“Muerte a los árabes” – Por Guidón Levy (Haaretz 13-7-2014)

Este es el tipo de material que seguramente será citado por judeofobos, alguno de ellos disfrazados de periodistas, para atacar a Israel. “Miren, incluso en Israel… periodistas del más importante diario del país dicen eso…”, repetirán. Dos aclaraciones: Primero, el diario Haaretz defiende una línea de izquierda o de extrema izquierda en sus editoriales, algunas de ellas (como las de Amira Hess), cercanas a posturas radicales palestinas. Se trata de un diario que es leído por el 6% de la población del país, muy por debajo de Israel Hayom, Yediot Ajaronot y la página de internet de “Maariv”. Segundo, Guidón Levy es un personaje cuyos valores morales dejan mucho que desear. Entre otras cosas, Levy justificó el linchamiento de Ramallah de los dos soldados israelíes que entraron por error a la ciudad palestina durante la Segunda Intifada. Hace muy poco, Levy publicó un artículo en donde afirmaba que “la mayoría de los israelíes está a favor de imponer un Apartheid para los palestinos”. Luego nos quejamos cuando Pedro Brieger cita a israelíes que piensan como él. Lo cierto es que la encuesta que basaba las conclusiones de Levy poco tenían que ver con el titular… la mayoría de los israelíes estaban en desacuerdo con otorgar ciudadanía a los palestinos. Muchos estaban de acuerdo con un estado palestino y otros acordaban que los palestinos deberían tener ciudadanía de la Autoridad Palestina. En síntesis, Guidón Levy no es un buen ejemplo de un profesional estricto a la hora de informar. Sería interesante constatar si en la Franja de Gaza existe un Guidón Levy del Hamás. No, es imposible que así suceda. Justamente éste tipo de autocrítica, destructiva y maniqueista como la de Guidón Levy, es lo que hace fuerte a la sociedad israelí. Leamos que publica hoy en el Haaretz, porque seguramente los mismos argumentos los escuchen en Visión 7 de Argentina, por Alfredo Jalife en México, por Jadue en Chile o en Telesur de Venezuela…

El objetivo de “Margen Protector” es restablecer la paz; los medios: matar civiles. La política de “La Familia” pasó a ser la política declarada. Israel cree realmente que si mata a cientos de palestinos en Gaza, se logrará el silencio. La destrucción del armamento del Hamás es algo inútil, ellos ya han demostrado que saben rearmarse; derrocar al régimen del Hamás es un objetivo poco realista (e ilegítimo) que Israel no desea: ella sabe que el sustituto puede ser peor. Así que nos quedamos con un solo objetivo: la muerte de árabes, para la algarabía de las masas. El ejército israelí posee un “mapa del dolor”, una invención diabólica que sustituye el “banco de objetivo” que no es menos satánico, y este mapa se extiende a una velocidad alarmante.

Vean Al-Jazeera en inglés, una estación profesional y equilibrada (a diferencia de su hermana en árabe), y vean el grado del “éxito”. No la verán en los estudios israelíes “abiertos”, que están abiertos, como siempre, casi exclusivamente para el victimismo israelí pero en Al-Jazeera verán toda la verdad, y tal vez incluso se sorprendan. Los cuerpos de Gaza se van acumulando. La tabla de la desesperanza de la matanza masiva se actualiza cada minuto, Israel se glorifica de ella, incluye decenas de civiles muertos, entre ellos 24 niños de acuerdo al conteo al mediodía de ayer; cientos de heridos, destrucción, terror y escombros y ya está la bomba contra el hospital y contra la escuela. El objetivo es atacar hogares y todo tipo de fariseísmo no va a ayudar: se trata de un crimen de guerra, aunque el ejército israelí los llame “puestos de mando” o “puestos de reunión”. Sí, hay ataques mucho más brutales que los que hace Israel, pero en esta guerra, que no es más que un ataque mutuo contra ciudadanos – el elefante frente a la mosca – no hay siquiera refugiados. A diferencia de Siria e Irak, en Gaza los ciudadanos no disfrutan del lujo de huir. En la jaula no hay hacia donde correr.

Desde la primera guerra del Líbano, desde hace más de 30 años, matar árabes se convirtió en el principal medio de la estrategia israelí. El ejército israelí ya no combate contra ejércitos siendo que el  objetivo principal ha pasado a ser la población civil. Los árabes nacieron sólo para matar y para ser matados, así lo saben todos, no tienen otro propósito en sus vidas, y es Israel quien los está matando. Debemos, obviamente, despreciar la forma de actuar del Hamás no sólo por dirigir sus cohetes contra objetivos civiles israelíes, no sólo por colocarse en el seno de la población urbana – dudo si tienen una alternativa en la poblada franja – sino porque ellos han abandonado a la población de Gaza a la brutalidad del bombardeo israelí sin preocuparse por crearles un área protegida, un refugio o una alarma. Es algo criminal. Pero los ataques de la Fuerza Aérea no son menos criminales ya sea por los resultados como por las intenciones: no hay ninguna casa en Gaza en donde no vivan decenas de mujeres y niños por lo que el ejército israelí no puede alegar que no tenía intención de hacer daño a inocentes. Si la demolición de la casa de un terrorista en Cisjordania provocaba una débil discusión, ahora se están demoliendo decenas de estas, sobre sus habitantes. Los generales de reserva y los comentaristas habituales, competirán entre ellos para ofrecer una sugerencia más monstruosa: “Si matamos a sus familias, los asustaremos”, explicó, inquebrantable, el ex general Oren Shajor; “Tenemos que crear una situación en la que, cuando salgan de sus agujeros, no reconozcan la Franja de Gaza”, explicaron otros. Sin vergüenza, sin lugar a dudas, hasta que llegue el próximo (informe) Goldstone.

Se trata de una guerra sin un propósito claro, una de las más abominables guerras; un ataque intencionado contra población civil que es de los medios más despreciables. El miedo también se ha apoderado de Israel, pero dudo que haya un israelí capaz de imaginar lo que pasa ahora en la vida de los 1,8 millones de habitantes de Gaza, cuyas pobres vidas han retornado a su desgracia cotidiana. Gaza no es un “avispero”, es un distrito con gente desesperada. Hamás no es un ejército, ni mucho menos, a pesar de toda la intimidación: aunque haya construido un sistema complicado de túneles en Gaza, ¿por qué no construyen ellos ya mismo el metro Tel Aviv?

Dentro de poco veremos miles de bombardeos más y 1000 toneladas de explosivos y mientras que Israel espera “la foto de la victoria”, recordemos que ella ya se consiguió: “Muerte a los árabes”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.