No quieren, no pueden – Por Dr. Mordejai Keidar

En el discurso de Bar Ylan de junio del 2009, Binyamín Netanyahu; primer ministro de Israel; elevó una exigencia para que los árabes reconozcan a Israel como un estado judío o un estado del pueblo judío, como una posición de apertura para las negociaciones futuras. Portavoces del mundo árabe e islámico recibieron esta “nueva” exigencia despectivamente o rechazándola, ofreciendo sus interpretaciones a esta exigencia o a su rechazo.

Una justificación casi permanente afirma que la exigencia para que se reconozca a Israel como un estado del pueblo judío está destinada a prevenir el regreso de los refugiados palestinos hacia el interior del estado de Israel o para transferir a la minoría árabe israelí desde Israel, por lo que nadie en el mundo árabe podría aceptar esto.
Se escucharon otras explicaciones “técnicas” aunque la verdad es que se trata de algo mucho más profundo. La visión por la cual Israel es un estado no legítimo no está determinada por los límites de dicho estado. Esta visión se basa en cinco premisas:

1) Una exigencia para traicionar al Islam:

Según el Islam, la religión judía ha sido anulada en este mundo al nacer el cristianismo, y el cristianismo también ha sido anulado al nacer el Islam. Esta premisa fue establecida en el Corán al afirmar que “la religión de dios es el Islam”, es decir, Allah no reconoce a ninguna otra religión que no sea el Islam. El islam, de acuerdo a su propia visión, llegó al mundo con el mensaje verdadero, tras el cristianismo y el judaísmo, cada uno en su turno, que modificaron y malinterpretaron las enseñanzas que Allah les había ofrecido, y al hacerlo, les canceló Allah su misión religiosa y su mensaje teológico para dárselo a los musulmanes, que son; y solamente ellos; los “verdaderos creyentes”.

Siendo así, según su dogma más básico, el Islam no vino al mundo para convivir en situación de igualdad con el resto de las religiones sino que llegó para reemplazarlas. La conclusión es que el judaísmo es una religión que perdió su valor y su función en el mundo, por lo tanto ¿cómo se puede fundar un estado judío? ¿Cómo se puede decir que hay una tierra santa para los judíos cuando esta religión ha sido cancelada? ¿Cómo puede afirmarse entonces que los judíos, que poseen una religión sin valor, tienen derecho a cualquier tierra cuando sus hijos traicionaron a Allah y no recibieron la verdadera religión, el Islam?

De hecho, el Islam recibió a los judíos como el pueblo del libro y no como herejes, pero con la condición que se mantengan bajo el dominio del Islam en estatus de Al Dhimma, vasallos, y paguen su impuesto “por cabeza mientras son humillados”.
Desde el momento que conquistaron palestina y cuando echaron y mataron a los musulmanes, los judíos perdieron su “estatus de Omar”, un documento firmado, por lo visto, por el califa Omar Al-Jatif al conquistar la tierra en el año 638, documento que estableció la relación entre los musulmanes y los conquistados judíos y cristianos.

Por lo tanto, la exigencia de Israel para que los musulmanes reconozcan a Israel como un estado judío o un estado del pueblo judío, se contradice con las premisas más básicas del Islam ya que el judaísmo ha sido cancelado y carece de sentido. La exigencia de Netanyahu pretende que el Islam reconozca al judaísmo como una religión legítima cuando Allah en primera persona estableció en el Corán que quien “escoge por una religión que no sea el Islam está equivocado”.

2) La invención del pueblo judío:

El judaísmo, de la forma que es vista por los musulmanes, es una religión comunitaria y no una base étnica o nacional. Por ejemplo, en Irak vive un pueblo iraquí conformado por varias religiones: musulmanes, cristianos, bahaim, judíos, etc. Todos forman parte del pueblo árabe y también son parte del pueblo iraquí siendo el lugar de todos ellos la tierra de Irak. Hay árabes iraquíes musulmanes, hay árabes cristianos iraquíes y hay árabes iraquíes judíos… todos ellos son comunidades religiosas que forman parte del pueblo iraquí.

La misma situación la vemos en Yemen, en donde hay árabes teimaníes (yemenitas) musulmanes y árabes teimaníes judíos. En Marruecos y en el resto de los países islámicos se vive una situación parecida ya que hay entre ellos comunidades judías, musulmanas y cristianas.

Según el islam, está es la situación que se vive también en el resto de los países del mundo: un judío de Polonia es un polaco desde el punto de vista étnico pero es judío desde el punto de vista religioso. Un judío francés pertenece al pueblo francés pero es de religión judía y por lo tanto, no hay una etnia nacional judía de la misma forma que no hay una musulmana o cristiana.
¡De repente, la comunidad judía decide que son un pueblo diferente!, con un mismo origen étnico, como si todos los judíos del mundo fuesen parecidos, hablasen el mismo idioma, respetasen las mismas costumbres, comiesen las mismas comidas, y se vistiesen de la misma forma y escuchasen los mismos sonidos…

Para el Islam, esta es la mayor mentira del sionismo. El sionismo creó una especie de pueblo judío. Peor aún, las comunidades judías del mundo decidieron irse a vivir a Palestina, expulsar a los habitante originales y establecer allí un estado, con un nombre que ni siquiera recuerda a los judíos sino que habla de los hijos de Israel. ¿Cómo puede reconocerse a un estado así como el país del “pueblo judío que de todos modos no existe?

3) ¿Quién es el dueño de la tierra?

Palestina es una tierra santa islámica en dos sentidos: El primer acto para su santidad fue la conquista en los días del califa Omar El-Jatif, en los años 30′ del siglo siete. Desde este punto de vista, Palestina forma parte de los territorios que estuvieron en el pasado bajo el dominio del Islam como España, Sicilia o parte de los Balcanes, y por lo tanto estas tierras deben regresar al Islam.
El segundo acto de santidad se produjo cuando el califa Omar El-Jatif declaró que Palestina, desde el mar hasta el Jordán, es Wakaf Al-Islam, parte de la santidad islámica, por lo que le pertenece a todos los musulmanes para toda la eternidad. ¿Cómo se atreven los judíos, que son una religión ilegitima y no son una etnia, exigir que los musulmanes reconozcan a la conquista de Palestina que es santa solamente para los musulmanes?

4) ¿Qué sucederá con Jerusalén?

El temor islámico es que luego de la conquista de Palestina en 1948, y Jerusalén en el año 1967, los judíos vuelvan a construir el templo de Jerusalén y, por lo tanto, su religión vuelva a ser relevante. Una situación así cuestionaría al Islam que, como hemos visto, vino al mundo para reemplazar al judaísmo.

5) El humillado honor árabe

El reconocimiento de Israel como un estado del pueblo judío simboliza que los árabes declaran haber sido derrotados en la guerra de 1948 y en todas las otras derrotas que le sucedieron. Un reconocimiento de este tipo es demasiado para el honor del pueblo árabe.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.