“Margen Protector” – Objetivos de la operación y las estrategias para conseguirlos – Por General (R.) Amos Yadlin

El objetivo estratégico de la operación “Margen Protector” está relacionado con el cumplimiento del deber básico de un estado de proteger a sus ciudadanos y permitirles una vida normal. La rehabilitación y la consolidación de la “disuasión” – para conseguir otro período de calma – es un gran logro estratégico conseguido en anteriores operaciones. La presente operación debería tratar también con las capacidades del Hamás y de los grupos terroristas más pequeños – los Comités de Resistencia Popular y la Yihad islámico. La operación debe estar dirigida principalmente contra el ala militar del Hamás y otras organizaciones terroristas, dañando gravemente a sus comandantes y sus combatientes, así como su capacidad para lanzar y fabricar cohetes. Otro objetivo importante de la operación, que no fue declarado y por lo tanto tampoco fue alcanzado en el pasado, es evitar la capacidad de acumular una capacidad militar futura por parte del Hamás después de la operación.

La noche del miércoles, 7 de julio de 2014, finalmente quedó claro que el Hamás no cooperaba con la política de contención del gobierno israelí y con los esfuerzos de mediación de Egipto para regresar a un alto el fuego, regresando a los acuerdos alcanzados después de la Operación “Pilares Defensivos”. Las exigencias del Hamás para modificar el acuerdo anterior, pretendiendo restringir las operaciones militares israelíes, así como sus exigencias para lograr la apertura del cruce de Rafah y la liberación de los presos que volvieron a las cárceles y que, en el pasado, habían sido intercambiados en el acuerdo Shalit, sumado al constante disparo de cohetes que no ha cesado a pesar de la moderación israelí, obligaron a Israel a entrar en una refriega no deseada. A continuación les presento una docena de consideraciones alrededor de los objetivos de la campaña actual – “Margen Protector” analizando en qué se diferencia ésta de la Operación Plomo Fundido y de Pilares Defensivos.

1. El objetivo estratégico de la operación es cumplir con el deber fundamental de un Estado: proteger a sus ciudadanos para permitirles una vida normal. La rehabilitación y re-establecimiento de la disuasión, para lograr un período de silencio suplementario, se trata de un logro estratégico importante alcanzado en las anteriores operaciones. La disuasión trata con la motivación y el deseo de disparar contra Israel. La operación actual también atacará las capacidades militares del Hamás y las organizaciones terroristas más pequeñas – los Comités de Resistencia Popular y la Yihad Islámica. La operación debe estar dirigida principalmente contra el ala militar de Hamás y otras organizaciones terroristas dañando gravemente a sus comandantes y a sus combatientes, así como su capacidad para lanzar y producir cohetes. Otro objetivo importante de ésta operación, que no fue presentado antes, es el evitar la acumulación de una capacidad militar por parte del Hamás después de la operación. El hecho de que los túneles a través de los cuales se armaba el Hamás después de “Plomo Fundido” y “Pilares Defensivos” hayan sido cerrados y destruidos por los egipcios, permite, después de que se produzca un daño significativo en las instalaciones de producción de cohetes en la propia Gaza, asegurar que su rearmado (tras la operación) sea lento y limitado.

2. El objetivo militar – al igual que en operaciones anteriores – no debe ser la ocupación de Gaza para “derrocar al Hamás”. El Estado de Israel se retiró de Gaza y abandonó su responsabilidad sobre el millón y medio de habitantes palestinos de ésta región. Hamás es muy débil desde lo político, lo económico por lo que sería correcto debilitarle desde lo militar. Un fuerte ataque contra el Hamás para lograr una disuasión y lograr una incapacitación para reforzarse en un futuro, es un objetivo correcto. Transformar Gaza en un  espacio sin una dirección gubernamental es un error estratégico.

3. Uno de los componentes centrales de la fuerza del Hamás, que supone debe hacer frente a la superioridad israelí en la calidad de su servicio de inteligencia y su capacidad de fuego, es el sistema que poseen para disparar desde el subsuelo. Hamás desarrolló amplias capacidades sub-subterráneas para la defensa y el ataque. Gaza está conectada por una red de túneles y refugios subterráneos y hacia allí bajan no solamente la dirigencia del Hamás, sino también muchos miembros de su rama militar. El asesinato selectivo ejecutado la semana pasada frente a un túnel del Hamás al sur de Gaza, que se suponía iba a ser utilizado como una “sorpresa estratégica” por parte del Hamás, es un logro importante del ejército israelí (Tzahal). También lo fue la desarticulación y eliminación de la célula que trató, bajo la cobertura de los cohetes que eran lanzados desde Gaza, entrar por tierra para llevar a cabo un ataque en la costa de Zikim. Una unidad de terroristas que partiría desde un túnel ofensivo nos hace suponer que hay otros túneles como estos, por donde pueden llevar a cabo un duro ataque con implicaciones graves. Es importante que las fuerzas de Tzahal logren descubrir otros túneles, encontrando caminos creativos para transformar esos túneles defensivos en trampas que el Hamás se ha cavado para sí mismo.

