¿Por qué Irán vuelve a la mesa de negociaciones? – Por Mayor General (Retirado) Yaakov Amidror (Israel Hayom)

La respuesta es simple: el acuerdo nuclear de 2015 era bueno para Irán. Pero con negociaciones o no, Israel debe prepararse para la posibilidad de que tenga que defenderse.

Después de varios meses de incertidumbre y demora, Irán anunció su regreso, en noviembre, a las conversaciones en Viena sobre el regreso al acuerdo nuclear de 2015. La pregunta es, ¿por qué? Se trata de una devolución incondicional, contraria a la posición expresada anteriormente por Irán, que exigía una flexibilización de las sanciones como condición previa para reanudar las negociaciones. La concesión iraní es un aparente éxito estadounidense.

La razón por la que Irán está regresando a las conversaciones es simple: El liderazgo actual en Teherán tiene un claro interés en regresar al acuerdo de 2015 porque es un buen acuerdo para Irán, que busca desarrollar armas nucleares. Los iraníes entendieron que el acuerdo nuclear era bueno para ellos y que ahora lo es aún más a la luz del rápido progreso en su programa de enriquecimiento.

La verdadera pregunta, entonces, es ¿por qué se retrasó Irán?

La demora pudo haber sido una táctica de negociación por parte de los iraníes, diseñada para obtener concesiones de los estadounidenses. Además, los iraníes sabían que era seguro retrasar la reanudación de las conversaciones porque entendían que no existía ninguna opción militar estadounidense, ni en la administración actual ni en la anterior. La ausencia de una opción militar fue la principal debilidad que sintieron los iraníes cuando la anterior administración estadounidense se retiró del acuerdo nuclear en 2018.

Fue un error importante retirarse del acuerdo sin trazar una opción militar viable y demostrar la determinación de usarla si fuera necesario. Los iraníes se dieron cuenta de que no importaba lo que hicieran, con la excepción de que Estados Unidos u otros servicios de inteligencia detectaran el montaje real de una bomba, Estados Unidos no estaba dispuesto a usar la fuerza militar para detener el proyecto nuclear.

La percepción iraní de que no hay una opción militar sobre la mesa también será su suposición básica en futuras negociaciones. Los iraníes saben que Estados Unidos no tiene otra alternativa que volver al acuerdo, por lo que no se apresurarán a retirarse y es posible que primero intenten eliminar las sanciones y obtener otros beneficios económicos.

Los iraníes también observaron que después de lanzar ataques con aviones no tripulados contra una base estadounidense en Al-Tanf en el este de Siria el mes pasado, Estados Unidos no respondió de manera seria. Aunque no hubo víctimas, este evento demostró la determinación y lectura de Irán del comportamiento estadounidense. Esta falta de una respuesta estadounidense señaló que Estados Unidos quiere volver a las negociaciones a casi cualquier costo. Pero, desafortunadamente, también podría llevar a Irán a concluir que puede continuar con su comportamiento agresivo en el Medio Oriente siempre que haya perspectivas de nuevas conversaciones.

Además, la debilidad estadounidense percibida motivará a los iraníes a agotar el tiempo en las negociaciones. Las conversaciones en sí dan a los iraníes más libertad de acción, ya que restringen la capacidad de Estados Unidos para responder a las provocaciones, incluidos incluso los actos elementales de protección de la fuerza, y por lo tanto dañan la disuasión estadounidense.

Estados Unidos enfatiza que el regreso al acuerdo nuclear es solo un primer paso, luego del cual tiene la intención de entablar conversaciones para lograr un acuerdo mejor y más largo. Sin embargo, las posibilidades de llegar a tal acuerdo son nulas, porque Estados Unidos no tiene influencia sobre Irán.

Irán podría alargar las conversaciones de nuevo y las cosas podrían volver al punto de partida. Además, Irán ahora amenaza abiertamente con que las conversaciones fracasarán a menos que Estados Unidos ofrezca garantías que comprometan el comportamiento de las futuras administraciones. Sin embargo, cualquier intento de consagrar el acuerdo como un tratado formal requeriría la ratificación del Senado; la mayoría necesaria de dos tercios no está a la vista.

Israel no puede ni debe interferir en las conversaciones. Aun así, Israel debe obtener de Estados Unidos un compromiso para completar las negociaciones en poco tiempo y no dejar que el iraní posponga las cosas durante meses.

Israel debe saber cuál será la respuesta de Estados Unidos si resulta que no hay posibilidad de llegar a un acuerdo y cuál podría ser el calendario para intentar llegar a un acuerdo más largo y más sólido.

De cualquier manera, Israel debe prepararse para la posibilidad de que tenga que defenderse, porque un Irán nuclear no es una opción que Israel pueda aceptar. Como han declarado algunos presidentes estadounidenses, Israel debería poder defenderse por sí mismo.

Un esfuerzo para evitar que Irán se convierta en nuclear no será simple, y tal vez incluso sea peligroso, pero es necesario.

Este artículo fue publicado por primera vez por el Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalén. El general de división (retirado) Yaakov Amidror es un exasesor de seguridad nacional. En su último puesto en las FDI, se desempeñó como jefe del Departamento de Investigación en la Dirección de Inteligencia Militar.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.