Otra ronda, que termina en más extorsión, eso no es lo que necesita Gaza – Por Profesor Hillel Frisch (BESA)

RESUMEN EJECUTIVO: Solo una cuarta ronda masiva de combate contra Hamás, posiblemente, pueda llevar al grupo a la misma conclusión a la que llegaron los estados árabes después de cuatro guerras con el estado judío en 1948, 1956, 1967 y 1973: El dolor que hay que sufrir es tan grande, y la posibilidad de eliminar el estado judío es tan escasa, como para dejar la violencia sin sentido.

Instar a una cuarta ronda de combates y guerra contra Hamás no es una cuestión fácil, y mucho menos en un momento en que los responsables de la toma de decisiones israelíes se sorprendieron al enterarse de una brecha fiscal no anticipada del 3,6% entre los ingresos y los gastos estatales. Y las guerras son costosas no solo en fondos sino en vidas.

Sin embargo, las preguntas que surgen sobre el momento de llevar a cabo una cuarta ronda bélica con Hamás no deben cegarnos sobre la necesidad de hacerla. Solo otra ronda de este tipo puede, posiblemente, llevar al grupo terrorista a la conclusión a la que llegaron los estados árabes después de cuatro rondas de guerra con el estado judío en 1948, 1956, 1967 y 1973: Que el dolor que se debe sufrir es tan grande y la posibilidad de eliminar al estado judío es tan remota, que se vuelve inútil la violencia.

Esta conclusión, por parte de los estados árabes, no se derivó de un cambio de corazón con respecto a Israel. En la encuesta más reciente de Pew, la encuesta más confiable sobre la opinión pública en Medio Oriente, el público egipcio se clasificó como el público más hostil hacia Israel en el mundo árabe.

Sin embargo, esta hostilidad no se ha traducido en la guerra egipcia contra Israel desde 1973. Los recuerdos del dolor y el sacrificio causados ​​por las guerras de Egipto contra Israel siguen siendo tan poderosos que en las elecciones celebradas en 2012 después de la destitución del régimen de Mubarak, solo una las 21 listas convocadas dijeron en su plataforma de campaña electoral que se debía preparar a Egipto para nuevas hostilidades contra Israel. Ese partido, “Mañana”, obtuvo menos del 1% del voto popular, lo que demuestra que el dolor triunfa sobre el odio ideológico y religioso contra Israel.

Hamás parece estar recorriendo el mismo camino que los estados árabes recorrieron.

Contrariamente al mantra entre los políticos y los medios de comunicación que “después de cada ronda volvemos al mismo punto de partida”, después de cada ronda de enfrentamientos masivos, Hamás ha reaccionado con un lanzamiento de menos misiles.

Lo más revelador fue lo que ocurrió después de la tercera ronda en 2014. Se lanzaron cincuenta misiles durante el período de inactividad de tres años y medio, en comparación con los más de 2,000 misiles lanzados entre la retirada israelí de Gaza en 2005 y la primera ronda masiva de luchando ocurrida en invierno del 2008-09, que fue un intervalo aún más corto.

Lo que Israel logró contra Hamás es lo que el General Doron Almog y otros pensadores militares llaman “disuasión acumulada”. Hamás se siente cada vez más disuadido incluso cuando su entrenamiento se volvió más letal.

Hamás, que está comprometido ideológicamente con la destrucción del Estado judío, puso a prueba la valía del Ministro de Defensa Avigdor Lieberman comenzando, hace ocho meses, “marchas de retorno” semanales y globos diarios incendiarios. Hamás lanzó su farol y el gobierno de Netanyahu no fue a la guerra.

Esto allanó el camino para una cuidadosa estrategia de extorsión en la que Hamás intenta infligir un mínimo de violencia por los máximos dividendos, manteniéndose al margen del tipo de guerra total que asiduamente trata de evitar. Esta estrategia anula la “disuasión acumulada” y los dividendos que Hamás obtiene se utilizan para continuar la violencia y mejorar la letalidad de sus tropas. Los $ 15 millones en efectivo recientemente distribuidos a Hamás por el enviado de Qatar, con el permiso de Netanyahu, resaltaron la efectividad de esta estrategia.

Esta es una propuesta perdedora que solo puede ser cambiada por otra ronda masiva de combates. Cuanto más se achiquen los intervalos entre guerras con Israel, mayores serán las posibilidades que Hamás no solo sea disuadido, sino que también experimente el cambio de corazón que afectó a los estados árabes en los años setenta.

No hay una buena razón para retrasar la próxima ronda inevitable de combates. Consideremos los argumentos formulados contra otra ronda masiva.

El enfoque en Irán fue una de las razones declaradas de Netanyahu para retrasar otra guerra con Hamás. Esto ya no tiene sentido, ya que EE.UU. ha adoptado pasos importantes contra Teherán. Incluso se puede argumentar que la debilidad de Israel contra Hamás incita a Irán en lugar de inhibirla.

Existía una esperanza que la presión del público de Gaza obligara a Hamás a un quid pro quo: que las concesiones otorgadas a Hamás por el bien de la paz harían que el grupo fuera domesticado de la manera en que la Autoridad Palestina ha sido domesticada, al menos hasta cierto punto. Sin embargo, después de cada concesión, la última en forma de dinero en efectivo puro, Hamás no responde con paz sino con esfuerzos más audaces y violentos en la valla (incluido cruzarla con el propósito de recopilar información) y, sobre todo, responde con más lanzamientos de misiles.

En lugar de “disuasión acumulada”, que Israel logró en las primeras tres rondas, ahora estamos en un marco de extorsión. Estamos viendo un aumento en las provocaciones, con Hamás y sus aliados lanzando cada vez más misiles en los últimos ocho meses. En el pico anterior de mayo, poco más de un mes después del inicio de la campaña de la Marcha del Retorno, se lanzaron 200 misiles en dos días. La semana pasada, se lanzaron 469 misiles en el mismo período.

Uno de los mejores actos de perspicacia política en la historia mundial reciente fue recompensar a Alemania Occidental con el Plan Marshall en lugar de con el tipo de castigo que se impuso a una Alemania mucho más benigna después de la Primera Guerra Mundial. Pero esto fue solo un acierto después de la derrota total de la Alemania nazi.

Hay muchos que quieren evitar la guerra y bañar a Gaza con una ayuda económica antes de derrotar a Hamás. Esto sería un acto de ilusión política, no de perspicacia.

Salomón, el más sabio de los hombres, dijo que hay un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz. Ahora, es el momento de la guerra.

 

El profesor Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan y es investigador asociado en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.