Planes de Solución – ¿Cómo piensan los pensadores de la derecha israelíes acerca de la anexión de Cisjordania? – Por Carolina Landsmann (Haaretz)

Desde conceder a los palestinos el derecho a votar en Jordania hasta expulsarlos creativamente, la pregunta es cómo los derechistas proponen aplicar la soberanía israelí en los territorios palestinos.

En una coincidencia preestablecida, el primer ministro Binyamín Netanyahu estuvo ausente de una votación del Comité Central del Likud del 31 de diciembre. “En el aniversario jubilar de la liberación de los territorios de Judea y Samaria [Cisjordania], incluida nuestra capital eterna Jerusalén, el Comité Central del Likud hace un llamamiento a los representantes electos [del partido] para que actúen para permitir la construcción libre y para aplicar las leyes y la soberanía del Estado de Israel a todas las áreas de asentamientos liberados en Judea y Samaria”. Ese es el texto de la resolución que el comité central pasó por unanimidad.

Netanyahu es un hombre calculador. No pasará a la historia del pueblo judío, es decir, en las actas de las reuniones del Comité Central del Likud, como enemigo de hityashvut, la palabra para el asentamiento en general, en contraposición con la hitnajalut, la palabra para el asentamiento en la Margen Occidental. Prefiere bloquear las propuestas en lugar de oponerse a ellas.

Y, efectivamente, dos meses después de la resolución del comité central, Netanyahu bloqueó un proyecto de ley de la Knesset que pedía la soberanía israelí para ser aplicada a los asentamientos. Ese proyecto de ley fue patrocinado por los diputados Yoav Kish (Likud) y Bezalel Smotrich (Habayit Hayehudi), los jefes del foro del Parlamento para Eretz Israel (la tierra de Israel). Netanyahu ha impedido el avance de una serie de proyectos de ley destinados a implementar la soberanía israelí en los territorios, entre ellos uno que anexaría la ciudad de Ma’aleh Adumim, al sureste de Jerusalén, y otro que haría a Jerusalén responsable de los asentamientos que la rodean.

Los únicos proyectos de ley sobre una soberanía israelí en Cisjordania que el gobierno decidió apoyar son una ley que pone a la Universidad Ariel bajo los auspicios del Consejo de Educación Superior y una ley que coloca a los criadores de pollos en asentamientos de Cisjordania bajo la supervisión de la Junta de Huevos y Aves. Son leyes dramáticas, sin duda, pero no las que codician los defensores de la anexión.

Israel aún tiene que dar un paso hacia el cumplimiento del objetivo por el cual Yehudit Katzover y Nadia Matar establecieron el grupo “Mujeres en Verde”. ¿Cuál es ese objetivo? En una palabra: soberanía.

“La solución es reversible, la soberanía no”, dicen. Quieren soberanía para que dejen de luchar por cada árbol que plantan y para que los palestinos los arranquen, o viceversa, pero principalmente para evitar una “expulsión” como la retirada de Gaza en 2005. La soberanía, en su percepción, dejará en claro para cada niño y niña palestino nacido en la ocupación que “la Tierra de Israel es nuestra”, es decir, no la de ellos.

El problema, dice Matar, es que los palestinos albergan la esperanza de que algún día “lograrán tomar Judea y Samaria y establecer un estado para ellos, y luego Tel Aviv y todo lo demás”. Ella agrega: “Israel está cultivando esa esperanza. Durante 51 años, ha surgido un interrogante sobre este territorio porque Israel no ha decidido lo que quiere. Pero si Israel no dice que es suyo, otros dicen ‘Lo tomaremos’ o que somos ocupantes.

“Así es como el mundo lo entiende”. Tenemos que detenerlo. La aplicación de la soberanía dejará en claro la imagen ante los jóvenes palestinos: “Amigo mío, está invitado a vivir aquí en el Estado de Israel, pero no tendrás un estado aquí. Habrá un poco de crisis al principio, pero cuando todo esto quede claro para ellos, será bueno”.

Katzover y Matar no están solas. El “diálogo sobre la soberanía” está ganando adeptos en Israel, por lo que ahora es el momento de examinar qué quieren decir los defensores de la soberanía cuando hablan de ello. Katzover y Matar me dijeron quienes creen que son los principales jugadores en esta materia, así que me propuse descubrir por qué están angustiados y qué temas les molestan -legal, económica y moralmente – y sobre qué discuten entre ellos.

