Para beneficiarnos de una relación con el príncipe saudita los mejor es tomar sus palabras con un cuidado limitado – Por Caroline Glick (Maariv 5/4/2018)

Mohammed Iben Salman está interesado en colaborar en una lucha contra el triángulo del mal, pero solo es un movimiento táctico. Mientras ninguno de nosotros pierda la cabeza, podemos trabajar juntos en pos de objetivos comunes.

¿Estamos entrando en una era dorada en las relaciones entre el Islam y el mundo? Esta semana, el príncipe saudíta Muhammad Iben Salman dio una entrevista a Jeffrey Goldberg, editor de una publicación mensual. Pocas horas después de la publicación, comenzaron las reacciones, o más bien los rendimientos o sumisiones por parte del liderazgo judío estadounidense. “En una región que durante mucho tiempo ha sido dominada por el odio de déspotas (este príncipe tiene) la visión para un futuro que es muy diferente para los musulmanes, judíos, cristianos y todo el Medio Oriente”, escribió el líder de la ADL, Jonathan Greenblatt.

¿Están bien que los porristas declaren una nueva era en la región? No exactamente. La mayor parte de la interpretación posterior a la entrevista se refería a lo que el Príncipe dijo sobre Israel y, por lo tanto, reconoció su derecho a existir. Esto está en contraste con la práctica tradicional de los líderes árabes de reconocer la existencia de Israel sin admitir que tiene derecho a existir.

Cuando Goldberg le preguntó a Iben Salman: “¿Cree que el pueblo judío tiene derecho a un Estado-nación con al menos una parte de su patria histórica?” Creo que cada pueblo, en cualquier lugar, tiene derecho a vivir en un país pacífico. Debemos lograr un acuerdo de paz para garantizar la estabilidad para todos y mantener relaciones normales”. ¿Reconoció el derecho del pueblo de Israel a un estado en la Tierra de Israel? Tal vez, tal vez no. ¿Dónde está la tierra de los judíos, en Nueva York?

Goldberg trató de examinar: “¿No tiene objeciones basadas en la creencia religiosa en la existencia de Israel?”, Preguntó. “Tenemos preocupaciones religiosas sobre el destino de la Mezquita Sagrada en Jerusalén y los derechos del pueblo palestino”, respondió el heredero al trono. “No tenemos objeción a otra gente”. En otras palabras, parece que el príncipe tiene un problema religioso con Israel como un estado judío. Más o menos.

Según lo explicado por el Dr. Harold Rhode, quien se desempeñó como consultor de la oficina de Asuntos Islámicos para el Secretario de Defensa durante casi 30 años el príncipe saudí mantuvo un diálogo con Goldberg basado en la práctica islámica conocida como “Taqyya”, uno de los fundamentos del Islam bajo la cual los musulmanes tienen permiso para mentir por el bien de la religión.

Las palabras del príncipe sobre Israel atrajeron el mayor interés, pero de hecho toda la conversación fue en un estilo similar. Goldberg le hizo al Príncipe preguntas claras, y el Príncipe respondió con respuestas engañosas o ambiguas.

Una de las respuestas engañosas del príncipe se refería al wahabismo, un movimiento islámico conservador que adoptó el Corán en sus propias palabras y, según sus seguidores, para gobernar el Islam y para convertir a todo el mundo al Islam. La tribu saudita puso su destino con los wahhabis cuando fundaron el reino hace 85 años, y desde 1979 Arabia Saudita ha invertido cientos de millones de dólares en la construcción de mezquitas e instituciones religiosas en el espíritu del movimiento en todo el mundo.

Pero cuando Goldberg le preguntó al príncipe sobre esto, recibió la siguiente respuesta sorprendente: “Este wahabismo, por favor defínalo, nosotros no lo conocemos”. Goldberg respondió con asombro: “¿Qué quieres decir con que no lo conoces? Eres el príncipe de Arabia Saudita, sabes lo que es el wahabismo”. “Nadie puede definir el wahabismo”, afirmó el príncipe, y siguió negando cualquier conexión entre los ritos religiosos sauditas y el movimiento. Sostuvo además que Arabia Saudita es un país en el que todas las corrientes del Islam, incluida la chiíta, reciben el mismo trato.

