Oportunidades y riesgos: El futuro de la seguridad de Israel en el plan de Trump – Por Ron Ben Yshai (Yediot Ajaronot)

Una situación en la que los palestinos aceptan los principios del plan de paz de Trump, incluyendo una soberanía israelí en el valle del Jordán, servirá a nuestra capacidad para frustrar amenazas terroristas. Por otro lado, es probable que los asentamientos aislados en enclaves asilados enfrenten un gran peligro debido a la capacidad de los palestinos para bloquear a las fuerzas de las Fuerzas de Defensas de Israel.

Cuando se trata de evaluar cuánto contribuye el proyecto de Donald Trump a mejorar nuestra seguridad nacional y personal, debemos distinguir entre dos situaciones: Una es la actual, donde los palestinos boicotearán el plan y, ciertamente, no lo van a aceptar. La otra situación es futura, hipotética mientras tanto, donde los palestinos aceptan los principios del programa con ligeras reservas y después de negociar los detalles, acuerdan implementarlo sobre el terreno.

En la presente situación, Trump no ha modificado nada sobre el terreno. Nada cambia en las capacidades de las Fuerzas de Defensa de Israel, el Shabak y la policía israelí para recopilar información, ejecutar sus movimientos en Judea y Samaria para contrarrestar el terrorismo, contener tumultos e incluso para lidiar con una intifada a gran escala. Todo permanece como estaba.

Tampoco ha cambiado en nada la capacidad israelí para detener el contrabando de armas, dineros y terroristas a través del Valle del Jordán y el Mar Muerto hacia territorios palestinos, y si el gobierno cambia repentinamente o nos inunda una nueva amenaza al este del Valle del Jordán y el Río Jordán, se encontrará con un sistema de prevención y de inteligencia colocado al borde oriental de las montañas que ayudarán a las Fuerzas de Defensa de Israel a bloquear cualquier amenaza en el terreno. Los sistemas para alertar y reunir inteligencia en la parte oriental de la montaña en Judea y Samaria continuarán proporcionando inteligencia como en el pasado. También en la frontera de Gaza y en los alrededores de Gaza no cambiará nada en términos militares y defensivos.

Tampoco una anexión o la aplicación de la ley israelí (no es lo mismo) sobre las comunidades de Judea y Samaria ubicadas donde están ahora, esto no mejorará la seguridad física y personal de más de 400,000 residentes judíos en la región y los cientos de miles de residentes del Neguev occidental cuya seguridad y sentido de seguridad se ven afectados por el terror que parte desde la Franja de Gaza.

Sin embargo, se puede estimar que la sensación de seguridad de los residentes de Judea y Samaria con respecto a su futuro y el futuro de sus comunidades “mejorará” si sus comunidades son anexadas a Israel, ya que disminuirán el peligro de desplazamiento bajo cualquier gobierno futuro en Jerusalén o un futuro gobierno en Washington. Pero la posibilidad de anexar los asentamientos judíos a Israel y la falta de un horizonte político, también deben tener en cuenta los espíritus actuantes en el campo palestino ya que es de suponer que pronto aumentará la motivación de los activistas jóvenes y de los terroristas para oponerse y luchar bajo el esquema de Trump.

Por lo tanto, la posibilidad de una escalada de violencia en los Territorios (Cisjordania) y la Franja de Gaza puede ser inmediata y amenazará a la población judía en estas áreas. El resultado final: Mientras no haya un socio palestino para implementar el acuerdo de Trump, la situación de seguridad en Judea y Samaria y la frontera con la Franja de Gaza seguirá siendo como ahora, con el potencial de una escalada a corto plazo, que amenaza a los israelíes en estas áreas.

Sin embargo, “si”, en el futuro, los palestinos, por razones que actualmente no son visibles, acuerdan llegar a un acuerdo con Israel basado en el esquema de Trump, la imagen de seguridad será mucho más compleja y mucho menos conveniente para Israel.

