¿Por qué la izquierda odia tanto a Netanyahu? -Por Rabíno Jaim Navón (Makor Rishon)

Hasta hace cinco años, yo no sabía en qué calle vivía el primer ministro. Y no solo yo: casi nadie lo sabía, excepto los guardias de seguridad y los mensajeros que traían helado con sabor a pistacho. Solo en los últimos años la gente comenzó a hablar de “Balfour” como una especie de equivalente israelí a “Downing Ten”: Hablaban de la dirección de una casa como metáfora de la autoridad gobernante del inquilino. Pero en Israel, “Balfour” solo se usa en contextos negativos. No dirán “En Balfour estamos tejiendo lazos con Sudán”, sino sólo “estamos reforzando el cerco al regreso a Balfour”. Lo que me lleva a sospechar las razones por lo que todo este Balfour ha salido a la superficie de repente. Puede ser un intento de dar una imagen institucional al odio personal. Los que odian a Netanyahu intentan ocultar la naturaleza privada de su rencor contra Bibi: no es que estén protestando contra una familia a la que odian; están protestando contra “Balfour”.

Nunca ha habido tales expresiones de odio hacia un primer ministro en Israel. Recuerdo muy bien el discurso de odio contra Rabin en el período anterior a su asesinato. Las cosas que se dicen contra Netanyahu hoy son mucho peores. Recuerdo cómo, durante los días de los terribles ataques en Oslo, el rabino Druckman reprendió al gobierno de Rabin por llamarlo un “gobierno malicioso”. Y esta frase es una canción de amor comparada con el repertorio verbal de los haters de Netanyahu en la actualidad. Sin mencionar que los oponentes de Rabin nunca pensaron en arrastrar a su esposa e hijos hacia el lodo.

Netanyahu está lejos de ser perfecto, pero es difícil entender el fervor en su contra de sus enemigos. Después de todo, Netanyahu no los envió a guerras terribles, no ordenó a los soldados que destruyeran sus hogares, e incluso la crisis económica mundial no es realmente su culpa. ¿Qué hizo él? Consiguió el traslado de la embajada estadounidense en Jerusalén y alcanzó un tratado de paz con un país árabe.

Es común decir que Netanyahu es un instigador, pero su retórica es mucho más moderada que la de la mayoría de sus predecesores. Cuando pido escuchar ejemplos de la terrible incitación, siempre me citan la misma media frase que Netanyahu le susurró al oído al rabino Kaduri hace veintitrés años, en una conversación que pensó que era privada. Rabin, por su parte, escribió en un libro público en donde decía que los colonos son un cáncer.

¿Odian a Netanyahu por su corrupción? Otros primeros ministros han sido indultados por actos más graves. Levi Eshkol vendió su apartamento privado al Ministerio de Finanzas, que él dirigía. El historiador Prof. Yossi Goldstein dijo a “Haaretz” cosas muy duras sobre el hedonismo de Rabin y Peres. Recordamos bien el asunto de Sharon y Barak. Incluso el gran Ben-Gurion, que ciertamente no era un hedonista, compraba docenas de libros raros y caros para su biblioteca privada en cada visita al extranjero, y dejaba que sus asistentes pagaran la factura con fondos estatales. También envió al Shin Bet a espiar a sus oponentes políticos. Los pecados de los demás no limpian los pecados de Netanyahu, si es que hubo alguno. Pero aquellos que conocen la historia levantarán una ceja cuando escuchen de los que odian a Netanyahu, que admiran a Peres y Ben-Gurion, pero que solo les molesta la pureza de la moral.

Tengo amigos rabínicos que hablan de Netanyahu como si fuera el malvado Ahav en la viña de Nevot. Pero a diferencia del caso de Ahav e Isabel, Netanyahu no mató a nadie. Al que tiene un martillo en la mano, todo problema le parece un clavo; y a los que tienen una Biblia en la mano, cada cigarro les parece una viña de profetas. Pero como dijo una vez Freud, a veces un cigarro es solo un cigarro. Las acusaciones contra Netanyahu recuerdan más a los regalos que Salomón recibió de los reino de Sabá, siendo que ningún profeta se enojó a causa de ellos.

Entonces, ¿por qué odian tanto a Bibi? En primer lugar, porque es un exitoso primer ministro de derecha. Pero más allá de eso, parece que los izquierdistas lo odian porque se suponía que era uno de ellos. Netanyahu es un Ashkenazi rico de Rehavia, con un inglés pulido, conexiones internacionales y elocuencia comunicativa. En el mundo de los estigmas israelíes, este no es el perfil sociológico del Likudnik promedio, sino que representa a un votante de Meretz. Se suponía que Bibi era uno de los suyos, y no se lo perdonan.

De cualquier manera, la era de Netanyahu está llegando a su fin. El crepúsculo de la era Netanyahu está iluminado por la luz agria del odio que no es gris como el cilicio, sino rojo como la sangre y nauseabundo como el azufre. El odio a Netanyahu se ha convertido en el hecho más destacado de nuestro panorama público. A aquellos que se han acostumbrado al odio les resultará difícil desprenderse de este hábito, y pueden buscar otros objetos de su odio, cuando Netanyahu se retire a escribir sus memorias. Un gobierno de unidad puede disipar parte de este odio. Si los políticos rivales cooperan con Netanyahu en simpatía y cercanía, sus votantes tendrán dificultades para ignorarlo. Netanyahu no creó el odio, pero puede enviarlo por mensaje de texto. Esta podría ser la última gran hazaña de Netanyahu, el final exitoso de un largo mandato al servicio del pueblo. Si interrumpe las intrigas y luchas en su gobierno, detiene los mezquinos ejercicios y convierte al gobierno de unidad en un gobierno que realmente tenga unidad, será un regalo de despedida que la historia sabrá apreciar.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.