¿Por qué tal oleada de antisemitismo mundial? – Por Alan Dershowitz

¿Por qué son tantos los nietos de los nazis y colaboradores nazis que nos trajeron el Holocausto una vez más declarando la guerra a los judíos?

¿Por qué hemos visto un aumento en el antisemitismo y el antisionismo irracionalmente virulento en Europa occidental?

Para responder a estas preguntas, primero se debe exponer un mito. Ese mito es el perpetrado por los franceses, los holandeses, los noruegos, los suizos, los belgas, los austriacos y muchos otros europeos occidentales. Colaboradores letones, lituanos y estonios.  

Falso.   

El Holocausto fue perpetrado por europeos: simpatizantes y colaboradores nazis entre franceses, holandeses, noruegos, suizos, belgas, austriacos y otros europeos, tanto occidentales como orientales.

Si el gobierno francés no hubiera deportado a los campos de exterminio más judíos de los que pedían sus ocupantes alemanes; si tantos ciudadanos holandeses y belgas y funcionarios del gobierno no hubieran cooperado en la redada de judíos; si tantos noruegos no hubieran apoyado a Quisling; si los funcionarios del gobierno suizo y los banqueros no hubieran explotado a los judíos; si Austria no hubiera sido más nazi que los nazis, el Holocausto no habría tenido tantas víctimas judías.

A la luz de la generalizada complicidad europea en la destrucción de los judíos europeos, el antisemitismo generalizado y el antisionismo irracionalmente odioso que ha surgido recientemente en toda Europa occidental hacia Israel no debería sorprender a nadie.

“Oh no”, escuchamos a los apologistas europeos. “Esto es diferente. No odiamos a los judíos. Solo odiamos a su estado-nación. Además, los nazis eran de derecha. Somos de izquierda, por lo que no podemos ser antisemitas”.

Disparates.

La izquierda dura tiene una historia de antisemitismo tan profunda y duradera como la derecha dura. La línea de Voltaire a Karl Marx, a Levrenti Beria, a Robert Faurisson, a los cazadores de Israel de extrema izquierda de hoy es tan recta como la línea de Wilhelm Mars a los perseguidores de Alfred Dreyfus a Hitler.

Los judíos de Europa siempre han sido aplastados entre los negros y los rojos, víctimas del extremismo, ya sea el ultranacionalismo de Khmelnitsky y el ultra-antisemitismo de Stalin.

“Pero algunos de los antisionistas más estridentes son judíos, como Norman Finkelstein e incluso israelíes como Gilad Atzmon. ¿Seguramente no pueden ser antisemitas?”

¿Por qué no? Gertrude Stein y Alice Toklas colaboraron con la Gestapo. Atzmon, un duro izquierdista, se describe a sí mismo como un orgulloso judío que se odia a sí mismo y admite que sus ideas se derivan de un notorio antisemita.

Él niega que el Holocausto haya sido probado históricamente, pero cree que los judíos bien pueden haber matado a niños cristianos para usar su sangre para hornear el matzá de Pascua. Y piensa que es “racional” quemar sinagogas.

Finkelstein cree en una conspiración judía internacional que incluye a Steven Spielberg, Leon Uris, Eli Wiesel y Andrew Lloyd Webber. “Pero Israel está haciendo cosas malas a los palestinos”, insisten los apologistas europeos, “y somos sensibles a la situación de los desvalidos”.

¡No tú no eres! ¿Dónde están tus manifestaciones en nombre de los tibetanos, georgianos, sirios, armenios, kurdos o incluso ucranianos oprimidos? ¿Dónde están tus movimientos de BDS contra los chinos, los rusos, los cubanos, los turcos o el régimen de Assad?  

¿Solo los palestinos, solo Israel? ¿Por qué? No porque los palestinos estén más oprimidos que estos y otros grupos.

