Otro falsificador palestino-chileno y la respuesta acorde

Uno de los portavoces de la comunidad palestina chilena, comunidad que suele alinearse con las posturas radicales islámicas palestinas aunque ellos son cristianos, nos presenta otra ensalada de mentiras respondida por Gabriel Colodro.

Una historia irónica de Navidad – Por Anuar Majluf Issa

A veces, la alta velocidad de la rutina, la caótica compra de regalos en los centros comerciales y el apuro por adornar el árbol navideño antes de que se aproxime la tan esperada fecha, no sólo logran dificultar nuestra reflexión interna y propia de estas celebraciones, sino que también logran alejarnos de los valores navideños por excelencia, aquellos valores que debiesen reinar en cualquier sociedad que busca la verdadera paz: me refiero a la empatía, la solidaridad, la defensa de quienes más sufren, la justicia y el amor por los demás.

Irónicamente, la ciudad palestina de  Belén, el lugar en donde nació Jesús, se ha visto olvidada por quienes dicen conservar estos valores, pero que en la práctica hacen caso omiso al sufrimiento de miles de palestinos que viven bajo ocupación militar israelí, quizás la más violenta de las ocupaciones que conozca la historia contemporánea, de aquellas que ya no deberían existir.

Irónicamente, estas mismas personas no alzan la voz cuando Israel anuncia la construcción de nuevos asentamientos ilegales y da muestras de querer continuar con su política de colonización de los Territorios Palestinos, obstaculizando, además, el libre goce de los derechos básicos de su población.

La ironía no sólo es eso, sino que también, miles de cristianos en Israel deban pedir un permiso especial para viajar libremente a Belén y celebrar -en la cuna del cristianismo- sus tradiciones religiosas.

La pérdida de libertad se acentúa para los palestinos de Cisjordania y se hace insostenible para los de Gaza. Cada vez más, los puestos de control limitan la vida cotidiana de los palestinos, quienes no cuentan con la libertad necesaria para poder elegir dónde pueden vivir, moverse y/o trabajar. Pero eso no es todo, porque la economía local se ha destruido a causa del régimen colonial israelí convirtiendo al tejido social palestino en insostenible.

Irónicamente, los guías turísticos palestinos de Belén, que conocen la historia de la cristiandad como a la palma de su mano, se han visto empobrecidos por los constantes hostigamientos y limitaciones en sus trabajos. Ahora esa labor le fue concedida a los guías israelíes, quienes cruzan con plena libertad a Cisjordania y disuaden a los turistas de dormir en hoteles palestinos, como si en estos últimos, se escondieran personas de la peor calaña.

La ciudad de Belén, actualmente, está cercada por un muro. Una gran construcción de cemento de 700 kilómetros de longitud y 8 metros de altura, que no por nada ha sido llamada “Muro de Anexión y del Apartheid”. Este mismo, ha protegido la expansión de los asentamientos, ha propiciado el robo de tierras agrícolas de los campesinos palestinos y ha separado a miles de familias.

En Palestina, una potencia ocupante niega la libertad de culto tanto a cristianos como musulmanes, prohibiendo, por ejemplo,  a un cristiano de Belén el ingreso a Jerusalén para rezar en la Iglesia del Santo Sepulcro o a un musulmán en la Mezquita de Al-Aqsa.

Esta Navidad no tiene nada de anormal. Luego de 67 años, es una Navidad más bajo ocupación.Una Navidad en donde 130 familias tendrán que llorar a sus jóvenes palestinos asesinados durante los últimos meses, una Navidad más en la que la mayoría de los cristianos en Palestina estarán encerrados en una cárcel a cielo abierto.

La que alguna vez fue una ciudad dinámica, abierta y multicultural, ha sido convertida por Israel en un gueto aislado, en donde la pobreza, las restricciones de movimiento y la desesperanza se han convertido en parte del paisaje habitual.

Claramente si Jesús hubiese nacido hoy, por el obstáculo del muro, tampoco quizás hubiese podido entrar a Palestina. Y si lo hubiese logrado, sería uno de los palestinos que, hoy en día, viven bajo ocupación y en la más completa represión.

¡Felices Fiestas!

http://blogs.cooperativa.cl/opinion/internacional/20151223130217/una-historia-ironica-de-navidad/

Utilizando la Navidad como medio de propaganda antisemita – Por Gabriel Colodro

Como es costumbre, el director de la Federación Palestina de Chile, Anuar Majluf, quien ya en el pasado ha marcado su postura extremista y fantástica, defendiendo las acciones terroristas del Hamás en Gaza, utiliza recursos netamente islámicos radicales para validar su postura, en este caso la “Taqiiya”, concepto que envuelve la justificación de la mentira al infiel, si esta beneficia al islam de algún modo. Veamos por qué.

