Mentiras que los palestinos cuentan en Navidad – Por Barry Shaw

El liderazgo palestino culpa al “muro de seguridad” por todo lo que aqueja a su pueblo. Esto es poco más que propaganda, que busca difamar a Israel y que proyecta a los palestinos como víctimas oprimidas. Hablan de que Israel convirtió a Belén en “una prisión”. Cuando Israel cedió el control de Belén a Yasser Arafat y a la Autoridad Palestina como parte de los Acuerdos de Oslo de 1993, el 85% de esta próspera ciudad eran cristianos de clase media. Los negocios y el nivel de vida eran buenos cuando era parte de Israel. Para la Navidad de 2019, los cristianos son menos del 10% de la población en una ciudad económicamente afectada.

¿Cómo se llegó a esto? En 1995, Elias Freij fue el último alcalde cristiano de Belén. Hizo un llamamiento al primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, para que no se retirara de la ciudad como parte de los Acuerdos debido a su temor por el futuro de los cristianos en Belén. Rabin quería una declaración oficial y pública del alcalde a tal efecto para llevar a cabo sus negociaciones. Freij y las autoridades de la iglesia rechazaron la solicitud de Rabin, y el resto es una página trágica en la historia cristiana.

El artista británico, Banksy, ha avanzado su reputación en los círculos de la izquierda promoviendo graffiti de propaganda garabateado en las paredes de todo Belén. Incluso ha construido un hotel en Belén llamado The Walled-Off Hotel, que está lleno de imágenes de la negatividad israelí, como un Belén frente a una sección del muro de seguridad con un agujero de bala destrozado que él llama “La cicatriz de Belén”. Toda esta propaganda escandaliza a Israel y proyecta a los palestinos como las “víctimas oprimidas”.

En ninguna parte del trabajo de Banksy se menciona el terror palestino promovido y recompensado por la Autoridad Palestina, una campaña terrorista prolongada que ha asesinado a cientos de Israel y ha convertido la barrera de seguridad en una necesidad, o el comportamiento amenazante de los musulmanes palestinos que ha expulsado a la mayoría de los cristianos del pueblo.

Hoy, en la Navidad de 2019, Belén es una ciudad que alguna vez fue cristiana, con importantes iglesias, reliquias sagradas y santuarios, y algunos cristianos que viven con miedo no a Israel, sino a los árabes musulmanes. Los cristianos que una vez conocí tenían negocios como tiendas turísticas que venden tallas de madera de olivo y simbolismo religioso para los turistas. Se han ido. Sus hogares y las tiendas ahora están ocupadas por sus vecinos musulmanes.

Los palestinos te dirán que todo es culpa de Israel. Son, después de todo, la víctima perenne. Se ha convertido en una industria para ellos. Esta imagen vende tanto como los recuerdos de Banksy en Belén. ¿Pero… es esta la verdad?

Los palestinos querían una separación de Israel y cuando Israel se las dio, usaron los territorios desocupados para relanzar su campaña de terror contra civiles israelíes, matando a miles. En nombre de la paz, Belén, fue la sexta ciudad que Israel abandonó y entregó al gobierno palestino tras su retirada de Jericó, Jenin, Tulkarem, Nablus y Qalqilya.

Inicialmente, había un flujo libre de personas. Los árabes palestinos trabajaban en Israel. Los israelíes visitaban las ciudades árabes para comprar y disfrutar de los servicios de los árabes locales. Todo era más barato que en Israel y el intercambio era boyante y bueno para todos.

Eso fue hasta que Arafat ordenó a sus tropas que participaran en lo que llamaron “la Segunda Intifada”, una brutal campaña de terror. Esta fue una repetición de una ola de asesinatos anterior inspirada en Arafat contra civiles israelíes que mataron e hirieron a muchos miles de judíos israelíes.

Los Acuerdos de Oslo no eran más que una estación en el camino hacia la destrucción total de Israel según el plan palestino de eliminación judía por etapas. Después de la masacre, los palestinos se quejan cuando Israel pone barreras para evitar la incursión en Israel de terroristas suicidas palestinos, pistoleros y otras formas de terrorismo crudo.

