Plan de Paz Trump – El trato del siglo pasado – Por Profesor Eyal Zisser (Israel Hayom)

La semana pasada, un Premio Nobel de la Paz parecía estar al alcance; lo único que faltó fue un pequeño paso del dictador norcoreano, Kim Jong-Un, tras lo cual el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, podría haber puesto fin al conflicto de 60 años en la península de Corea.

Sin embargo, en el momento de la verdad, el joven líder de Corea del Norte se negó a repetir el error cometido por el ex tirano libio Moammar Gadhafi, quien bajo la presión occidental abandonó su programa nuclear a cambio de promesas occidentales que resultaron inútiles en el momento en que estalló la revolución en Libia.

El fracaso en la península de Corea es insuficiente para inferir sobre el Medio Oriente, donde las cosas son más complejas y turbias. Y, sin embargo, incluso en nuestro vecindario, la anticipación se está acumulando a medida que la administración de Trump se prepara para desvelar su “acuerdo del siglo”, como si la propuesta de paz estadounidense pudiera resolver un conflicto que tiene más de un siglo de antigüedad.

La historia nos enseña que las propuestas de compromiso, presentadas por mediadores extranjeros, no han tenido éxito en la arena israelí-palestina. Los esfuerzos de la comunidad internacional para forzar un acuerdo también han fracasado, comenzando con el plan de partición de las Naciones Unidas en 1947, que no fue más que un intento inútil de forzar una solución en los lados. Por otro lado, los avances diplomáticos e incluso la paz solo se han logrado cuando las partes en conflicto se han unido para lograr un acuerdo. Tal fue el caso con el tratado de paz israelí-egipcio y el acuerdo de paz entre Israel y Jordania.

El supuesto básico en el corazón de la propuesta estadounidense es que es posible imponer a los palestinos un acuerdo de paz que NO se acerque a satisfacer sus expectativas y demandas. Es una suposición errónea que no pasará la prueba de la realidad. De hecho, los países árabes harán todo lo que esté a su alcance para apoyar un acuerdo entre Israel y los palestinos, porque consideran que dicho acuerdo es de su interés vital. Los gobernantes árabes ejercerán una fuerte presión sobre los palestinos, pero no se atreverán a hacer concesiones en su nombre porque no quieren que estas concesiones se les atribuyan en los anales de la historia.

Por lo tanto, los palestinos siempre tendrán la última palabra, y son incapaces o no están dispuestos a tomar la decisión histórica de poner fin al conflicto. Primero, los líderes palestinos siempre han asumido que el tiempo está de su lado, y que al retrasar la propuesta de Trump se ofrecerá un mejor acuerdo, ya sea por el sucesor de Trump o por la comunidad internacional, Rusia o la Unión Europea, que le han dicho abiertamente a los palestinos que eviten aceptar la oferta de Trump.

Segundo, la sensación de desesperación en la calle palestina es insuficiente para presionar a los líderes hacia un acuerdo. Los estadounidenses, al igual que los gobernantes árabes, no tienen los trucos de negociación para presionar al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y su cohorte, quienes prefieren a una AP que se tambalea en Ramallah en vez de un cuasi estado que lejos de cumplir con sus requisitos mínimos. Es interesante notar, por cierto, que la noción de un estado palestino no emociona en lo más mínimo a los palestinos más jóvenes, y muchos de ellos ven la solución de un solo estado, es decir, recibir la ciudadanía israelí, como la única solución capaz de satisfacer sus necesidades y promover el interés palestino, ciertamente a largo plazo.

Finalmente, la debilidad del liderazgo palestino y las divisiones dentro de sus filas ciertamente no conducen a decisiones valientes, y mucho menos a concesiones.

El trato del siglo de los norteamericanos, por lo tanto, muy probablemente se unirá a la larga lista de planes de paz que terminarán de un golpe. Con eso, cuando el polvo se asiente, Israel no debe ser percibido como el lado que frenó los esfuerzos de Trump, y debe buscar explotar el impulso que el plan estadounidense podría proporcionar para reforzar sus relaciones con el mundo árabe. De cualquier manera, la paz tan esperada no está a la vuelta de la esquina.

 

Eyal Zisser es profesor en el Departamento de Historia de Medio Oriente en la Universidad de Tel Aviv.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.