Mentiras Palestinas – Parte 2 – Israel es un estado colonialista de colonos – Por A.J. Caschetta (The Investigative Project on Terrorism)

Muchos estudiantes universitarios, y todos los manifestantes antiisraelíes, creen erróneamente que un país llamado “Palestina” estuvo poblado por un pueblo llamado “palestinos” hasta la Segunda Guerra Mundial, después de la cual los judíos que escaparon del Holocausto nazi comenzaron a migrar allí como “colonos” para “tomar la tierra de los árabes”. Hoy en día, según dice esta narrativa, son ocupantes coloniales de “tierras palestinas robadas”, como lo expresa el “Kit de herramientas del Día de Resistencia” de los Estudiantes por la Justicia en Palestina (SJP).

Hay muchas cosas erróneas en estas afirmaciones, la más evidente es el hecho de que nunca ha existido un país llamado “Palestina” y que los judíos fueron los habitantes originales de este territorio.

Si bien es cierto que muchos judíos emigraron a la Palestina del Mandato Británico después de los pogromos de la década de 1930 y luego del Holocausto en la década de 1940, ha habido una presencia judía continua en Israel desde el comienzo de la historia registrada, siglos antes del nacimiento de Mahoma y de la llegada del islam. Jerusalén se menciona 667 veces en la Biblia hebrea y ninguna vez en el Corán. Ni una.

Cuanto más retrocedemos en la historia, es aún menos exacta la utilización del término “colonos” cuando se aplica a los judíos que vivían en Israel. El Templo del Rey Salomón, construido en algún momento entre los siglos X y VI a.C., y destruido por los invasores babilónicos en 586 a.C., el Segundo Templo fue construido entre 538 y 516 a.C., reconstruido alrededor del 20 a.C. y luego destruido por los romanos en el 70 d.C.

El islam se aventuró en la tierra de Israel como fuerza colonial en el siglo VII. Los musulmanes construyeron la mezquita de Al-Aqsa en el sitio del templo de Salomón como expresión de su triunfalismo. Los académicos que condenan universalmente el colonialismo europeo y el imperialismo estadounidense rara vez reconocen el imperialismo islámico, especialmente cuando se trata de Israel.

Durante la mayor parte del siglo XIX, la tierra estuvo escasamente poblada y en ruinas. Cuando Mark Twain viajó allí en la década de 1860, la encontró en gran parte abandonada. En su libro Innocents Abroad (1869), la llamó “desolada y desagradable”, la declaró “un desierto silencioso” y lamentó que “la renombrada Jerusalén, el nombre más majestuoso de la historia, haya perdido toda su antigua grandeza y se haya convertido en un pueblo pobre”.

Los diversos califatos islámicos ocuparon la tierra hasta que el Imperio Otomano la perdió en la Primera Guerra Mundial. Luego, la Liga de Naciones entregó la tierra a Gran Bretaña para restablecer la patria nacional judía y la rebautizó como “Palestina del Mandato Británico”. Se extendía desde Egipto al oeste, Siria al norte, Irak al este y Arabia Saudita al sur. En 1922, Gran Bretaña cortó tres cuartas partes del territorio y estableció unilateralmente un nuevo país llamado Jordania.

Otro componente que se pasa por alto en la afirmación simplista de que “los judíos tomaron las tierras de los árabes” es que muchas hectáreas de tierra en Israel fueron compradas por judíos a árabes. Como señala Robert Spencer, los judíos que regresaron a Israel “en el siglo XIX y principios del XX no llegaron como merodeadores armados, arrebatando tierras a sus propietarios por la fuerza. Obtuvieron la tierra de una manera mucho más convencional y prosaica: la compraron”. Spencer cita un informe del gobierno británico de 1930 que señala con aire de suficiencia que pagaron de más por ello.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las Naciones Unidas votaron a favor de dividir la tierra en un estado judío y un estado árabe. Ningún árabe se llamaba a sí mismo “palestino” en ese momento. Puede que el nacionalismo palestino haya comenzado en 1920, pero no fue hasta después de la Guerra de los Seis Días en 1967 que los árabes empezaron a llamarse a sí mismos “palestinos”.

Como resultado de la votación de la ONU, la Resolución 181, muchos miles de judíos que vivían en todo el Medio Oriente y el Norte de África fueron expulsados de sus hogares. A pocos se les permitió llevarse sus pertenencias. Fueron exiliados por la fuerza y enviados al naciente Estado de Israel, que según los nuevos ocupantes de sus hogares y propiedades pronto se convertiría en “el gran cementerio de los judíos” en la guerra venidera cuando cinco naciones árabes invadieran y trataran de estrangular a los judíos en su hogar nacional. Pero las naciones árabes perdieron la guerra. Los combatientes judíos victoriosos la llamaron su Guerra de Independencia, y los árabes comenzaron a referirse a su pérdida como la “nakba” o gran desastre. Sin embargo, para muchos judíos que vivían en países árabes de mayoría musulmana, el voto de partición de la ONU y la guerra posterior también se convirtieron en su desastre.

Según la Biblioteca Virtual Judía, “A lo largo de 1947 y 1948, los judíos en Argelia, Egipto, Irak, Libia, Marruecos, Siria y Yemen (Adén) fueron perseguidos, sus bienes y pertenencias fueron confiscados y fueron sometidos a severas medidas antijudías. Fueron disturbios instigados por los gobiernos. En Irak, el sionismo se convirtió en un crimen capital. En Siria, estallaron pogromos antijudíos en Alepo y el gobierno congeló todas las cuentas bancarias judías. En Egipto, se detonaron bombas en el barrio judío, matando a decenas. En Argelia, rápidamente se instituyeron decretos antijudíos y en Yemen, sangrientos pogromos provocaron la muerte de casi 100 judíos”. Mientras que algunos partieron para empezar una nueva vida en Europa y Estados Unidos, “586.000 fueron reasentados en Israel – con un gran costo para el gobierno israelí, sin ninguna compensación por parte de los gobiernos árabes que habían confiscado sus posesiones. La mayoría de los refugiados judíos abandonaron sus hogares sin un centavo y en la miseria”.

Estos cientos de miles eran auténticos refugiados.

A pesar de la acusación de que Israel está “ocupando Palestina”, casi todos (más del 90%) de los palestinos que viven en Cisjordania están gobernados por la Autoridad Palestina. Referirse a este territorio como la “Cisjordania ocupada” es tan absurdo como referirse a la Península Arábiga como “ocupada” por los árabes, o a Francia como “ocupada” por los galos.

Las Naciones Unidas son el propagador más atroz de la idea de que Israel es un Estado colonial que ocupa Cisjordania, Gaza y Jerusalén Oriental. Un artículo del Wall Street Journal de 2016 documentó 530 referencias de la Asamblea General a que Israel es una “potencia ocupante” frente a cero para Indonesia (Timor Oriental), Turquía (Chipre), Rusia (Georgia, Crimea), Marruecos (Sáhara Occidental), Vietnam (Camboya), Armenia (Azerbaiyán), Pakistán (Cachemira) o China (Tíbet). El documento “Palestina ocupada” de la UNESCO utiliza la frase “Israel, la potencia ocupante” trece veces.

Los manifestantes más ruidosos, especialmente los estudiantes universitarios, ignoran felizmente esta historia. Se les ha condicionado a responder a los términos “colonial” y “asentamiento” con imágenes de europeos blancos invadiendo los territorios ancestrales de los pueblos rojos, morenos y negros. Pero, como dijo Elliot Abrams, “el término ‘asentamiento’ pierde significado cuando se aplica a los judíos que construyen casas en la capital de su nación”.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.