¿Por qué los “progresistas” no pueden lidiar con el antisemitismo? – Por Melanie Phillips

La guerra contra los judíos es también la guerra contra la civilización occidental. Ruth Wisse, profesora emérita de literatura yiddish en Harvard y una comentarista infaliblemente impresionante sobre el mundo judío, ha lanzado un grito desesperado sobre el estado moral y espiritual de los judíos estadounidenses. Escribiendo en Mosaic, reflexiona sobre el efecto de las ideologías liberales adoptadas por los medios y las universidades, que promueven el antisemitismo y dañan los valores estadounidenses fundamentales.

El florecimiento de los judíos estadounidenses, dice, se encuentra en el corazón del pluralismo estadounidense. Pero advierte: “La señal más segura de una América en retirada sería una comunidad judía en retirada de su propia herencia judía”.

Este funesto desarrollo es lo que ella ve ahora, en gran parte como resultado de la ignorancia generalizada entre los judíos estadounidenses de su propia cultura antigua.

En enero pasado, más de 200 rabinos firmaron una declaración expresando su preocupación por el “espacio cada vez más reducido del discurso ‘permisible'”, la autocensura y el creciente antisemitismo y antisionismo. Esto, escribieron, había surgido de una ideología sobre temas como la raza y el género que “en su forma más simplista que ve el mundo únicamente en términos binarios de oprimido versus opresor, y clasifica a los individuos en identidades grupales monolíticas”.

Estos rabinos se han quedado horrorizados por el daño demasiado visible que está causando la agenda de “justicia social” que ha sido adoptada por la mayoría de los judíos estadounidenses. Pero dado que estos son en su mayoría rabinos de denominaciones progresistas, no está claro si también reconocen el daño encarnado por esa agenda en sí.

Porque al firmarlo, los judíos “progresistas” han adoptado un conjunto de valores que son enemigos del judaísmo. Más devastador aún, se han convencido a sí mismos de que estos son, de hecho, auténticos valores judíos actualizados para la era moderna.

Difícilmente podría haber una ilustración más gráfica de este error fundamental que el período actual de introspección para el mundo judío que culmina en el Día de la Expiación de la próxima semana, o Yom Kippur.

Este es un período de arrepentimiento y perdón. Los judíos observantes piden perdón a aquellos a quienes han agraviado; también piden perdón al Todopoderoso; muestran arrepentimiento comprometiéndose a ser mejores personas en el futuro. El centro de este proceso es teshuvá, una palabra que significa tanto retorno como restitución. Los judíos creen que se redime a través de la caridad, la oración y el retorno a los mejores ángeles de su naturaleza.

Aunque piden el perdón divino no solo para ellos sino también para la comunidad en general, la responsabilidad personal es absolutamente central. Los judíos creen que obtienen el perdón a través del arrepentimiento que muestran las acciones que toman.

Esto es lo contrario de la agenda de “justicia social” de hoy, que requiere que los grupos “opresores”, como los heterosexuales, los hombres y toda la gente blanca, se arrepientan de sus presuntos crímenes contra quienes se definen a sí mismos como sus víctimas.

Bajo esta agenda, el individuo toma protagonismo no a través del reconocimiento de fechorías personales sino como víctima de otros. En lugar de pedir perdón a personas específicas que el individuo puede haber agraviado, los guerreros de la justicia social requieren que grupos enteros, y, de hecho, toda la sociedad occidental blanca, se disculpe y les haga una restitución.

Dado que los individuos pueden ser completamente inocentes de los delitos imputados a estos grupos “opresores” a los que pertenecen, y que a su vez pueden ser inocentes de los cargos que se les imputan, este culto a la disculpa reemplaza la responsabilidad personal por una injusticia flagrante. Por lo tanto, vicia la estructura de la moralidad codificada en el judaísmo.

Además, en conflicto directo con la creencia de los judíos de que solo pueden perdonar a quienes los han lastimado personalmente y que solo el Todopoderoso puede dispensar el perdón a todos los demás, los guerreros de la justicia social asumen con arrogancia una capacidad divina para perdonar, o para ser más preciso, retener el perdón de la sociedad occidental sobre la base de su nivel percibido de autoflagelación.