Naftali Bennett: “La Autonomía en esteroides”

El ministro de Educación y líder del partido Habayit Hayehudi (La Casa Judía), Naftali Bennett, sugiere anexar el Área C de Cisjordania (que se dividió en tres áreas de gobierno en el marco del Acuerdo de Oslo II de 1995) a Israel, otorgando la ciudadanía a los palestinos que viven allí y introduciendo el dominio autónomo palestino en las Áreas A y B. Pero las Áreas A y B, de hecho, están formadas por numerosos enclaves dentro del Área C. Si vemos a Cisjordania como un huevo soleado con 165 yemas individuales (los enclaves palestinos), lo que sugiere Bennett es eliminar todo el blanco que rodea las yemas, y simplemente hacer esa zona como parte de Israel.

Mapa Bennet

“No. Ningún judío vive en las áreas A y B, y no hay un solo asentamiento judío allí. Tienen autonomía allí, administran la mayoría de los componentes de la vida por sí mismos. En general, cualquiera que pase por allí no verá ninguna patrulla del ejército israelí. Hubo entre 50,000 y 70,000 árabes en el Área C hace algunos años, en comparación con 400,000 judíos. Supongo que ahora hay entre 80,000 y 90,000 árabes y medio millón de judíos. Los datos demográficos no están trabajando en contra de nosotros. La tasa de natalidad de la madre judía ha superado la tasa de natalidad de la madre árabe”.

Le pedí a Bennett que abordara el hecho que las Áreas A y B están dentro del Área C. “Por supuesto”, respondió, “la imagen está moteada”. También comentó sobre la opinión que la población palestina en el Área C es en realidad mucho más grande de lo que su plan estima: algunos dicen que 300,000, muy por encima de los 50,000 a quienes se les otorgaría la ciudadanía bajo el plan original de Bennett.

“Necesitamos congelar la situación”, dijo. “Puedo decidir congelar según 1993 o 2013. En algún momento, tiene que haber un congelamiento de la situación, de lo contrario, todos querrán convertirse en ciudadanos israelíes y se trasladarán al Área C”.

En otras palabras, Israel puede decidir sobre una “congelación de la situación” de acuerdo con el año que le conviene, a fin de establecer la cuota de palestinos a los que le otorgará la ciudadanía.

El plan en sí, el plan de soberanía de Bennett, exige la aplicación de la ley y la jurisdicción administrativa israelí en el Área C; en otras palabras, aplicar la soberanía y anexar las áreas. “Requiere una decisión del gobierno, no una ley”, dijo. Después de eso, ofrecería a los residentes palestinos del Área C tres opciones: ciudadanía (Bennett no descarta que esto vaya acompañado de una declaración obligatoria de lealtad al estado), residencia (que muchos elegirán, él cree, como es el caso en Jerusalén Este), o la continuación de la residencia/ciudadanía en una autoridad palestina “u otra”.

¿De qué país serían ciudadanos los palestinos de las zonas A y B?

“Ya hay autonomía. No hay contigüidad soberana, pero hay contigüidad de transporte. No es necesario que haya una conexión entre la soberanía y el movimiento. Para un palestino no es problema subirse a un automóvil y conducir de Jenin a Ramallah. Por el camino, pasa a través de partes del Área C, pero no hay vallas y no tiene por qué haberlas”.

¿No hay puntos de control entre A, B y C?

“Exacto. Nada. Está todo abierto. La visión es de libertad de movimiento”.

¿Cómo se administraría esa autonomía?

“Autogobierno, elecciones, como lo han hecho hoy, agua, alcantarillado, electricidad, infraestructura, etc. Dos cosas significativas no sucederán. La responsabilidad general de seguridad permanece con nosotros. En segundo lugar, no tienen derecho a captar a millones de descendientes de los refugiados palestinos que ahora viven en el Líbano o Siria en los campos de refugiados. Entonces será menos que un estado. Autonomía con esteroides, algo reforzado”.

¿No derribarías la valla de separación?