4. Es importante prestar atención al “Ataque sorpresa” – en las dos operaciones anteriores, Tzahal fue capaz de imponer una sorpresa táctica atacando las centrales militares en donde habían soldados (en la operación “Plomo Fundido”), atacando al jefe del ala militar del Hamás y los que disparaban los cohetes de largo alcance (Operación “Pilares Defensivos”). El 7 de julio por la noche el Hamás demostró que se trata de una organización con capacidades de aprendizaje, logrando determinar el momento de la campaña – y explotando un momento en donde se encontraba más protegido y se veían menos expuestos que en el pasado. Hamás trató y tratará de sorprender con “capacidades” adicionales – cohetes con mayor alcance más allá de Tel Aviv, incursiones terrestres y aviones no tripulados. Hasta ahora el Hamás no logró sorprender al Tzahal, y es el ejército hebreo quien destruyó las nuevas capacidades. Sin embargo, sería correcto asumir que el Hamás continuará tratando de sorprender.

5. La capacidad del frente interno israelí para mantenerse firme – La capacidad del frente interno israelí para mantener una guerra que dure más de una semana, es un tema clave para el resultado de ésta batalla. El patrón de conducta de la opinión pública durante las campañas militares dirigidas por el ejército israelí durante la última década, contra organizaciones terroristas paraestatales (Hezbollah y Hamás), es similar y es esperable también que se cumpla ésta vez. El público experimenta varias transformaciones: al principio hay un consenso para ir a la guerra, y a continuación, durante los primeros días de la batalla, se vive un apoyo abrumador, especialmente si se logran éxitos notables… pero con el aumento de las bajas en la retaguardia y entre los soldados y tras comprender que no se puede conseguir una victoria total, se impacienta el público y se torna muy crítico. El éxito de la operación militar debe basarse en 1.  La legitimidad (la política gubernamental de contención le ha permitido al gobierno iniciar una operación con un alto nivel de legitimidad) 2. La buena protección de la retaguardia (y “Cúpula de Hierro” es un factor clave en la defensa), pero también la capacidad de la aviación y las fuerzas que maniobran para atacar y dañar los lanzacohetes es algo muy importante, y 3. Logos probados e inequívocos contra el enemigo. Los israelíes están dispuestos a soportar el ataque siempre y cuando constaten logros significativos estratégicos.

6. El factor del tiempo – la combinación de impaciencia en el seno del público israelí, la presión internacional, el riesgo a una escalada y el miedo de dañar a civiles no involucrados puede dictaminar una detención de la operación antes de que se obtuviesen los objetivos estratégicos. Por lo tanto, hay que tratar de evitar un enfoque de un ataque gradual utilizando toda la fuerza en los primeros días. La amplitud del ataque y la calidad de los objetivos destruidos son de gran importancia en el logro de los fines estratégicos en esta operación.

7. Un ataque combinado aéreo-terrestre, basado en los servicios de inteligencia. El público tiende a ver sólo dos modelos de acción – desde el aire o aéreo con una operación terrestre amplia para ocupar y conquistar la Franja de Gaza. Incluso si no tenemos intención de ocupar Gaza, es casi imprescindible un ataque terrestre. Existe una gran sinergia entre un ataque aéreo y uno terrestre. Sin un ataque terrestre el Hamás se quedará “underground” (escondido debajo de la tierra). Una penetración terrestre puntual generará fricciones con el ala militar de las organizaciones terroristas lo que permitirá que las fuerzas aéreas y terrestres israelíes las ataquen junto a las infraestructuras que están a su servicio. De todos modos, tanto los ataques aéreos como los terrestres dependerán de la inteligencia de calidad a disposición del Tzahal. En tanto y en cuanto la inteligencia sea de mayor calidad, descenderá la necesidad de realizar maniobras terrestres.

8. Responsabilidad estatal – en las dos últimas campañas era posible referirse a Gaza como un país bajo el control del Hamás en donde se dañaban edificios de su gobierno, atacando su liderazgo político y su infraestructura, de acuerdo con el derecho internacional. La Operación “Margen Protector” se inicia poco después de que el Hamás entregó su responsabilidad sobre Gaza y que, oficialmente, le entregó las llaves a Mahmud Abbas. Era conveniente para el Hamás adoptar el modelo de Hezbollah, bajo el cual se presentan como un “ejército privado” en un país sobre el cual no son responsables. Israel debe volver a aclarar que ella ve en el Hamás como el “responsable” por todo lo que sucede en Gaza. Se escucharon propuestas para dañar la infraestructura política estatal de Gaza. Si se quiere presionar al Hamás, que controla Gaza, Israel tiene la capacidad de detener el suministro de electricidad, combustible y comida sin un solo disparo ya que los aparatos que controlan el paso de electricidad se encuentran en nuestro poder. En tanto y en cuanto el conflicto se desarrolle y se amplíe, hay que prestar atención que no se desarrolle una crisis humanitaria en Gaza. Los palestinos tratarán de representar una crisis para su beneficio; es imprescindible asegurarse que leemos el mapa bien y no permitimos un daño innecesario para la población que no participa en los combates.

