Para los, alguna vez, potenciales aliados árabes de Israel, los lazos con Jerusalén pierden algo de brillo – Por Lázaro Berman (The Times of Israel)

La imagen de la nación como “clave” para Washington ha sido socavada por la negativa de Biden a invitar a Netanyahu, y la respuesta al estallido en Gaza no hizo mucho por sus aspiraciones de liderar el bloque contra Irán.

El mes pasado, en el 75º Día de la Independencia de Israel, la oficina del primer ministro Binyamín Netanyahu publicó un video que mostraba, entre otras cosas, al primer ministro elogiando los acuerdos de paz que Israel ha alcanzado con los países árabes a lo largo de los años, especialmente los Acuerdos de Abraham de 2020. “Tengo la intención de llevar la expansión de esta paz a alturas inimaginables”, prometió en el mensaje grabado a la nación.

Es una promesa que Netanyahu ha estado ofreciendo desde antes de su regreso al cargo a fines del año pasado, y apenas pasa una reunión diplomática o un discurso en el que él o su ministro de Relaciones Exteriores no hablen de tal expansión.

Pero las circunstancias hacen que sea cada vez más difícil para Netanyahu atraer a más países árabes, y especialmente al gran premio que es Arabia Saudita, al “círculo de paz”, como él lo llama.

Sin un cambio marcado en la relación de Netanyahu con la Casa Blanca de Joe Biden, y en el control del primer ministro sobre su propia coalición, ese círculo no se expandirá.

Hay dos razones principales por entender por qué los países árabes han normalizado las relaciones con Israel en los últimos años, y por las que otros esperan entre bastidores. Por un lado, considerando la volatilidad de la región, que obliga a los países a elegir bandos entre Irán y Occidente. Para este último grupo, junto con estados demasiado fragmentados para formar una política exterior coherente como Sudán o Yemen, los lazos con Estados Unidos han sido tradicionalmente de suma importancia.

Pero en los últimos años, los socios árabes de Estados Unidos han percibido un cambio en Washington que les da amplias razones para preocuparse.

Después de décadas de sacrificar sangre y tesoros en busca de experimentos democráticos en Irak y Afganistán, ninguno de los dos partidos políticos de EE.UU. tiene interés en involucrarse militarmente en el Medio Oriente. China, no al-Qaeda, es el hombre del saco del momento, y el pivote hacia Asia y el Pacífico que comenzó bajo el expresidente estadounidense Barack Obama solo ha cobrado fuerza bajo sus sucesores.

Los países que firmaron los Acuerdos de Abraham de 2020 llegaron con listas de deseos que querían de un Estados Unidos cada vez más desconectado como recompensa por firmar los acuerdos, y se esperaba que Netanyahu los defendiera con su amigo Donald Trump, el ahora expresidente de EE.UU.. Marruecos quería apoyo para sus reclamos sobre el Sáhara Occidental, Sudán quería salir de la lista de terroristas y los Emiratos Árabes Unidos querían aviones de combate F-35. Bahrein reforzó su posición con Washington.

Con Trump fuera del cargo, los aliados tradicionales de Estados Unidos necesitaban aún más un defensor en Washington. Países como Egipto y Arabia Saudita fueron atacados públicamente por Biden por sus antecedentes en materia de derechos humanos y no pudieron establecer con él la relación personal que tenían con Donald Trump.

Israel, sin embargo, podría ofrecer un camino de regreso. Arabia Saudita incluso ha detallado una serie de solicitudes de Washington antes de firmar un acuerdo con Israel.

En segundo lugar, es necesario considerar a Irán. Los países del Golfo no solo ven a la República Islámica como su principal adversario, sino que incluso el distante Marruecos cortó lazos con Teherán hace cinco años.

Nadie en la región se hace ilusiones de que Biden vaya a ordenar un ataque militar contra las fuerzas iraníes o su programa nuclear, dejando a Israel como el único jugador que lucha activamente contra los intentos iraníes de expandir su control sobre el Medio Oriente y acercarse a la energía nuclear para producir armas.

Los lazos abiertos con Israel no solo envían un mensaje disuasorio a Teherán, sino que también facilitan que los países árabes realicen ejercicios militares conjuntos y creen una infraestructura militar regional contra Irán.

Ambos beneficios (acceso a los tomadores de decisiones en Washington y una mejor postura contra Irán) deben tener un precio aceptable para los líderes árabes, quienes deben tener en cuenta la simpatía del público por los palestinos.