“Eso es algo que debe examinarse con el tiempo, bajo dos parámetros: la seguridad y si es aceptable para el público israelí. Tomará tiempo. Y luego hay un “Plan Marshall” para Judea y Samaria. Si fuera primer ministro, lo haría de inmediato. Bajo los paramétros:

  1. Libertad de movimiento entre Binyamin y Gush Etzion – entre Ramala y Belén. Comienzo construyendo ese camino.
  2. Triplico el número de carriles para los controles de seguridad, de modo que un árabe que vive en Nablus y trabaja en Rosh Ha’ayin no espere tres horas en los puestos de control, sino cinco minutos. Habrá dignidad y respeto por cada persona en los puestos de control.
  3. Una región turística abierta. En términos de turismo, la Tierra de Israel es una unidad, por lo que un barco atracará en Haifa y desde allí los turistas viajarán a Nazaret, Nablus, Jerusalén, Belén, Hebrón, y un sello de tránsito para una región turística integrada puede ser organizados para que puedan hacer rodar la pelota.
  4. Un puerto de tierra en Jenin. Se puede asignar un muelle, o más de uno, a los palestinos en Haifa. Además de la responsabilidad de seguridad, la responsabilidad aduanera será suya. No recaudaremos nada, habrá un pasaje de Haifa a Jenin, y la descarga tendrá lugar en Jenin.
  5. Establezco zonas industriales conjuntas para árabes y judíos, como existen ahora, pero 10 veces más en Judea y Samaria. El pueblo palestino, en resumen, vivirá en un alto nivel. Israel enfrenta serios problemas de personal en innumerables áreas, desde la agricultura y la construcción hasta la alta tecnología, y podemos crear una muy buena oportunidad. Los palestinos que trabajan en empresas israelíes son una capa muy importante de la economía palestina realista.
  6. Mejora de la infraestructura en Judea y Samaria. Es increíble que la arteria principal de la carretera en Judea y Samaria parece un callejón descuidado. ¿Cómo sirve al interés israelí si los colonos o los palestinos esperan en fila durante una hora para ingresar a Hizm3 [cerca de Jerusalén]? Es intolerable para todos.
  7. Estamos orgullosos de nuestra tecnología agrícola. Hablamos de la vaca [láctea] israelí, que rinde tres o cuatro veces más [que sus pares a nivel mundial], y vamos a India o China para aplicarla. ¿Por qué no en la Autoridad Palestina, nuestros vecinos?

Esos pasos dan un impulso real a la calidad de vida en Judea y Samaria: una vida digna, [aunque] no plena realización del deseo de un estado. Es menos que un estado, pero me parece lo mejor posible.

“No descarto la autonomía funcional dentro de Jordania. Si Jordania lo decide y los palestinos quieren ser ciudadanos de Jordania que viven en la Autoridad Palestina o en el Área C, eso también es posible. Si quieren vivir en los cantones de Moti Kedar [ver abajo], eso también es posible. Ellos decidirán. Pero al final, hay un estado en los territorios de Israel, es decir, serán los ciudadanos de Israel. No habrá un territorio con dos estados. En consecuencia, aquí no hay apartheid”.

Si ya has olvidado la visión del Gran Israel y de “la promesa”, ¿por qué no dar un paso más y renunciar también al Área C?

“Teóricamente, si no hubiera un problema demográfico y no hubiera palestinos, toda la Tierra occidental de Israel [la tierra al oeste del río Jordán] sería nuestra. Pero hay un problema, y ​​quiero fortalecer el interés israelí, no el palestino”.

Caroline Glick: el método completo

La columnista Caroline Glick y el fallecido miembro del Knesset Uri Elitzur son considerados los pioneros de la idea de aplicar la soberanía israelí a todos los territorios y otorgar la ciudadanía israelí a los palestinos. En su libro de 2014 “La solución israelí: un plan de un estado para la paz en Medio Oriente”, Glick presenta su plan. Aplicaría la ley israelí a Cisjordania, que se integraría en Israel junto con sus habitantes palestinos. El plan no abarca la Franja de Gaza porque, argumenta, al retirarse de ella en 2005 Israel anuló su reclamo de territorio o soberanía allí. “Gaza es un estado independiente”, dijo.

Según Glick, en un correo electrónico a Haaretz, “Los palestinos de Judea y Samaria ya están dictando una pequeña cantidad de la política israelí, a través de su libre acceso a las autoridades estatales, incluida la Corte Suprema, y ​​a través de la amenaza de seguridad que constituyen a la estado. En mi opinión, es una ilusión óptica tratar a los palestinos en Judea y Samaria como una entidad desde la cual es posible desvincularse. En consecuencia, en mi opinión, es preferible que los palestinos reciban la residencia israelí.