Estos son los ingredientes que mejorarán nuestra seguridad:

La desmilitarización del estado palestino, incluida la Franja de Gaza, así como la prevención y lucha contra el terrorismo de este estado, si se llevan a cabo y se mantienen, seran una contribución importante a nuestra seguridad.

La soberanía israelí, para siempre, sobre el valle del Jordán, el canal del río Jordán y el norte del Mar Muerto, sirven para frustrar el terrorismo y la capacidad de Israel de defenderse ante las amenazas estratégicas si éstas emergen del este. Por ejemplo, si el régimen en Jordania cae en manos de la Hermandad Musulmana o si una rama yihadista-islámica se apoderan de Arabia Saudita y otros estados del Golfo.

Sin embargo, los capitanes del Estado de Israel deben ser conscientes del problema que la aplicación de la soberanía en el Valle del Jordán nos creará con el Rey Abdallah de Jordania y el régimen en el reino hachemita. La soberanía israelí en el Valle del Jordán ya está agitando a los palestinos e islamistas en Jordania, los mismos que amenazan la supervivencia del régimen.

El rey Abdallah, por derecho propio, puede estar complacido de que tenga una frontera con Israel y no con la Autoridad Palestina o un estado palestino, que si se ve amenazado representará una amenaza para él. Pero no lo dirá en voz alta para no provocar la ira de los palestinos e islamistas en su reino. Por el contrario, puede que tenga que tomar medidas para expresar su resentimiento si anexamos el Valle del Jordán. Puede dañar nuestros lazos de seguridad con él y esto no es positivo para nosotros.

Otro elemento positivo es el control de seguridad sobre todos los territorios de Judea y Samaria que nos promete Trump (y sería muy difícil de mantener si se estableciera un estado palestino soberano que no permitiera a los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel ingresar indefinidamente a su territorio, como es el caso actual).

Otro elemento positivo es la retención de instalaciones de inteligencia estratégica de las Fuerzas de Defensa de Israel, operadas por soldados israelíes, en enclaves soberanos israelíes ubicados en la espalda de la montaña en Judea y Samaria.

Estos son los grandes beneficios para nuestra seguridad, muy importantes, que Trump describe para los israelíes incluso cuando se establezca un estado palestino.

Y estos son los aspectos negativos que el plan de Trump nos presenta desde el punto de vista de la seguridad:

Será muy difícil determinar y mantener que el estado palestino en sus dos regiones principales (Cisjordania y Gaza) se mantendrá desmilitarizados y seguirá siéndolo incluso cuando tenga una soberanía exclusiva de puertos marítimos y aéreos y cruces fronterizos en Jordania.

Las Fuerzas de Defensa de Israel y el Shin Bet (Shabak) tendrán dificultades, mucho mayores que la situación actual, para mantener el control de seguridad “en todo el territorio” en Judea y Samaria. El control de seguridad que tenemos hoy nos permite disfrutar de una seguridad relativa incluso durante los períodos de escalada y esto se sustenta en la superioridad de inteligencia en dos patas, la libertad operativa en todo el territorio y el despliegue de fuerzas que permiten una respuesta rápida en cualquier evento excepcional.

Supongo que el Shabak y las Fuerzas de Defensa de Israel pueden modificar su preparación de la inteligencia sobre el terreno (tal vez con fondos de los Estados Unidos), de una manera que permita a nuestro sistema de seguridad preservar la superioridad de inteligencia que tenemos actualmente en Judea y Samaria. La superioridad de la inteligencia no solo permite contrarrestar los cuchillos del terrorismo, sino también hacerlo con grandes ahorros de energía.

Sin embargo, si se establece un estado palestino, inevitablemente perderemos gran parte de la libertad de operación y la capacidad de responder rápidamente. Las Fuerzas de Defensa de Israel ya no podrán enviar combatientes en cuatro jeeps blindados, arrestar o buscar armas y explosivos en una aldea palestina. En el mejor de los casos, el Shabak y las Fuerzas de Defensa de Israel tendrán que coordinarse con la Autoridad Palestina, como es el caso actualmente, en operaciones complicadas en el corazón de las ciudades palestinas.

