Napoleón tenía razón sobre los judíos – Por Dr. Joseph Frager (Israel Hayom) 

Reconoció, como otros grandes hombres, que los judíos son los herederos de la Tierra de Israel.

Con el aluvión de falsedades que emanan del jefe de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y sus subordinados, siempre es un fenómeno bienvenido y refrescante cuando los líderes mundiales reconocen y dicen la verdad sobre Israel y los judíos.

Pat Robertson, quien falleció la semana pasada, fue uno de esos líderes. Fue un gran amigo del Estado de Israel y lo extrañaremos mucho.

Siempre estoy agradecido cuando los líderes declaran claramente que los judíos son los herederos legítimos de la Tierra de Israel, que fue prometida por el Todopoderoso al pueblo judío. Agradezco cuando diplomáticos y dignatarios señalan que el Primer y Segundo Templo se encontraban en el Monte del Templo.

No se sabe bien pero Napoleón Bonaparte fue uno de estos líderes. En 1799, trató de conquistar la Tierra de Israel del gobernador otomano Ahmad Pasha al-Jazzar, también conocido como “El Carnicero”. El 16 de abril de 1799, Napoleón derrotó a la caballería del Carnicero en la batalla de la montaña del Tabor. Cuando llegó a Ramla, a 25 millas de Jerusalén, hizo una “Proclamación a los judíos”.

“¡Israelitas, nación única, a quienes, en miles de años, el afán de conquista y la tiranía han podido ser despojados de sus tierras ancestrales, pero no del nombre y la existencia nacional! ¡Levántense, pues, con alegría, ustedes desterrados!”

“Una guerra sin precedentes en los anales de la historia… venga la propia vergüenza [de Francia] y la vergüenza de las naciones más remotas, olvidadas hace mucho tiempo bajo el yugo de la esclavitud, y también la ignominia de casi 2000 años que se les impone”, continuó. “Si bien el tiempo y las circunstancias parecen ser menos favorables para reafirmar sus reclamos o incluso para expresarlos, y de hecho obligan a su completo abandono, les ofrece en este mismo momento, y en contra de todas las expectativas, ¡el patrimonio de Israel!”.

“El joven ejército con el que la Providencia me ha enviado aquí, dejado por la justicia y acompañado por la victoria, ha hecho de Jerusalén mi cuartel general y, dentro de unos días, los trasladará a Damasco, una proximidad que ya no es aterradora para la ciudad de David”, declaró Napoleón.

Desafortunadamente, Napoleón luego perdió la batalla de Acre (Acco) ante el Carneicero, quien fue ayudado por dos barcos de la Armada británica al mando de Sir Sidney Smith, un comodoro inglés. El 21 de mayo de 1799, Napoleón se retiró hacia Egipto.

A pesar de su derrota, Napoleón había convertido a Palestina en el centro del mundo y había aumentado la inmigración judía. Sus declaraciones sobre los judíos y Palestina han quedado grabadas en la historia.

Benjamin Disraeli, el estadista, escritor y primer ministro británico que nació judío pero se bautizó a los 12 años, hizo declaraciones similares. En 1851, dijo: “Restaurar a los judíos en su tierra, que podía comprarse a los otomanos, era justo y factible”. Cuando fue atacado por ser judío, Disraeli también hizo la bien publicitada declaración: “Sí, soy judío, y cuando los antepasados ​​del Rt. Hon. Gentleman vivían como salvajes en una isla desconocida, los míos eran sacerdotes en el Templo de Salomón”.

Es escandaloso que Mahmoud Abbas siga negando la conexión del pueblo judío con el Monte del Templo y la Tierra de Israel. Los líderes de todo el mundo deben seguir los pasos de Napoleón, Disraeli y Robertson, quienes no tuvieron miedo de hablar a favor de Israel y el pueblo judío.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.