En cuanto a la cuestión de la ciudadanía para los habitantes palestinos de Judea y Samaria, hay dos suposiciones erróneas sobre este tema. En primer lugar, existe la suposición que todos los palestinos estarían interesados ​​en adquirir la ciudadanía, mientras que la experiencia pasada en Jerusalén y en los Altos del Golán muestra que no hay ninguna razón para suponer esto. En segundo lugar, se supone que, en su conjunto, los palestinos cumplirán los criterios de ciudadanía. Nuevamente, no hay razón para suponer esto.

“Al mismo tiempo, la suposición que cada cambio en el estado histórico de Judea y Samaria tiene que ser implementado a lo largo del tiempo y gradualmente es correcto. Por lo tanto, según lo veo, el Comité Central del Likud y Habayit Hayehudi tienen razón al decir que Israel debe aplicar la ley israelí al Área C como primer paso. Los habitantes palestinos de la región recibirán la condición de residentes permanentes, como la condición otorgada a los residentes de Jerusalén Este y de los Altos del Golán en 1967 y 1981.

“A raíz de esa medida, y de acuerdo con los acontecimientos en el terreno durante un período de al menos una década, sería posible ampliar el área en Judea y Samaria a la que se aplicará la ley israelí y tratar a los habitantes de esas áreas como residentes permanentes en la primera etapa. Como en el caso de Jerusalén y los Altos del Golán, cada solicitud de ciudadanía se examinará por separado”.

Martin Sherman: El método de la transferencia (Transfer)

Martin Sherman, fundador y CEO del Instituto de Estudios Estratégicos de Israel, es probablemente el más extremista de todos los anexionistas. Aboga por la aplicación de la soberanía israelí sobre toda Cisjordania y también es el único que quiere anexar la Franja de Gaza también. Él dice que no hay otra manera de garantizar militarmente la seguridad de Israel.

“El plan de Bennett suena lógico, hasta que miras el mapa, y luego ves corredores en todas partes, por lo que la soberanía no tiene sentido”, dice. “Incluso si solo hay un 30 por ciento de minoría palestina, sigue siendo una receta para la Liberalización. Son un grupo muy hostil”.

Según Sherman, Israel necesita actuar enérgicamente para reducir la presencia árabe. ¿Cómo? La guerra es la forma más efectiva, dice Sherman (porque “los medios cinéticos son más aceptables”, como le dijo al corresponsal de Ribonut). Pero si no hay guerra, y Sherman afirma que no llama a comenzar una, “se necesitan una serie de incentivos para que se vayan. Incentivos positivos: dinero para familias que se van y negativas: declararles un enemigo y comenzar a reducir gradualmente la provisión de servicios y bienes a los palestinos” en Cisjordania y Gaza.

En opinión de Sherman, Israel no tiene ninguna obligación moral, legal o práctica de mantener la vida socioeconómica de un enemigo comprometido con su extinción. Por el contrario, su obligación moral es provocar su colapso para evitar intentos de liquidar a Israel y matar a sus ciudadanos. Junto con declarar a los palestinos como un enemigo colectivo, Israel debería revocar su reconocimiento de la AP y trabajar para desmantelarla.

“Cualquiera que quiera irse debería tomar un paquete de emigración y buscar otro lugar para vivir”, dice Sherman. “Déjalos ir a Indonesia o India, por ejemplo. La transferencia no es una mala palabra”.

Mordejai Keidar: El método de los emiratos

Para comprender el plan de emiratos del experto en asuntos del Medio Oriente Mordejai Keidar (de la Universidad Bar-Ilan y del Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos), debe escuchar su opinión sobre toda la región. “En el Medio Oriente, el grupo más fuerte es la familia, y luego la familia extendida, el clan, la tribu. La mayoría de los estados modernos en el Medio Oriente – Irak, Siria, Sudán, Jordania, Argelia, Túnez, Marruecos – fueron creados por colonialistas, y el estado fue forzado a los grupos que vivían en su territorio”, dice.

“La idea del estado moderno no fue bien recibida por la mayoría de los ciudadanos, y no suplantó las lealtades tradicionales. Entonces, no hay ‘sirios’, ‘ni’ iraquíes ‘ni’ libios’.

