Obteniendo los datos correctos sobre las muertes palestinas en la confrontación entre Hamás e Israel de 2014 – Por Prof. Hillel Frisch (BESA)

La posible investigación de la CPI [Corte Penal Internacional] sobre el comportamiento de Israel en Gaza probablemente renovará el interés en la confrontación de 2014 entre Hamás e Israel. Hay muchas pruebas que sugieren que el número de muertos palestinos es exagerado y que la mayoría de ellos eran terroristas, no civiles.

Independientemente de que Israel coopere o no con un equipo judicial de la Corte Penal Internacional, es probable que ahora se renueve el enfoque en la confrontación entre Israel y Hamás entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014. Dos cuestiones en particular deberían pasar a primer plano: el número de víctimas palestinas y el desglose entre víctimas civiles y terroristas.

Según fuentes de las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] y palestinas, hubo al menos 2.000 palestinos muertos en el enfrentamiento de 50 días. Sin embargo, existen motivos para cuestionar esta cifra.

Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, hubo 4.609 muertes en Gaza en 2013, o un promedio mensual de 430 muertes. Al año siguiente, cuando se produjo el enfrentamiento, se registraron 6.774 muertes, un aumento sin precedentes de 2.165 muertes que ostensiblemente podría atribuirse al conflicto. Debido a que ocurrió durante 50 días, las muertes durante el período parecen haber superado casi al triple a la incidencia natural de muertes mensuales en la Franja de Gaza.

Esta alta tasa de mortalidad genera algunas preguntas.

Dado el gran gasto que supone el mantenimiento de las morgues, incluso los países más avanzados del mundo no mantienen excedente de estos espacios para casos de emergencia. Esto significa que cuando ocurre un aumento considerable de las muertes, de, digamos, de 13 a 40 muertes por día, debería haber escenas de morgues desbordadas y un gran aumento en la actividad de entierros en los cementerios. Los fenómenos están interconectados, ya que la falta de espacio en las morgues requiere entierros rápidos para evitar la propagación de enfermedades. El entierro rápido también es una obligación religiosa islámica en una sociedad religiosa tradicional como la Franja de Gaza.

Se puede suponer con seguridad que si estas escenas hubieran ocurrido, habrían sido explotadas por los bien engrasados ​​órganos de propaganda que simpatizan con la causa palestina, como la amplia gama de organizaciones palestinas de “derechos humanos”, la OCHA [Oficina para Asuntos Humanitarios] de la ONU, los medios anti-Israel como Al-Jazeera y, por supuesto, Hamás, Fatah, la Autoridad Palestina y los numerosos órganos mediáticos que financian y controlan.

Sin embargo, la vasta cobertura mediática de la confrontación de 2014 no produjo ninguna evidencia de morgues desbordadas o un aumento en la tasa de entierros.

En cambio, lo que uno vio fueron los llamados cadáveres en mortajas llevados por madres o parientes en procesiones o depositados en el suelo (rara vez enterrados en el cementerio). El problema con estas fotos es que desafían la realidad de los cadáveres en descomposición en el calor del verano de julio y agosto en Gaza. Un cadáver humano produce olores repugnantes. Los espectadores se tapan la nariz automáticamente en presencia de cadáveres expuestos al calor para evitar los olores nauseabundos. Sin embargo, las fotos muestran a personas dando vueltas casualmente alrededor de estos “cadáveres”. Esto es una fantasía.

Otro rasgo distintivo de los “cadáveres” desprotegidos que yacen en el suelo es que no muestran signos de daños. Si hubieran sido muertos por las balas o por las piezas balísticas más grande utilizadas por la Fuerza Aérea de Israel (o cualquier otra fuerza aérea para el caso), los resultados habrían sido mucho más atroces.

Uno solo tiene que comparar estas fotos con las horripilantes fotos difundidas por el brazo de propaganda del Ejército Árabe Sirio de personas asesinadas desde el aire o en combates terrestres en Siria. Casi nunca están enteros, como cabría esperar de los blancos del plomo fundido y la metralla indiscriminada.

Hamás debería ser el primero en admitir que las fotos de cuerpos enteros desafían la realidad. Cuando Israel atacó a terroristas específicos desde el aire, los medios de Hamás a menudo describían a las víctimas como destrozadas, lo que a menudo dificultaba su identificación.

Además de un debate sobre el número de muertos, en el que uno debería cuestionar seriamente las cifras publicadas por las propias FDI, existe un debate aún mayor sobre quiénes fueron asesinados: civiles o terroristas. Fuentes israelíes sostienen que la mayoría eran terroristas, mientras que los palestinos afirman que la mayoría eran civiles.

Las imágenes de video pueden ayudar a aclarar esto. Una de las características sorprendentes de las imágenes es que se puede ver a los residentes de Gaza corriendo hacia las áreas afectadas en lugar de alejarse de ellas. La reacción automática a un ataque balístico es huir de él. Fuera de Hollywood, rara es la persona que corre hacia un ataque tal.

Otra característica extraña de gran parte de las imágenes del conflicto de 2014 es el espectáculo de los habitantes de Gaza dando vueltas en las áreas adyacentes a los lugares del ataque. Los ataques de aviones de combate F-16 o helicópteros de ataque generalmente mantienen a los civiles dentro de sus casas y fuera de las calles, por decir lo menos.

Entonces, ¿por qué los habitantes de Gaza se comportaron de esta manera? Evidentemente, porque los residentes civiles de Gaza saben que la IAF [Fuerza Aérea de Israel] apunta a su enemigo con mucho cuidado, y ellos mismos tenían un fuerte presentimiento de lo que estaba siendo atacado en sus inmediaciones: un silo de misiles, un depósito de armas o un túnel en el que los terroristas tomaron refugio. En la densa Gaza, es difícil mantener estos sitios en secreto para los lugareños.

¿Importará alguna de estas pruebas? Probablemente no. El veredicto probablemente se decidirá antes de que comience la investigación judicial. Pero es importante que el Estado de Israel muestre este material a los israelíes y al mundo. Como demostró la victoria de los aliados sobre las potencias del Eje, la decencia racional prevalece a largo plazo sobre el odio irracional.

El Prof. Hillel Frisch es profesor de estudios políticos y estudios de Oriente Medio en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos-BESA.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.