Normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos: ¿A expensas de los palestinos? – Por Kobi Michael & Udi Dekel (INSS)

La Autoridad Palestina ha recibido tres golpes críticos: el “acuerdo del siglo”, el plan de anexión y el acuerdo entre Jerusalén y Abu Dhabi. Desde la perspectiva de Ramallah, ¿es el nuevo acuerdo el golpe más severo? Precisamente ahora, Israel haría bien en cambiar de marcha y aumentar su cooperación con la Autoridad Palestina, para que los palestinos también disfruten de los frutos del acuerdo.

El acuerdo de normalización entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, anunciado con mucha fanfarria el 13 de agosto de 2020, llega en un momento en que el campamento palestino se encuentra en uno de sus puntos estratégicos más débiles desde su establecimiento. Los altos funcionarios de la Autoridad Palestina (AP) respondieron con una mezcla de indignación y frustración, y la AP claramente ha perdido un activo importante: Su poder de veto sobre la normalización entre Israel y el mundo árabe. Sin embargo, precisamente en estas circunstancias, Israel haría bien en adoptar un enfoque amplio y de apoyo hacia la Autoridad Palestina, respaldado por medidas que mejorarán la capacidad de la Autoridad Palestina para controlar su territorio de manera efectiva, lo que puede conducir a una coordinación de seguridad renovada con las fuerzas de seguridad israelíes. Israel también debería incluir a la Autoridad Palestina en las iniciativas económicas y tecnológicas desarrolladas con los EAU.

La cuestión palestina ha sido durante mucho tiempo un componente importante e incluso central en la agenda árabe, pero los trastornos en el Medio Oriente durante la última década y los esfuerzos de Irán y Turquía para expandir su influencia regional, junto con el desafío salafista-yihadista y sobre todo, la alineación prominente de la administración Trump con Israel, han socavado la urgencia del tema palestino en las agendas árabes y regionales. El liderazgo palestino reconoció la caída en el estatus, pero se aferró a la esperanza que al menos pudiera contar con un compromiso árabe básico con los palestinos, de modo que los estados árabes, y especialmente el Golfo, evitaran las relaciones formales y la normalización con Israel, en conformidad con los principios de la Iniciativa de Paz Árabe.

En enero de 2020, el presidente Donald Trump presentó el “acuerdo del siglo” para la resolución del conflicto israelo-palestino. El marco del plan se presentó como un nuevo paradigma tanto hacia la resolución del conflicto como hacia un nuevo diseño arquitectónico en el Medio Oriente, basado en una coalición árabe-estadounidense-israelí. El plan anula los principios del proceso político entre Israel y los palestinos forjados durante las últimas tres décadas; desafía la suposición que el tiempo está del lado del esfuerzo nacional palestino y que, a medida que pasa el tiempo, la comunidad internacional obligará a Israel a aceptar las condiciones palestinas para un acuerdo. El plan rechaza la demanda palestina de “todo o nada”, así como el poder de veto palestino sobre cualquier acuerdo que no satisfaga plenamente sus deseos.

Este fue otro clavo en el ataúd de las relaciones entre la administración Trump y el liderazgo palestino. El anuncio palestino sobre la ruptura de los lazos con la administración provocó graves daños políticos y económicos para la Autoridad Palestina. En un intento por minimizar sus problemas financieros y el daño a su posición, la Autoridad Palestina puso su fe en la comunidad internacional, que se opuso al plan de Trump, y en el mundo árabe. Por un momento pareció como si el “acuerdo del siglo” seguiría la serie de planes anteriores y acumularía polvo en el estante de la historia. Sin embargo, el campo nacional palestino pronto sufrió otro golpe, a saber, el anuncio de Netanyahu de su intención de aplicar la soberanía en áreas de Cisjordania destinadas a ser parte de Israel bajo el plan Trump, en otras palabras, la anexión unilateral. Netanyahu dejó en claro que a Israel se le presentó una oportunidad única, respaldada por Trump, para cambiar la realidad en la arena del conflicto. En sus palabras: “Hasta el día de hoy, Israel siempre era el que tenía que hacer concesiones, dar, congelar y retirar… Ahora el presidente Trump dice que los palestinos son los que necesitan hacer concesiones”.