“La historia palestina es muy parecida. Intentamos construir un pueblo sobre la base de la idea de un estado palestino, eliminar el grupo de referencia principal y crear una conciencia nacional que no fuera desafiada por formas de conciencia en competencia: la tribu, el grupo étnico, religioso o comunitario. Ese intento no está funcionando. En consecuencia, tenemos que actuar de acuerdo con el modelo exitoso de los emiratos del Golfo, que se basan en las familias locales”.

Aquí, entonces, están las etapas del plan de Keidar, en sus palabras:

  1. Reconocer la Franja de Gaza como un estado, porque posee todos los atributos de un estado. Hamás ha gobernado en Gaza durante 11 años, y su gobierno adopta la actitud correcta hacia las familias locales.
  2. Aplicación de la soberanía israelí a toda Judea y Samaria.
  3. Desmantelamiento de la Autoridad Palestina.
  4. Establecimiento de siete emiratos – ciudades-estado – en Cisjordania: en Hebrón árabe y en Jericó, Ramallah, Qalqilyah, Tulkarem, Nablus y Jenin. Serían emiratos independientes basados ​​en las familias locales. Los habitantes de los emiratos serán sus ciudadanos: ciudadanos del Emirato de Hebrón, ciudadanos del Emirato de Naplusa, etc.
  5. Las áreas rurales permanecerán bajo soberanía israelí.
  6. Israel debería ofrecer la ciudadanía israelí a los residentes de las aldeas rurales, que representan aproximadamente el 10 por ciento de la población árabe en Cisjordania y no representan una amenaza demográfica. Vivirán en Israel como los árabes de Galilea y el Área del Pequeño Triángulo en el centro de Israel, que está más o menos delimitada por las ciudades árabes de Baka al-Garbiyeh, Taibeh y Tira.
  7. Se establecerán pasos fronterizos entre todos los emiratos e Israel. Los arreglos de seguridad estarán en manos de Israel”.

Zeev Elkin: El método del salame

El plan del Ministro de Asuntos de Jerusalén, Zeev Elkin (Likud), es que no hay un plan. Él cree que los territorios pertenecen al pueblo judío. “Tenemos un derecho histórico-nacional a Judea y Samaria que es más fuerte que nuestro derecho a Tel Aviv. Todo nuestro regreso a este lugar se basa en el hecho de que nos pertenece. Si renunciamos a ese principio, en la próxima etapa, podremos enviarlo a Uganda”, dijo Elkin a la revista Ribonut (que, por supuesto, significa “soberanía”), publicado por las Mujeres de Verde.

Aún así, me dice en nuestra reunión, él piensa que la anexión de Cisjordania debería ser gradual. Los israelíes deben aprender el “método salame” de los palestinos. “En todos los lugares en los que existe un consenso israelí o una mayoría parlamentaria, y el entendimiento internacional de que es nuestro, no hay ninguna razón por la cual no deberíamos tomar esas regiones ahora”, dice.

Como dice Elkin, “la aplicación de la soberanía a una parte del territorio no debe interpretarse como el abandono del otro territorio. Así es como funciona el método del salame”.

El plan de trabajo gradual, entonces: la aplicación de la soberanía a los territorios sobre los que existe un amplio acuerdo, sin temor a que esto se perciba como una renuncia al territorio restante. Estos incluirían a Ma’aleh Adumim, Gran Jerusalén, los bloques de asentamientos, las “áreas” de asentamientos (como en la resolución del Comité Central del Likud, estos van más allá de los asentamientos para abarcar áreas de jurisdicción que incluyen áreas abiertas alrededor de los asentamientos, pero menos que C) – cada parte del territorio sobre la que se puede reunir un amplio consenso, aunque advirtiendo de antemano que este no es el final.

A diferencia de otros en la derecha, Elkin admite que está perturbado por el problema del estado binacional. En su opinión, la concesión de la ciudadanía y la igualdad de derechos a los palestinos es una solución peligrosa. Por otro lado, es igualmente claro para él que es imposible anexar Cisjordania sin otorgar al pueblo palestino derechos y plena ciudadanía, incluido el derecho a votar en las elecciones del Knesset. En otras palabras, en cualquier territorio que se anexe, los habitantes reciben plenos derechos (sujeto a reservas de seguridad, por supuesto).

