unidas (UNWRA)? – Por Brett Schaefer y James Phillips (Daily Signal)

La semana pasada, el Departamento de Estado anunció que la administración Trump había concluido una revisión interna y decidido finalizar todas las contribuciones de los Estados Unidos a la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA).

Parte de la justificación de la administración para tal decisión fue el nivel desproporcionado de apoyo financiero de EE. UU., aunque la razón más fundamental para terminar con el financiamiento de los EE.UU. radica en los muchos defectos que han plagado a la agencia de la ONU durante décadas.

Es importante destacar que los Estados Unidos han dejado en claro que la decisión de poner fin al financiamiento no significa que abandone el proceso de paz o al pueblo palestino:

“Estados Unidos intensificará el diálogo con las Naciones Unidas, los gobiernos anfitriones y las partes interesadas internacionales sobre nuevos modelos y nuevos enfoques, que pueden incluir asistencia bilateral directa de los Estados Unidos y otros socios, que pueden proporcionar a los niños palestinos de hoy una trayectoria durable y confiable hacia un mañana más brillante”.

Aunque no se proporcionaron detalles, se supone que Estados Unidos transferirá parte del financiamiento de la agencia al gobierno de Jordania y al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para abordar los refugiados y las consecuencias humanitarias del conflicto sirio y explorar formas alternativas de ayudar a los palestinos fuera de la UNRWA.

Esta decisión se ha tomado de forma atrasada. La UNWRA ha existido durante más de 60 años como una iniciativa “temporal” para abordar las necesidades de los refugiados palestinos del conflicto árabe-israelí de 1948 y facilitar su reasentamiento y/o repatriación. Ha evolucionado hasta convertirse en una institución permanente que brinda servicios a múltiples generaciones de “refugiados” palestinos, de los cuales una gran mayoría vive fuera de los campos de refugiados, disfruta de la ciudadanía en otros países o reside en Cisjordania y la Franja de Gaza gobernadas por palestinos.

A pesar de recibir asistencia continua de la UNRWA, el problema de los refugiados palestinos solo ha crecido. La agencia de ayuda fue creada para enfrentar una crisis temporal que involucraba a más de 600,000 refugiados definidos como “personas cuyo lugar de residencia normal era Palestina durante el período del 1 de junio de 1946 al 15 de mayo de 1948, y que perdieron su hogar y sus medios de sustento como resultado del conflicto de 1948”.

Muchos de estos refugiados originales han fallecido, pero la población de refugiados se ha ampliado a 5,3 millones de personas porque la UNRWA redefinió y amplió su definición de “refugiado”.

Hoy, la agencia ha puesto el estatus de refugiado a disposición de los “descendientes de refugiados palestinos, incluidos los niños legalmente adoptados”. Clasifica a un palestino como refugiado incluso si vive en Cisjordania o en Gaza (territorio gobernado por palestinos) o si recibía la ciudadanía en otro país.

Esto no es consistente con la Convención de 1951 o la política del Alto Comisionado de los Estados Unidos para los Refugiados.

Pruebas sustanciales indican que el OOPS ha contribuido al extremismo palestino. Por ejemplo:

  • La agencia tiene y probablemente continúe empleando individuos afiliados a Hamás, un grupo extremista islámico palestino que controla a Gaza designado como una organización terrorista por los Estados Unidos, Israel y la Unión Europea y que se niega a reconocer el derecho de Israel a existir.
  • Ha habido frecuentes reclamos (respaldados por evidencia) de que las escuelas palestinas administradas por la UNRWA han usado libros de texto y permitido la presencia de materiales que deslegitiman a Israel, denigran a los judíos y veneran el martirio.
  • La UNWRA alienta la fijación palestina del “derecho al retorno” a Israel, lo que dificulta las negociaciones para un acuerdo de paz permanente.
  • Hamás ha utilizado las instalaciones y las escuelas de la agencia para almacenar armas y desviar asistencia para sus propósitos.

Estas revelaciones no son nuevas. De hecho, la administración de George W. Bush supuestamente bloqueó la renovación de la jefatura de la agencia en 2005 por preocupaciones sobre su prejuicio contra Israel y la falta de reforma de la agencia para abordar las preocupaciones mencionadas.

Numerosas restricciones y requisitos ahora se aplican por ley a los fondos de los Estados Unidos para la UNWRA y otras ayudas a los palestinos precisamente por estas preocupaciones.

Aunque existe un caso para implementar el desembolso de manera más gradual, la administración Trump merece crédito por su disposición a tomar medidas concretas. Las administraciones anteriores permitieron que el miedo a lo desconocido los llevara a continuar apoyándose frente a las cada vez más implacables demandas palestinas y la creciente evidencia de que los dólares de los contribuyentes estadounidenses se usaban indirectamente o se desviaban para apoyar el extremismo y la violencia palestinos.

Los Estados Unidos han sido enormemente generosos con la UNWRA, proporcionándole cientos de millones de dólares al año, más de $ 6 mil millones desde 1950. Desafortunadamente, ese apoyo no acercó la situación a la resolución.

Por el contrario, consolidó el statu quo y absolvió a los líderes palestinos de la responsabilidad de proporcionar servicios de salud, educación y otros servicios básicos que los gobiernos soberanos, que los palestinos pretenden ser, deberían proporcionar a su propio pueblo.

Contrariamente a lo que afirman los palestinos, los Estados Unidos no están “violando el derecho internacional” al poner fin a la financiación de la UNWRA. La financiación de los EE.UU. es voluntaria, no legal, y Estados Unidos espera razonablemente que no se abuse de su apoyo y que los palestinos participen seriamente en el proceso de paz.

En cambio, los líderes palestinos han rechazado ofertas cada vez más generosas desde la década de 1990. Esta intransigencia, alentada por Irán y los líderes árabes “rechazantes”, está en la raíz del problema de los refugiados palestinos y perjudica al pueblo palestino.

Continuar con el statu quo solo garantizará que la UNRWA y el conflicto israelí-palestino continúe en sus actuales trayectorias insatisfactorias. Aunque es probable que cause ramificaciones a corto plazo, la decisión de descontar esta agencia, con suerte, obligará a todas las partes a volver a evaluar sus supuestos subyacentes y volver a centrar la atención en lo que es necesario para poner fin a esta prolongada disputa.

 

Brett D. Schaefer es el compañero de Jay Kingham en Asuntos Regulatorios Internacionales en The Heritage Foundation. Schaefer analiza una amplia gama de cuestiones de política exterior, centrándose principalmente en organizaciones internacionales y África subsahariana.

James Phillips es investigador sénior en asuntos de Medio Oriente en el Centro Douglas and Sarah Allison para Estudios de Política Exterior en The Heritage Foundation. Ha escrito extensamente sobre cuestiones de Oriente Medio y terrorismo internacional desde 1978.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.