Mentiras Palestinas – Parte 5 – Gaza es una prisión al aire libre – Por A.J. Caschetta (The Investigative Project on Terrorism)

Cuando Israel se retiró unilateralmente de Gaza en 2005, los propagandistas “pro-palestinos” ya no podían referirse a ella como “territorio ocupado”. Entonces se les ocurrió otro tropo que se ha convertido en un cliché: Gaza es una “prisión al aire libre”. El carcelero en esta dudosa metáfora es sólo Israel (aunque Gaza también tiene frontera con Egipto) y ha impuesto un “bloqueo de 16 años, privando a la gente allí de alimentos, agua y otras necesidades de la vida, especialmente atención médica”, por lo que así es que va el cuento…

Según Ilana Feldman, el término “prisión al aire libre” se utilizó por primera vez en 1997 en el Philadelphia Inquirer y rápidamente se hizo popular entre los periodistas irlandeses y canadienses a principios de la década de 2000. Se convirtió en un elemento básico de la retórica antiisraelí en Estados Unidos en 2009, después de que el representante Ron Paul (republicano por Texas) afirmara (en un vídeo de campaña y en la televisión iraní) que “los palestinos están prácticamente en un campo de concentración”.

En 2010, el primer ministro británico David Cameron dijo que “la gente en Gaza vive bajo constantes ataques y presión en una prisión al aire libre”, y añadió que “no se puede ni se debe permitir que Gaza siga siendo un campo de prisioneros”.

De la política a la cultura pop, creció como un meme contagioso en 2015, cuando el grafitero (perdón por el oxímoron), Banksy, fue a Gaza a pintar con aerosol algunas paredes. Los fotografió para su sitio web y añadió ingeniosos subtítulos, como: “A menudo se describe a Gaza como ‘la prisión al aire libre más grande del mundo’ porque a nadie se le permite entrar ni salir”.

Por supuesto, la gente entra y sale de Gaza todo el tiempo. Antes del 7 de octubre, miles de personas salían de Gaza todos los días y cruzaban a Israel para trabajar en empleos que les pagaban cinco veces más de lo que podían ganar en Gaza. Ese acuerdo terminó gracias a Hamás.

También hay frontera con Egipto y el mar Mediterráneo. Y, para que nadie lo olvide, hay un laberinto de túneles subterráneos que un rehén israelí recientemente liberado llamó “Baja Gaza” y que presenta numerosas oportunidades de salida ilegal.

Como observa Ari Zivotofsky en el Jerusalem Post, en un episodio del 19 de septiembre 2023, en el programa de televisión palestino Emigration afirmó que, “en los últimos 15 años, un cuarto de millón de jóvenes palestinos se fue al extranjero”. En 2022, más de 15.000 de ellos que vivían en el extranjero (habiendo aparentemente escapado de la “prisión”) regresaron voluntariamente a ella para celebrar la fiesta de Eid al-Adha.

Así no es como funcionan las cárceles.

El Instituto de Investigación de Medios de Oriente Medio (MEMRI) ha estado publicando una serie sobre “Gaza antes del 7 de octubre” refutando las afirmaciones de “campo de concentración” y “prisión al aire libre” con fotografías y vídeos. Los dos primeros episodios siguen al “influencer” palestino Yousef Alhelou mientras viaja por Gaza, mostrando los mejores lugares para los turistas, incluido un mercado de oro. Los episodios posteriores incluyen un artículo de Al-Jazeera sobre el auge económico en Gaza, informes de la televisión turca sobre los mercados de Gaza y varios medios de comunicación árabes que cubren los numerosos eventos deportivos en Gaza.

Los propagandistas de Hamás argumentan que a los habitantes de Gaza se les niegan bienes y servicios a los que tienen derecho debido al “bloqueo terrestre, acuático y marítimo” de Israel, pero Israel sólo bloquea la entrada de armas a Gaza. Incluso después del 7 de octubre, Israel ha seguido suministrando electricidad, alimentos y medicinas.

Lo que las luminarias “pro Palestina” nunca admitirán es que Israel se ha visto obligado a controlar los puertos de Gaza por la larga historia de armas enviadas hacia allí. En 2001, dos buques, el Calypso y el Santorini, fueron incautados con armas destinadas a terroristas palestinos, y en 2002, un barco palestino llamado Karine A fue incautado con 50 toneladas de armas iraníes con destino a Gaza. Desde entonces, Israel ha actuado para impedir que nuevos envíos de armas lleguen a Gaza por mar. En 2007, después de que Hamás se apoderara completamente de Gaza, Israel impuso un régimen de inspecciones y comenzó a registrar de manera más agresiva los barcos en busca de armas de contrabando. No se impide la entrada de alimentos y medicinas a Gaza.

