Mitos, hechos e ilusiones acerca de la respuesta a la violencia palestina – General (retirado) Yaakov Amidror (BESA Israel)

La serie de ataques terroristas a lo largo de la festividad de Sucot, especialmente los asesinatos brutales de una pareja judía en Samaria y dos judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalén, se han convertido, al parecer, en el podio sobre el cual una gran cantidad de figuras públicas, tanto de derecha como de izquierda, trata de vender sus ilusiones. Algunas de estas personas realmente creen en lo que están diciendo, mientras que otras buscan solamente promover sus agendas personales y visiones del mundo, a pesar de su irrelevancia.

Estos individuos han hecho varias declaraciones en los últimos días, incluyendo las siguientes: “Necesitamos una iniciativa diplomática audaz y un liderazgo valiente para poner fin a la desesperación [palestina] que desemboca en estos asesinatos”.

¿De verdad? Es bien sabido que en medio del proceso político que culminó con los Acuerdos de Oslo de 1993, cuando Israel cedió vastos territorios, el terrorismo alcanzó nuevos picos. Fue cuando se firmaron los Acuerdos de Oslo y el gobierno buscaba sinceramente el proceso de paz entre israelíes y palestinos que los artefactos explosivos y terroristas suicidas estallaban en todo el país, asesinando indiscriminadamente a los judíos.

No hay ninguna prueba real de que las “iniciativas diplomáticas,” audaces o no, puedan acabar con el terrorismo. Algunos incluso argumentan que es todo lo contrario, cuando se trata, sobre todo en lo que respecta a organizaciones tales como Hamás y la Yihad Islámica.

El canto del mantra de izquierda de que “las negociaciones se reproducen la calma” es el equivalente a un ritual místico que no tiene nada que ver con la realidad, independientemente de sus seguidores que creen en él.

“La paz regional podría ser utilizada como palanca para que los estados árabes moderados presionen a los palestinos para que puedan darse cuenta de nuestros intereses compartidos. La cooperación con los países de la región es la clave para un acuerdo de paz”.

Tan atractivo como esta teoría pueda ser, no se basa en la realidad. En primer lugar, porque los llamados países “moderados” tienen opiniones menos que moderadas sobre algunas cuestiones claves, sobre todo con respecto a Jerusalén; y en segundo lugar, es claro para cualquiera que entienda el funcionamiento del Medio Oriente, que en la mayoría de temas, estos países no tienen ningún interés en presionar a los palestinos. Ningún líder árabe que se precie de tal renunciará a algo en nombre de los palestinos, independientemente de cuan “moderado” pueda parecer. Además, incluso si quisiera, la calle árabe evitará tales movimientos.

“La construcción masiva de asentamientos es la única respuesta adecuada al terrorismo. Disuadirá a los árabes y disminuirá la violencia. Es la congelación de los asentamientos lo que lleva al terrorismo”. Estas declaraciones hacen que me pregunte si incluso aquellos que las pronuncian creen en lo que dicen. Ellos saben que la construcción de asentamientos nunca ha contribuido a una disminución de la actividad terrorista, y no tampoco hay ninguna prueba – ninguna en absoluto – de que alguien haya dejado de lado alguna vez un complot terrorista debido al congelamiento de los asentamientos.

Estas declaraciones sólo buscan aprovecharse de una situación difícil para promover una agenda política, que aunque legítima, es inoportuna. Aquellos que respaldan la construcción de los asentamientos, lo hacen sin tener en cuenta el terrorismo, y el uso de este terrible momento para impulsarla más lejos es sólo una excusa, y una mala excusa.

El problema es que la atmósfera en general tiene un efecto poderoso, y el gobierno podría encontrarse en una situación en la que esta espantosa excusa sea de alguna manera considerada durante el proceso de toma de decisiones. Individuos responsables, cuya visión se extiende más allá de la aprobación a corto plazo de 1.000 viviendas en Judea y Samaria, deben recordar que Israel está librando una batalla difícil en el ámbito internacional, y tomar decisiones apresuradas porque asesinos despreciables derraman sangre judía podría tener ramificaciones de largo alcance.

“El problema es la falta de respuesta militar significativa. La disuasión ha sido erosionado y se le debe permitir al ejército operar con fuerza”.