Es cierto que el príncipe saudí hizo buenos comentarios en una entrevista con un periodista judío estadounidense de alto rango, pero no produjo una serie de cambios estratégicos en la religión o en la forma en que el Islam se expresa en Arabia Saudita. Lo que nos lleva de vuelta a la pregunta: ¿la entrevista trajo alguna noticia? Bueno, sí. Aprendimos algo.

Enemigos en casa

Lo más significativo es el príncipe salió de la entrevista muy interesado en colaborar con Israel y los EE.UU. con respecto a la guerra contra lo que él llama el triángulo del mal. Los componentes del triángulo son Irán, los Hermanos Musulmanes y sus organizaciones terroristas secuelas: Al Qaeda, ISIS y otros.

En cuanto a Irán, Rhode explica que el objetivo principal de la revolución de Jomeini en Irán no era Israel o los Estados Unidos. “Jomeini utilizó el odio general islamista contra Israel y Estados Unidos para ganar legitimidad en el mundo suní, que él y sus seguidores aspiran a conducir bajo el islam chiíta. El odio al “pequeño diablo” y al “gran diablo” es un medio para lograr el objetivo principal: la eliminación de Arabia Saudita y cualquier otro liderazgo sunita y así liderar al mundo islámico”.

Con respecto al movimiento de la Hermandad Musulmana y sus afiliados, después de la Primavera Árabe queda claro para los saudíes que la Hermandad Musulmana es el único factor en el mundo sunita capaz de derrocar a su régimen. En otras entrevistas, Iben Salman dejó en claro que la Turquía del presidente Erdogan es ahora el líder de la Hermandad Musulmana. Por lo tanto, él ve a Turquía como un enemigo al mismo nivel que el enemigo iraní. Y la verdad es que dada la estrecha cooperación entre Turquía e Irán en Siria, puede que tenga razón.

En cualquier caso, la entrevista con Goldberg fue otra prueba que el príncipe está interesado en la ayuda israelí y estadounidense para derrotar a su triángulo malvado. Es maravilloso que quiera cooperar con nosotros, pero Rhode advierte que el claro compromiso del Príncipe con la cooperación táctica con Israel debe ser tratado con una ecuanimidad limitada.

Según él, el gobierno de Arabia Saudita ahora tiene bases inestables, porque el año pasado el príncipe comenzó un conflicto sangriento con partes importantes de la familia real, cuando llevó a cabo una ola de arrestos que incluyó a bastantes príncipes.

Rhode explica que cada rama de la familia Al-Saud tiene una cierta parte del gobierno. Tan pronto como el príncipe heredero arrestó a los representantes de otras ramas de la familia, comenzó un sangriento conflicto con sus hijos. “En el mundo musulmán, la humillación se considera peor que la muerte”, dice Rhode. “Los príncipes no lo perdonarán, esperarán el día en que se vengarán por esta humillación”.

A la luz de esto, la posibilidad de un ataque contra el reino saudita significativo e Israel debe tomar esto en cuenta en cada paso que tiene intención de tomar hacia el príncipe. Incluso si Iben Salman actuó de buena fe con respecto a la cooperación posible contra Irán y Hamás, por ejemplo, no hay que excluir que nadie de su familia se aproveche de la cercanía hacia Israel para atacar al príncipe y por ende también a nosotros.

¿Significa esto que deberíamos distanciarnos de los saudítas y no cooperar con ellos, incluso a nivel táctico? Por supuesto que no. Pero no debemos creer que su gobierno sea estable, porque él sea un dictador pragmático.

El príncipe saudí es, sin duda, un socio en la guerra contra Irán, e incluso contra el Hamás, una rama de los Hermanos Musulmanes en Palestina, pero en vista de la naturaleza del compromiso táctico hacia Israel y ante la falta de cualquier línea en relación con las reformas en el Islam, está claro que Israel no puede hacer ninguna concesión a favor de estas relaciones. Los sauditas no sacarán la relación de su armario.

Bueno, tenemos un amigo por una o dos horas. Mientras ninguno de nosotros pierda la cabeza y nadie explote esa cooperación entre nosotros para cortarle la cabeza al príncipe, podemos trabajar juntos en pos de objetivos comunes. Esta es probablemente una buena noticia, incluso si no indica un nuevo Medio Oriente.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.