Soy testigo del cambio, la división, entre israelíes y árabes que quieren hacerse llamar palestinos. En el pasado, también disfrutamos visitar Tulkarem para comprar artículos para el hogar y disfrutar de sus cafés. Incluso hice que los árabes palestinos trabajaran en las mejoras de mi departamento. Eso fue antes de que Tulkarem se convirtiera en un semillero para el terrorismo palestino.

Asesinos que representan a la OLP, Tanzim, Hamas, la Yihad Islámica Palestina, incluso el Hezbollah libanés han emergido del infierno que una vez fue el pacífico Tulkarem árabe para matar a israelíes, incluidas mujeres y niños. Lo sé. Me convertí en cofundador de la Organización de Víctimas del Terror de Netanya. Más de 50 víctimas de Netanya fueron asesinadas, muchas más heridas, algunas de gravedad, en mi pequeña ciudad natal.

Desde que Israel construyó un muro de seguridad que limita con Tulkarem, ningún israelí ha sido volado por los suicidas palestinos. Los palestinos de Tulkarem, Nablus, Hebrón y Belén pueden quejarse de las restricciones tanto como quieran. Solo ellos son los que tienen la culpa.

La paz fue una vez una opción. La mataron. Deliberadamente. Que culpen a sus líderes, no a los nuestros.

Una fábula engañosa, que los palestinos le dicen al mundo, es que están atrapados en Belén detrás de muros y puntos de control opresivos, que es una prisión sin salida, que es una forma de apartheid, limpieza étnica. ¡Sin embargo, es una extraña clase de prisión de limpieza étnica en la que la población cristiana ha caído dramáticamente mientras que la población musulmana ha aumentado exponencialmente! Es un punto de control donde los cristianos se van y los musulmanes entran.

Los cristianos no están atrapados en Belén. Tampoco los musulmanes. Pueden pasar por los puntos de control después de la autorización de seguridad obligatoria. A los israelíes, por otro lado, se les aconseja no ingresar a Belén. Las señales de tráfico advierten a los conductores israelíes que es peligroso viajar en ciertas carreteras bajo control palestino, y se les impide hacerlo en ciertas áreas sensibles.

Contrariamente a las afirmaciones palestinas de la “opresión” israelí, en Belén, el principal problema que aún enfrentan los pocos cristianos restantes es la coacción que representan los extremistas islámicos y los matones palestinos. Ellos son los que los están sacando de esa ciudad.

El ex arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, informó hace unos años: “He pasado dos días con otros líderes cristianos en Belén. Hay signos de un sentimiento anticristiano inquietante entre partes de la población musulmana, a pesar de las constantes tradiciones de convivencia. “Pero su situación se vuelve más intolerable por las trágicas condiciones que la cerca de seguridad provoca”. Ambas tragedias son responsabilidad de la opresión brutal e indiferente de los líderes palestinos y de la población musulmana envalentonada que ha explotado la agitación inspirada en los palestinos.

En un informe televisado para Fox News por Pete Hegseth llamado La batalla en Belén, a Hegseth le resultó difícil encontrar un cristiano dispuesto a ir a la cámara para contarle lo que le dijeron en privado. Había reservado varias para hacer la entrevista. Todos se retiraron en el último minuto, incluso después de que él prometió ocultar su identidad. Cuando Hegseth mencionó esto al profesor de derecho, Eugene Kontorovich, el profesor le dijo sonriendo: “No van a decir que viven en peligro, porque justamente viven en peligro”.

Entre los cristianos palestinos, hay una minoría radical que perpetúa una doctrina antisemita de Kairos de teología de reemplazo. Ayudan a generar una mentira palestina relativamente nueva: que Jesús es palestino. Jesús ha sido secuestrado por la causa palestina. Se celebran conferencias obscenas en Belén, incluido “Cristo en el puesto de control” en el que se presenta a Jesús como un mensajero palestino.