Alan Baker: El aspecto legal

El experto legal internacional Alan Baker, un ex embajador en Canadá, se sorprendió cuando le dije que vendría por recomendación de Nadia Matar y Yehudit Katzover. Después de todo, él dice que la anexión no es legal. Aparentemente, para Mujeres de Verde era más importante que un jurista explicara que, de acuerdo con el derecho internacional, en realidad no hay ocupación.

Según Baker, un miembro del comité presidido por el ex juez de la Corte Suprema Edmond Levy (quien murió en 2014) para examinar el estado legal de los asentamientos de Cisjordania, los territorios en cuestión no están ocupados.

“Esa es la posición en virtud del derecho internacional y las convenciones internacionales”, dijo Baker, en su oficina en el Instituto de Asuntos Contemporáneos, que encabeza en el marco del Centro para Asuntos Públicos de Jerusalén. El territorio fue tomado de Jordania, que no era una potencia soberana legítima reconocida internacionalmente allí. Eso es porque Jordania anexó el área en 1951, dos años después del final de la Guerra de Independencia de Israel.

“Estas no son tierras que pertenecen a un estado soberano, porque son tierras que estaban en disputa”, dijo. “No se ajusta a la definición legal de ‘ocupación'”.

Israel, dice Baker, tiene derechos históricos y legales sobre el área basados ​​en documentos internacionales: la Declaración Balfour, la Declaración de San Remo, el mandato del Mandato otorgado a Gran Bretaña por la Liga de las Naciones y la Carta de las Naciones Unidas. Este último es el instrumento legal para el reconocimiento internacional de los derechos del pueblo judío a los territorios, ya que el Artículo 80 estipula que todos los acuerdos celebrados previamente por la Sociedad de las Naciones y todos los compromisos que se le otorgaron (San Remo y el Mandato Británico) permanecen y siguen rigiendo.

Entonces, ¿por qué no anexar?

Porque es imposible anexar un territorio disputado unilateralmente. Ya aplicamos la ley personal a los colonos. Están sujetos al código penal israelí y pagan el impuesto a la renta. No podemos ir más allá de esto a menos que se convierta en nuestro como parte de un acuerdo. En Oslo emprendimos que ellos [los palestinos] no se convertirían en un estado y tratarían de ser admitidos en la ONU, y que no nos anexaríamos. Todo el destino de los territorios está sujeto a negociaciones. Eso es lo que firmamos”.

Amatzia Samkai: el aspecto económico

El economista Amatzia Samkai se centra en las consecuencias financieras de la anexión. A petición de Orit Strock, antigua diputada del Habayit Hayehudi y miembro del Caucus de Eretz Israel en la Knesset, Samkai encabezó un equipo que examinó las ramificaciones económicas de la aplicación de la soberanía israelí al Área C y sus residentes palestinos. En nuestra reunión, presentó las conclusiones de la primera parte del estudio, que examinó el costo de la integración de los palestinos y la absorción de su población.

El estudio de Samkai se basa en la polémica estimación que 150,000 palestinos viven en el Área C. Con base en eso, los investigadores calcularon el costo del seguro nacional y los pagos de salud, desembolsos para educación y bienestar, así como el costo de expandir los ministerios del gobierno de forma consistente con las necesidades de la población agregada. Los ingresos adicionales vendrían del impuesto sobre la renta, el impuesto al valor agregado, el impuesto a la propiedad, los pagos del seguro nacional, los impuestos a la salud y los impuestos comerciales de 150,000 nuevos ciudadanos israelíes.

En general, Samkai estima que se requeriría una inversión anual de alrededor de 2 mil millones de shekels ($ 542 millones), que es “menos de la mitad del 1 por ciento del presupuesto estatal, que supera los 450 mil millones de shekels”. También cree que la aplicación de la soberanía de la zona C crearía nuevas oportunidades económicas debido a la adición de personal a las industrias intensivas en mano de obra y bienes inmuebles adicionales para la construcción y la agricultura.

En su estudio, Samkai rechaza el intento de comparar la aplicación de la soberanía al Área C con el mismo esfuerzo emprendido hace años en Jerusalén Este. Reconoce que es una comparación natural, pero cree que es imposible, “debido a una deficiencia de datos y, más aún, debido a la diferencia en los personajes [de los dos grupos de población], y dada la capacidad de llevar a cabo una separación más decisiva de la economía de la Autoridad Palestina “, según el estudio.