Esta arrogancia narcisista se deriva de la creencia secular de que el individuo es el centro del universo. Eso ha alentado a las personas a definir su propia realidad de acuerdo con las fantasías que puedan tener sobre la creación de un mundo mejor.

Tal sustitución de la realidad objetiva por sentimientos subjetivos ha llevado a la aceptación de mentiras como verdad y viceversa. Esta es una de las principales razones por las que el antisionismo ha logrado tanta atracción en los círculos liberales en las últimas décadas.

La inversión de la verdad y la mentira, la justicia y la injusticia, la víctima y el opresor es intrínseca a la interseccionalidad, la doctrina de la “justicia social” que ve los supuestos sistemas de discriminación o desventaja como la raza, la clase y el género como superpuestos e interdependientes. Esto se debe a que la “justicia social” se basa en la creencia de que todas las relaciones son estructuras de poder, ya sea político, militar o económico.

Con Israel y el pueblo judío vistos como poderosos y, por lo tanto, opresivos, la interseccionalidad ha puesto combustible para cohetes detrás del antisionismo y el antisemitismo en los círculos progresistas.

Esta conexión fundamental entre la “justicia social” y las actitudes antijudías es negada por esos círculos (para quienes cualquier disidencia es vista como una prueba positiva de ser “de derecha” y, por lo tanto, malvado). Es por eso que los intentos dentro de ellos para abordar el fanatismo antijudío están condenados al fracaso.

En Gran Bretaña, el líder del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, ha hecho un esfuerzo decidido para librar a su partido de la mancha de antisemitismo que se propagó tan descaradamente bajo su predecesor de extrema izquierda, Jeremy Corbyn.

Los frutos de estos esfuerzos se manifestaron en la conferencia anual del partido esta semana. En su discurso de apertura, Starmer no solo repitió su promesa de “arrancar el antisemitismo de raíz”, sino que también habló cálidamente de Israel y se refirió a la solidaridad histórica entre los laboristas y su contraparte israelí.

El significado de este discurso no era que fuera pronunciado por Starmer, un hombre decente casado con una mujer judía. Fue que recibió una ovación de pie de los miembros del partido que, en lugar de ondear banderas palestinas en masa como lo han hecho en las conferencias laboristas tan recientemente como el año pasado, cantaron God Save the King (una primicia monárquica para el partido cuyo habitual canto elección es La Bandera Roja).

Ya sea que esto haya sido el resultado de una cuidadosa dirección escénica o no, parece haber pocas dudas de que los que estaban en la sala se habían sentido genuinamente indignados por la epidemia de intolerancia antijudía de su partido y se sintieron aliviados de que Starmer hubiera actuado contra ella con tanta determinación.

Pero la izquierda dura abiertamente antijudía todavía existe dentro del partido. Y en los círculos “progresistas” de todo Occidente, el antisionismo y el antisemitismo siguen proliferando.

Para darse cuenta de esto, solo hay que imaginar la reacción de los liberales Gran Bretaña y Estados Unidos si Israel se ve obligado a intensificar sus intentos de sofocar los crecientes niveles de radicalización árabe y violencia terrorista en los territorios en disputa de Judea y Samaria; o si se viera obligado a emprender acciones militares en Gaza una vez más para reprimir cualquier nuevo ataque desde allí.

Además, si bien Starmer se jactó de que los laboristas ahora eran el partido “centrista” de Gran Bretaña, también es el líder que en 2020 “se arrodilló” en apoyo de Black Lives Matter.

Cualquier líder que se niegue a enfrentar estas ortodoxias que invierten el bien y el mal y niegan tanto la racionalidad como la responsabilidad moral no reducirá el fanatismo antijudío y antiisraelí. Porque el destino de la civilización occidental está ligado a su actitud hacia los judíos. Ser antioccidental es invariablemente ser antijudío o antiisraelí; ser antijudío o antiisraelí es invariablemente socavar la civilización occidental.

Como escribe Ruth Wisse: “La guerra contra los judíos sigue siendo, como siempre ha sido, una guerra de ideas contra las leyes civilizadoras de la Torá”.

Los judíos británicos y estadounidenses con la cabeza metida en la arena “progresista” deben darse cuenta de que la alianza que deben hacer para defender tanto al pueblo judío como a Occidente no es con los guerreros de la justicia social sino con aquellos que se les oponen.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.