Muhammad Bin-Salman: Un “Rey” viejo-nuevo en Arabia Saudita – Por Yoel Guzansky (INSS)

El príncipe heredero saudita Muhammad Bin-Salman, disfruta de la imagen de ser un “reformista” y, debido a su edad, él puede controlar el reino durante mucho tiempo. De hecho, el nombramiento oficial del regente dispersa la niebla en torno a la cuestión de la sucesión y cumple la función de aportar una imagen enérgica y activa del reino, a pesar que añade un elemento de incertidumbre acerca de sus políticas y su capacidad para responder a los desafíos que se le plantean.

Como si se tratase de un guion predecible, el rey de Arabia Saudita, Salman, designó a su hijo, Muhammad, Príncipe de la Corona en lugar de Muhammad Bin-Nayef, que también desocupó su cargo como ministro del Interior. Sin embargo, como parte de una remodelación diseñada para promover a la generación más joven de los príncipes, con hombres de Muhammad Bin-Salman, reforzando su rama de la familia real. Ben-Salman, que tiene pavimentado su camino hacia la corona tras la partida de su enfermo padre, conservará su cargo de ministro de Defensa y jefe de facto de Arabia Saudita. Él disfruta de una imagen de reformista y debido a su edad, puede llegar a controlar el reino durante mucho tiempo.

La acumulación gradual de poderes

El nombramiento de Bin-Salman, de 31 años, recibió la bendición del “Consejo de la Lealtad” por una mayoría de 31 de los 34 miembros lo que indica un amplio apoyo aunque no completo. Sirven en este consejo; que fue fundado hace una década y ofrece su “visto bueno” al régimen de herencia del poder; todos los descendientes vivos del fundador del reino de Iben Saud. La medida, que ya ha concluido, comenzó en 2015, cuando el rey nombró a Bin-Salman representante del príncipe de la corona, Ministro de Defensa y jefe del Consejo Económico y Desarrollo. Desde entonces, Bin-Salman, con la ayuda de su padre, ha reforzado su condición y ha acumulado experiencia. En un reino donde la mitad de la población tiene menos de 25 años, se gana – en la medida en que es posible estimar esto en una monarquía absolutista – el apoyo de la generación más joven que tiene ganas de un cambio en el orden social, tanto debido a su edad como a sus ambiciosos planes para transformar la nación. Bin-Salman estaba a cargo de las relaciones con el gobierno de Obama (que, según los informes, preferían al más experimentado y ecuánime Mohammed Bin-Nayef) y ahora se encarga de cultivar lazos con la administración Trump.

En el camino de Bin-Salman hacia la cima, ha adquirido autoridad y, como era previsible, también enemigos. En 2015, los príncipes saudíes hicieron un llamamiento público raro para pedir un cambio, en donde se expresaba cierta falta de confianza en el príncipe y en su padre. Las organizaciones de inteligencia occidentales expresaron también su preocupación acerca de su política, que sustituyó el enfoque de larga data de Arabia Saudita de moderación y cautela, teniendo en cuenta los peligros que representa para la estabilidad política regional y nacional. Las filas cerradas que demostraban los jefes de alto rango sauditas había sido, durante muchos años, una fuente de poder del reino mientras que ahora el régimen parece que se está convirtiendo en un espectáculo de un solo hombre.

Desafíos internos y externos

La estabilidad política de Arabia Saudita tiene ramificaciones pan-árabes, sobre todo cuando el mundo árabe sigue experimentando difíciles tiempos regionales. Para remarcar un régimen de transición suave, la Casa de los Saud se aseguró de documentar que Bin-Nayef expresase su lealtad a Bin-Salman, con el nuevo heredero besando la mano del príncipe de la corona depuesto como una señal de respeto y aprecio. Bin-Nayef, que parece no haberse recuperado por completo del intento de asesinato de Al-Qaeda contra su vida en 2009, entiende que a pesar de la apreciación y el apoyo que recibió, oponerse al movimiento actual provocaría mucho daño y posiblemente también perjudicaría la estabilidad de la casa real. La fuerza de la Casa de Saud siempre ha surgido de la comprensión de los príncipes por la continuidad del régimen siendo que la estabilidad de la corona es de suma importancia para todos. Sin embargo, el New York Times informó que después de haber sido depuesto, Bin-Nayef y su familia cercana, fueron puesto bajo arresto en el palacio – lo que sugiere que la transición no fue tan suave – al parecer debido al deseo de Bin-Salman para mantenerlo aislado, mientras consolida su poder.

Promoviendo el plan económico “Visión 2030” es tanto un reto nacional como personal para Bin-Salman, que quiere dar zancadas rápidamente hacia una era post-petróleo. Por el momento, sin embargo, el público, que explota la abundancia generada por el petróleo, se ve frustrado por el aumento del costo vida y la reducción de los subsidios. Los ciudadanos del reino se sienten con derecho a los beneficios y las disposiciones derivadas de los beneficios del petróleo; esta ha sido la base del orden social y la lealtad civil hacia la casa real. Sin embargo, mientras se le pide al público apretarse el cinturón, Bin-Salman compró un yate con un costo de 500 millones de dólares, una medida que provocó una protesta de corta duración en los medios de comunicación sociales. Bin-Salman también podría encontrarse con enemigos de dentro de la casa real que no han aceptado su nombramiento, y desde el establecimiento religioso conservador, por su intento de promover reformas sociales, lo que representa un reto hacia este grupo.