En orden, acusa a Israel de ser “una de las más violentas ocupaciones de la historia contemporánea”. Suena terrible, y es curioso que Anuar, como árabe, no tenga conciencia de que solo unos kilómetros al norte de Israel y los territorios palestinos, ISIS ha ocupado y arrasado con parte de Siria e Irak. La imagen de “ocupación violenta” no concuerda con ciudades con centros comerciales, cadenas de comida rápida, universidades y una sensación de vida normal (Pueden observar en este video de lo que hablo https://youtu.be/dpDqZujEFAk?t=45s).

Anuar plantea que Israelíes cristianos necesitan de permiso especial para entrar a Belén, omitiendo que Belén está dentro del territorio A,  bajo control de la Autoridad Palestina, que la población cristiana de Belén ha pasado de ser un 90% en 1910 a un 8% en nuestros tiempos, gozando de un 92% de población islámica, lo que la convierte en un peligro para cualquier ciudadano israelí a ojos de las instituciones de seguridad. Cristianos y judíos por igual tienen prohibido entrar a Belén sin autorización, en resguardo de su vida.

Majluf insiste en que el culpable es Israel en todo orden de cosas, hablemos del movimiento, entre Ramala y Belén o Qalandia, ya no existen checkpoints, cuando existen situaciones especiales de seguridad, se puede aplicar temporalmente, pero en cuanto al diario vivir y transitar, en la actualidad el tránsito es libre entre ciudades palestinas. Distinto es cuando hablan del nexo con Jerusalén, capital de Israel, al tener en Cisjordania Autoridad Palestina ejecutiva, no se considera territorio israelí, por lógica, es completamente normal que existan pasos fronterizos y revisiones de seguridad (o checkpoints) entre administraciones. Anuar escribe presidiendo a una institución en cuyo logo, niega la existencia del Estado de Israel y demanda la totalidad del territorio, sin cabida para un único Estado Judío en el mundo.

A continuación, Anuar acusa a los guías turísticos israelíes de influir en en hospedaje de los turistas que visitan Belén, al parecer, Majluf no es un turista recurrente. Cuando el turista llega ya tiene el hotel contratado mediante agencia o directo por internet. El guía en un 99% de los casos no influye en el alojamiento.

Pueden entrar a Belén sólo guías israelíes con autorización. Al igual que entran a Israel guías palestinos autorizados. Muchos guías israelíes incluso con autorización prefieren no entrar por miedo a ser atacados. Las compañías de seguros no cubren daños físicos acaecidos en Belén a guías israelíes porque el riesgo es alto. Por el contrario los guías palestinos autorizados a entrar a Israel no corren ningún riesgo.

En Belén los precios de los hoteles son 50% más bajos que en Jerusalén. Aún así la mayoría de turistas prefieren quedarse en Jerusalén, donde hay más atracciones turísticas, se pierde menos tiempo en viaje y es más seguro.

Luego, Anuar habla del muro de división, acusando, como es su costumbre, a Israel de “apartheid”. Al parecer Majluf no tiene claro el concepto, ya que un régimen de apartheid se aplica entre ciudadanos de un mismo país o Estado, existiendo diferenciación de derechos y leyes especiales entre los mismos, cosa que para los israelíes es inexistente.

Llevar esto a comparación entre israelíes y habitantes de ciudades controladas por la Autoridad Palestina (que poseen pasaporte propio), es como acusar a Chile de apartheid por no extender el “bono marzo” a los ciudadanos peruanos o bolivianos.

Majluf incurre en acusar también a Israel de negar la libertad de culto sin escrúpulos.Miente, ya que entran cristianos y musulmanes a Israel desde Belén todos los días. Judíos y cristianos tienen prohibido rezar en Monte del Templo, solo musulmanes lo tienen permitido, ya que la administración jordana así lo impone.Judíos que quieren rezar en lugares sagrados en Cisjordania, son atacados a menudo.

Luego Anuar cae en lo impensable, victimiza y acuña de “asesinados” a los terroristas abatidos apuñalando civiles israelíes, mientras Majluf publicaba estas declaraciones, un rabino argentino moría a manos de uno de sus defendidos.

Para finalizar, intenta desjudeizar la figura de Jesús planteando el obstáculo del muro, María y José, como judíos, probablemente hubiesen sido perseguidos por un Belén mayoritariamente islámico y su seguridad sería más frágil hoy que durante la persecución romana de hace 2000 años. Jesús era un rabino judío, con fuertes conceptos de pertenencia a su pueblo, 104 años antes de que el concepto de “Palestina” fuera impuesto por Roma.

Como conclusión,  me gustaría invitar a los representantes de la Federación Palestina de Chile a dejar de mentir.  Así, en el sentido religioso, cumplirían al menos uno de los diez mandamientos.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.