Tenga en cuenta que esta parte del estudio no tiene en cuenta las ganancias esperadas de los nuevos bienes inmuebles liberados en el centro del país y la influencia de la israelización en los precios de las propiedades existentes, o en los gastos de seguridad. Este es un punto crítico porque en la actualidad, la construcción, el desarrollo y la infraestructura en el Área C son muy limitados. Una vez que el área se convierte en israelí en todos los aspectos, el cielo es el límite. Se podrían construir dos nuevas ciudades al este de Rosh Ha’ayin. No es necesario ser un economista para captar el efecto dramático que esto podría tener en los precios de la vivienda. Samkai planea abordar la importancia de esto en las próximas partes del estudio.

Yoram Ettinger: el aspecto demográfico

Yoram Ettinger no es un demógrafo profesional, y la mayoría de ellos rechazan sus argumentos abiertamente. Pero ha estudiado el tema durante 14 años, y tiene un mensaje que reitera constantemente: el “demonio demográfico” es un farol. “En contraste con los airados profetas de la demografía en el establishment académico, gubernamental y político israelí, que han estado advirtiendo sobre una bomba de la población árabe desde la lucha por el establecimiento del estado, la tendencia demográfica documentada apunta a un viento de cola demográfico judío sin precedentes”, dice Ettinger.

El problema de la población se considera el talón de Aquiles de los anexionistas. Si se anexan territorios donde millones de palestinos viven, existe el riesgo de que Israel pierda su mayoría judía, y entonces la única forma de preservar la identidad del estado sería por medios no democráticos, es decir, el apartheid. Es por eso que los defensores de la anexión se abalanzaron ansiosamente sobre los datos de Ettinger. Él es el mesías demográfico, que promete que la anexión es posible sin arriesgar la pérdida de una mayoría judía. Todos los anexionistas hoy se basan en las buenas noticias demográficas de Ettinger.

Según Ettinger, los demógrafos que dependen de la Oficina Central Palestina de Estadísticas afirman que hay 3 millones de palestinos en Cisjordania y 1.9 millones en Gaza. Pero sus números cuentan una historia diferente: 1.8 a 1.9 millones de palestinos en Cisjordania y 1.5 millones en la Franja. En total: 3.3 millones de palestinos, no 4.9 millones.

La razón de la brecha, dice, es que la oficina de estadísticas palestinas incluye a unos 400,000 residentes de Cisjordania que han vivido en el extranjero por más de un año, más de 300,000 árabes de Jerusalén y 100,000 árabes de Cisjordania y Gaza que se casaron Los árabes israelíes recibieron una tarjeta de identificación israelí y se cuentan como residentes de Israel y de la Autoridad Palestina. Además, la Autoridad Palestina niega el saldo migratorio negativo que ha estado aumentando desde 2000, y el 7 de septiembre de 2007, el Banco Mundial, según Ettinger, documentó una inflación del 32 por ciento en el número de nacimientos.

Según Ettinger, si consideramos a toda la población de Israel y Cisjordania combinada, hay una mayoría judía del 66 por ciento. Si se incluye Gaza, es 57 por ciento.

Es importante señalar, según Ettinger, que la fecundidad judía tiende hacia arriba, mientras que la fertilidad árabe (tanto en Israel como en los territorios) ha ido disminuyendo en los últimos 20 años. Mientras tanto, el balance de migración negativa de los árabes en Cisjordania continúa (¡desde 1950!) A aproximadamente 20,000 por año en el período reciente, mientras que el número de emigrantes israelíes ha disminuido de 14,200 en 1990 a 8,200 en 2015.

Ettinger recuerda que en 1944, el Prof. Roberto Bachi, fundador de la Oficina Central de Estadísticas de Israel y un reconocido experto en el tema, publicó un pronóstico demográfico para persuadir a David Ben-Gurion que 600,000 judíos no constituían una masa crítica suficiente para establecer un estado. Ben-Gurion no fue disuadido, a pesar de que la mayoría judía dentro de lo que se convirtió en las fronteras de partición era solo del 55 por ciento, y había una minoría judía del 39 por ciento en Judea y Samaria y dentro de lo que conocemos hoy como la Línea Verde. “La respuesta de Ben-Gurion fue que un líder no acepta la demografía, un líder determina la demografía y tenía razón”, dice Ettinger.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.