Tras el establecimiento de un gobierno de unidad en Israel, con la anexión incluida como un principio básico de la política gubernamental, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, anunció el fin de la coordinación civil y de seguridad con Israel y la negativa a recibir pagos de liquidación de impuestos israelíes. Al mismo tiempo, los líderes palestinos hicieron un enérgico esfuerzo para reclutar la oposición de la comunidad internacional a la anexión. De hecho, el Partido Demócrata de Estados Unidos y la UE y otros países se opusieron al plan, y algunos incluso amenazaron con imponer sanciones a Israel si procedía con la anexión. Las críticas, aunque débiles, también se escucharon en el mundo árabe. Al mismo tiempo, el sistema palestino organizó una amplia lucha de base desarmada para frenar el proceso de anexión, y comenzaron a soplar vientos de reconciliación entre Fatah y Hamás. Sin embargo, el público palestino permaneció escéptico y crítico antes ambos liderazgos, que lucharon por movilizar el apoyo público para una protesta amplia y activa.

Luego vino el tercer temblor. Basado en la idea estratégica del marco de Trump de una alianza regional árabe-estadounidense-israelí, principalmente contra la amenaza iraní, y con la mediación de Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos e Israel declararon que estaban estableciendo relaciones oficiales normales. La condición establecida para el acuerdo del príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos Mohammed bin Zayed, la cancelación de los planes de anexión, que fue respaldada por el asesor de Trump, Jared Kushner, puede verse como un logro para los palestinos, y así es como los EAU se aseguraron de presentarlo. En casa, Netanyahu trató de suavizar la situación diciendo que se trataba de una suspensión temporal realizada a petición del presidente Trump. Inmediatamente después del anuncio oficial, hubo rumores de que los EAU pronto serían seguidos por otros estados del Golfo en el establecimiento de relaciones normales con Israel.

Este fue un golpe muy duro para los palestinos, ya que neutralizó efectivamente su poder de veto sobre la normalización de las relaciones entre Israel y los estados árabes, siempre que no hubiera un acuerdo para el establecimiento de un estado palestino basado en las fronteras de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital y con derecho al retorno de los refugiados. Al mismo tiempo, los principios de la Iniciativa Árabe también se disiparon. De repente, la estrategia palestina colapsó e Israel se normalizó con un destacado estado árabe, y no como resultado de la resolución del conflicto con los palestinos.

Después del impacto inicial, los líderes palestinos respondieron con una retórica mordaz. Nabil Abu Rudeineh, portavoz del presidente Abbas, dijo que el liderazgo palestino denunció el acuerdo, que es un golpe mortal para la Iniciativa de Paz Árabe, las decisiones de las cumbres árabe e islámica, y la legitimidad internacional, y una muestra de agresión y desprecio hacia el pueblo palestino y sus derechos. Los palestinos pidieron una reunión urgente de la Liga Árabe y de la Organización de Cooperación Islámica para rechazar el acuerdo. Ismail Haniyeh, jefe político de Hamás, habló con Abbas y enfatizó el apoyo al liderazgo palestino y a él personalmente. Haniyeh dijo que estaba abierto a cualquier esfuerzo conjunto de los líderes palestinos.

El acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos tiene una variedad de implicaciones para el futuro de la Autoridad Palestina. Primero, es un duro golpe para el honor del presidente Abbas y una demostración del fracaso de su estrategia contra Israel en el ámbito internacional y regional. En consecuencia, se puede esperar una escalada en la lucha por el liderazgo de Fatah a medida que se acerca el fin del gobierno de Abbas. Incluso puede haber candidatos que presionarán silenciosamente por la destitución del líder veterano, que no logró promover la independencia palestina a través de herramientas políticas y una lucha de base. La lucha por esta herencia puede traer de vuelta a Mohammed Dahlan, apoyado por los Emiratos Árabes Unidos. El estatus mejorado de los EAU a los ojos de Israel y el gobierno de los Estados Unidos, así como su estrecha relación con Arabia Saudita y Egipto, que también tiene una actitud especial hacia Dahlan, podría mejorar su estatus y animarlo a reanudar su batalla por el timón palestino. En cualquier caso, el desacuerdo entre las facciones rivales y la falta de fe pública en el liderazgo tanto de la Autoridad Palestina como de Hamás bloquearán el apoyo a cualquier líder en particular, por lo que se espera que los altos escalones políticos palestinos sigan estando marcados por la inestabilidad.

