¿Por qué fracasó el proceso de paz? – Por Ygal Carmón

El movimiento nacional palestino se está deteriorando en una lucha interna por el derecho a representar a los palestinos y eso ocurre ante nuestros ojos. Ahora, a sus 80 años, el líder del movimiento, el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, parece haber perdido el contacto con la realidad. Arrojando declaraciones llenas de antisemitismo y culpando a los judíos por el Holocausto, ha provocado la condena internacional hacia él y su movimiento.

¿Cómo llegamos aquí? Después de casi 100 años de lucha armada, la Organización de Liberación de Palestina, que representa el movimiento nacional palestino, eligió el camino diplomático en Oslo en 1993. Pero como este camino reflejaba un cambio en las tácticas, no en la ideología, el proceso diplomático carecía de contenido.

¿Qué cambio ideológico, si lo hubo, podría haber transformado este proceso diplomático en uno que realmente resulte en una resolución del conflicto? La respuesta es simple: una renuncia a la insistencia palestina sobre un derecho al retorno. Veinticinco años después, la verdad se ha vuelto clara: los palestinos no están dispuestos a renunciar a esta demanda.

El Middle East Research Institute (MEMRI) ha expuesto la duplicidad de la OLP, que incita a la yihad en árabe al mismo tiempo que entabla negociaciones con Israel, mientras refuerza su participación en el terrorismo junto al desinterés del anterior presidente de la OLP, Yasser Arafat, en vivir una transformación de revolucionario a estadista para hacer la paz. Pero la revelación más significativa fue la exposición de la obstinada insistencia de la OLP que se satisfaga su demanda del derecho al retorno.

A lo largo de esos 25 años, solo un funcionario público palestino ha estado dispuesto a renunciar al derecho de retorno a cambio del retiro total de Israel de las fronteras de 1967: el profesor Sari Nusseibeh. Ostracizado por miembros de su propio campo y condenado por sus opiniones, Nusseibeh finalmente abandonó la política. La iniciativa de paz árabe de 2002 podría haber servido como base para una solución de partición, porque el borrador original no incluía el derecho al retorno. Sin embargo, la Liga Árabe “corrigió” el borrador para incluir el derecho de retorno, dejándolo inútil.

En los 25 años transcurridos desde la firma de los Acuerdos de Oslo, el conflicto se ha deteriorado aún más como resultado de que los israelíes con buenas intenciones aceptaron la táctica palestina de participar en un proceso diplomático carente del contenido político necesario para hacer las paces. Israel incluso se engañó a sí misma al creer que posponer el debate sobre la demanda palestina de un derecho al retorno haría desaparecer el problema. Pero exactamente lo contrario es cierto: los palestinos interpretaron el aplazamiento de Israel como aquiescencia al principio del derecho de retorno, creyendo que se podría realizar en el futuro.

La OLP ha llevado a los palestinos nuevamente a 1947, rechazando las ofertas hechas por los antiguos primeros ministros Ehud Barak y Ehud Olmert para la retirada casi total de los territorios y, más recientemente, estableciendo las condiciones previas para su regreso a la mesa de negociaciones.

Para los líderes sionistas, era necesario estar dispuestos a aceptar una partición de la tierra para demostrar que Israel estaba listo para hacer las paces, y la gran mayoría de los líderes de Israel han aceptado la partición. En cuanto a los líderes palestinos, tenían que demostrar que estaban dispuestos a renunciar a su demanda de un derecho de retorno. Una y otra vez, han rechazado abiertamente tal posibilidad.

Si bien una gran parte del público israelí se opuso a la partición de la tierra, la insistencia de los palestinos sobre el derecho al retorno ha ahorrado a Israel la necesidad de lidiar con la opinión pública sobre el tema.

La verdadera tragedia del conflicto israelo-palestino es la terca insistencia de los palestinos en el derecho al retorno y la postergación del tema por casi todos los partidos en el espectro político israelí. La mayoría de los estados árabes no esperan que Israel acepte la demanda de un derecho de retorno. El problema de los asentamientos, visto por muchos como un elemento central del conflicto, podría resolverse de varias maneras. Pero el derecho de retorno destina la solución de dos estados al fracaso porque establece que en vez de crear un estado palestino en las fronteras de 1967, quieren asegurar regreso de los refugiados palestinos a las fronteras de 1948.

¿Hacia dónde se dirige hoy el movimiento nacional palestino?

Un movimiento que carece de los componentes necesarios para llegar a una solución al conflicto y que es incapaz incluso de mantener la apariencia de un proceso diplomático podría volver al conflicto armado. Sin embargo, eso parece poco probable, dado que Hamás, por el momento al menos, ha adoptado una estrategia de lucha popular en lugar de sus lanzamientos de misiles habituales.

Otro posible escenario sería que el movimiento nacional palestino buscara establecer un futuro en Jordania. Si bien esto es poco probable en este momento, los palestinos constituyen la mayoría de la población de Jordania, por lo que este escenario no puede descartarse por completo en el largo plazo.

Un tercer escenario, aunque todavía poco probable, sería que los palestinos se incorporaran a regañadientes a Israel en lo que a menudo se conoce como la solución de un solo Estado, y que continúen desde allí dentro luchando por sus derechos tanto civiles como nacionales.

El único desarrollo previsible, entonces, es el continuo declive del movimiento nacional palestino hacia su eventual extinción.

A la luz de la incapacidad de los palestinos para renunciar al derecho al retorno, hay quienes preguntan si alguna vez habrá una salida al conflicto.

En este contexto, surgen dos escenarios hipotéticos: si el difunto rey Hussein de Jordania había acordado la paz con Israel a cambio de la retirada inmediata de Israel después de la Guerra de los Seis Días de 1967, la demanda de un derecho al retorno podría haberse debilitado gradual pero significativamente.

Si Israel hubiera insistido en su negativa en principio a reconocer a la OLP – la que pedía el derecho de retorno – e intentara llegar a un acuerdo gradual con la dirigencia palestina local, podría haberse desarrollado un proceso de paz más realista, aunque a un precio sangriento. Tal proceso habría generado el apoyo egipcio si el fallecido presidente egipcio Anwar Sadat no hubiera sido asesinado.

Pero ambos escenarios son hipotéticos y controvertidos, y lo más importante, ya no son relevantes. Mientras los palestinos no sufran una transformación histórica e ideológica y renuncien a la demanda de un derecho al retorno, no tendrán posibilidad de realizar sus ambiciones nacionalistas. La creencia recientemente adoptada por el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas que Israel es un “proyecto colonialista” destinado a desaparecer solo puede servir para prolongar su propio sufrimiento.

 

Yigal Carmon es presidente del Middle East Media Research Institute – Artículo publicado en Israel Hayom 14/5/2018

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.