Sin invitación y una disuasión ‘débil’

En todos estos aspectos, los países árabes ven una disminución de los incentivos para normalizarse con Israel, junto con costos crecientes. Uno no tiene que ver con la relación EE.UU.-Israel en donde se perciben de cerca las tensiones. Los líderes en las capitales árabes son observadores entusiastas de las señales que vienen de ambos lados.

Un punto importante de controversia ha sido la reforma judicial propuesta en Israel. Inicialmente, los funcionarios estadounidenses dijeron que no querían opinar sobre lo que consideraban un asunto interno de Israel. Pero se han alejado gradualmente de esa posición, primero emitiendo pronunciamientos vagos, cuando se les preguntó, sobre la importancia de las instituciones independientes, antes de cambiar a una crítica más abierta. También han mostrado su desaprobación por los comentarios hechos por elementos de extrema derecha del gobierno de Netanyahu.

En marzo, Biden llamó a Netanyahu para plantear personalmente el tema de la reforma. Luego, la Casa Blanca emitió otra declaración de preocupación por la decisión de Netanyahu de despedir al ministro de Defensa, Yoav Gallant. Biden dijo, días después, que Netanyahu no sería invitado a la Casa Blanca en el “corto plazo”, y señaló su angustia por el esfuerzo de reforma judicial del gobierno e instó al primer ministro a “alejarse” de la legislación. La Casa Blanca continúa reiterando públicamente que Netanyahu no está siendo invitado a Washington, y lo hizo más recientemente este lunes.

Cada vez que un alto funcionario de Biden le recuerda al mundo que no hay planes para recibir a Netanyahu, el valor percibido de Israel como defensor en Washington disminuye. Arabia Saudita no puede poner muchas esperanzas en un líder israelí que no puede obtener su propia audiencia con Biden, quien invitó al presidente de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed, a la Casa Blanca y voló a Jeddah para reunirse con el líder saudita de facto, Mohammed bin Salman.

Mientras tanto, el costo interno potencial de reconocer a Israel probablemente haya aumentado en los países árabes. La visita al Monte del Templo de Ben Gvir menos de una semana después de que el gobierno asumiera el cargo, y el llamado del Ministro de Finanzas Bezalel Smotrich para “aniquilar” la ciudad palestina de Huwara después de un ataque terrorista, no es algo que los líderes árabes quieran que se vea que apoyan al firmar la normalización con los acuerdos con Israel.

Los países que ya han firmado los Acuerdos de Abraham han dado a conocer su descontento de varias maneras a raíz de estos acontecimientos, incluida la evitación de visitas de alto nivel y la denuncia pública de Israel.

Mientras Israel lucha por lograr avances diplomáticos en la región, Irán y sus aliados disfrutan de una buena racha. Mientras los líderes israelíes continúan soñando con un acuerdo con Arabia Saudita, Riad restableció los lazos con Teherán en abril.

A principios de esta semana, muchos de los socios árabes de Israel se reunieron con el ministro de Relaciones Exteriores de Siria en Amman, a poca distancia de la frontera de Israel, mientras trabajan para poner fin al aislamiento de Damasco del mundo árabe.

El régimen de Assad no trató de ocultar que tiene la intención de permanecer en la órbita de Teherán incluso cuando acepta lazos renovados con los estados prooccidentales del Medio Oriente. El jueves, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, viajó a Damasco para reunirse con su homólogo sirio, Bashar Assad, y firmar una serie de acuerdos a largo plazo, el primer líder iraní en hacerlo en más de una década. Raisi aprovechó la oportunidad para regodearse del reciente repunte de la fortuna de su país y burlarse de las dificultades de Israel, después de un duro invierno de protestas internas y la furia occidental por su apoyo militar a Rusia. “Los partidarios de la normalización de las relaciones enfrentan protestas y cuestionamientos de su propio pueblo y se dieron cuenta de que no hay otro camino que resistir y oponerse al régimen sionista”, dijo.

Es probable que Netanyahu reciba su invitación en algún momento, y su cautela característica con respecto a Gaza podría describirse como prudencia. Sin embargo, una de sus principales promesas de campaña, que solo él es el estadista que puede formar una coalición para detener el programa nuclear de Irán y hacer las paces con los saudíes, se ve socavada por el caos en su coalición y su incapacidad para controlar su flanco derecho.

Desafortunadamente para el primer ministro, los mismos ministros que le hacen la vida difícil en Abu Dabi y en Washington saben que no pueden ser reemplazados. Después de romper demasiadas promesas en el pasado, no hay otros jefes de partido en Israel que confíen lo suficiente en Netanyahu como para sentarse con él en una coalición. Así que se encuentra en un aprieto sin una salida clara, cada vez más lejos de sus objetivos y en deuda con los mismos socios que lo alejan aún más de ellos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.