Solo porque sus supuestos opresores son judíos y la nación-estado de los judíos. ¿Habría manifestaciones y campañas de BDS en nombre de los palestinos si fueran oprimidos por Jordania o Egipto?  

¡Oh espera! Egipto y Jordania oprimieron a los palestinos. Gaza fue una prisión al aire libre entre 1948 y 1967, cuando Egipto era la potencia ocupante. ¿Y recuerden el septiembre negro, cuando Jordania mató a más palestinos que Israel en un siglo? No recuerdo ninguna demostración o campaña de BDS, porque no hubo ninguna.

Cuando los árabes ocupan o matan a los árabes, los europeos se vuelven locos. Pero cuando Israel abre una fábrica de refrescos en Maale Adumim, que incluso el liderazgo palestino reconoce que seguirá siendo parte de Israel en cualquier acuerdo de paz, Oxfam se alía con Scarlett Johansson por anunciar una empresa de refrescos que emplea a cientos de palestinos.

Tenga en cuenta que Oxfam ha proporcionado “ayuda y apoyo material” a dos grupos terroristas anti-Israel, según el Grupo de Derecho Israelí con sede en Tel Aviv.

La hipocresía de tantos europeos occidentales de extrema izquierda sería asombrosa si no fuera tan predecible sobre la base de la sórdida historia del trato que los judíos tenían en Europa occidental.

Incluso Inglaterra, que estuvo en el lado correcto de la guerra contra el nazismo, tiene una larga historia de antisemitismo, que comenzó con la expulsión de los judíos en 1290 al notorio Libro Blanco de 1939, que evitó que los judíos de Europa buscaran asilo de los nazis en la Palestina impuesta por los británicos. E Irlanda, que vaciló en la guerra contra Hitler, cuenta con la retórica antiisraelí más virulenta.

La simple realidad es que no se puede entender la actual guerra de izquierda de Europa occidental contra el estado-nación del pueblo judío sin reconocer primero la guerra europea a largo plazo contra el pueblo judío.

Theodore Herzl entendió la omnipresencia y la irracionalidad del antisemitismo europeo, lo que lo llevó a la conclusión  que la única solución al problema judío de Europa era que los judíos europeos abandonaran ese bastión del odio de los judíos y regresaran a su patria original, que ahora es el Estado de Israel …

Nada de esto es negar las imperfecciones de Israel o las críticas que justamente merece por algunas de sus políticas. Pero estas imperfecciones y la crítica merecida no pueden ni siquiera comenzar a explicar, deben justificar menos, el odio desproporcionado dirigido contra la única nación-estado del pueblo judío y el silencio desproporcionado con respecto a las imperfecciones mucho mayores y la crítica merecida de otras naciones y grupos, incluidos los palestinos. .

Tampoco se debe negar que muchos individuos  y algunos países de Europa occidental se han negado a sucumbir al odio contra los judíos o su estado. La República Checa viene a la mente. Pero demasiados europeos occidentales son tan irracionales en su odio hacia Israel como sus antecesores en su odio hacia sus vecinos judíos.

Como el autor Amos Oz observó una vez: los muros de la Europa de sus abuelos estaban cubiertos de graffiti que decían: “Judíos, vayan a Palestina”. Ahora dicen: “Judíos, salgan de Palestina”, que significa Israel …

¿A quién creen que están engañando estos fanáticos de Europa occidental? Sólo los tontos que quieren ser engañados con el interés de negar que estén manifestando nuevas variaciones en los prejuicios de sus abuelos.

Cualquier persona objetiva con una mente abierta, ojos abiertos y un corazón abierto debe ver el doble estándar que se aplica a la nación-estado del pueblo judío. Muchos de los que lo hacen son los nietos de quienes aplicaron letalmente un doble estándar a los judíos de Europa en los años treinta y cuarenta.

¡Para vergüenza!

 

http://www.drnaomionisrael.com/articles/2015/2/2/why-such-a-surge-of-worldwide-anti-semitism-by-alan-dershowitz – Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.