9. Control de una escalada regional – Mientras el conflicto de Gaza se desarrolla, las autoridades que evalúan la situación deben presentar su evaluación en cuanto “a la libertad de acción” en el frente de Gaza frente al riesgo de una escalada en otros frentes más peligrosos. Una razón para la contención demostrada por el gobierno a lo largo de la semana pasada fue por temor a disturbios en los territorios bajo el control de la Autoridad Palestina y en el frente árabe de Jerusalén oriental, y entre los árabes israelíes. Este riesgo no desaparece y puede provocar una escala significativa si se producen errores operativos con heridos civiles no involucrados. Otro de los riesgos más graves, pero con una baja probabilidad, se encuentra en el frente norte, en el frente de Hezbollah y Siria. Las probabilidades de tal escenario es muy baja, Hezbollah y Siria están inmersas en su guerra civil y no han respondido durante los últimos años a lo que ellos consideran un ataque directo en su contra. Sin embargo el concepto de baja probabilidad, es complejo y peligroso: la posibilidad de la apertura de un frente en el norte, aunque improbable, requiere una constante revisión y consideración de las premisas y de la situación imperante.

10. La posición de Egipto – Egipto servía como intermediario y era el que movía un mecanismo para la finalización de las operaciones israelíes contra el Hamás en el pasado. Egipto es también un objetivo indirecto del Hamás que podría disparar contra ella para demandar un alivio del bloqueo en Gaza, es decir, para abrir el paso de Rafah y los túneles. Egipto del 2014 es diferente al Egipto de Mubarak (“Plomo Fundido”), que era muy sensible a lo que decía la calle egipcia frente al Egipto de Muhamad Mursi (“Pilares Defensivos”), que veía en el Hamás a su aliado. El Egipto de A-Sissi de Egipto no logró impedir la violencia y el cumplimiento de los acuerdo logrados en “Pilares Defensivos”. El fracaso egipcio se debe a la hostilidad hacia el Hamás, Egipto es quien desea que Israel ataque y dañe al Hamás, debilitando la autoridad política y a la fuerza militar del Hamás, que opera de forma independiente. Sin embargo, es importante recordar, Egipto distingue entre el Hamás, cuyo ataque no es problemático, frente a un daño general de los palestinos en Gaza, algo que no es aceptable para ella.

11. Irán – Uno de los argumentos continuos para la moderación del gobierno israelí se centraba en las prioridades estratégicas que la guían. No hay necesidad de sentarse en la sala de gabinete para entender que el primer ministro Netanyahu considera que la amenaza nuclear iraní es una amenaza mucho más seria que la amenaza terrorista en Gaza. Las negociaciones de las potencias con Irán se deberían firmar el 20 de julio de 2014. El Primer ministro no quería centrar la atención política, estratégica y de los medios de comunicación en un tema que le parecía menos importante. Sin embargo, la estimación aceptada es que las negociaciones con Irán NO concluirán en breve, lo que da un intervalo de tiempo para hacer frente a la amenaza terrorista desde Gaza.

12. El mecanismo de finalización – En toda actividad militar es obligatorio que el liderazgo político planifique y esté en condiciones de aplicar una terminación del conflicto. Se trata de la capacidad de utilizar a los organismos internacionales como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los mecanismos de mediación y los negociadores indirectos a través de un tercer país (Egipto, Turquía, Qatar), junto a los mecanismos para ejecutar una escalada militar o una salida unilateral. En la Operación Plomo Fundido se puso fin unilateralmente, Hamás aceptó el alto el fuego porque había sido dañado duramente, en “Pilares Defensivos” se terminó la operación gracias a la mediación de Egipto. Es  extremadamente importante para los líderes israelíes tener claro cuál es el mecanismo por el cual quieren salir o terminar la operación siendo que la finalización debe hacerse tras haber logrado un objetivo estratégico para Israel, razón por el cual Tzahal lanzó la presente Operación.

Comentarios

Recientes

spot_img

Artículos Relacionados

Donaciones

 

En “Hatzad Hasheni” seguimos produciendo contenidos verdaderos y confiables para que te sigas sintiendo orgulloso de lo que eres…

¡Ayúdanos ahora con tu donación!

¡Súmate al proyecto que modifica percepciones!

CLICK AQUI PARA DONAR

Gracias por donar en este importante proyecto de diplomacia publica.