El deficiente acceso a la atención sanitaria es otra queja sobre la vida en la “prisión al aire libre” de Gaza. En abril de 2023, el grupo activista antiisraelí B’Tselem, con sede en Jerusalén, culpó a Israel por impedir que los palestinos abandonaran Gaza para recibir tratamiento en hospitales israelíes. Pero Israel trata a muchos palestinos. El líder de Hamás, Ismail Haniyeh, envía a toda su familia a Israel para recibir atención médica. En 2013, su nieta de 1 año fue atendida en un hospital israelí; en 2014, su hija fue tratada en el Hospital Ichilov de Tel Aviv y su suegra fue tratada en el Hospital Augusta Victoria de Jerusalén. En 2021, su sobrina fue atendida en el hospital Ichilov. Este mes, se informó que la sobrina nieta de Haniyeh estaba siendo tratada en el Centro Médico Soroka en Beersheva. Pero ¿por qué los habitantes de Gaza deberían ser tratados en hospitales israelíes? Hay 36 hospitales en Gaza, muchos de los cuales están administrados por naciones extranjeras (Indonesia, Turquía, Jordania, países europeos) que atienden a una población de alrededor de 2 millones.

Por supuesto, los hospitales en Gaza son edificios de doble propósito: ofrecen atención médica y camuflan las entradas a la elaborada infraestructura subterránea de Hamás.

Un portavoz de las FDI dijo que “Hamas construyó sistemáticamente el Hospital Indonesio para disfrazar su infraestructura terrorista subterránea”. El hospital Al-Shifa, donde los soldados de las FDI encontraron un alijo de rifles, municiones y chalecos balísticos, también se encuentra encima de un importante cruce de túneles. Soldados de las FDI encontraron recientemente cajas de medicinas sin abrir para rehenes israelíes en el Hospital Nasser en Khan Yunes.

Si Gaza es una prisión, Hamás es el carcelero.

La acusación de que Israel retiene alimentos a los “prisioneros al aire libre” de Gaza es común. En 2010, Sarah Leppert, de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, dijo que “el sesenta y uno por ciento de la población de Gaza padece inseguridad alimentaria”. Un informe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU sobre “Palestina” para el año 2022 anunció que los habitantes de Gaza representan el 90 por ciento de los 1,84 millones de palestinos “que sufren de inseguridad alimentaria”. Pero los informes de los medios sobre las vibrantes vidas de las personas “bajo ocupación” han incluido durante mucho tiempo fotografías de Gaza que muestran abundantes mercados con comerciantes cuyos puestos están llenos de frutas y verduras. Como señaló recientemente Robert Spencer, “La ‘prisión al aire libre’ de Gaza era en realidad bastante opulenta antes del 7 de octubre”. Spencer enlaza a un vídeo publicado en X por un habitante de Gaza que se queja de que Gaza era hermosa antes del 7 de octubre. En el segundo vídeo, los opulentos mercados, los turistas de vacaciones y las tiendas de todo tipo de Gaza parecen lo que uno esperaría de una ciudad turística tropical.

De hecho, hay tiendas de todo tipo en Gaza, como en cualquier otra ciudad del mundo, excepto quizás una: es difícil imaginar una tienda con el nombre de Adolfo Hitler en otro lugar que no sea “Palestina”, pero en Gaza hay una llamada Hitler que alcanzó la infamia por primera vez en 2015. Se informó que la tienda, con sus maniquíes que empuñaban cuchillos, sufrió daños en enfrentamientos recientes. ¿Dónde comprarán ahora los ciudadanos pobres de Gaza sus chucherías del Holocausto?

Después del 7 de octubre, la retórica se intensificó. Cuando Israel anunció brevemente que dejaría de suministrar agua y electricidad a las personas que acababan de matar a más de 1.200 israelíes y tomar a otros 250 como rehenes, el mundo estalló en otra indignación.

Human Rights Watch acusó a Israel de utilizar el hambre como arma. Israel negó las acusaciones y señaló que Hamás se apropia de alimentos y combustible. Incluso el New York Times está de acuerdo en que Hamás lleva mucho tiempo almacenando alimentos y suministros médicos destinados al pueblo de Gaza. Citó a una fuente libanesa que afirmó el 27 de octubre que “Hamás tiene cientos de miles de galones de combustible para vehículos y cohetes; reservas de municiones, explosivos y materiales para fabricar más; y reservas de alimentos, agua y medicinas… suficientemente abastecidos como para seguir luchando durante tres o cuatro meses sin reabastecimiento”.

Hay otra evidencia de que el pueblo de Gaza estaba lejos de morir de hambre antes del 7 de octubre. Una serie de fotografías que Israel publicó en diciembre de prisioneros rendidos de Hamás, desnudos hasta quedar en ropa interior, provocó un alboroto en muchos medios de comunicación y en el campus.

Con tanta atención centrada en la supuesta inmoralidad de Israel al mostrar las fotografías, muchos pasaron por alto lo que revelaban: docenas de fedayines fofos que no padecían inseguridad alimentaria.

Cualquiera que afirme que no son miembros de Hamás sino simplemente palestinos inocentes atrapados en la niebla de la guerra tendrá que admitir que al menos estos presos de la “prisión al aire libre” están muy bien alimentados.

AJ Caschetta, profesor principal del Instituto de Tecnología de Rochester, es miembro de Milstein Writing Fellow en el Foro de Oriente Medio y miembro principal del Proyecto de Investigación sobre Terrorismo.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.