Otro desafío se refiere a la participación militar de Arabia Saudita en Yemen. La campaña militar dirigida por el reino ha llegado a un callejón sin salida, lejos de haber logrado ninguno de sus objetivos declarados. Los Hutíes y su aliado, el ex presidente de Yemen, Ali Abdallah Saleh, y sus seguidores siguen ocupando la mayor parte del norte de Yemen y la capital, Saná, y de manera rutinaria disparan cohetes y misiles contra territorio saudí. Al mismo tiempo, las críticas internacionales a la gestión de la guerra por parte de Arabia Saudita siguen aumentando, mientras la lucha ha agravado la crisis humanitaria en Yemen y ha causado graves daños a los civiles.

El nombramiento de Bin-Salman se produce en un momento de alta tensión entre Teherán y Riad, causada en gran medida por la posición de línea dura y la retórica abiertamente hostil sobre Irán. Parece que la mejora de las relaciones entre Arabia Saudita y la administración de Estados Unidos y la postura rígida de Estados Unidos contra Irán anima a Bin-Salman a adoptar tonos aún más estridentes sobre Irán. El heredero recientemente rechazó cualquier posibilidad de diálogo con Irán, señalando que Arabia Saudita luchará contra ella dentro de la misma Irán, una pista que indica que apoyará un cambio de régimen en Teherán. Por su parte, Irán acusa a Arabia Saudí de estar detrás del ataque de junio, contra el parlamento en Teherán, a pesar que el Estado Islámico asumió la responsabilidad del acto. Por otra parte, Arabia Saudita informó que ha detenido a tres miembros de la Guardia Revolucionaria que presuntamente planeaban un ataque en el reino siendo que los mantiene como rehenes. En respuesta a las declaraciones de Bin-Salman, varios medios de comunicación identificados con el régimen iraní, calificaban el cambio de liderazgo en Arabia Saudita como “un golpe suave” y “un terremoto político”, y advirtieron sobre una posible escalada en el conflicto entre los países.

Ramificaciones posibles

La medida en que Mohammed Bin-Nayef es una influencia moderadora sobre Bin-Salman está poco clara, ya que en cualquier caso ha sido despojado gradualmente de su autoridad. Como príncipe de la corona, Bin-Salman disfrutará de la legitimidad hacia su política más dura, incluyendo la que ofrece contra Irán, aunque esta postura podría poner en peligro los intereses del reino. El hecho que Muhammed Bin-Salman tiene una línea dura contra Irán no es inusual en la casa real saudí, pero parece que está dispuesto a tomar mayores riesgos destinadas a desafiar a la República Islámica, lo que aumenta la posibilidad de empujar la crisis hacia un punto de ruptura. En cuanto a Israel, los informes aseguran que Bin-Salman no descarta desarrollar relaciones normales con Israel en el futuro, aunque las expectativas entre muchos en Israel que el reino comenzará normalizar las relaciones con Israel antes que haya un progreso real en el proceso político no coinciden con la actual posición en Arabia Saudita.

Hasta ahora el nombramiento de Bin-Salman como heredero ha sido aceptado sin protestas públicas. Pero la oposición podría surgir desde dentro de la propia casa real – los que están descontentos con su meteórico ascenso, calificaciones y estilo de gestión. Por lo tanto, este es un momento cargado, poniendo a prueba la capacidad del reino para gestionar la transición generacional necesaria de los hijos de Iben Saud a sus nietos, en momentos en que el reino también se enfrenta a dos retos internos y externos. La crisis con Qatar y la guerra en Yemen han debilitado el conjunto de alianzas de Arabia Saudita, y sus aliados claves, como Pakistán, están tratando de mantener la neutralidad. Hasta ahora, Qatar se resiste a la presión, debido en parte a la ayuda de Irán y Turquía, lo que podría dar lugar a Bin-Salman – que inició el boicot y la presión sobre Qatar – fuese hecho responsable, en caso que todo esto falle.

Aunque en los últimos años se han tomado decisiones vitales en Arabia Saudita después de llevarse a cabo consultas con el deseo de lograr un consenso entre los príncipes de mayor rango, el rey tiene la última palabra y, por lo tanto, es quién tiene una gran importancia. La evaluación fue que Bin-Salman heredaría la corona de su padre, sin pasar por Bin-Nayef, aunque para este fin parece que tenía que conseguir algunos logros, sobre todo en el campo de las necesarias reformas económicas y sobre la cuestión de la participación del reino en la guerra de Yemen. Por lo tanto, y a pesar de su rápido nombramiento, la carga de demostrar sigue en sus manos. Siendo así, las últimas palabras de Bin-Nayef, el príncipe de la corona depuesto, al conocer su reemplazo siguen teniendo eco: “Voy a descansar. ¡Que Dios nos ayude!”.

Comentarios

Recientes

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.