En segundo lugar, a pesar de su apoyo actual a Abbas, Hamás ve el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos como una oportunidad para encabezar la agenda palestina. Para Hamás, el fracaso de la Autoridad Palestina es un fracaso de la lucha política y de base, y una prueba de que solo el enfoque de “resistencia” – una lucha armada – promoverá los objetivos palestinos. Hamás puede percibir una oportunidad para mejorar su posición en Cisjordania, incluso en cooperación con factores militantes dentro de Fatah que piden renovar la lucha violenta.

En tercer lugar, y en este contexto, Jibril Rajoub pidió a los activistas de Fatah que dejen de lado los intereses personales, trabajen juntos y aumenten la “resistencia” a la ocupación, que es la respuesta necesaria para frustrar los planes de Israel, incluso si se trata de mártires (shahidim), es decir, ataques terroristas. Rajoub declaró que todos los territorios palestinos se prepararían para enviar a Israel el mensaje de que no puede vivir en paz hasta que los palestinos vivan en paz, y que están dispuestos a derramar sangre palestina para avergonzar a los estados árabes que tienen relaciones con Israel.

Cuarto, Qatar y Turquía intentarán utilizar la angustia palestina para aumentar su participación en la arena palestina, continuando sus esfuerzos para fortalecer su estatus como actores regionales influyentes, para gran disgusto de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. Qatar ha elevado su posición contra Israel a través de su distribución mensual de $ 30 millones a la población de Gaza, al mismo tiempo que intenta promover a Khaled Mashal como líder de Hamás. Turquía fomenta el terrorismo y actúa para fortalecer las fuerzas militares de Hamás. Ambos promueven el enfoque político islámico de los Hermanos Musulmanes y, al hacerlo, impulsaron a los Emiratos Árabes Unidos hacia la normalización con Israel.

Conclusión y Recomendaciones

El acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos es un logro estratégico importante para Israel, tanto por los beneficios económicos y de seguridad de la cooperación regional, como por la desconexión que representa del ancla y el veto palestino, que hasta ahora impedía la normalización de las relaciones con el mundo árabe. Sin embargo, Israel debería reconocer que el acuerdo debilita a la Autoridad Palestina, cuyo gobierno, poderes económicos y políticos ya son inestables. El anuncio del acuerdo solo puede acelerar el colapso de la Autoridad Palestina, y esto no está en línea con los intereses israelíes. La disolución de la Autoridad Palestina enfrentaría a Israel con una larga lista de desafíos complejos, tanto en términos de seguridad como en los ámbitos civil y económico, debido a la carga de responsabilidad de 2,7 palestinos en Cisjordania. El colapso de la Autoridad Palestina también podría acelerar las tendencias hacia una solución de un solo estado. Un desafío adicional para Israel surgiría si el liderazgo de Fatah abandona la ruta política y adopta el camino del terror y la violencia de Hamás. El establecimiento de seguridad debe prepararse para tal escenario.

Por estas razones, es importante asegurar a los líderes palestinos que la anexión se ha pospuesto indefinidamente, si no se ha pospuesto por completo, y de ahí la necesidad de reformular la relación con Israel. Israel debe esforzarse por refutar la percepción de los palestinos del proceso como un juego de suma cero, en el que cada ganancia israelí es necesariamente una pérdida palestina. Precisamente bajo las condiciones recién creadas, Israel debería adoptar un enfoque de apoyo hacia la Autoridad Palestina, con énfasis en los movimientos y cambios que mejorarán la gobernanza y el control efectivo de la Autoridad Palestina. Se deben tomar acciones para renovar los mecanismos de seguridad y coordinación civil, reemplazando los mecanismos que eluden a la AP frente al público palestino que surgieron después de que cesó la coordinación. Adicionalmente, Israel debe invertir todos los esfuerzos posibles, con el respaldo estadounidense y la participación de los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Jordania, para ampliar la cooperación regional y avanzar en la normalización con otros estados del Golfo, inicialmente en Bahrein y Omán y luego en Arabia Saudita. Sin embargo, Israel no debe dejar a la Autoridad Palestina al margen. Más bien, debe integrarlo en la cooperación regional que está tomando forma, por lo que la normalización con Israel no está necesariamente condicionada a un acuerdo bilateral israelo-palestino. En este contexto, se debe realizar un esfuerzo regional e internacional para devolver a la AP a la mesa de negociaciones, con el “acuerdo del siglo” del presidente Trump como término de referencia para el proceso de negociación.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.