Por fin, algo de claridad moral – Por Amnon Lord (Israel Hayom)

La decisión del presidente de EE. UU., Donald Trump, de poner fin a la financiación de UNRWA, la agencia de la ONU para refugiados palestinos, aporta una claridad moral muy necesaria al conflicto israelo-palestino.

Muchos han tratado de afirmar que los roles se han invertido y que los judíos se han convertido en los alemanes y los alemanes se han convertido en los judíos. Junto con los árabes, por supuesto.

Sin embargo, la rápida decisión del gobierno alemán de aumentar sus gastos para la UNRWA a la luz de los recortes presupuestarios de los EE.UU. nos devuelven a la realidad: con esta acción los alemanes se la juegan solos. Ellos son los que se encargarán ahora de financiar el estado de bienestar establecido por las Naciones Unidas hace 70 años. No importa que, al final del proceso de la UNRWA, este mismo estado palestino parte de la ONU sea quien produzca terrorismo.

Trump se apega a su política de romper las reglas y adherirse a la verdad. Si bien hay quienes mantienen un conteo constante de las mentiras que el presidente cuenta a diario, Trump puede captar correctamente las verdades más importantes. UNRWA, y la historia de los refugiados que ellos apoyan, sirve para perpetuar el conflicto al afirmar falsamente que hay más de 5 millones de refugiados palestinos.

Sin embargo, según el Foro del Medio Oriente, la cantidad de refugiados que huyeron de Israel en 1948 y aún viven están cerca de las 20,000 almas. Los mecanismos de la ONU, junto con los Estados árabes y la Organización de Liberación de Palestina, han impedido la absorción de estos refugiados en los países a los que huyeron, convirtiéndolos así en carne de cañón para la política combativa y vengativa que han adoptado contra el Estado de Israel.

En las etapas iniciales, la decisión de Trump probablemente contribuirá a la inestabilidad regional. Pero, a la larga, obligará a los palestinos a sufrir una transformación interna y dramática que los hará invertir en educación en lugar de túneles de ataque, actividades terroristas y producción de misiles.

La movida estadounidense afirma exactamente lo contrario de lo que es aceptado por la comunidad internacional y algunos dentro del público israelí: los palestinos son los responsables por el hecho que no haya paz o acuerdo entre Israel y el lado palestino. Son los palestinos quienes necesitan cambiar su punto de vista y no el gobierno israelí, independientemente de lo que el ex cantante de Pink Floyd y activista de BDS Roger Waters o la cantante Lana Del Rey puedan pensar sobre el asunto.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.