Esta es la reacción emocional de aquellos que están luchando para hacer frente a la situación, y de aquellos lo suficientemente cínicos como para explotar las tensiones de seguridad para fustigar a la dirigencia. Dudo que algún funcionario de Defensa crea que el problema radica en la necesidad de una reacción más contundente.

En la mayoría de los casos similares, una respuesta más contundente no resolvería nada. Por ejemplo, no se puede disparar a un árabe en las calles de la Ciudad Vieja antes de que saque un cuchillo. ¿Qué directiva debería haberse dado a la policía, qué cambios en las reglas de enfrentamiento podría haber evitado el ataque con puñal cerca de la Puerta de los Leones? El terrorista supone que será abatido durante el ataque – la mayoría de los terroristas lo asumen – por lo tanto ¿qué más se podría haber hecho para disuadirlo? ¿Alguien cree realmente que si Israel tuviera cientos de palestinos muertos de los que hacerse cargo le iría mejor de alguna manera o el terrorismo disminuiría en algo?

Cualquier persona que esté seriamente bajo esa impresión se está engañando peligrosamente. Cientos de bajas adicionales colocarían a Israel frente a una multitud de palestinos furiosos e incontrolables, incluso ante aún más terrorismo. Contrariamente a las recomendaciones inflamatorias, Israel no puede y no debe lanzar un ataque violento y destructivo, porque eso es tanto inmoral como ineficaz.

Las tácticas operativas específicas, tales como el fuego de francotiradores contra los manifestantes que lanzan piedras y bombas incendiarias, pueden y deben ser utilizadas y perfeccionadas, y tropas adicionales deben ser desplegados en ciertos puntos de inflamación, como en las carreteras a lo largo de Judea y Samaria, pero hay que recordar que estos despliegues pueden obstaculizar los preparativos para la próxima ronda de la violencia en la Franja de Gaza y el Líbano.

A diferencia de la época entre los Acuerdos de Oslo y la Operación Muro Defensivo en Judea y Samaria de 2002, el ejército no está bajo restricciones operativas. El hecho es que la solución a esta situación compleja no reside en el poderío militar, sino en una mejor inteligencia, que en algunos casos puede ser la diferencia entre el desbaratamiento de un atentado y el derramamiento de sangre.

Nadie está diciendo que haya alguna restricción a los esfuerzos de recolección de inteligencia, pero en algunos casos, sobre todo cuando se trata de un “lobo solitario” que no está afiliado a ninguna organización terrorista, incluso la inteligencia es inútil. Las fuerzas de seguridad no pueden estar en todas partes todo el tiempo, por lo que la pura suerte y la rápida respuesta de los espectadores son los que determinan el resultado de los ataques terroristas solitarios.

“El atacante siempre toma la iniciativa y nada se puede hacer al respecto”. Los palestinos no se hacen ilusiones cuando se trata de la inmensa potencia que las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) ejercen en el Oriente Medio en general y frente a ellos en particular. Algunos de ellos están dispuestos a morir luchando contra la “ocupación”, especialmente cuando se trata de algo percibido como una amenaza a la mezquita de Al Aqsa, es decir, el Monte del Templo.

Algunos, entre los palestinos están dispuestos a abusar de este fervor, especialmente la rama norte del Movimiento Islámico, y algunos del lado israelí les están proporcionando un montón de excusas para sus actos nefastos, como el ataque incendiario en la Duma.

Un hecho debe reiterarse: Nosotros, los judíos, somos los soberanos. Somos la parte más fuerte en esta lucha, y no hay ola de terrorismo, por horrible que sea, que cambie ese elemento básico de la ecuación.

Durante el Mandato Británico, cuando el gobierno a menudo se ponía del lado de los manifestantes árabes; los grupos de la resistencia judía Irgun Tzvaí Leumí (Etzel) y Leji tenían razón en montar una respuesta contundente contra los asesinos. Ahora, ya no tenemos que demostrar nada. Israel es un Estado fuerte, soberano, y como tal, debe utilizar su fuerza con prudencia, solamente cuando sus resultados han demostrado beneficios, y sólo como último recurso.

 

 

 

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.