La pérdida de libertad operacional, por cierto, es un precio que tendremos que pagar en cada acuerdo con los palestinos. No solo por el lineamiento de Trump. Esto debe tenerse en cuenta para eliminar las ilusiones entre cualquiera que crea a la promesa de Trump de que Israel se quedará feliz en el marco de un acuerdo con los palestinos, para mantener el control de seguridad sobre los territorios que poseen hoy.

Otro aspecto no positivo de la seguridad es la amenaza que se intensificará para los residentes de los asentamientos aislados y las tres instalaciones de alerta de inteligencia que permanecerán como islas de soberanía israelíes en el corazón del estado palestino.

Incluso si suponemos, no es una suposición muy realista, que el estado palestino permanecerá desmilitarizado adecuadamente y que el liderazgo palestino hará todo lo posible para prevenir y frustrar el terror, todavía habrá suficientes armas y materiales para fabricar explosivos, que podrían amargar las vidas de los colonos aislados y las vidas de los soldados de las FDI en aquellas instalaciones estratégicas en la parte posterior de la montaña.

Después de todo, sabemos que incluso dentro de Israel, en la sociedad árabe, hay suficientes armas y explosivos para equipar algunos batallones de combate y batallones de ingeniería de combate. Más aún en un estado palestino desde el cual se puede matar a los colonos en los asentamientos aislados que se encuentran en enclaves a cientos de metros o a dos o tres kilómetros de pueblos y ciudades palestinas y en constante fricción con los residentes.

Al mismo tiempo, los palestinos también aumentarán su capacidad para bloquear a las fuerzas de las Fuerzas de Defensa de Israel, que parta desde las bases en Israel hacia estos enclaves, y el peligro será grande. Dicho sea de paso, también el resto de los israelíes que viven en los aledaños a los territorios palestinos sufrirán constantes peligros cuando pasen a través de los 15 puentes o túneles que unirán los territorios palestinos para que haya una consecuencia territorial que permita que sea llamado eso un estado palestino.

Estos puentes y túneles se definen en el lenguaje militar como “pasillos esenciales” y, por lo tanto, están expuestos no solo al lanzamiento de piedras y cócteles molotov, sino también a posibles explosivos. Por lo tanto, las FDI necesitarán tener una presencia fuerte, de inteligencia y operativa en cada uno de los asentamientos aislados, puestos de avanzada estratégicos y cruces para poder brindar seguridad y un sentido de seguridad a los colonos israelíes durante al menos unos años. Esto significa que la carga logística y económica para el ejército y las unidades de reserva aumentará y no disminuirá en comparación con la situación actual, cuando las Fuerzas de Defensa de Israel no tienen restricciones de tráfico y presencia en cada metros de los Territorios de Judea y Samaria.

Además, Israel tendrá dificultades para monitorear y filtrar las personas y la carga que pasará por el túnel que, según el esquema de Trump, conectará Cisjordania con la Franja de Gaza. La entrada del túnel estará en Gaza y saldrá del área de Hebrón. ¿Algún líder palestino estará de acuerdo en que los israelíes controlen a los pasajeros y la carga a la entrada y salida del túnel en territorio soberano palestino? ¿Estará de acuerdo el mismo líder en que los inspectores israelíes o europeos detendrán un camión en movimiento y lo inspeccionarán? La respuesta negativa es bastante clara. Por lo tanto, el túnel permitirá al Hamás y a la Yihad Islámica hacer lo que no pueden hacer hoy: desplegar sus redes terroristas en Judea y Samaria y, finalmente, tomar el control del estado palestino.

Hay, por supuesto, una serie de medidas y arreglos tecnológicos en el terreno que podrían usarse para neutralizar al menos a algunos de los riesgos de seguridad que Trump describe en su proyecto, pero requieren muchas concesiones y mucha disposición a asumir riesgos en ambos lados, una situación imposible en este momento.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.