En mi papel de ayudar a nuestras víctimas del terrorismo, tristemente reconozco a un mensajero palestino cuando lo veo. Suelen venir atados a un cinturón explosivo, portando un rifle o un hacha. También tienen una inclinación por enviar sus mensajes adjuntos a un cohete o mortero. Todavía estamos esperando que vengan con un mensaje de paz. Estos mensajeros palestinos son la antítesis de Jesús.

Hegseth fue en busca de lo que está sucediendo con Jesús en Belén. Se sentó con Adnan, dueño de la cafetería StarB. “Si estudias los tres libros”, refiriéndose al Antiguo y Nuevo Testamento y al Corán, “él es palestino”, dijo Adnan. Cuando Hegseth protestó diciendo: “Pero, para los cristianos, Jesús en el Nuevo Testamento es judío y fue al templo sagrado”, Adnan sonrió y dijo: “Él nació aquí y los judíos trataron de matarlo”. Con la esperanza de recibir una respuesta más inteligente, Hegseth fue a hablar con el profesor de la Universidad de Belén, Mazin Qumsiyeh. Según el profesor, “la palabra ‘judío’ y la religión llegaron en el siglo III d. C., mucho después de Jesús. Soy judaico”, dijo este académico palestino al explicarlo así: “El pueblo judaico vino de Judea. Esta es Judea. Jesús no es de Judea. Vino de Nazaret hace dos mil años, que no era un lugar religioso”. Continuando con el mito, y contradiciéndose a sí mismo en el proceso, Qumsiyah le dijo a Fox News: “Si preguntas si Jesús era un judío de una designación geográfica, la respuesta es no. Si hablas de una religión, solo en el siglo III d. C. El judaísmo como religión viene al mundo”. Sorprendentemente, o tal vez no, esto es lo que los profesores están enseñando a los estudiantes en las universidades palestinas.

Hegseth llevó esta anécdota al Dr. Naim Khoury de la Primera Iglesia Bautista de Belén, quien negó con la cabeza. “Eso no es cierto. No se puede encontrar esto en ninguna parte de la Biblia. ¿Cómo se puede negar que Jesús nació de María de Nazaret y que su familia era conocida como pueblo judío?”. Todos saben que el pastor tiene razón. Todos excepto los palestinos y sus seguidores obsesionados. Y tal vez la UNESCO y la mayoría de la Asamblea General de la ONU.

Esto es parte del conflicto palestino. Hegseth le preguntó al Dr. Khoury por qué niegan la verdad. “Política. Es un juego muy sucio. Cuando las personas malas juegan a la política pueden decir lo que quieran”.

El Dr. Khoury es un cristiano valiente. Según su biografía, recibió cuatro disparos y la Autoridad Palestina se niega a otorgarle a su iglesia autoridad para funcionar como institución religiosa, pero el valiente pastor continúa cuidando de su menguante congregación. Su iglesia ha sido incendiada y desfigurada, sus miembros atacados, no por israelíes sino por musulmanes palestinos.

El hijo del pastor, Steven, le dijo al Club 700: “Los cristianos se van porque están viendo que nadie está con ellos. Están viendo que el extremismo está creciendo, que está creciendo una agenda anticristiana. Su objetivo final es poner miedo y sumisión al corazón de cada cristiano en el Medio Oriente”.

Primero, vinieron por la gente del sábado. Luego vinieron por la gente del domingo. Y sorprendentemente, están respaldados por elementos radicales entre la gente del domingo y algunas de las personas del sábado.

En un conflicto de cien años, desde que el antisemita Hajj Amin al-Husseini inició un alboroto de incitación exhortando a los musulmanes a matar judíos. Fue seguido por Mahmoud Abbas, su incentivo de “pagar para matar” para matar judíos, al Hamás y a la Yihad Islámica Palestina.

No podemos construir un camino hacia la paz, o un futuro, asumiendo que los palestinos detendrán sus mentiras, su campaña de odio y su deseo obsesivo de matar judíos y perseguir a los cristianos. En Belén, están haciendo a los cristianos lo que les hicieron a los judíos. Los están expulsando. Las mentiras que los palestinos cuentan en Navidad son una indicación de la causa raíz del conflicto.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.